Día: 4 octubre 2018

¿Qué Significa Que “Dios Es La Cabeza De Cristo”?

Posted on

ESJ-2018 1004-003

¿Qué Significa Que “Dios Es La Cabeza De Cristo”?

Por Denny Burk

La enseñanza de Pablo sobre las cubiertas de la cabeza en 1 Corintios 11:2-16 se destaca como uno de los materiales más difíciles de todos los escritos de Pablo. Esto no solo se debe a que existe un desacuerdo sobre lo que significa la cobertura de la cabeza, sino también porque los comentaristas incluso debaten qué es  la cobertura. A pesar de que hay algunos puntos oscuros en este pasaje, yo diría que el punto principal del pasaje es suficientemente claro. Ese punto principal es la enseñanza de Pablo sobre el liderazgo. El versículo 3 dice lo siguiente: Leer el resto de esta entrada »

Lecciones Sobre Predicación

Posted on

ESJ-2018 1004-002

Lecciones Sobre Predicación

Por Chopo Mwanza

En julio pasado comencé la escuela y el enfoque principal del curso es la predicación expositiva en el contexto de la iglesia local. La belleza del curso es que puedes sentarte bajo la enseñanza de diferentes hombres con vasta experiencia en la predicación y el ministerio pastoral, pero también tienen diferentes posiciones teológicas dentro del cristianismo evangélico. Todo esto lo convierte en una experiencia enriquecedora para los estudiantes y en muchas lecciones inolvidables que me dejaron haciendo un poco de auto-retrospección. Aquí algo de lo que he estado reflexionando. Leer el resto de esta entrada »

La Declaración Sobre La Justicia Social y el Evangelio Explicada: Artículo 4, La Ley de Dios

Posted on

ESJ-2018 1004-001

La Declaración Sobre La Justicia Social y el Evangelio Explicada: Artículo 4, La Ley de Dios

POR TOM ASCOL

Artículo 4: La Ley de Dios.

AFIRMAMOS que la ley de Dios, tal como se resume en los diez mandamientos, se resume de manera más sucinta en los dos grandes mandamientos, y se manifiesta en Jesucristo, es el único estándar de justicia inmutable. La violación de esa ley es lo que constituye el pecado.

NEGAMOS que cualquier obligación que no surja de los mandamientos de Dios pueda ser legítimamente impuesta a los cristianos como una prescripción para una vida recta. Además negamos la legitimidad de cualquier acusación de pecado o llamado al arrepentimiento que no surja de una violación de los mandamientos de Dios.

El mismo Dios que nos dio el evangelio también nos ha dado su ley. Este punto puede ser fácilmente pasado por alto por los cristianos que están interesados ​​en centrarse en el evangelio. Esa preocupación es apropiada y aquellos creyentes que han vivido en épocas en las que el Evangelio fue descuidado o, en el mejor de los casos, asumido, son comprensiblemente sensibles a cualquier cosa que compita con su lugar de honor en la vida de la iglesia. Sin embargo, nunca podemos honrar el evangelio de Dios despreciando Su ley. Leer el resto de esta entrada »