Día: 14 mayo 2019

5 Principios Para el Pecado Sexual

Posted on

ESJ-2019 0514-002

5 Principios Para el Pecado Sexual

Por Costi W. Hinn

El viejo evangelista Vance Havner dijo una vez: “La alternativa a la disciplina es el desastre”[1] ¿Sabes qué? Él tenía razón. ¿Y qué más? Desde más allá de la tumba sus palabras siguen siendo penetrantemente ciertas. Cuando las aplicamos a la manera en que tratamos con el pecado sexual en la iglesia hoy, sus palabras tan necesarias tocan un nervio sensible y deben movernos a la acción.

Sin duda, el pecado sexual debe ser abordado y tratado en el cuerpo de Cristo. Si no enfrentamos con amor y firmeza nuestras impurezas, nuestra falta de disciplina conducirá sin duda alguna al desastre. ¿Es usted un líder de la iglesia a quien Dios le ha dado algún nivel de responsabilidad en la supervisión de su rebaño? ¿Tienes una filosofía bíblica para tratar con el pecado sexual en las vidas de aquellos que te han sido confiados? ¿Es usted un creyente que está discipulando a alguien que se tambalea en la tentación sexual sin un plan claro para librar una guerra contra el pecado? Use los siguientes principios de 1 Corintios 5 y 6. Sin un plan claro de la palabra de Dios, usted puede ser encontrado falto en esta área de su vida y ministerio. Leer el resto de esta entrada »

¿Cuál Es El Llamado A Ser Pastor?

Posted on

ESJ-2019 0514-001

¿Cuál Es El Llamado A Ser Pastor?

Por David Huffstutler

La ocasión pasada escribí sobre el deseo de ser pastor, principalmente de 1 Timoteo 3:1, pero también de otros pasajes que arrojan luz sobre el asunto. Como seguimiento, pensé que sería útil hacer la pregunta, “¿Cuál es el llamado a ser pastor? y aclarar lo que es y lo que no es en relación a ese deseo.

Como señalé la semana pasada, el deseo de ser un pastor está relacionado con el deseo de predicar el evangelio, lo cual es convincente, e incluso lo suficientemente fuerte como para superar las dificultades del ministerio. Este deseo puede manifestarse en mayor o menor grado de un pastor a otro, y puede haber dificultades en el ministerio cuando uno se da cuenta de la fuerza de este deseo. Este deseo, sin embargo, aunque es parte del llamado de un hombre al pastorado, no es en sí mismo un llamado a ser pastor. Leer el resto de esta entrada »