El Tipo de Hambre Correcto

Posted on Actualizado enn

ESJ-2019 0910-001

El Tipo de Hambre Correcto

Por John MacArthur

Algunos cristianos experimentan una lucha frenética cada domingo para recordar dónde vieron por última vez sus Biblias. Saben que la tuvieron con ellos en la iglesia la semana pasada. Pero no lo han visto desde que llegaron a casa y lo dejaron. Inevitablemente, lo encontrarán enterrado en algún lugar bajo los escombros de la semana intermedia. Y una vez que el próximo domingo llegue, se lanzarán en la misma búsqueda para localizarla de nuevo a tiempo para utilizarla una vez a la semana.

Describiendo la peligrosa distancia que a veces existe entre los creyentes y sus Biblias, Charles Spurgeon dijo,

La mayoría de la gente trata a la Biblia muy cortésmente. Tienen una edición de bolsillo bellamente encuadernada, la envuelven en un pañuelo blanco, y así la llevan al lugar del culto. Cuando regresan a casa la guardan en un cajón hasta el siguiente domingo por la mañana. Entonces, la vuelven a sacar para un paseo, y la llevan a la capilla; todo cuanto la pobre Biblia recibe es este paseo dominical. Ese es su estilo de entretener a este mensajero celestial. Hay suficiente polvo sobre algunas de las Biblias de ustedes como para escribir “condenación” con sus propios dedos. [Charles Haddon Spurgeon, “The Bible,” sermon 15 in The New Park Street Pulpit, vol. 1 (London: Passmore & Alabaster, 1855), 112]

Spurgeon observó esa tendencia hace más de 150 años. Hoy en día, en una cultura que sobresale en distracción, pensamiento superficial e indiferencia casual, es aún más fácil descuidar la propia Biblia. Algunos ni siquiera se molestan en guardar una copia física de la Palabra de Dios. En lugar de eso, es sólo otra aplicación en sus teléfonos o palabras proyectadas en una pantalla. Los cristianos no pueden darse el lujo de tener un enfoque tan desdeñoso y displicente de las Escrituras. Como el único depósito de la revelación escrita de Dios para nosotros, la Escritura exige nuestra atención.

Suena incongruente que los creyentes necesiten que se les recuerde que estudien fielmente y se aferren a la Palabra. Pero en su primera epístola, Pedro exhorta a sus lectores sobre la manera en que el pueblo de Dios debe tener hambre de su verdad:

Por tanto, desechando toda malicia y todo engaño, e hipocresías, envidias y toda difamación, desead como niños recién nacidos, la leche pura de la palabra, para que por ella crezcáis para salvación, si es que habéis probado la benignidad del Señor. Y viniendo a El como a una piedra viva, desechada por los hombres, pero escogida y preciosa delante de Dios, también vosotros, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual para un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo. (1 Pedro 2:1-5)

Pedro nos da mucho que extraer en ese pasaje, pero en el centro está el imperativo de “anhelar la leche pura de la palabra”. Esto no es una sugerencia. Es una instrucción inequívoca, reforzada por todo lo demás en el contexto que la rodea. El énfasis principal de Pedro aquí es el mandato de cultivar un deseo permanente de las Escrituras.

El hambre de la verdad es una de las características que definen a aquellos que han sido redimidos por Dios. Jesús lo indicó: ” El que es de Dios escucha las palabras de Dios; por eso vosotros no escucháis, porque no sois de Dios.” (Juan 8:47). Pablo expresó un amor similar por la Palabra de Dios en el corazón del creyente: ” Porque en el hombre interior me deleito con la ley de Dios,” (Romanos 7:22). Job dijo: “Del mandamiento de sus labios no me he apartado, he atesorado las palabras de su boca más que mi comida” (Job 23:12). El Salmo 1 dice que el hombre piadoso es bendecido porque “su deleite está en la ley del Señor, y en su ley medita día y noche” (Salmo 1:2). En el Salmo 19, David describe su propio afecto por la verdad de Dios, diciendo que es “deseables más que el oro; sí, más que mucho oro fino, más dulces que la miel y que el destilar del panal” (Salmo 19:10). Y en el Salmo 40:8, escribe: “me deleito en hacer tu voluntad, Dios mío; tu ley está dentro de mi corazón.”

Pero la obra maestra sobre el amor a la Palabra de Dios es, sin duda, el Salmo 119. Una y otra vez, el salmista relata las glorias de la Escritura, ensalzando sus perfecciones y expresando la satisfacción que sólo en ella se encuentra. Se regocija en la verdad, no por la compulsión externa, sino por el desbordamiento de su corazón. Él ha visto de primera mano la obra de la Palabra de Dios en su vida, y no puede detener su adoración agradecida por todo lo que ya ha logrado, y por todo lo que hará en el futuro. En el versículo 174, la alabanza del salmista por la verdad culmina con la declaración: “Anhelo tu salvación, Señor, y tu ley es mi deleite.” (Salmo 119:174). La Palabra es su deseo más fuerte y su mayor deleite. El Salmo 42:1 comunica un anhelo similar: “Como el ciervo anhela las corrientes de agua, así suspira por ti, oh Dios, el alma mía.” En la Septuaginta, ambos versículos se traducen con el mismo verbo griego (epipotheō) que Pedro usa para describir cómo los creyentes deben “anhelar la leche pura de la palabra.” El término comunica un deseo intenso y convincente. En Santiago 4:5, se traduce como “celosamente anhela.” Pablo usó la misma palabra para describir su deseo de ir al cielo (2 Corintios 5:2). A lo largo de la Escritura, se emplea para reflejar una pasión intensa y recurrente y un anhelo insaciable.

Pedro exige que sus lectores cultiven esa clase de hambre por la Palabra. Y elige una analogía poderosa para ilustrar su punto. Dice: “desead como niños recién nacidos, la leche pura de la palabra” (1 Pedro 2:2). Se adentra en el mundo físico para encontrar la ilustración más adecuada y vívida que pueda emplear. Y como veremos la próxima vez, él tenía una buena razón para usar esa analogía: nuestra supervivencia espiritual depende del alimento que sólo puede encontrarse en la Palabra de Dios.

(Adaptado de Final Word)


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B190909

COPYRIGHT ©2019 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s