Analogías E Ilustraciones Deficientes Usadas Para Enseñar La Trinidad

Posted on

ESJ-2019 1015-002

Analogías E Ilustraciones Deficientes Usadas Para Enseñar La Trinidad Que En Cambio Pueden Enseñar Herejía

por Gary Gilley

(Volumen 25, Edición 6, Noviembre 2019)

Sin duda, la Trinidad es una de las doctrinas más complicadas, misteriosas y difíciles de comprender para el pueblo de Dios. La doctrina central del judaísmo del Antiguo Testamento era el monoteísmo, tal como se expresa en el Shemá en Deuteronomio 6:4: “¡Escucha, Israel! ¡El Señor es nuestro Dios, el Señor es uno!” Y aunque hay referencias dispersas a los tres miembros que componen la Divinidad en el Antiguo Testamento, esas referencias se entienden mejor a la luz de la revelación del Nuevo Testamento. Ahora miramos hacia atrás con claridad y reconocemos que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo están presentes antes de la encarnación, pero es dudoso que muchos santos del Antiguo Testamento hayan captado la idea de una Trinidad, al menos no con la precisión que los cristianos hacen hoy. Así que no es sorprendente que cuando los Padres trataron de entender y definir al Dios Trino que hubiese mucha confusión y diferencia de opinión. Cuando el polvo se había asentado y los credos, como el Niceno, Atanasio y el Apostólico estaban entintados, se había formulado una definición de la Trinidad que todos los verdaderos cristianos aceptarían. Una definición representativa sería: “Dentro del único Ser que es Dios, existen eternamente tres personas iguales y coeternas, a saber, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo”[1].

Dada la naturaleza casi incomprensible de la Trinidad, los cristianos han dedicado grandes esfuerzos a comprender y explicar la naturaleza trinitaria de la Divinidad. Esto es especialmente cierto cuando los creyentes bien intencionados tratan de enseñar a los niños temas que expanden la mente como éste. En tales momentos no es inusual que un maestro de escuela dominical o un padre recurra a las ilustraciones para tratar de desentrañar y simplificar la Trinidad. Las ilustraciones son a menudo útiles para explicar conceptos difíciles, ya que, como una ventana, dejan entrar la luz para iluminar la sustancia. Con respecto a la Divinidad, la iglesia, a través de los tiempos, ha ofrecido analogías extraídas de la experiencia común para intentar cristalizar nuestro entendimiento. El problema con tales analogías es que la Trinidad no se parece a ninguna otra realidad con la que estamos familiarizados. Como resultado, las analogías sugeridas conducen no sólo a la falta de claridad sino a menudo a la herejía. A continuación, identificaremos algunas de las analogías bien conocidas usadas para la Divinidad, y demostraremos a dónde han llevado históricamente algunos por mal camino.

Agua: La Divinidad ha sido comparada con el agua, la cual puede tomar varias formas tales como el líquido, el hielo y el vapor. Así también, sugiere la ilustración, Dios toma varias formas. Por supuesto que este cuadro, en lugar de mejorar nuestra comprensión de la Divinidad, nos lleva a una de las herejías más antiguas, el modalismo. El Modalismo intentó explicar a Dios como una persona (monoteísmo) que aparece en diferentes momentos en uno de tres modos distintos. En el Antiguo Testamento, Él se demostró como el Padre. Pero durante la encarnación, Él fue en la forma de Jesús. Cuando Jesús dejó este planeta, Dios regresó a la tierra en la forma del Espíritu Santo en Pentecostés. El modalismo es convincente para algunos porque protege cuidadosamente el monoteísmo, pero lo hace a expensas del reconocimiento de tres personas únicas dentro de la Divinidad, como claramente se enseña en las Escrituras. Algunos ejemplos incluyen: mientras Dios es uno, leemos de tres personas separadas en el bautismo de Jesús. Encontramos a Jesús orando al Padre, y prometiendo enviar al Espíritu Santo. Él comisiona a Sus seguidores a hacer discípulos en el Nombre (singular) del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo (tres personas). Con respecto a nuestra salvación, el Nuevo Testamento nos dice que el Padre amó al mundo y envió a Su Hijo (Juan 3:17). Pero fue el Hijo que vino y murió por nosotros (Marcos 10, 45). Sin embargo, es el Espíritu Santo el que nos regenera, dando a los creyentes nueva vida (Tito 3:5). Tales ejemplos de la existencia de un solo Dios en tres personas son prolíficos en el Nuevo Testamento. La analogía del agua, por lo tanto, se destruye porque mientras que el agua puede tomar diferentes formas, tales como hielo, vapor y líquido, no puede tomar todas estas formas a la vez. Así pues, el agua funciona bien como una analogía del modalismo, pero no del trinitarismo. Actualmente, la Iglesia Pentecostal Unida es el principal ejemplo de modalismo, ya que niega la Trinidad y se identifica con el lema “Sólo Jesús”.

Hombre: Otro ejemplo de modalismo es la analogía de un hombre que podría cumplir varios roles como esposo, padre y empleado. En esta ilustración Dios no es tres en uno, es una persona que vive diferentes roles. A diferencia de la ilustración del agua en la que se supone que el agua explica que Dios existe en diferentes modos en diferentes momentos, la analogía del hombre tiene a Dios no tomando diferentes formas sino viviendo diferentes roles. De nuevo, este ejemplo capta el monoteísmo pero distorsiona el concepto de tres personas que forman el único Dios. Sería otra versión del modalismo.

Huevo: El huevo ha sido una de las ilustraciones más populares de la Trinidad, un huevo estaría hecho de una cáscara, una yema y una clara de huevo, pero es un huevo, y así supuestamente demuestra el único Dios manifestado en tres personas. Pero lo que hace esta analogía es dividir a Dios en partes. Por ejemplo, una clara de huevo no es un huevo, es un elemento de un huevo, pero se necesitan los tres elementos para hacer un huevo. Transferida a la Divinidad, esta ilustración enseña que cada miembro de la Trinidad es Dios sólo cuando está unido con los otros miembros. Así el Hijo por sí solo sería menos que Dios, y lo mismo es cierto del Padre y del Espíritu Santo. Esto se conoce como la herejía del parcialismo. La Biblia no enseña que Dios está hecho de partes, sino que es simple (o uno) en su naturaleza. La analogía del huevo también podría prestarse al subordinacionismo que niega que todas y cada una de las personas de la Divinidad posee la plenitud de la deidad. Además, el subordinacionismo ha alimentado el concepto de que el Padre es superior a los otros miembros, incluso hasta el punto de ser plenamente Dios mientras que el Hijo y el Espíritu no lo son. Una de las primeras herejías y para la que se convocó el Concilio de Nicea fue el arrianismo, que enseñaba el subordinacionismo en la medida en que el Hijo y el Espíritu eran seres creados, y mientras que dioses en cierto sentido, eran inferiores al Padre. Hoy en día, los mormones y los testigos de Jehová continúan enseñando arrianismo. Algunos que enseñan el subordinacionismo han llegado a afirmar que cada miembro de la Trinidad es un tercio de Dios y que la plenitud de Dios se realiza cuando las tres partes están unidas. Ninguna de estas ideas representa al Dios de las Escrituras. La analogía del huevo ilustra tristemente mejor estas diferentes formas de falsedad que la naturaleza del Dios Trino. Esto es especialmente cierto cuando la ilustración se presiona hasta el punto de reconocer que los tres elementos que componen un huevo son todos de una sustancia muy diferente. La cáscara no es nada como la yema, por ejemplo. Sin embargo, el Credo Niceno habla del Hijo como de la misma esencia que el Padre. Por lo tanto, el huevo es realmente contraproducente al intentar explicar la Trinidad.

Trébol: A menudo atribuido a San Patricio que supuestamente intentó explicar la Trinidad a través de un trébol, que es de la familia del trébol. El trébol es una sola planta con un tallo y tres hojas. Cuando se aplica a la Trinidad, la analogía no llega a enseñar a un Dios trino y enseña algo más cercano al triteísmo. El Triteísmo es una forma de politeísmo con el entendimiento de que hay tres Dioses en la Divinidad. La ortodoxia exige que haya un solo Dios compuesto por tres personas. La ilustración del trébol se rompe porque niega la unidad de la Divinidad en que las tres hojas son distintas.

El Misterioso y Magnífico Dios Trino

Se han sugerido otras analogías como el sol, que es una estrella que emite luz y calor, y el Triángulo con una estructura de tres lados. Pero todos sufren el mismo destino. El verdadero problema con el uso de analogías para explicar la Trinidad es que todas las analogías se quedan cortas de la verdadera esencia de Su Persona, y como resultado, realmente distorsionan quién es Él. Es muy difícil para la gente moderna de mentalidad occidental aceptar que algunas cosas simplemente no se pueden explicar totalmente a nuestra satisfacción. La esencia trinitaria de Dios es una doctrina que nadie habría inventado y que, por lo tanto, encuentra su fuente en la revelación divina. La Trinidad es un misterio más allá de nuestra comprensión y tales misterios yacen inquietos en nuestras manos. Queremos resolver el enigma y darle sentido a lo que nos parece ilógico, por lo que buscamos ilustraciones que ayuden a nuestro entendimiento y que desafortunadamente mutilan la verdad. Sin embargo, la Trinidad no es un acertijo que resolver, sino una verdad que abrazar. La abrazamos sobre la base de la fe tal como ha sido revelada en las Escrituras.

por Gary E. Gilley, Pastor/maestro, Southern View Chapel

[1] James White, The Forgotten Trinity, Recovering the Heart of Christian Belief, (Minneapolis, Minnesota: Bethany House Publishers: 1998), p. 26.

Un comentario sobre “Analogías E Ilustraciones Deficientes Usadas Para Enseñar La Trinidad

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    21 octubre 2019 en 12:11 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s