Dando Gracias

Posted on

ESJ-2019 1120-001

Dando Gracias

Por Mark Snoeberger

Cuando uno piensa en los pecados más atroces en nuestro mundo hoy en día, tendemos a pensar en pecados como el asesinato, el asalto, los pecados sexuales, la idolatría y cosas por el estilo. Muy pocos, creo, pondrían el pecado de la ingratitud en primer lugar en esta lista. El Apóstol Pablo, sin embargo, no comparte nuestra tendencia a considerar la falta de agradecimiento como algo ligeramente objetable: No sólo aparece en varias de las listas de pecado de Pablo (Romanos 1; 2 Timoteo 3), sino que es el primer pecado cronológicamente listado en Romanos 1:21.

Esto no debería sorprendernos. 2. Si el mandamiento más grande es amar a Dios supremamente (y lo es-Mt. 22:37-38), entonces el pecado más grande es amar supremamente a los dioses de nuestra propia elección (así también Ro. 1:21-32). Pero Pablo se da cuenta de que antes de que un hombre pueda construir dioses alternativos, primero debe deconstruir al Dios que es inevitablemente claro para él (vv. 18-20) -el Dios que está allí. Así que a la cabeza de la triste valoración de Pablo de la humanidad caída está el pecado de la ingratitud: “No le dieron gracias.” El primer paso de la humanidad en cruzar su Rubicón para entrar en guerra con Dios, entonces, es la ingratitud. No reconoce que Dios es ese Espíritu perfecto e infinito en el que todas las cosas tienen su fuente, su sostén y su fin; el Dios que da a todos los hombres vida, aliento y todo. Y así la ingratitud toma su lugar innoble en las Escrituras como el vestíbulo oscuro de la idolatría y todo lo que es malo. ¡Qué horrible es quedarse en ese vestíbulo!

En la gracia común de Dios, los estadounidenses observamos este mes el día de Acción de Gracias. Lamentablemente, muchos no expresarán ningún tipo de gratitud. Pocos se moverán más allá del calor existencial sobre la idea de la gratitud para dar gracias al Dios de toda gracia. Y menos aún expresarán gracias a Dios más allá de unas pocas palabras antes de una comida suntuosa, palabras pronunciadas con mucha prisa para que la salsa no se vuelva gelatinosa. Aprovechen este raro momento en que el saeculum realmente promueve la virtud de la gratitud y agradezcan a Dios generosa y públicamente no sólo por la provisión de la familia y el alimento, sino por el océano de gracia común en el que vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser, la gracia especial de la redención, y por el simple pero más fundamental de todos los hechos, a saber, que Dios es.

Un comentario sobre “Dando Gracias

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    26 noviembre 2019 en 11:19 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s