La Justicia De Cristo: El Primer Sujetalibros

Posted on Actualizado enn

ESJ-2020 0203-003

La Justicia De Cristo: El Primer Sujetalibros

Por Jerry Bridges

Porque no me avergüenzo del evangelio, … Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe. ROMANOS 1:16–17

¿Cuál es la justicia de Cristo, y por qué la necesitamos como primer sujetalibros? La palabra “justo” en la Biblia básicamente significa obediencia perfecta; una persona justa es aquella que siempre hace lo que es correcto. Esta declaración asume que hay un estándar externo y objetivo de lo correcto y lo incorrecto. Esa norma es la voluntad moral universal de Dios, tal y como se nos ha dado a lo largo de la Biblia. Es la ley de Dios escrita en cada corazón humano. Es el estándar por el cual cada persona será juzgada en última instancia.1

Nuestro problema es que no somos justos. Como el apóstol Pablo lo dijo tan claramente, “Ninguno es justo, ninguno, ni uno solo. . . . Nadie hace el bien, ni siquiera uno” (Romanos 3:10, 12). Ese es un lenguaje fuerte. Podemos protestar rápidamente que no somos tan malos. Después de todo, no robamos, ni asesinamos, ni nos dedicamos a la inmoralidad sexual. Normalmente obedecemos nuestras leyes civiles y nos tratamos decentemente. Entonces, ¿cómo puede Pablo decir que no somos justos?

Respondemos así porque no nos damos cuenta de lo imposible que es el estándar de Dios. Cuando se le pregunta, “¿Cuál es el gran mandamiento en la Ley?” Jesús respondió: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el grande y el primer mandamiento. Y el segundo es semejante a este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas” (Mateo 22:36-40). Ninguno de nosotros se ha acercado a cumplir ninguno de estos dos mandamientos. Sin embargo, Pablo escribió, “Porque todos los que son de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo el que no permanece en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas.” (Gálatas 3:10). “Todo” es absoluto. Significa exactamente lo que dice; no la mayoría, sino todo.

Si aplicáramos este mismo estándar en el mundo académico, puntuar el 99 por ciento en un examen final significaría suspender el curso. Un trabajo trimestral con una sola palabra mal escrita ganaría una F. Ninguna escuela tiene un estándar de calificación tan riguroso; si lo tuviera, nadie se graduaría. De hecho, los profesores a menudo califican “en una curva”, lo que significa que todas las calificaciones son relativas a la mejor puntuación de la clase, incluso si esa puntuación no es perfecta. Estamos tan acostumbrados a este enfoque que tendemos a pensar que Dios también califica en una curva. Miramos los escandalosos pecados de la sociedad que nos rodea, y como no nos involucramos en ellos, asumimos que Dios está complacido con nosotros. Después de todo, somos mejores que “ellos”.

Pero Dios no califica en una curva. El efecto de Gálatas 3:10 es ponernos a todos bajo la maldición de Dios. Y mientras que una cosa es fallar un curso en la universidad, es otra muy distinta estar eternamente condenado bajo la maldición de Dios. La buena noticia del evangelio, por supuesto, es que aquellos que han confiado en Jesucristo como su Salvador no experimentarán esa maldición. Como Pablo escribió unas pocas frases más tarde, “Cristo nos redimió de la maldición de la ley haciéndose maldición por nosotros” (Gálatas 3:13). Dejemos que esta verdad se hunda profundamente en nuestro corazón y mente: aparte de la obra salvadora de Cristo, cada uno de nosotros todavía merece la maldición de Dios cada día de nuestras vidas.

Podríamos no cometer pecados “escandalosos”. ¿Pero qué hay de nuestro orgullo, nuestro egoísmo, nuestra impaciencia con los demás, nuestro espíritu crítico, y todo tipo de otros pecados que toleramos a diario? Incluso en nuestros mejores días, todavía no hemos amado a Dios o a nuestro prójimo como deberíamos.

Así que tenemos que estar de acuerdo con Pablo. Ninguno de nosotros es justo, ni siquiera uno.

Sabemos que necesitamos un Salvador, así que confiamos en Cristo para redimirnos de la maldición de la ley de Dios. Pero aunque creemos que estamos salvados en lo que respecta a nuestro destino eterno, puede que no estemos seguros de nuestro día a día con Dios. Muchos de nosotros abrazamos una vaga pero muy real noción de que la aprobación de Dios tiene que ser ganada por nuestra conducta. Sabemos que somos salvados por la gracia, pero creemos que Dios nos bendice según nuestro nivel de obediencia personal. Por consiguiente, nuestra confianza en que permanecemos en el favor de Dios fluye y refluye de acuerdo a cómo evaluamos nuestro desempeño. Y como cada uno de nosotros peca cada día, este enfoque es en última instancia desalentador e incluso devastador. Esto es exactamente por lo que necesitamos el primer sujetalibros. La justicia de Cristo cambia todo esto.

JESUCRISTO EL JUSTO

¿Qué es exactamente la justicia de Cristo? ¿Y cómo nos dará un sentido de seguridad en nuestra relación diaria con Dios? Para empezar a responder esas preguntas, vamos a uno de nuestros versos favoritos de las Escrituras:

Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en Él. (2 Corintios 5:21)

Lo primero que debemos considerar en este versículo es la impecabilidad -la perfecta obediencia- de Jesús como hombre que vivió entre nosotros durante treinta y tres años. Las Escrituras testifican consistentemente esto. Los cuatro principales escritores del Nuevo Testamento atestiguan la impecable y perfecta obediencia de Jesús a lo largo de su vida en la tierra. Además de las palabras de Pablo de que Jesús “no conoció el pecado”, tenemos el testimonio de Pedro, Juan y el escritor de Hebreos: “No cometió ningún pecado” (1 Pedro 2:22); “En él no hay pecado” (1 Juan 3:5); Jesús fue en todo sentido “tentado como nosotros, pero sin pecado” (Hebreos 4:15).

Una de las indicaciones más poderosas de la impecabilidad de Jesús vino de su propia boca. A un grupo de judíos hostiles a los que acababa de decir, “Vosotros sois de vuestro padre el diablo”, Jesús se atrevió a hacer la pregunta, “¿Quién de vosotros me prueba que tengo pecado?” (Juan 8:44-46). Podía hacer esta pregunta porque sabía la respuesta: estaba libre de pecado. Jesús podía decir con confianza del Padre, ” yo siempre hago lo que le agrada” (Juan 8:29). En cada momento de su vida, desde el nacimiento hasta la muerte, Jesús obedeció perfectamente la ley de Dios, la misma ley que se aplica a todos nosotros.

La obediencia de Cristo fue probada por la tentación (Mateo 4:1-11; Hebreos 4:15), y la intensidad de su tentación fue mayor que cualquier otra que jamás hayamos experimentado o siquiera imaginado. Cuando sucumbimos a la tentación, la presión se alivia por un tiempo; pero a diferencia de nosotros, Jesús nunca cedió.

Por sorprendente que sea, no fue el epítome de la obediencia de Cristo. La cúspide de su obediencia llegó cuando “se humilló a sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2:8). La muerte obediente de Cristo es la cúspide misma de la justicia de Cristo.

No perdamos de vista las implicaciones de esto. En la cruz, Jesús pagó la pena que debíamos haber pagado, soportando la ira de Dios que debíamos haber soportado. Y esto requirió que hiciera algo sin precedentes. Le requirió proveer el último nivel de obediencia, uno que nunca se nos pedirá emular. Le exigió renunciar a su relación con el Padre para que nosotros pudiéramos tener una a cambio. La sola idea de ser arrancado del Padre le hizo sudar grandes gotas de sangre (Lucas 22:44). Y en el crescendo de su obediencia, gritó, “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” (Marcos 15:34). El dolor físico que soportó no fue nada comparado con la agonía de estar separado del Padre. En toda la historia, Jesús es el único ser humano que fue verdaderamente justo en todos los sentidos; y fue justo en formas que están verdaderamente más allá de nuestra comprensión.

NUESTRO PECADO TRANSFERIDO A CRISTO

La segunda verdad a notar en 2 Corintios 5:21 es que ” le hizo pecado por nosotros”. Esta es la forma de Pablo de decir que Dios hizo que Jesús cargara con nuestro pecado. Pedro escribió algo similar: “y Él mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz” (1 Pedro 2:24). Así lo hizo el profeta Isaías: “Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, nos apartamos cada cual por su camino; pero el Señor hizo que cayera sobre Él la iniquidad de todos nosotros.” (Isaías 53:6). Pablo nos dice que Dios Padre tomó nuestro pecado y lo cargó a Dios Hijo de tal manera que Cristo fue hecho pecado por nosotros.

Ahora podemos ver lo que Pablo quiso decir en Gálatas 3:13 cuando dijo: “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, habiéndose hecho maldición por nosotros (porque escrito está: Maldito todo el que cuelga de un madero).” El se hizo maldición por nosotros porque se convirtió en pecado por nosotros. Y con esas palabras para nosotros, Pablo indica que Cristo hizo esto en nuestro lugar y como nuestro sustituto.

Imagine que hay un libro de moral que registra cada evento de toda su vida, todos sus pensamientos, palabras, acciones, incluso sus motivos. Podrías pensar en ello como una mezcla de buenas y malas acciones, con la esperanza de que haya más buenas que malas. Sin embargo, las Escrituras nos dicen que incluso nuestras acciones justas son inmundas a los ojos de Dios (Isaías 64:6). Entonces, Jesús tiene un libro de contabilidad moral perfectamente justo, y nosotros tenemos uno completamente pecaminoso. Sin embargo, Dios tomó nuestros pecados y los cargó a Cristo, dejándonos con una hoja limpia.

La palabra bíblica para esto es perdón. En sí mismo, el perdón es una bendición monumental. Pablo se hizo eco de David en esto cuando escribió, ” Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades han sido perdonadas, y cuyos pecados han sido cubiertos. Bienaventurado el hombre cuyo pecado el Señor no tomará en cuenta” (Romanos 4:7-8; Salmo 32:1-2). ¿Pero cómo hizo Dios esto y aún así permanecer perfectamente santo y justo?

Lo hizo haciendo que el Hijo sin pecado cargara con nuestros pecados, incluyendo todo lo que conlleva con ellos: nuestra culpa, nuestra condena, nuestro castigo. Eso es lo que se necesitó para que Dios limpiara perfectamente nuestra hoja del libro contable moral y al mismo tiempo preservara su santidad y justicia -el precio tenía que ser pagado en nuestro nombre-; así que la sentencia fue ejecutada en nuestro Sustituto.

LA JUSTICIA DE CRISTO NOS ES ACREDITADA

Pero no era suficiente para nosotros tener una limpia, pero vacía, hoja de libro mayor. Dios también nos acredita con la perfecta justicia de Cristo “para que fuéramos hechos justicia de Dios en Él.” Esto sucede de la misma manera que Jesús fue hecho para ser pecado por transferencia. Así como Dios cargó nuestro pecado a Cristo, también acredita la perfecta obediencia de Jesús a todos los que confían en él. En lo que a menudo se llama el Gran Intercambio, Dios cambia nuestro pecado por la justicia de Cristo. Como resultado, todos los que han confiado en Cristo como Salvador se presentan ante Dios no con un libro de contabilidad limpio pero vacío, sino uno lleno de la misma justicia de Cristo.

El término teológico para lo que acabamos de describir es una de las palabras favoritas de Pablo, justificación. La palabra “justificado” en el uso de Pablo significa ser considerado justo por Dios. Aunque en nosotros mismos seamos completamente injustos, Dios nos considera justos porque ha designado a Cristo para que sea nuestro representante y sustituto. Por lo tanto, cuando Cristo vivió una vida perfecta, a los ojos de Dios nosotros vivimos una vida perfecta. Cuando Cristo murió en la cruz para pagar por nuestros pecados, nosotros morimos en la cruz. Todo lo que Cristo hizo en su vida sin pecado y en su muerte por el pecado, lo hizo como nuestro representante, para que recibamos el crédito por ello. Es en esta unión representativa[2] con Cristo que nos presenta ante el Padre, “sin mancha e irreprensibles” (Colosenses 1:22).

Hay un viejo juego de palabras sobre la palabra justificado: “justo como si nunca hubiera pecado”. Pero aquí hay otra forma de decirlo: “justo como si siempre hubiera obedecido”. Ambas son verdaderas. La primera se refiere a la transferencia de nuestra deuda moral a Cristo para que nos quede un libro de cuentas “limpio”, como si nunca hubiéramos pecado. El segundo nos dice que nuestro libro está ahora lleno de la perfecta justicia de Cristo, así que es como si siempre hubiéramos obedecido. Es por eso que podemos venir confiadamente a la presencia misma de Dios (Hebreos 4:16; 10:19) aunque todavía seamos pecadores – pecadores salvados, por supuesto, pero todavía pecadores practicantes cada día en pensamiento, palabra, acción y motivo.

La perfecta justicia de Cristo, que se nos atribuye, es el primer sujetalibros de la vida cristiana. La noticia de esta justicia es el evangelio. La justicia de Cristo nos es dada por Dios cuando confiamos genuinamente en Cristo como nuestro Salvador. Desde ese momento, desde el punto de vista de Dios, el primer sujetalibros está permanentemente en su lugar. Estamos justificados; se nos acredita su justicia. O para decirlo de otra manera, estamos revestidos de su justicia (Isaías 61:10) de modo que cuando Dios nos mira en unión con Cristo, siempre nos ve tan justos como el propio Cristo.

Y eso lo cambia todo.

LA REALIDAD ACTUAL DE NUESTRA JUSTIFICACIÓN

Desde nuestro punto de vista, sin embargo, a veces manejamos nuestros libros como si el sujetalibros de la justicia de Cristo no estuviera en nuestro estante. Hacemos esto cuando dependemos de nuestro propio desempeño, ya sea bueno o malo en nuestra estimación, como base de la aprobación o desaprobación de Dios. Y cuando tomamos este enfoque, nuestra seguridad de que estamos ante Dios como pecadores justificados se desvanece inevitablemente.

¿Cómo podemos experimentar la justicia de Cristo tal como se supone que se aplica a nuestra vida diaria? En Gálatas 2:15-21, Pablo proporcionó mucha información sobre esto, comenzando con esta frase:

sin embargo, sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino mediante la fe en Cristo Jesús, también nosotros hemos creído en Cristo Jesús, para que seamos justificados por la fe en Cristo, y no por las obras de la ley; puesto que por las obras de la ley nadie[b] será justificado.. (Galatians 2:16)

En esta única frase Pablo usa la palabra justificado tres veces. La repetición enfatiza que somos justificados no por nuestra obediencia personal a la ley sino por la fe en Cristo.

En este contexto, la fe implica tanto una renuncia como una confianza. En primer lugar, debemos renunciar a cualquier confianza en nuestra propia actuación como base de nuestra aceptación ante Dios. Confiamos en nuestro propio desempeño cuando creemos que nos hemos ganado la aceptación de Dios por nuestras buenas obras. Pero también confiamos en nuestro propio desempeño cuando creemos que hemos perdido la aceptación de Dios por nuestras malas obras por nuestro pecado. Así que debemos renunciar a cualquier consideración de nuestras malas o buenas obras como medio para relacionarnos con Dios.

En segundo lugar, debemos confiar totalmente en la perfecta obediencia y muerte de Cristo como única base de nuestra posición ante Dios, tanto en nuestros mejores como en los peores días.

Sólo unas pocas frases más tarde Pablo escribió, “la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por fe en el Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.” (Gálatas 2:20). En el contexto de Gálatas 2:15-21, está claro que Pablo sigue hablando de la justificación, aunque utiliza el tiempo presente. Escribe sobre la vida que vive ahora en la carne. Esto plantea un problema evidente. Sabemos que la justificación es un evento pasado, el momento en que confiamos genuinamente en Cristo fuimos justificados, declarados justos por Dios. Por eso Pablo escribió: “Por tanto, habiendo sido justificados [tiempo pasado] por la fe” (Romanos 5:1). Así que si la justificación fue un evento pasado puntual para Pablo, ¿por qué en Gálatas 2:20 habla en tiempo presente: “La vida que ahora vivo [hoy]… la vivo por la fe en el Hijo de Dios”?

La respuesta a esta pregunta es importante. Nos dice cómo experimentar la aplicación del primer sujetalibros en nuestra vida diaria. Para Pablo, la justificación no era sólo un evento pasado, sino también una realidad diaria y presente. Así que cada día de su vida, por la fe en Cristo, Pablo se dio cuenta de que era justo a los ojos de Dios – fue considerado justo y aceptado por Dios como justo – debido a la vida y muerte perfectamente obediente que Cristo le proporcionó. Se mantuvo únicamente en la justicia sólida como una roca de Cristo, que es nuestro primer sujetalibros.

Debemos aprender a vivir como el apóstol Pablo, mirando cada día fuera de nosotros mismos a Cristo y viéndonos de pie ante Dios revestidos de su perfecta justicia. Cada día debemos volver a reconocer el hecho de que no hay nada que podamos hacer para hacernos más o menos aceptables para Dios. Sin importar cuánto crezcamos en nuestras vidas cristianas, somos aceptados por Cristo o no somos aceptados en absoluto. Es esta confianza en Cristo, sin ninguna consideración alguna de nuestras buenas o malas acciones, lo que nos permite experimentar la realidad diaria del primer sujetalibros, en el que el creyente encuentra paz, gozo, consuelo y gratitud.

Antes de que se inventara el reloj a pilas, los relojes de pulsera tenían que darle cuerda todos los días. El tallo de un reloj se usaba no sólo para ajustar las manecillas sino también para dar cuerda al muelle principal. El desenrollado gradual del muelle principal a lo largo del día impulsaba el mecanismo del reloj a mantener el tiempo. El evangelio de la justificación por la fe en Cristo es el resorte principal de la vida cristiana. Y como el resorte principal de los relojes antiguos, debe ser enrollado todos los días. Debido a que tenemos una tendencia natural a buscar dentro de nosotros mismos la base de la aprobación o desaprobación de Dios, debemos hacer un esfuerzo diario consciente para mirar fuera de nosotros mismos a la justicia de Cristo, y luego pararnos en la realidad actual de nuestra justificación. Sólo entonces experimentaremos la estabilidad que el primer sujetalibros está destinado a proporcionar.

Pero si es cierto que la aceptación de Dios y su bendición sobre mi vida se basa enteramente en la justicia de Cristo, ¿qué diferencia hay en la forma en que vivo? ¿Por qué debería hacer algún esfuerzo? ¿Por qué debo ponerme en el dolor de tratar con el pecado y buscar crecer en un carácter como el de Cristo si no afecta mi posición con Dios? Responderemos a estas preguntas en el próximo capítulo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s