El Gobierno De La Iglesia Y El Coronavirus

Posted on

ESJ-2020 0316-003

El Gobierno De La Iglesia Y El Coronavirus

Por Mark Snoeberger

Sin duda los lectores de este blog han llegado al punto de saturación de artículos sobre el Coronavirus. Aún así, algunos ángulos del tema están recibiendo menos atención, y tengo la esperanza de que los siguientes puntos, sin ningún orden en particular, puedan ser de algún valor.

1 Cuando el gobierno pide o dice a la iglesia que no se reúna, no está (necesariamente) pidiendo o diciendo a la iglesia que desobedezca a Dios. Sí, la iglesia debe reunirse regularmente y por consenso común, semanalmente, pero la iglesia puede dejar de reunirse ocasionalmente sin que sus miembros sean culpables de “abandonar la asamblea”. Ahora bien, si tal política se hiciera permanente o única para las iglesias, tendríamos un problema. Esto no está sucediendo esta semana.

2 Cuando el gobierno pide o dice a la iglesia que no se reúna, no están fusionando los “dos reinos” de Dios, o para ser más bautista, violando el principio de la separación de la iglesia y el estado. En palabras de Juan Calvino, el gobierno tiene la tarea de asegurar que la humanidad se mantenga entre los hombres. Para ello, el gobierno tiene todo el derecho bíblico de hacer cumplir los códigos penales y de construcción y las ordenanzas sobre el ruido y las medidas de seguridad para los niños en las iglesias. En caso de emergencia, pueden incluso pedir a los pastores y asambleas que cedan temporalmente sus propiedades, servicios e incluso su “derecho a reunirse pacíficamente” para el bien común. Esto es lo que se nos pide que hagamos esta semana. Y, francamente, ser desafiante en tales circunstancias no es ni digno de alabanza ni un acto de valor.

3. Aunque es posible “hacer iglesia” temporalmente sin reunirse, las iglesias que permiten o fomentan esta práctica en circunstancias ordinarias son iglesias fuera de orden. Es cierto que algunos de los elementos del culto ordinario pueden ocurrir a distancia (el sermón me viene a la mente, y algunos de los aspectos más “didácticos” del discipulado), pero no el compañerismo, el canto corporativo, las ordenanzas, etc. Y si no hacemos estas cosas, no estamos bien con respecto al cuerpo del Señor. ¡Una asamblea no es una asamblea si nunca se reúne!

4. Esto significa que cuando no podemos reunirnos, deberíamos echarlo mucho de menos. La vida cristiana tiene un gran agujero vacío cuando no nos reunimos con el pueblo de Dios, y deberíamos hacer todos los esfuerzos y tomar medidas creativas para hacerlo, aunque sólo sea electrónicamente o en pequeños números por el momento. [Y a propósito, queridos amigos, recuerden que las cuentas de su iglesia aún se están pagando, ya sea por gastos de operación, apoyo misionero, o el cheque de su pastor.] Hasta que podamos volver con toda la asamblea, deberíamos pedir prestadas las señales, analógicamente, de nuestros hermanos del AT (con plena conciencia de que no constituyeron una iglesia ni van a la iglesia), anhelando estar donde Dios nos dice que estemos, tomando medidas extraordinarias para estar allí, y, si todo lo demás falla, abriendo nuestras ventanas y orando, por así decirlo, hacia Jerusalén, con corazones anhelantes y esperanzados de que la próxima semana volvamos a estar juntos (Sal 63; 122:1; Dan 6:10).

Un comentario sobre “El Gobierno De La Iglesia Y El Coronavirus

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    18 marzo 2020 en 11:15 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s