MARTIN LUTERO: Una Evaluación de las 95 Tesis

Posted on

ESJ-2020 0507-003

MARTIN LUTERO: Una Evaluación de las 95 Tesis

Por Patrick Belvill

3.0 Introdución

Un examen de la historia de la iglesia, desde el siglo II en adelante, revela que siempre han existido dos corrientes de progreso teológico. Por un lado está esa corriente que busca mantener la interpretación de la Escritura en las manos de Dios, manteniendo una hermenéutica normal-literaria, como se evidenció tempranamente en la Escuela de Antioquía. Por otra parte, hay una segunda corriente que desea dar al hombre el control sobre la Palabra de Dios, como se evidencia en la Escuela de Alejandría, que promovió la hermenéutica alegórica. [74]

A medida que la iglesia cristiana se desarrolló, la escuela alejandrina mantuvo su influencia interpretativa hasta que la propia iglesia se convirtió en el árbitro final de la fe y la práctica, reemplazando a la Biblia en este sentido. El método interpretativo de la iglesia continuó avanzando en esta dirección hasta que se convirtió en lo que Christopher Cone se ha referido como “la hermenéutica dogmática canónica”. [76] Los que se aferraban a una hermenéutica más normal-literal se marginaron, y en algunos momentos de la historia fueron excomulgados como herejes [77] o asesinados.

Sin embargo, no todos en la iglesia propiamente dicha estaban totalmente satisfechos con las interpretaciones y prácticas papales a lo largo de los siglos, y antes de 1517, se habían hecho otros intentos de reforma. En el siglo XIV, John Wycliffe, un “Yorkshireman que asistió a la Universidad de Oxford, recibiendo el doctorado en teología (1372)”[78], logró convencer por primera vez al gobierno inglés de que se apoderara de todas las tierras propiedad de la Iglesia Católica Romana en un esfuerzo por eliminar a los clérigos inmorales. Luego, en 1379, Wycliffe puso sus ojos en el dogma de la propia Iglesia Católica Romana. Según el historiador de la iglesia Earle Cairns:

Atacó la autoridad del Papa en 1379 insistiendo por escrito en que Cristo y no el Papa era la cabeza de la Iglesia. Afirmó que la Biblia en lugar de la iglesia era la única autoridad para el creyente y que la iglesia debía seguir el modelo del Nuevo Testamento. Para apoyar estas creencias, Wycliffe puso la Biblia a disposición del pueblo en su propia lengua. [79]

Wycliffe perdió mucho de su apoyo cuando atacó la doctrina católica romana de la transubstanciación. Fue forzado a salir de Oxford, y regresó a su casa, donde, después de su muerte, su cuerpo fue exhumado y quemado como hereje. [80]

Sin embargo, las enseñanzas de Wycliffe no murieron con él. Influyó en un pastor bohemio llamado John Hus, un sacerdote ordenado y rector de la Capilla de Belén en Praga. Hus comenzó a predicar las ideas de Wiclef y así llamó la atención del Papa que le ordenó asistir al Concilio de Constanza en Baden, Alemania. En este concilio, Hus, así como las enseñanzas de Wiclef, fueron condenadas como heréticas. Hus fue removido del sacerdocio y quemado en la hoguera el 6 de julio de 1415. [83]

Sesenta y nueve años después de la muerte de Hus, en un mundo dominado espiritualmente por la Iglesia Católica Romana (con su deseo de controlar la creencia de todos los cristianos y el ocasional levantamiento de la oposición), nació Martín Lutero.

3.1 El Crecimiento y la Educación de Lutero

Martin Lutero (o Martin Ludher) vino a este mundo el 10 de noviembre de 1483. Su padre, Hans Ludher, era de origen campesino. Era minero y más tarde propietario de una mina. Según Wengert, “en 1518, Martín cambió la ortografía de su nombre a Lutero como un juego teológico de la palabra griega, eleutherius , que significa ‘el libre’.” En cuanto a la religión, Lutero creció en una atmósfera religiosa muy conservadora, en la que se enfatizaba mucho el cuidado del alma. El historiador de la reforma Robert Godfrey afirma:

La iglesia le dijo a Martín Lutero que el alma es algo precioso y que la salvación del alma era difícil de lograr. La iglesia aconsejó que cualquiera que quisiera tomar en serio su alma y la salvación debería convertirse en monje porque la vida de un monje consiste precisamente en una vida de entrega a la salvación de su alma. [86]

La familia de Lutero tenía suficiente dinero para enviarlo a la escuela, lo que hicieron tanto para su propio progreso social como para el beneficio de Lutero. Mientras crecía, asistió a una escuela latina en la ciudad de Mansfield, la escuela de los Hermanos de la Vida Común en Magdeburgo. Luego pasó a la escuela de Eisenach, donde recibió las lecciones adicionales de latín que necesitaba para poder entrar en la universidad. [87]

En 1501, Lutero se matriculó en la Universidad de Erfurt, donde ingresó en un programa de educación estrictamente reglamentado, destinado no sólo a la obtención del título de Bachiller en Artes, sino también a la obtención del título de Máster. Este programa incluía la filosofía aristotélica, interpretada de acuerdo con la erudición de Guillermo de Occam. [88] Según Heinrich Boehmer:

Los “modernistas” u ocultistas se diferenciaban de los tomistas y escoceses principalmente en su rotunda negación de que la razón humana pueda alcanzar cierto conocimiento de las realidades supersensuales de la fe. Pero negaron esto sólo para enfatizar más fuertemente que en sus dogmas la iglesia posee un conocimiento infalible absoluto de estas realidades y que por consiguiente es necesario, no sólo por razones morales y religiosas sino también científicas, implícitamente aceptar y creer obedientemente estos dogmas, no importa cuán absurdos o contradictorios puedan parecer. [89]

Sin embargo, Cairns señala lo siguiente con respecto a la educación de Lutero: “William había enseñado que la revelación era la única guía en el reino de la fe; la razón era la guía de la verdad en la filosofía. Así, los estudios filosóficos de Lutero en Erfurt le hicieron consciente de la necesidad de la intervención divina si el hombre quería conocer la verdad espiritual y ser salvado.” Otra área importante de la educación de Lutero fue el estudio de la lógica, especialmente considerando los cambios en su proceso de pensamiento más tarde en la vida con respecto a las realidades supersensuales de la fe. Boehmer explica:

En lo que respecta al mundo de la experiencia sensual e interior, los ocultistas no discutieron su accesibilidad a la facultad humana de la percepción. Pero cuando se negaron a atribuir el carácter de evidencia o ciencia a las percepciones que el hombre puede obtener de esta manera, lo hicieron sólo porque reconocieron la lógica como la única ciencia en el sentido estricto de la palabra, y no porque creyeran que las percepciones correctas fueran imposibles en esta esfera de la experiencia. Por lo tanto, sobre la base de Aristóteles, enseñaron estas ciencias de segunda clase con la misma profundidad que la lógica. [91]

La lógica puede ser vista como el estudio del razonamiento. Intenta diferenciar el buen razonamiento del mal razonamiento. Su ámbito es el de las declaraciones, proposiciones que pueden ser consideradas verdaderas o falsas. [92] Es la naturaleza literal de tal búsqueda la que influiría en el análisis escritural de Lutero en el futuro.

Lutero completó su licenciatura alrededor de 1502/1503, y obtuvo su maestría en febrero de 1505. Como requisito de su educación universitaria, Lutero tuvo que permanecer en la escuela durante dos años más como profesor del programa de artes del que se graduó. Sin embargo, este tiempo también podía pasar en estudios avanzados para él mismo. El padre de Lutero deseaba que su hijo se licenciara en derecho, así que en mayo de 1505, Lutero comenzó sus estudios de derecho.

Algo, sin embargo, preocupaba a Lutero durante este período, una causa que nunca ha sido identificada definitivamente. Como resultado, alrededor de un mes después de haber comenzado su estudio de la ley, Lutero tomó una licencia para visitar a su familia. Unos diez días después, en su viaje de regreso a la escuela, Lutero se vio atrapado en una gran tormenta eléctrica. Aparentemente, un rayo le alcanzó tan cerca que fue arrojado de su caballo por la presión del aire, [93] en cuyo momento ofreció inmediatamente una oración por su seguridad a Santa Ana, la patrona de los mineros, y prometió que si sobrevivía, se convertiría en monje.

Como ferviente católico, al volver a la escuela, Lutero se propuso mantener su voto; vendió la mayoría de sus libros escolares, dio el dinero a los pobres, e ingresó en la orden mendicante de los agustinos ermitaños de Erfurt. Un excelente estudiante, fue ordenado sacerdote unos dos años más tarde, y se doctoró en 1512 en la Universidad de Wittenberg. Lutero funcionó fielmente como sacerdote que cuidaba de su rebaño, y como profesor universitario católico romano. Boehmer sostiene que su educación anterior aún afectaba sus puntos de vista sobre la fe:

Las opiniones y doctrinas que Lutero exponía, sin embargo, aún respiraban el antiguo espíritu de Erfurt. El hecho de que ya no hablara de dos, sino de una sola causa principal de redención, y el hecho de que ya no admitiera la validez del libre albedrío, sino sólo de la gracia, indicaría, como lo demuestran sus deducciones en otros lugares, un alejamiento de la tradición oculta en la forma, pero no en el fondo. [94]

Los encargados del monasterio de Lutero notaron el intelecto de este joven monje y le animaron a centrarse en los estudios escriturales y teológicos, lo cual hizo con gusto. Parece, sin embargo, que sus estudios le llevaron a algunas conclusiones profundas, principalmente en las áreas de autoridad y salvación. [95]

En el área de la autoridad, la Iglesia Católica Romana medieval tenía cuatro fuentes: las Escrituras, la tradición, la razón y el Papa. Aunque la Iglesia sostenía que no había tensión entre estas cuatro fuentes de autoridad, los estudios y la experiencia de Lutero le decían lo contrario. Como Godfrey revela:

Su confianza comenzó a renunciar a la razón como autoridad. Más tarde Lutero haría una de sus famosas declaraciones hiperbólicas cuando dijo que la razón era una ramera. Lo que quería decir no era que uno nunca debería razonar o que la razón no era útil para llevar los asuntos de esta vida. Lo que quería decir era que cuando uno reflexiona sobre cosas espirituales, cuando uno piensa en la teología, la razón sólo lo llevará por mal camino. La razón no te lleva a ninguna parte. Uno tiene que encontrar la verdad a través de la revelación fue la última conclusión de Lutero. [96]

Finalmente, a través del estudio e incluso del debate (con Johannes Maier von Eck), Lutero redujo su lista aún más. Godfrey señaló además: “Lutero se dio cuenta claramente de que sólo la Escritura debe ser nuestra autoridad.” [97]

Durante este mismo período, Lutero también luchaba con su comprensión de la justicia y la salvación. Como devoto monje católico romano, Lutero abrazó las enseñanzas sobre la salvación que la Iglesia había desarrollado a lo largo de los siglos para ayudar en su control, no sólo de los individuos, sino también de las naciones. La salvación era algo que uno tenía que ganar guardando los mandamientos de la Biblia junto con los mandamientos adicionales de la Iglesia. Incluso hacer esto no garantizaba la salvación eterna; sin embargo, sin este esfuerzo continuo del creyente, toda esperanza se perdería.

Con la imagen de Dios como un Juez eterno en lugar de un Padre amoroso, Lutero también encontró su visión de la justicia sesgada a favor del juicio. Al describir la dificultad de Lutero, Alister McGrath cita a Lutero en sus Obras:

Ciertamente quería entender a Pablo en su carta a los romanos. Pero lo que me impidió hacerlo no fue tanto la frialdad de los pies como la frase del primer capítulo: “la justicia de Dios se revela en ella” (Romanos 1:17). Porque odiaba esa frase, “la justicia de Dios”, que me habían enseñado a entender como la justicia por la cual Dios es justo y castiga a los pecadores injustos. [98]

Como resultado, aunque Lutero se consideraba a sí mismo un monje modelo, no creía que estuviera continuamente complaciendo a Dios con sus obras. De hecho, después de mucha angustia por su incapacidad para complacer a Dios, Lutero confesó que odiaba a Dios por establecer un estándar imposible de cumplir para la humanidad.

Confiando en que era su comprensión de las enseñanzas de la Iglesia lo que debía estar equivocado, Lutero se dispuso a estudiar las Escrituras con mayor diligencia. Nadie sabe con seguridad cuándo ocurrió el cambio en Lutero. Algunos piensan que fue “la experiencia de la torre”, debido a un posterior (y algo confuso) recuerdo personal de Lutero, que parece implicar que su avance tuvo lugar en una torre del monasterio agustino”. [99] Cual sea donde se haya producido, el cambio en la perspectiva de Lutero sobre las Escrituras fue increíble y fomentaría el retorno a un enfoque más literal de la interpretación bíblica. Lutero escribió:

Por fin, mientras meditaba día y noche sobre la relación de las palabras “la justicia de Dios se revela en ella, como está escrito, el justo vivirá por la fe”, comencé a comprender esa “justicia de Dios” como aquella por la que el justo vive por el don de Dios (la fe); y esta frase, “la justicia de Dios se revela”, para referirse a una justicia pasiva, por la cual el Dios misericordioso nos justifica por la fe, como está escrito, “el justo por la fe vivirá”. Esto me hizo sentir inmediatamente como si hubiera nacido de nuevo, y como si hubiera entrado por puertas abiertas en el propio paraíso. Desde ese momento, vi todo el rostro de la Escritura bajo una nueva luz… Y ahora, donde antes había odiado la frase “la justicia de Dios”, empecé a amarla y a ensalzarla como la más dulce de las frases, de modo que este pasaje de Pablo se convirtió para mí en la misma puerta del paraíso. [100]

Ahora, mientras Lutero pasaba por estas luchas, todavía funcionaba como sacerdote y maestro. Como tal, apoyó la práctica de la Iglesia de vender indulgencias. De hecho, Wengert afirma que el propio Lutero se confesó una vez:

Una vez creí que los méritos de Cristo se me daban en realidad a través de las indulgencias y, procediendo en esta tonta noción, enseñé y prediqué al pueblo que, puesto que las indulgencias eran cosas tan valiosas, no debían dejar de atesorarlas y no debían considerarlas baratas o despreciables. [101]

Sin embargo, el continuo estudio de Lutero de las Escrituras comenzó a darle dudas sobre esta práctica de la Iglesia. Para el año 1517, la preocupación de Lutero era que la venta de indulgencias “abarataba” el precio que el Señor pagaba en la Cruz. Aunque aún no cuestionaba la intención de la Iglesia, llegó a creer que los individuos compraban indulgencias con la intención de “esquivar” el castigo de Dios por el pecado, viéndolas como una alternativa para la verdadera contrición del corazón. Ya no era necesaria una creencia sincera en la cruz de Cristo para el perdón de todos los pecados, ahora que el perdón podía ser comprado por cualquiera por mero dinero.

Sin embargo, Lutero también desarrollaría otras preocupaciones con respecto a las indulgencias. En 1515, el Papa León X autorizó una nueva indulgencia. Se conocía como la Indulgencia de Pedro, y su propósito era recaudar fondos para la reconstrucción de la Basílica de San Pedro en Roma. Sin embargo, esta indulgencia tenía una segunda intención de la que Lutero no tenía conocimiento en 1517: “El dinero recaudado era también para ayudar a Albrecht von Brandenburg, el recién nombrado arzobispo de Maguncia… a pagar su deuda por la compra de su cargo arzobispal y por haber sido autorizado a tener más de un obispado”. [102]

3.2 Johann Tetzel Y La Venta De Indulgencias

El Papa León X nombró a un fraile dominico, Johann Tetzel, para que predicara esta indulgencia, ya que Tetzel había demostrado ser muy exitoso en lograr buenos resultados. A Tetzel no se le permitió (por Federico el Elector de Sajonia) predicar en Wittenberg donde Lutero tenía su base. Sin embargo, muchos de Wittenberg viajaron a otras áreas de Alemania donde a Tetzel se le permitió hablar, y muchos compraron indulgencias de él, llevándolas de vuelta a Wittenberg donde Lutero se enteró de sus actividades. Tetzel era tan vendedor que no sólo vendía indulgencias para aquellos con los que hablaba, sino también para sus parientes muertos, una práctica totalmente poco ortodoxa por la que fue más tarde severamente castigado.

En este momento, sin embargo, Lutero estaba profundamente involucrado en sus estudios de la ley de la Iglesia, o el derecho canónico, en relación con las indulgencias. También fue influenciado por un movimiento renacentista que se extendió por toda Europa conocido como “humanismo”, cuyo estudio favoreció la recuperación y el uso de las pruebas y fuentes más antiguas para cualquier campo de estudio, en lugar de confiar solamente en las autoridades de hoy en día. Como resultado, Lutero comenzó a buscar literatura antigua en sus áreas de estudio, así como a utilizar los textos de la lengua antigua; esto incluía los textos griegos que habían sido descubiertos, además del Nuevo Testamento Griego compilado por Erasmo de Rotterdam. Al estudiar estos documentos antiguos, Lutero hizo un descubrimiento que cambió su vida:

Su estudio de las indulgencias en el derecho canónico le llevó a la conclusión de que en la iglesia antigua y la medieval temprana las indulgencias y las penas que se levantaban eran estrictamente eclesiásticas, sin tener nada que ver directamente con los castigos por el pecado impuesto por Dios. Esto significaba para él que los decretos papales posteriores, que asumían que el Papa tenía autoridad para levantar el castigo de Dios por el pecado, habían malinterpretado la naturaleza de las indulgencias y necesitaban ser revisados a la luz del claro testimonio del derecho canónico, los antiguos padres de la iglesia y las Escrituras. [103]

Lutero encontró más apoyo para su visión evolutiva del perdón y las indulgencias en el comentario bíblico de Erasmo sobre Mateo 4:17. En su Vulgata, Jerónimo había traducido el verbo griego , μετανοεῖτ ε ( metanoeite ), como “hacer penitencia”, refiriéndose al sacramento de la penitencia. Sin embargo, Erasmo tradujo correctamente este verbo griego traduciéndolo como “Volver a una mente correcta”. Así, la corrección de este “texto de prueba” católico romano para hacer penitencia, junto con la investigación y el descubrimiento de Lutero sobre la historia de las indulgencias, motivaron su decisión de proponer una discusión y un debate formal sobre la reforma de las doctrinas de la Iglesia Católica Romana en relación con las indulgencias.

3.3 Textos Asociados

Al hacer un estudio a fondo de las 95 Tesis de Lutero, uno debe tener en cuenta tres documentos adicionales que arrojan luz sobre su trabajo y añaden contexto. El primer documento se conoce como la Instrucción Resumida . Cuando Roma emitiera una indulgencia para ser ofrecida, incluía un conjunto de instrucciones para los clérigos que ofrecieran la indulgencia para su compra. Estas instrucciones detallaban los beneficios que podían recibirse de la indulgencia, así como el lenguaje permitido que debía utilizar el vendedor al ofrecer la indulgencia. En otras palabras, no podía ofrecer más de lo que se detallaba en las instrucciones resumidas.

Como se ha señalado anteriormente, la indulgencia particular, que impulsó a Lutero a escribir sus 95 Tesis, se conocía como “Indulgencia de Pedro”. Fue proclamado por el Papa León X en 1515 para ser predicado en las tierras germánicas para recaudar dinero para ayudar a reconstruir la Basílica de San Pedro en Roma. Puesto que iba a ser predicada en los países germánicos, el deber de escribir la Instrucción Resumida fue dado a la más alta autoridad de la iglesia en esos países, el Arzobispo de Mainz, quien a su vez dio la tarea a su facultad de teología.

Aunque la predicación de la Indulgencia de Pedro no estaba permitida en Wittenberg, los miembros de la iglesia de Lutero, aventurándose en áreas donde podían comprar esta indulgencia, volvieron a Wittenberg y le contaron a Lutero el “discurso de venta” de Tetzel. Lutero obtuvo una copia de la instrucción oficial resumida, confirmando los detalles reales de lo que se estaba ofreciendo, y vio que Tetzel estaba haciendo promesas espirituales de esta indulgencia que estaban mucho más allá del alcance oficial aprobado por el Papa. Esta revelación se sumó al deseo de Lutero de reformar el sistema de indulgencia.

El segundo documento de importancia es la carta de Lutero directamente al arzobispo de Maguncia, Albrecht de Brandenburgo. Hoy en día, los estudiosos debaten si Lutero realmente clavó una copia de sus tesis en la puerta de la iglesia de Wittenberg. Asumiendo que lo hizo, esto le habría llevado a una audiencia de académicos locales para discutir sus puntos. Sin embargo, parece que Lutero quería una audiencia alemana más amplia. El 31 de octubre de 1517, Lutero escribió una carta al arzobispo de Maguncia alertando sobre sus preocupaciones en relación a las indulgencias y abordando sólo algunos de los temas contenidos en las 95 Tesis. Junto con la carta, Lutero adjuntó una copia de las 95 Tesis para su consideración por el arzobispo. Al recibir el paquete y su lectura, Albrecht lo entregó a su facultad de teología y les hizo enviar una copia a Roma. No parece que Lutero quisiera inicialmente que esta discusión fuera más allá del obispado germánico, pero gracias al arzobispo, la audiencia incluiría ahora a la Sede de Roma.

El tercer documento de importancia es el de las Explicaciones de las Noventa y Cinco Tesis, que Lutero comenzó a escribir en 1517, pero no lo publicó hasta 1518. En sus Explicaciones, Lutero amplió la mayoría de los puntos contenidos en las 95 Tesis dando explicaciones más completas de lo que creía. Lo hizo, citando las Sagradas Escrituras como su principal autoridad, refiriéndose sólo a las tradiciones de la Iglesia o a sus concilios eclesiásticos si el punto en cuestión no era abordado por la Escritura. Esta adhesión a la primacía de la Escritura, por encima de la doctrina, los concilios y las tradiciones de la Iglesia, habla de una naciente mentalidad dispensacional con la aceptación evolutiva de Lutero (hasta cierto punto) de una hermenéutica literal-gramatical-histórica.

3.4 Las 95 Tesis

Al lector le sorprenderá la noción de que las 95 Tesis de Lutero reflejan una mentalidad proto-dispensacional. Sería irresponsable y poco sincero afirmar que Martín Lutero anticipó la teología dispensacional en todos sus matices. Tampoco es la afirmación de este autor que Lutero se adhirió a una división dispensacional de la historia, aunque él, en efecto, luchó a viva voz por la distinción entre las dispensaciones anteriores y actuales, utilizando los términos “Ley” y “Gracia” o “Ley y Evangelio”. No obstante, un examen minucioso de las 95 Tesis servirá para revelar la naciente mentalidad dispensacional que surgió del llamamiento de Lutero a un método hermenéutico gramatical-histórico literal.

Comenzando con las cuatro primeras tesis [105], el pensamiento dispensacional se refleja en el pensamiento de Lutero sobre la naturaleza del arrepentimiento:

1. Cuando nuestro Señor y Maestro Jesucristo dijo: “Haced penitencia…”, ha querido que toda la vida de los creyentes fuera penitencia.

2. Este término no puede entenderse en el sentido de la penitencia sacramental (es decir, de aquella relacionada con la confesión y satisfacción) que se celebra por el ministerio de los sacerdotes.

3. Sin embargo, el vocablo no apunta solamente a una penitencia interior; antes bien, una penitencia interna es nula si no obra exteriormente diversas mortificaciones de la carne.

4. En consecuencia, subsiste la pena mientras perdura el odio al propio yo (es decir, la verdadera penitencia interior), lo que significa que ella continúa hasta la entrada en el reino de los cielos.

La primera tesis se refiere a las palabras de Jesús en Mateo 4:17. Sin embargo, cuando Jerónimo escribió la Vulgata, tradujo la palabra griega d μετανοεῖτ ε ( metanoeite ) que significa “cambiar de opinión” al latín “nitentiam agite” que fue interpretado por la Iglesia Católica como “hacer penitencia”. Lutero señala este error en sus Explicaciones diciendo:

Sin embargo, probaré la tesis en beneficio de los desinformados, primero a partir de la palabra griega metanoeite misma que significa “arrepentirse” y que podría traducirse más exactamente por el latín transmentamini, que significa “asumir otra mente y sentimiento, recuperar los sentidos, hacer una transición de un estado de ánimo a otro, tener un cambio de espíritu;” de modo que los que hasta ahora han sido conscientes de las cuestiones terrenales puedan ahora conocer lo espiritual, como dice el Apóstol en Rom. 12 [:2], “Transformaos por medio de la renovación de vuestra mente.” Por esta recuperación de los sentidos sucede que el pecador tiene un cambio de corazón y odia su pecado. [106]

Así, las tesis dos a la cuatro explican por qué la interpretación católica romana es errónea. La tesis dos explica que la palabra “arrepentimiento” no puede significar el sacramento católico de la penitencia, ya que se trata de una confesión externa y vocal y de la remisión del pecado sin ningún conocimiento en cuanto al arrepentimiento interno del individuo. La tesis tres afirma que el verdadero arrepentimiento interior tendrá una manifestación exterior, y la tesis cuatro confirma que este proceso continuará, en el verdadero creyente, durante toda la vida. Cuando Lutero se refiere al “odio a sí mismo” está hablando de la actitud del creyente a medida que crece en su conocimiento de Dios. El erudito reformado Stephen J. Nichols ofrece la siguiente idea:

En sus Explicaciones aclara su significado de odiarse a sí mismo: “La verdadera pena debe brotar de la bondad y misericordia de Dios, especialmente de las heridas de Cristo, de modo que el hombre llegue primero a sentir su propia ingratitud en vista de la bondad divina y luego a odiarse a sí mismo y a amar la bondad de Dios. Entonces las lágrimas fluirán y se odiará a sí mismo desde lo más profundo de su corazón, pero sin desesperación. Entonces odiará el pecado, no por el castigo sino por su consideración hacia la bondad de Dios; y cuando haya percibido esto se preservará de la desesperación y se despreciará a sí mismo de la manera más ardiente, aunque gozosa.” [107]

Así que, desde la primera tesis, Lutero toma su posición, no sólo por la primacía de la Escritura, sino también por su correcta interpretación como literal y gramatical y tomada del texto del idioma original. Se le recordará al lector aquí que el método normal de interpretación gramatical-histórica es un fundamento del pensamiento dispensacional, o como lo ha llamado el teólogo dispensacional Charles C. Ryrie, una condición sine qua non (sin la cual no) . [108]

La tesis cinco contiene la premisa principal de Lutero y es el comienzo de una sección (a través de la tesis veinte), que detalla sus pensamientos sobre los límites del poder del Papa para conceder indulgencias:

5. El Papa no quiere ni puede remitir culpa alguna, salvo aquella que él ha impuesto, sea por su arbitrio, sea por conformidad a los cánones.

6. El Papa no puede remitir culpa alguna, sino declarando y testimoniando que ha sido remitida por Dios, o remitiéndola con certeza en los casos que se ha reservado. Si éstos fuesen menospreciados, la culpa subsistirá íntegramente.

7. De ningún modo Dios remite la culpa a nadie, sin que al mismo tiempo lo humille y lo someta en todas las cosas al sacerdote, su vicario.

8. Los cánones penitenciales han sido impuestos únicamente a los vivientes y nada debe ser impuesto a los moribundos basándose en los cánones.

9. Por ello, el Espíritu Santo nos beneficia en la persona del Papa, quien en sus decretos siempre hace una excepción en caso de muerte y de necesidad.

10. Mal y torpemente proceden los sacerdotes que reservan a los moribundos penas canónicas en el purgatorio.

11. Esta cizaña, cual la de transformar la pena canónica en pena para el purgatorio, parece por cierto haber sido sembrada mientras los obispos dormían.

12. Antiguamente las penas canónicas no se imponían después sino antes de la absolución, como prueba de la verdadera contrición.

13. Los moribundos son absueltos de todas sus culpas a causa de la muerte y ya son muertos para las leyes canónicas, quedando de derecho exentos de ellas.

14. Una pureza o caridad imperfectas traen consigo para el moribundo, necesariamente, gran miedo; el cual es tanto mayor cuanto menor sean aquéllas.

15. Este temor y horror son suficientes por sí solos (por no hablar de otras cosas) para constituir la pena del purgatorio, puesto que están muy cerca del horror de la desesperación.

16. Al parecer, el infierno, el purgatorio y el cielo difieren entre sí como la desesperación, la cuasi desesperación y a la seguridad de la salvación.

17. Parece necesario para las almas del purgatorio que a medida que disminuya el horror, aumente la caridad.

18. Y no parece probado, sea por la razón o por las Escrituras, que estas almas estén excluidas del estado de mérito o del crecimiento en la caridad.

19. Y tampoco parece probado que las almas en el purgatorio, al menos en su totalidad, tengan plena certeza de su bienaventuranza ni aún en el caso de que nosotros podamos estar completamente seguros de ello.

20. Por tanto, cuando el Papa habla de remisión plenaria de todas las penas, significa simplemente el perdón de todas ellas, sino solamente el de aquellas que él mismo impuso.

En la tesis cinco, Lutero comienza a definir los límites del poder del Papa en cuanto a la remisión de pecados. Al decir que el poder del Papa se limitaba a las penas que él mismo imponía, Lutero eliminó el poder del Papa de las penas enumeradas en las Escrituras, así como en el derecho canónico de la Iglesia. En sus explicaciones, Lutero afirma: “Parece, por lo tanto, que sólo remite las que se imponen en relación con los ayunos, oraciones, limosnas y otras obras y disciplinas, algunas por siete años, otras por menos, otras por más.” [109]

Además, Lutero declaró que la única manera en que el Papa perdonaba un pecado era a través de la oración y no a través de la venta de indulgencias. En esta tesis, Lutero declara la soberanía de las Escrituras sobre el poder del papa y declara nulas las promesas hechas por Johann Tetzel en su venta de indulgencias, que incluían la remisión completa por cualquier tiempo anticipado en el purgatorio, como se establece en la Instrucción Resumida . [110]

Las tesis seis y siete tratan de la “culpa” del pecado y su remisión. Es importante señalar que, en la teología católica romana medieval, se hacía una distinción entre la “culpa” del pecado y la “pena” del pecado. La creencia era que sólo Dios podía perdonar la “culpa” del pecado, pero otros medios, como las indulgencias, podían afectar a la “pena” del pecado. Sin embargo, como se ve en la Instrucción Resumida, así como en los informes de los testigos oculares sobre las presentaciones hechas por Tetzel, esta distinción fue a veces pasada por alto. La tesis siete también afirma la creencia de Lutero en el papel y la autoridad del sacerdote local. A medida que su teología evolucionó, Lutero se movió “hacia la defensa del sacerdocio de todos los creyentes”. [111]

La tesis ocho trata de otro abuso dentro del sistema de indulgencia. Lutero hace referencia aquí a los “cánones penitenciales”, textos antiguos que trataban de las penas que se imponían a los pecadores con la esperanza de la reconciliación. Sin embargo, deja claro que estos documentos afirman que la iglesia sólo tiene control sobre un miembro de la iglesia mientras está vivo y que no se debe imponer ningún requisito a ese miembro cuando se enfrenta a la muerte. Como evidencia, en sus Explicaciones, Lutero cita Romanos 7:1-2. Esto abroga la enseñanza de que una indulgencia puede ser comprada en nombre de los miembros de la familia muertos, para disminuir su tiempo en el purgatorio. El tema de Lutero sobre los abusos de la penitencia y las indulgencias continúa a través de la tesis trece.

En las tesis catorce hasta la veintiséis, otro tema comienza, que es el enfoque de Lutero en el purgatorio para señalar el abuso de la indulgencia al prometer la total remisión de los pecados, como fue promovido por Tetzel, y declarado en la Instrucción Resumida. Es cierto que, en este punto de su fe, Lutero todavía creía en el purgatorio como un lugar para que los católicos pagaran el castigo requerido por sus pecados. Pero como se ve en sus explicaciones, todavía usaba las Escrituras, interpretadas literalmente, para apoyar sus declaraciones sobre los límites del poder del Papa en esta área.

21. En consecuencia, yerran aquellos predicadores de indulgencias que afirman que el hombre es absuelto a la vez que salvo de toda pena, a causa de las indulgencias del Papa.

22. De modo que el Papa no remite pena alguna a las almas del purgatorio que, según los cánones, ellas debían haber pagado en esta vida.

23. Si a alguien se le puede conceder en todo sentido una remisión de todas las penas, es seguro que ello solamente puede otorgarse a los más perfectos, es decir, muy pocos.

24. Por esta razón, la mayor parte de la gente es necesariamente engañada por esa indiscriminada y jactanciosa promesa de la liberación de las penas.

25. El poder que el Papa tiene universalmente sobre el purgatorio, cualquier obispo o cura lo posee en particular sobre su diócesis o parroquia.

26. Muy bien procede el Papa al dar la remisión a las almas del purgatorio, no en virtud del poder de las llaves (que no posee), sino por vía de la intercesión.

Las tesis veinte a veintidós hablan en particular del punto de vista de Lutero sobre la limitación del poder del Papa. Aunque en la tesis 21 Lutero echa la culpa a los vendedores de indulgencias, en esencia dice que el Papa no tiene el poder de emitir una indulgencia que pueda eliminar todas las penas del pecado y garantizar la salvación del comprador. Luego, en la tesis veintidós, Lutero expone claramente una de las limitaciones del poder del Papa basada en los cánones de la propia Iglesia. Esto, por supuesto, hace referencia a la tesis ocho, en la que Lutero apoyó su afirmación, no sólo del derecho canónico, sino también de Romanos 7:1-2.

Las tesis veinticinco y veintiséis introducen una perspectiva positiva del poder del Papa por parte de Lutero. Sin embargo, este poder no es exclusivo del Papa. Lutero sostendrá que una vez que la vida terrenal de un individuo ha terminado y su vida eterna y espiritual ha comenzado, el único poder del Papa es el de la oración de intercesión, al igual que cualquiera de sus subordinados; este es el poder del Papa “de manera general sobre el purgatorio”. Lutero lo expresa así en sus Explicaciones:

El Papa no tiene ninguna autoridad sobre el purgatorio, ni ningún otro obispo. Sin embargo, si tiene alguna autoridad, ciertamente sólo tiene la misma clase en la que sus subordinados también participan.

Además, es una autoridad por la cual el Papa y cualquier cristiano que lo desee puede interceder, rezar, ayunar, etc., en favor de las almas difuntas: el Papa en general, los obispos en particular y el cristiano en particular. [112]

En la tesis veintiséis, la referencia de Lutero al “poder de las llaves” se refiere a la interpretación católica romana de Mateo 16:16-19 de la cual derivan su doctrina de la sucesión apostólica. Cuando Lutero afirma que el papa no posee el poder de las llaves, se cuida de decir, “en este caso”. Lutero, en este punto, no le niega el poder al Papa, simplemente lo limita al ámbito de la vida temporal. Lutero ya ha declarado que el Papa no tiene más poder en el ámbito del purgatorio que cualquier otro cristiano, Así que aquí está aclarando su punto de vista en términos de la fuente de poder reconocida por la Iglesia Católica Romana por la que el Papa gobierna.

En las tesis veintisiete a treinta y cinco, Lutero se centra en los peligros que implica creer en las afirmaciones hechas por los vendedores de indulgencias, peligros que podrían incluir la condenación eterna.

27. Mera doctrina humana predican aquellos que aseveran que tan pronto suena la moneda que se echa en la caja, el alma sale volando.

28. Cierto es que, cuando al tintinear, la moneda cae en la caja, el lucro y la avaricia pueden ir en aumento, más la intercesión de la Iglesia depende sólo de la voluntad de Dios.

29. ¿Quién sabe, acaso, si todas las almas del purgatorio desean ser redimidas? Hay que recordar lo que, según la leyenda, aconteció con San Severino y San Pascual.

30. Nadie está seguro de la sinceridad de su propia contrición y mucho menos de que haya obtenido la remisión plenaria.

31. Cuán raro es el hombre verdaderamente penitente, tan raro como el que en verdad adquiere indulgencias; es decir, que el tal es rarísimo.

32. Serán eternamente condenados junto con sus maestros, aquellos que crean estar seguros de su salvación mediante una carta de indulgencias.

33. Hemos de cuidarnos mucho de aquellos que afirman que las indulgencias del Papa son el inestimable don divino por el cual el hombre es reconciliado con Dios.

34. Pues aquellas gracias de perdón sólo se refieren a las penas de la satisfacción sacramental, las cuales han sido establecidas por los hombres.

35. Predican una doctrina anticristiana aquellos que enseñan que no es necesaria la contrición para los que rescatan almas o confessionalia..

La tesis veintisiete hace referencia a una frase de venta que hizo famoso a Johann Tetzel. Nichols’ explica,

Lutero se refiere al jingle de marketing de Tetzel. La frase era bastante pegadiza en alemán:

Solbald das Geld in Kasten klingt,

Die Seel’ aus dem Fegfeuer springt.

Tan pronto como la moneda suena en el cofre

El alma salta del purgatorio.[113]

La tesis veintinueve se refiere a las leyendas sobre dos papas en las que ambos esperaban pasar más tiempo en el purgatorio para obtener mayor gloria en el cielo. Cuando el verbo griego μετανοέ ω (metano e ō ) se traduce como “arrepentirse”, su significado literal “cambiar de opinión” suele estar vinculado al acto de contrición o remordimiento por lo que se hizo. Esto es común tanto en el protestantismo como en el catolicismo romano. Esto es lo que Lutero trata en las tesis treinta y una donde considera al católico verdaderamente piadoso y cómo las indulgencias funcionan realmente contra la verdadera piedad en el individuo. Lutero lo explicó de esta manera:

De nuevo hablo en su sentido para que vean la presunción, incluso la contradicción, de su predicación desenfrenada. Cuando claman que las indulgencias son provechosas para tanta gente y sin embargo confiesan que son tan pocos los que caminan por el camino estrecho, ni siquiera se ruborizan o prestan atención a lo que dicen. Pero esto no es sorprendente. No han asumido el oficio de enseñar la contrición y el camino estrecho [Mateo 7:14]. Por lo tanto, adelanto la opinión de que, si sólo unos pocos son contritos, sin embargo muchos, de hecho todos en toda la iglesia podrían ser liberados de los castigos de los cánones, como realmente lo son ahora, simplemente por la abolición de los cánones. [114]

En la tesis treinta y cuatro, Lutero reitera (ahora, en relación con los perdones del Papa) el punto que planteó en las tesis cinco y veinte: el hecho de que sólo Dios puede perdonar la culpa de los pecados. La capacidad del Papa se limita al derecho canónico creado por el hombre y se limita a la vida temporal de una persona.

La tesis treinta y cinco habla de uno de los aspectos más engañosos de la venta de indulgencias (desde la perspectiva de Lutero): el hecho de que los vendedores enseñaran que en μετάνοι α ( metanoia , arrepentimiento), no era necesario ningún cambio de opinión, respecto al pecado, cuando el individuo estaba comprando su alma fuera del purgatorio. Al explicar su punto de vista sobre esto, Lutero revela que su proceso de pensamiento se está alejando de la interpretación autorizada de las Escrituras por el catolicismo romano y se está moviendo hacia una hermenéutica literal-gramatical. Lutero afirma:

De hecho, creo que hay una gran diferencia entre la redención de las almas y la remisión de los castigos. En las remisiones de los castigos se recibe el bien, pero en la redención de las almas se hace el bien. Además, el malvado puede recibir el bien, pero no puede hacer el bien de ninguna manera. Y la obra del malvado no puede ser agradable a Dios si el hombre mismo no es agradable a Dios, como dice Génesis 4 [:4]: “El Señor tuvo en cuenta a Abel y su ofrenda”. Es contrario a la Escritura que alguien se compadezca de otro en lugar de su propia alma, y que alguien saque la paja del ojo de su hermano en lugar de la viga de su propio ojo [Mateo 7:3]. Y es totalmente contrario a la Escritura que un siervo del diablo redima a un hijo de Dios y lo haga incluso en el nombre de Dios mismo. [115]

En las tesis treinta y seis y cuarenta y una, Lutero se mueve hacia un enfoque más positivo declarando los beneficios que poseen todos los cristianos, la mentalidad que deben poseer, y las precauciones con respecto a las indulgencias.

36. Cualquier cristiano verdaderamente arrepentido tiene derecho a la remisión plenaria de pena y culpa, aun sin carta de indulgencias.

37. Cualquier cristiano verdadero, sea que esté vivo o muerto, tiene participación en todos lo bienes de Cristo y de la Iglesia; esta participación le ha sido concedida por Dios, aun sin cartas de indulgencias.

38. No obstante, la remisión y la participación otorgadas por el Papa no han de menospreciarse en manera alguna, porque, como ya he dicho, constituyen un anuncio de la remisión divina.

39. Es dificilísimo hasta para los teólogos más brillantes, ensalzar al mismo tiempo, ante el pueblo. La prodigalidad de las indulgencias y la verdad de la contrición.

40. La verdadera contrición busca y ama las penas, pero la profusión de las indulgencias relaja y hace que las penas sean odiadas; por lo menos, da ocasión para ello.

41. Las indulgencias apostólicas deben predicarse con cautela para que el pueblo no crea equivocadamente que deban ser preferidas a las demás buenas obras de caridad.

En la tesis treinta y seis, Lutero se opone a la clara enseñanza de la Iglesia Católica Romana, de que pueden afectar a la pena del pecado en la vida de un cristiano a través de las indulgencias. Luego, en la tesis treinta y ocho, Lutero hace una clara distinción entre la remisión del pecado y la remisión y participación en los beneficios de la iglesia, afirmando que los beneficios de la iglesia son concedidos, por el papa, a causa de la remisión divina (la dada por Dios a los verdaderos creyentes). En otras palabras, el Papa sólo gobierna y controla los aspectos de la práctica cristiana que la propia Iglesia ha creado.

Como ya se ha dicho en la tesis seis, el Papa sólo reconoce la remisión divina de la culpa dada por Dios a los creyentes. El Papa no realiza, gobierna o limita esa remisión de ninguna manera. Por lo tanto, en la tesis treinta y nueve Lutero básicamente declara su dificultad y la de cualquier teólogo católico basado en la Biblia de su tiempo: ¿Cómo se puede enfatizar la necesidad de que un creyente se arrepienta de sus pecados para obtener la remisión de Dios, cuando al mismo tiempo, se supone que se está recomendando la compra de indulgencias que supuestamente logran la misma remisión, sólo que sin la contrición?

En las tesis cuarenta y dos a la cincuenta y una, Lutero continúa su tema positivo con un resumen de lo que cree que “los cristianos deben ser enseñados.” En su refutación defensiva de la obra de Lutero, Johann Tetzel adoptó esta frase para comenzar cada una de sus declaraciones.

42. Debe enseñarse a los cristianos que no es la intención del Papa, en manera alguna, que la compra de indulgencias se compare con las obras de misericordia.

43. Hay que instruir a los cristianos que aquel que socorre al pobre o ayuda al indigente, realiza una obra mayor que si comprase indulgencias.

44. Porque la caridad crece por la obra de caridad y el hombre llega a ser mejor; en cambio, no lo es por las indulgencias, sino a lo mas, liberado de la pena.

45. Debe enseñarse a los cristianos que el que ve a un indigente y, sin prestarle atención, da su dinero para comprar indulgencias, lo que obtiene en verdad no son las indulgencias papales, sino la indignación de Dios.

46. Debe enseñarse a los cristianos que, si no son colmados de bienes superfluos, están obligados a retener lo necesario para su casa y de ningún modo derrocharlo en indulgencias.

47. Debe enseñarse a los cristianos que la compra de indulgencias queda librada a la propia voluntad y no constituye obligación.

48. Se debe enseñar a los cristianos que, al otorgar indulgencias, el Papa tanto más necesita cuanto desea una oración ferviente por su persona, antes que dinero en efectivo.

49. Hay que enseñar a los cristianos que las indulgencias papales son útiles si en ellas no ponen su confianza, pero muy nocivas si, a causa de ellas, pierden el temor de Dios.

50. Debe enseñarse a los cristianos que si el Papa conociera las exacciones de los predicadores de indulgencias, preferiría que la basílica de San Pedro se redujese a cenizas antes que construirla con la piel, la carne y los huesos de sus ovejas.

51. Debe enseñarse a los cristianos que el Papa estaría dispuesto, como es su deber, a dar de su peculio a muchísimos de aquellos a los cuales los pregoneros de indulgencias sonsacaron el dinero aun cuando para ello tuviera que vender la basílica de San Pedro, si fuera menester..

Lutero aborda algunos temas en esta sección, todo bajo la instrucción de lo que debe ser enseñado a los cristianos. Por lo tanto, estos no son sólo sus propios pensamientos personales sobre la validez de las indulgencias, sino que son mandatos de un maestro de la Palabra de Dios con respecto a lo que cada católico romano (aquí descrito como “cristianos”), debería saber.

El primer tema de Lutero es la superioridad de las buenas obras sobre las indulgencias (tesis cuarenta y dos a cuarenta y cinco), ostensiblemente con el propósito de disminuir el tiempo en el purgatorio. A continuación, Lutero describe el valor limitado de las indulgencias (tesis cuarenta y seis a cuarenta y nueve), ya que sólo afectan a los fallos contra el derecho canónico de la iglesia y no pueden ser utilizadas para los muertos del purgatorio. Como siempre, Lutero apoya sus puntos de vista directamente desde una interpretación literal y gramatical de la Escritura, como este razonamiento de la tesis cuarenta y siete:

El Apóstol dice: “porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo.” [1 Tim. 5:8]. Pero hay muchos que no tienen ni pan ni ropa adecuada y, sin embargo, llevados por el estruendo y el ruido de los predicadores de indulgencias, se roban a sí mismos y provocan su propia pobreza para aumentar la riqueza de los vendedores de indulgencias[117].

Por último, Lutero defiende el enfoque espiritual y la intención del Papa. A lo largo de toda esta obra (tesis cinco, nueve, veintiséis, cuarenta y una, cuarenta y dos), Lutero ha mantenido la inocencia del papa, echando la culpa de una enseñanza errónea a los vendedores de indulgencias (y, por extensión, a los redactores de la Instrucción Resumida). Aquí, en las tesis cincuenta y una, Lutero continúa esta visión del papa, imbuyéndola de una mayor humildad de la que se justificaba para su actual pontífice. Lutero se basó en los relatos históricos de San Ambrosio y San Polino de Nola, que hicieron grandes sacrificios por los demás. En las tesis cincuenta y dos a cincuenta y cinco, Lutero puede ser visto magnificando la Palabra de Dios, así como el mensaje del Evangelio.

52. Vana es la confianza en la salvación por medio de una carta de indulgencias, aunque el comisario y hasta el mismo Papa pusieran su misma alma como prenda.

53. Son enemigos de Cristo y del Papa los que, para predicar indulgencias, ordenan suspender por completo la predicación de la palabra de Dios en otras iglesias.

54. Oféndese a la palabra de Dios, cuando en un mismo sermón se dedica tanto o más tiempo a las indulgencias que a ella.

55. Ha de ser la intención del Papa que si las indulgencias (que muy poco significan) se celebran con una campana, una procesión y una ceremonia, el evangelio (que es lo más importante) deba predicarse con cien campanas, cien procesiones y cien ceremonias.

Lutero comienza este grupo de tesis contradiciendo directamente las afirmaciones de la Instrucción Resumida oficial sobre la eficacia de la Indulgencia de Pedro, poniéndose así en directa oposición a la Sede de Roma. La tesis cincuenta y tres se refiere a una práctica común de ese período cuando un vendedor de indulgencias venía a la ciudad. Todas las demás iglesias se cerraban para que todos los católicos romanos de la ciudad pudieran ir a la iglesia en la que se predicaba la indulgencia. En la tesis cincuenta y cuatro, Lutero se incluía a sí mismo, ya que era un sacerdote que enseñaba durante el servicio de la iglesia, pero que también tenía que pasar parte de ese tiempo, en ocasiones, hablando en apoyo de las indulgencias que se vendían en su zona. La tesis cincuenta y cinco habla de otra práctica común cuando el vendedor de indulgencias venía a la ciudad. Wengert explica:

Según los relatos y las imágenes contemporáneas, él habría sido recibido a las puertas de la ciudad por todos los funcionarios importantes del gobierno y de la iglesia, que se habrían dirigido a la iglesia principal de la ciudad donde el escudo de armas papal y la bula papal que decretaba esta indulgencia se exhibirían en forma prominente, mientras sonaban todos los órganos y las campanas de las iglesias de la ciudad. Todas las demás prédicas se detendrían para que la ciudadanía tuviera la oportunidad de prestar toda su atención a Tetzel y a las indulgencias que tenía que ofrecer. [119]

Las tesis cincuenta y seis a sesenta y ocho tratan de un concepto conocido como “tesoros de la iglesia”. Nichols explica este concepto:

La frase “tesoros de la iglesia” se refiere a la enseñanza medieval católica romana de que los méritos sobrantes de Cristo y los santos se guardan en un tesoro celestial. Esto explica por qué los católicos romanos rezan y apelan a los santos, especialmente a María. En los días de Lutero el Papa podía retirarse de este tesoro y aplicar estos méritos sobrantes y no utilizados a aquellos que se quedaban cortos y necesitaban más. El retiro de los méritos usualmente venía por medio de contribuciones financieras a la iglesia. [120]

Lutero examina cuidadosamente estos “tesoros” para mostrar el error de la Iglesia Católica Romana en su interpretación de este concepto, y luego compara el verdadero “tesoro” con el falso “tesoro” de las indulgencias.

56. Los tesoros de la iglesia, de donde el Papa distribuye las indulgencias, no son ni suficientemente mencionados ni conocidos entre el pueblo de Dios.

57. Que en todo caso no son temporales resulta evidente por el hecho de que muchos de los pregoneros no los derrochan, sino más bien los atesoran.

58. Tampoco son los méritos de Cristo y de los santos, porque éstos siempre obran, sin la intervención del Papa, la gracia del hombre interior y la cruz, la muerte y el infierno del hombre exterior.

59. San Lorenzo dijo que los tesoros de la iglesia eran los pobres, mas hablaba usando el término en el sentido de su época.

60. No hablamos exageradamente si afirmamos que las llaves de la iglesia (donadas por el mérito de Cristo) constituyen ese tesoro.

61. Esta claro, pues, que para la remisión de las penas y de los casos reservados, basta con la sola potestad del Papa.

62. El verdadero tesoro de la iglesia es el sacrosanto evangelio de la gloria y de la gracia de Dios.

63. Empero este tesoro es, con razón, muy odiado, puesto que hace que los primeros sean postreros.

64. En cambio, el tesoro de las indulgencias, con razón, es sumamente grato, porque hace que los postreros sean primeros.

65. Por ello, los tesoros del evangelio son redes con las cuales en otros tiempos se pescaban a hombres poseedores de bienes.

66. Los tesoros de las indulgencias son redes con las cuales ahora se pescan las riquezas de los hombres.

67. Respecto a las indulgencias que los predicadores pregonan con gracias máximas, se entiende que efectivamente lo son en cuanto proporcionan ganancias.

68. No obstante, son las gracias más pequeñas en comparación con la gracia de Dios y la piedad de la cruz..

En las tesis cincuenta y seis a sesenta y uno, Lutero analiza diferentes puntos de vista sobre los “tesoros de la iglesia”, mostrando por qué cada punto de vista es incorrecto. Luego, en la tesis sesenta y dos, Lutero toma su posición: “el verdadero tesoro de la iglesia es el santísimo evangelio de la gloria y la gracia de Dios.” Fíjense en las palabras cuidadosamente elegidas de Lutero. Primero, el tesoro es el “santísimo evangelio”, declarando que la revelación de la muerte, sepultura y resurrección de Jesucristo es el tesoro más valioso dado a la iglesia. De hecho, no sólo es el tesoro más valioso dado a la iglesia, sino a toda la humanidad. Un punto importante a destacar aquí es que, en la mente de Lutero, esta posición de la iglesia está en fuerte contradicción con la de Israel. Una distinción tan fuerte entre Israel y la iglesia es otra base o condición sine qua non del pensamiento dispensacional. 121] Esto sirve entonces como el segundo núcleo distintivo del pensamiento dispensacional evidenciado en las 95 Tesis de Lutero. La primera es la apelación de Lutero a un método interpretativo literal gramatical-histórico, y la segunda es el reconocimiento de una fuerte distinción entre Israel y la iglesia.

A continuación, Lutero aclara que este “evangelio” está directamente relacionado con la “gloria y gracia de Dios”. En este punto, la tercera condición sine qua non del dispensacionalismo se hace evidente en el pensamiento de Lutero. La aplicación del dispensacionalista de una hermenéutica gramatical-histórica consistentemente literal resultará en que el enfoque principal de las Escrituras es la gloria de Dios, y su gracia resultante explica el sacrificio de Cristo. Otra forma de verlo sería que el verdadero tesoro de la iglesia son las “buenas noticias” de la gloria y la gracia de Dios. Una vez más, el tema central es primero la “gloria de Dios”, que los dispensacionalistas sostienen que es el resultado de una aplicación consistente de una hermenéutica literal gramatical-histórica. Aunque esta era una visión bíblica naciente para Lutero, sus palabras dan evidencia de que estaba comenzando a adoptar esta hermenéutica, y junto con ella, ciertas convicciones dispensacionales derivadas que deriva.

Basándose en la revelación de Lutero en la tesis sesenta y dos, la tesis sesenta y tres señala la carnalidad pecaminosa del hombre que hace que esta buena noticia sea poco atractiva. Luego sigue esto en las tesis sesenta y tres a sesenta y ocho con una descripción de cómo las indulgencias realmente juegan en esta carnalidad, proveyendo soluciones tanto para el laicado católico romano como para el liderazgo de la Iglesia Católica Romana a través del uso del dinero. Al explicar sus puntos de vista, Lutero mantiene su aplicación de un uso literal-gramatical de las Escrituras en esta expansión de la tesis sesenta y cinco:

El Apóstol dijo: “pues no busco lo que es vuestro, sino a vosotros” [2 Cor. 12:14]. Y Cristo dijo: “Os haré pescadores de hombres” [Mt. 4:19]. Esta dulce palabra dirige como atrae la voluntad; en efecto, hace que el hombre entregue su voluntad a Cristo. Por eso San Pedro, retratado como pescador en la ciudad [de Roma], dice: “Por mi nave conduzco la Iglesia, todas las regiones del mundo son mi mar, la Escritura es mi red, el hombre es el pez”. [122]

Las tesis sesenta y nueve a ochenta tratan la cuestión de la adecuada supervisión de los vendedores de indulgencias por la jerarquía de la Iglesia Católica Romana.

69. Los obispos y curas están obligados a admitir con toda reverencia a los comisarios de las indulgencias apostólicas.

70. Pero tienen el deber aún más de vigilar con todos sus ojos y escuchar con todos sus oídos, para que esos hombres no prediquen sus propios ensueños en lugar de lo que el Papa les ha encomendado.

71. Quién habla contra la verdad de las indulgencias apostólicas, sea anatema y maldito.

72. Mas quien se preocupa por los excesos y demasías verbales de los predicadores de indulgencias, sea bendito.

73. Así como el Papa justamente fulmina excomunión contra los que maquinan algo, con cualquier artimaña de venta en perjuicio de las indulgencias.

74. Tanto más trata de condenar a los que bajo el pretexto de las indulgencias, intrigan en perjuicio de la caridad y la verdad.

75. Es un disparate pensar que las indulgencias del Papa sean tan eficaces como para que puedan absolver, para hablar de algo imposible, a un hombre que haya violado a la madre de Dios.

76. Decimos por el contrario, que las indulgencias papales no pueden borrar el más leve de los pecados veniales, en concierne a la culpa.

77. Afirmar que si San Pedro fuese Papa hoy, no podría conceder mayores gracias, constituye una blasfemia contra San Pedro y el Papa.

78. Sostenemos, por el contrario, que el actual Papa, como cualquier otro, dispone de mayores gracias, saber: el evangelio, las virtudes espirituales, los dones de sanidad, etc., como se dice en 1a de Corintios 12.

79. Es blasfemia aseverar que la cruz con las armas papales llamativamente erecta, equivale a la cruz de Cristo.

80. Tendrán que rendir cuenta los obispos, curas y teólogos, al permitir que charlas tales se propongan al pueblo.

En las tesis anteriores, Lutero deja claro que cree que las indulgencias tienen valor y que no deben ser impugnadas. Este punto de vista fue definido y apoyado anteriormente en las tesis cinco, seis, veinte, veintiuno y cuarenta y uno (por ejemplo). Según Wengert, “En escritos posteriores, Lutero atribuye las afirmaciones de las tesis 75, 77 y 79 directamente a Johann Tetzel, quien negó categóricamente haber dicho jamás estas cosas. Ver “Against Hanswurst ” (1541), LW 41:231-35.” Sin embargo, incluso en su defensa de lo que él determinó que era la “correcta” venta de indulgencias, Lutero aplicó las Escrituras de una manera literal-gramatical. Por ejemplo, en la explicación de la tesis sesenta y nueve, Lutero señaló que Romanos 13:2 la consideraba una referencia al Papa como la “autoridad” de la que se habla en este versículo. Más tarde, en su explicación de la tesis setenta y cuatro, Lutero incluye los poderes seculares como parte de la “autoridad” de la que se habla en Romanos 13:1-7.

En estas setenta y ocho y setenta y nueve, Lutero afirma una vez más la primacía del evangelio y la cruz de Cristo, como algo más grande que las bendiciones prometidas por las indulgencias. En una explicación más amplia, Lutero afirma: “¿Deben confiarse a estos hombres las almas redimidas por la sangre de Cristo? La cruz de Cristo da vida al mundo entero mediante la destrucción del pecado”[124].

En la tesis setenta y dos, Lutero declaró, “Pero que sea bendecido el que se protege de la lujuria y la licencia de los predicadores de la indulgencia”. Gran parte de esta lista de tesis se ha referido a la licencia tomada por Tetzel y otros con respecto a sus extravagantes ofertas hechas con respecto a esta indulgencia. Tal enseñanza generó muchas preguntas pertinentes entre los laicos que consideraban su compra. Algunas de ellas serán tratadas en las tesis 81 a 91.

81. Esta arbitraria predicación de indulgencias hace que ni siquiera, aun para personas cultas, resulte fácil salvar el respeto que se debe al Papa, frente a las calumnias o preguntas indudablemente sutiles de los laicos.

82. Por ejemplo: ¿Por qué el Papa no vacía el purgatorio a causa de la santísima caridad y la muy apremiante necesidad de las almas, lo cual sería la más justa de todas las razones si él redime un número infinito de almas a causa del muy miserable dinero para la construcción de la basílica, lo cual es un motivo completamente insignificante?

83. Del mismo modo: ¿Por qué subsisten las misas y aniversarios por los difuntos y por qué el Papa no devuelve o permite retirar las fundaciones instituidas en beneficio de ellos, puesto que ya no es justo orar por los redimidos?

84. Del mismo modo: ¿Qué es esta nueva piedad de Dios y del Papa, según la cual conceden al impío y enemigo de Dios, por medio del dinero, redimir un alma pía y amiga de Dios, y por que no la redimen más bien, a causa de la necesidad, por gratuita caridad hacia esa misma alma pía y amada?

85. Del mismo modo: ¿Por qué los cánones penitenciales que de hecho y por el desuso desde hace tiempo están abrogados y muertos como tales, se satisfacen no obstante hasta hoy por la concesión de indulgencias, como si estuviesen en plena vigencia?

86. Del mismo modo: ¿Por qué el Papa, cuya fortuna es hoy más abundante que la de los más opulentos ricos, no construye tan sólo una basílica de San Pedro de su propio dinero, en lugar de hacerlo con el de los pobres creyentes?

87. Del mismo modo: ¿Qué es lo que remite el Papa y qué participación concede a los que por una perfecta contrición tienen ya derecho a una remisión y participación plenarias?

88. Del mismo modo: ¿Que bien mayor podría hacerse a la iglesia si el Papa, como lo hace ahora una vez, concediese estas remisiones y participaciones cien veces por día a cualquiera de los creyentes?

89. Dado que el Papa, por medio de sus indulgencias, busca más la salvación de las almas que el dinero, ¿por qué suspende las cartas e indulgencias ya anteriormente concedidas, si son igualmente eficaces?

90. Reprimir estos sagaces argumentos de los laicos sólo por la fuerza, sin desvirtuarlos con razones, significa exponer a la Iglesia y al Papa a la burla de sus enemigos y contribuir a la desdicha de los cristianos.

91. Por tanto, si las indulgencias se predicasen según el espíritu y la intención del Papa, todas esas objeciones se resolverían con facilidad o más bien no existirían..

En la tesis noventa y uno es una vez más evidente que Lutero mantiene al Papa sin culpa de todos los abusos que se hacen en su nombre, sin embargo, Lutero hace una aguda crítica al Papa y su poder en las tesis ochenta y seis a ochenta y nueve bajo el disfraz de preguntas de los laicos. La pregunta de la tesis ochenta y siete se aborda previamente en las tesis seis, treinta y siete y treinta y ocho. La tesis ochenta y nueve es una grave acusación que pone en evidencia la actitud mercenaria de Roma. El Papa suspendería la eficacia de las indulgencias compradas anteriormente para obligar a los laicos a comprar la actual indulgencia en venta. A este respecto, Wengert añade: “Esta objeción ya estaba en la denuncia imperial ( gravamina ) de 1511. Tanto la bula de León X que proclamaba la Indulgencia de Pedro (31 de mayo de 1515) como la Instrucción Resumida hicieron esto mismo”. El mismo Lutero estaba muy horrorizado por esta acción del Papa. En su explicación de esta tesis afirma:

Esto me molesta y disgusta sobre todo y, confieso, en gran medida, porque esta suspensión de las cartas e indulgencias anteriores es la única razón por la que las indulgencias se han vuelto inútiles. No puedo negar que todo lo que hace el Papa debe ser soportado, pero me apena no poder probar que lo que hace es lo mejor. Aunque, si tuviera que discutir la intención del Papa sin involucrarme con sus mercenarios, diría, brevemente y con confianza, que uno debe asumir lo mejor de él. [126]

Estas noventa y dos a noventa y cinco sirven como conclusión de Lutero y resumen de su disputa.

92. Que se vayan, pues todos aquellos profetas que dicen al pueblo de Cristo: “Paz, paz”; y no hay paz.

93. Que prosperen todos aquellos profetas que dicen al pueblo: “Cruz, cruz” y no hay cruz.

94. Es menester exhortar a los cristianos que se esfuercen por seguir a Cristo, su cabeza, a través de penas, muertes e infierno.

95. Y a confiar en que entrarán al cielo a través de muchas tribulaciones, antes que por la ilusoria seguridad de paz..

La tesis noventa y dos es una condena directa a los vendedores de indulgencias que prometen “el perdón a través del dinero” sin arrepentirse. Mientras que la tesis noventa y tres puede ser vista como una respuesta poética a la tesis noventa y dos; sin explicación puede parecer difícil de entender. Como informa Wengert, Lutero dio una mayor comprensión de esta afirmación en una carta del 23 de junio de 1516 a Michael Dressel:

¿Es usted ignorante, honorable padre, que Dios… pone su paz en medio de la falta de paz, es decir, en medio de todas las pruebas? . . . Por lo tanto, esa persona a la que nadie perturba no tiene paz, al contrario, es la paz del mundo. En cambio, la persona a la que todos y todo lo perturban tiene paz y soporta todas estas cosas con tranquila alegría. Tú dices con Israel: “Paz, paz y no hay paz”; en cambio, dices con Cristo: “Cruz, cruz y no hay cruz”. Porque tan rápido como la cruz deja de ser cruz, tan rápido dirías alegremente [con los himnos], “Bendita cruz, entre los árboles no hay nadie como tú”. [127]

3.5 Conclusión

Aunque el movimiento espiritual y teológico de Lutero hacia un nuevo paradigma hermenéutico comenzó algunos años antes, la venta de la Indulgencia de Pedro por parte de Roma lo llevó a declarar su disputa por escrito. A pesar del estrecho enfoque de su tema en los 95 Tesis y, más aún, en sus Explicaciones publicada un año después, se puede ver una forma naciente del método interpretativo literal gramatical-histórico del dispensacionalista. Esta hermenéutica, que había sido violentamente suprimida por la Iglesia Católica Romana en desarrollo, llegó a él de los apóstoles, a través de la escuela de Antioquía, y encontró su camino a través de grupos selectos de creyentes que fueron condenados como herejes por la Iglesia establecida. También hubo un apoyo inesperado ofrecido por la escuela de pensamiento humanista desarrollada durante el período del Renacimiento – el principio de buscar la evidencia original y el material fuente para cualquier campo de estudio, en lugar de depender de la interpretación actual.

Así, Lutero estudió profundamente los antiguos textos hebreos, arameos y griegos de las Escrituras. Al enfrentarse a las diferencias con la doctrina católica romana, Lutero eligió seguir las Escrituras utilizando una hermenéutica gramatical-histórica literal que forma la base del pensamiento dispensacional.

Las 95 Tesis fueron sólo el comienzo de la disputa de Lutero con la Iglesia Católica Romana y comenzó su viaje hacia el desarrollo de una teología más literal y bíblica. Aunque el enfoque de las 95 Tesis se refiere específicamente a las indulgencias -su eficacia y venta- Nichols hace esta observación con respecto a la tesis final de Lutero: “La declaración final de Lutero subraya que él no entiende totalmente la justificación por la fe. Por su propia admisión, pasarían otros dos años antes de su avance teológico personal y su recuperación de esta doctrina esencial”. [128]

Y aunque Lutero escribió estas tesis para promover la discusión y el debate sobre el tema de la indulgencia entre los teólogos católicos romanos alemanes (Lutero no envió sus tesis al Papa), en el momento de sus Explicaciones al año siguiente, Lutero vio la mayor necesidad y escribió lo siguiente:

La Iglesia necesita una reforma que no es obra de un solo hombre, el Papa, ni de muchos hombres, los cardenales, como ha demostrado el último Concilio [Quinto Concilio de Letrán, 1512-1517], sino que es obra de todo el mundo, es más, es obra de Dios. Sin embargo, sólo Dios, que ha creado el tiempo, conoce el momento de esta reforma. Mientras tanto, no podemos negar tales males manifiestos. El poder de las llaves es abusado y esclavizado por la codicia y la ambición. El furioso abismo ha recibido un impulso adicional. No podemos detenerlo. “Nuestras iniquidades dan testimonio contra nosotros” (Jer. 14:7), y la palabra de cada uno es una carga para él (cf. Gal. 6:5). [129]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s