Perspectivas Sobre el Milenio Después de la lglesia Ante-Nicena: Posmilenarismo y Conclusión – 4a. Parte

Posted on Actualizado enn

Perspectivas Sobre el Milenio Después de la lglesia Ante-Nicena: Posmilenarismo y Conclusión – 4a. Parte

Por Matthew Ervin

POSMILENARISMO

A finales del siglo XVII, el unitario Daniel Whitby (1638-1726) desarrolló una nueva alternativa tanto al premilenarismo como al amilenarismo: El Posmilenarismo.[1] Como su nombre lo indica, el Posmilenarismo es la creencia de que Jesús volverá después de los mil años de Apocalipsis 20. En este esquema, el milenio, ya sea literal o figurativo por un largo período, es una era de oro en la que el cristianismo ha conquistado al mundo incrédulo. Durante este tiempo, la mayoría, si no todas las personas se salvarán y los valores bíblicos florecerán. Esto conmoverá tanto a Jesús que regresará, resucitará a los muertos de una vez e inaugurará el Estado Eterno. El Reino del Milenio es uno que se produce por los esfuerzos del hombre en lugar de por el Mesías a su regreso. El posmilenarismo es una versión del amilenarismo en el sentido de que también niega el reino literal de Jesús sobre la tierra durante los mil años.

Hay opiniones divergentes entre los posmilenaristas en cuanto a la naturaleza y el alcance de los cambios positivos que deben producirse. Entre los posmilenaristas conservadores, el énfasis más importante se pone en el avance del Evangelio y en los salvados por escucharlo. Muchos de ellos también incluyen los avances en la ciencia, la medicina y los gobiernos humanos para contribuir a la mejora de la época actual. Otro punto de desacuerdo es sobre cuántas personas se salvarán durante esta era de oro. La opinión mayoritaria ha sido que muchos se salvarán, sin ser más específicos. Aunque menos en número, influyentes posmilenaristas, como B.B. Warfield y Heinrich A.W. Meyer, han argumentado que cada persona viva se convertirá en un creyente antes de que Jesús regrese.

En los puntos clave de Apocalipsis 20, Kenneth Gentry resumió sus creencias posmilenarias:

Esta atadura no resulta en la inactividad total de Satanás, sino que restringe su poder por el poder superior de Cristo… En Apocalipsis 20:4-6 vemos las implicaciones positivas del Reino de Cristo. Mientras Satanás está atado, Cristo gobierna y sus redimidos participan con él en ese gobienro (Apocalipsis 20:4). Estos participantes incluyen tanto a los vivos como a los muertos: los santos mártires del cielo (“los que habían sido decapitados por el testimonio de Jesús y por la palabra de Dios”) y los santos perseverantes de la tierra (“y los que [Gr: oitines] no habían adorado a la bestia”) (NASB). El gobierno del reino de Cristo involucra a todos los que sufren por Él y entran en el cielo, así como a los que viven por Él durante su estancia en la tierra.[2]

RESPUESTA

El enfoque de esta serie no es refutar posiciones en conflicto con el Premilenarismo. Por lo tanto, sólo se proporcionan algunas observaciones generales. Primero, afirmar que la atadura de Satanás significa que su poder ha sido meramente limitado es poco convincente. El cuadro pintado por Apocalipsis 20:1-3 es el de un ángel que envuelve una gran cadena alrededor de la serpiente antigua, arrojándola al abismo y sellándola sobre él (cf. Lucas 8:31). Este es el verdadero encarcelamiento de Satanás, no sólo un sofocamiento de su influencia mientras deambula libre. El propósito del confinamiento del Diablo es para que ya no pueda acceder a las naciones para engañarlas (Apocalipsis 20:3). Sin duda, Satanás no está restringido de hacerlo en la era actual (e.g. Juan 14:30; 2 Cor. 4:4; 1 Ped. 5:8). Las mismas críticas hechas a la interpretación amilenial de la obligación se aplican aquí también.

Nótese que el reino de los santos con Cristo se define como el sufrimiento y vivir para él. Reinar es tener una gran autoridad similar a la de un soberano. El significado real de la palabra es antitético a lo que el posmilenarista nos quiere hacer creer. Apocalipsis 20:4-6 es claro en la enseñanza de que los santos gobiernan con Cristo después de que son traídos a la vida. El reino no incluye a los que están en el cielo, un lugar que el pasaje no menciona. De hecho, el apóstol escribió previamente que el reino de los santos tendrá lugar en la tierra (Apocalipsis 5:10).

A lo largo de los siglos, cabe esperar que las creencias escatológicas más amplias se especifiquen y sistematicen, con variaciones según las diferentes interpretaciones. Otra cosa es plantear una doctrina completamente nueva sobre el milenio, más de 1500 años después de la clausura del Canon. Es justo que el posmilenarista encuentre algún acuerdo en el Amilenarismo de Agustín. Sin embargo, la expectativa de que el mundo se volverá progresivamente mejor antes del regreso de Jesús es lo contrario de lo que la iglesia primitiva sostenía. Según Lactancio, a medida que se acerca el fin del mundo la condición de los asuntos humanos debe sufrir un cambio, y a través de la prevalencia de la maldad empeorando; de modo que ahora estos tiempos nuestros, en los que la iniquidad y la impiedad han aumentado hasta el grado más alto, pueden ser juzgados felices y casi dorados en comparación con ese mal incurable.[3]

Lactancio, y los primeros líderes cristianos que representa, tienen un gran apoyo en el impulso general de las Escrituras. Los reinos de los hombres caídos continuarán hasta que sean repentinamente aplastados y reemplazados por el reino del Mesías en su venida (Dan. 2:44-45). Los hijos del maligno permanecerán entre los hijos del reino durante toda la época actual. Sólo cuando termine, serán eliminados los que cometan actos de iniquidad (Mat. 13, 24-30, 36-43). Justo antes de la venida de Cristo en las nubes, habrá un período de tribulación y luego una gran tribulación como no ha ocurrido desde el principio del mundo (Mateo 24:4-30; cf. Apocalipsis 1:7). Se seguirá practicando una letanía de pecados hasta la Segunda Venida (2 Tim. 3:1-13; cf. 2 Tim. 4:3-4). En los últimos tiempos algunos se alejarán de la fe, volviéndose a los espíritus engañosos y a las doctrinas de los demonios (1 Tim. 4:1). Antes de que el día del Señor pueda venir, primero debe haber una apostasía y el hombre de la iniquidad debe ser revelado (2 Tesalonicenses 2:1-4).

Charles Spurgeon:

Pablo no pinta el futuro de color de rosa; no es un profeta meloso de una edad dorada, en la cual esta tierra puede imaginarse brillante. Hay hermanos optimistas que esperan que todo irá siempre mejor, mejor y mejor, hasta que, por fin, esta edad presente se transforme en un milenio. Éstos, no van a poder sostener sus esperanzas, porque la Escritura no les da una base sólida sobre la que descansar. Nosotros, los que creemos que no puede haber un reinado milenario sin el Rey, y que no esperamos un reinado de justicia sin que antes aparezca el Señor justo, estamos más cerca del blanco. Aparte del segundo Advenimiento de nuestro Señor, es más probable que el mundo se hunda en el caos antes de que pueda terminar en un milenio. Una intervención divina me parece ser la esperanza puesta delante de nosotros en la Escritura, y seguramente es la única esperanza adecuada para la situación..[4]

Cuando se ignora el significado normal de la Escritura, a menudo se debe a alguna influencia externa sobre sus lectores. El posmilenarismo nació del clima histórico de finales del Renacimiento. Había un consenso general de que el mundo estaba mejorando a través de los esfuerzos humanos. Esta impresión no sólo guió a Whitby en la formulación de su escatología, sino que se prestó a su adopción por otros. Durante el Gran Despertar del siglo XVIII en los Estados Unidos, el Posmilenarismo aumentó naturalmente en popularidad. Jonathan Edwards merece mucho crédito por dar forma al renacimiento masivo y por ser el teólogo posmilenario más erudito. La popularidad del posmilenarismo históricamente sube y baja junto con los acontecimientos mundiales positivos y negativos. Si hay un largo período de paz y renacimiento entonces el Posmilenarismo se vuelve fácil de abrazar. Mientras que si hay una guerra mundial o un aumento en la persecución de los cristianos entonces el Posmilenarismo pierde rápidamente el favor. No importa qué visión del Milenio se tenga, su veracidad debe ser determinada por lo que dice la Escritura, y no por la percepción actual del mundo

EL VENDRA PRIMERO

Los tres principales puntos de vista sobre el milenio se afirman hoy. Los evangélicos son típicamente premileniales mientras que los católicos romanos y los protestantes de línea principal son típicamente amileniales. Una minoría de los protestantes y evangélicos de línea principal son posmileniales. El pensamiento general de este autor se hace eco de las palabras de Charles Spurgeon:

Si leo la palabra correctamente, y es honesto admitir que hay mucho espacio para la diferencia de opinión aquí, llegará el día en que el Señor Jesús descenderá del cielo con un grito, con la trompeta del arcángel y la voz de Dios. Algunos piensan que este descenso del Señor será pos-milenario – es decir, después de los mil años de su reinado. Yo no puedo pensar eso. Yo concibo que el advenimiento será pre-milenial – que Él vendrá primero; y luego vendrá el milenio como resultado de su reinado personal sobre la tierra.[5]


[1] C. Marvin Pate, Reading Revelation: A Comparison of Four Interpretive Translations of the Apocalypse (Grand Rapids, MI: Kregel Academic, 2009), 8.

[2] Kenneth Gentry, “The Meaning of the “Millennium”” The Chalcedon Foundation, accessed August 11, 2016, http://chalcedon.edu/faith-for-all-of-life/the-eschatology-of-victory/the-meaning-of-the-millennium/

[3] Alexander Roberts, James Donaldson and Arthur Cleveland Coxe, eds., the Ante-Nicene Fathers Volume VII – Fathers of the Third and Fourth Century, 212.  Lactantius, the Divine Institutes, bk. VII, ch. XV.

[4] Charles H. Spurgeon, “The Form of Godliness Without the Power,” Metropolitan Tabernacle Pulpit 35 (1889): 301.

[5] Charles H. Spurgeon, “Justification and Glory,” Metropolitan Tabernacle Pulpit 11 (1865): 249.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s