¿El Siglo Presente, El Milenio O El Estado Eterno? El Nuevo Testamento – 4ª. Parte

Posted on

ESJ-2020 0603-001

¿El Siglo Presente, El Milenio O El Estado Eterno? El Nuevo Testamento – 4ª. Parte

Por Matthew Ervin

La mayoría de los pasajes del Nuevo Testamento que pertenecen al Milenio son los que enseñan sobre el reino, cuando Jesús regrese para reinar desde su trono (Mateo 25:31-34). Uno de los más llamativos es Mateo 8:11:

Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos;,

Antes de que alguien pueda sentarse a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob, los padres necesitan ser resucitados en el reino venidero. Mientras que la oportunidad de pasar tiempo con los patriarcas probablemente permanecerá en el Estado Eterno, los gentiles que viajan de todo el mundo para visitarlos se corresponde con pasajes milenarios previamente considerados sobre Israel como testigo de las naciones. Jesús probablemente estaba aludiendo al banquete de coronación que preparará al comienzo del Milenio, como se describe en Isaías 25:6-9 (cf. Is. 65:13-14; Mt. 26:29).

Hechos 15:16-18:

Después de esto volveré, y reedificaré el tabernáculo de David que ha caído. Y reedificaré sus ruinas, y lo levantaré de nuevo, para que el resto de los hombres busque al Señor, y todos los gentiles que son llamados por mi nombre, dice el Señor, que hace saber todo esto desde tiempos antiguos.’

Santiago utilizó Amós 9:11-12, aplicándolo al regreso del Mesías para reconstruir el tabernáculo de David, es decir, el gobierno real de su línea, como se prometió en el Pacto Davídico (2 Sam. 7:13). El reinado de Jesús desde el trono de David es eterno, pero comienza en un mundo entre algunas personas que no lo conocen. El resto del pasaje confirma el período milenario de transición al incluir la necesidad de que la humanidad busque al Señor, excluyendo el Estado Eterno (Apocalipsis 21:3).

1 Corintios 15:23-26:

Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo en su venida; entonces vendrá el fin, cuando Él entregue el reino al Dios y Padre, después que haya abolido todo dominio y toda autoridad y poder. Pues Cristo debe reinar hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. Y el último enemigo que será abolido es la muerte..

El apóstol escribe sobre un escenario del reino que comenzará después del regreso de Cristo y terminará cuando haya derrotado a todos sus enemigos, incluyendo la muerte. Esto significa que incluso después de que Jesús regrese para reinar, todavía habrá pecadores y muerte en el mundo, tal como lo predijeron los profetas (por ejemplo, Is. 65:20). Cuando el Reino de Dios sea entregado al Padre, estará libre de pecado y de muerte, identificándolo como el Estado Eterno (Apocalipsis 21:4, 8). Este es un resumen básico de los eventos futuros, que apoya la simple lectura de Apocalipsis 20.

Apocalipsis 20:4-6:

También vi tronos, y se sentaron sobre ellos, y se les concedió autoridad para juzgar. Y vi las almas de los que habían sido decapitados por causa del testimonio de Jesús y de la palabra de Dios, y a los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, ni habían recibido la marca sobre su frente ni sobre su mano; y volvieron a la vida y reinaron con Cristo por mil años. Los demás muertos no volvieron a la vida hasta que se cumplieron los mil años. Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo es el que tiene parte en la primera resurrección; la muerte segunda no tiene poder sobre estos sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con Él por mil años.

Para el propósito de este ejercicio, considere sólo este punto de Apocalipsis 20. Hay dos resurrecciones en masa distintas que terminan con una era de mil años. Incluso si los mil años sólo sirven para identificar un largo período, ¿cuándo se supone que se llevará a cabo? Dado que ambas resurrecciones ocurren junto con o después de la venida de Cristo, entonces el período entre ellas indicaría, por definición, una era de transición. Simplemente no hay manera de leer este pasaje y negar el milenio si las palabras van a tener un significado real.

EL DESTINO MILENIAL

Incluso después de una breve consideración de unos pocos versículos, es difícil escapar de la anticipación uniforme de las Escrituras sobre el Milenio. No es sorprendente que las profecías se centren en que las promesas de los pactos incondicionales con Israel se hagan realidad. Todo lo que Dios pretendía para Israel se cumplirá, ya que se encuentra exaltada sobre todas las demás naciones. Esto no se debe a que Israel sea inherentemente superior, sino a que Dios cumple su palabra. Todo lo que será glorioso sobre Israel en el reino venidero reflejará su fuente: Jesús el Mesías, Rey y Señor. En retrospectiva, es muy obvio que se necesitaría el reinado del Mesías para que el reino de Israel funcione como Dios desea. Y si sólo se manifestara en un mundo libre de incrédulos, entonces Israel nunca podría cumplir su destino de ser una luz para las naciones, mostrándoles el camino hacia el Señor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s