Por Cierto, ¡No Te Escucharán!

Posted on

ESJ-2020 0804-001

Por Cierto, ¡No Te Escucharán!

Por Jordan Standridge

Como misionero que acaba de salir del barco, por así decirlo, no puedo imaginar lo que Ezequiel pasó cuando escuchó las palabras que Dios le pronunció en Ezequiel 3:7

Pero la casa de Israel no te querrá escuchar, ya que no quieren escucharme a mí. Ciertamente toda la casa de Israel es terca y de duro corazón.

¿Te imaginas?

Aquí hay un hombre que simplemente se ocupaba de sus propios asuntos cuando Dios interviene. Es uno de los pocos que interactúan con Dios, sobrevive al encuentro, y Dios lo eleva como uno de sus profetas.

Pero después de encomendarle el trabajo de ser un predicador para su propio pueblo, el pueblo de Israel, lo deja con una bomba.

Por cierto, ¡no te van a escuchar!

¿Qué es lo que pasa? Entonces, ¿por qué molestarse? Ok, ¡entonces envíame a otro lugar!

Esas son algunas de las declaraciones que estaría tentado de hacer si estuviera en su lugar.

¿Te imaginas decirle esto a un misionero?

Si alguien me hubiera dicho, mientras hacía planes para venir a Italia, que pasaría 50 años predicando pero nadie llegaría a conocer a Cristo, ¿crees que vendría? ¿Cree que reuniría los fondos y trasladaría a mi esposa y a mis cuatro hijos aquí? ¿Cree que podría convencer a alguien de que me apoye si todos supiéramos que este es el caso? Probablemente no. ¡Pero es fascinante pensar que aún así, todo valdría la pena!

El resto del libro de Ezequiel nos muestra dos cosas: La predicción de Dios era correcta, y Ezequiel les predicó fielmente a pesar de la advertencia de que nadie escucharía.

Esto nos lleva a la pregunta obvia, ¿fue todo un desperdicio? ¿Fue la vida de Ezequiel un desperdicio?

Obviamente, el hecho de que Ezequiel escribiera un libro en la Biblia que ha sido usado por Dios para animar, desafiar y salvar muchas almas responde a la pregunta en sí misma, pero el corazón de la pregunta permanece. ¿Es un desperdicio predicar el evangelio, si nadie se salva?

Si me pongo en el lugar de Ezequiel, me sentiría increíblemente desanimado. Cada vez que fuera a predicar, sentiría que me dijeron literalmente que nadie me escucharía, así que, ¿por qué molestarse?

Creo que a veces podemos sentir lo mismo, incluso sin la promesa de que nadie nos escuchará.

Ya sea que estemos predicando en la calle, abrumados por el mar de almas a nuestro alrededor, o si pensamos en nuestro ser querido con quien hemos compartido el Evangelio innumerables veces, todos los creyentes han sentido el pensamiento de, “¡¿Cuál es el punto?!”

Creo que la respuesta es más simple de lo que pensamos. Es bastante obvio que si Dios levantó a un hombre para ir a predicar, pero le advirtió de antemano que su predicación daría poco o ningún fruto, que podemos deducir una simple verdad, Dios no está interesado en los predicadores que tratan de producir resultados, Él está interesado en los predicadores que son fieles.

Obviamente, a diferencia de Ezequiel, Dios no nos ha advertido que toda la gente a la que predicamos no terminará escuchando, pero sabemos por experiencia que al menos la mayoría de la gente no creerá. Y sin embargo, al considerar las estadísticas abismales, podemos saber dos cosas, Dios nos ha llamado a ser su portavoz, y la salvación le pertenece a Él y sólo a Él.

Si la Salvación fuera nuestro trabajo, entonces Ezequiel no podría ser considerado fiel si nadie se arrepintiera a través de su predicación, pero gritar en este pasaje es el punto obvio, que Dios es soberano sobre el corazón del hombre. Esto significa que Dios puede elegir usar el mensaje de Ezequiel para guiar el corazón de un hombre a arrepentirse, o puede elegir usar el mensaje de Ezequiel para endurecer el corazón de un hombre. De cualquier manera Ezequiel, mientras sea fiel, puede y glorificará al Señor. No está atado a los resultados.

Esta verdad es un gran estímulo. El arrepentimiento de la gente no es el barómetro para el éxito de la evangelización. En cambio, es nuestra fidelidad para declarar exactamente lo que Dios nos ha pedido que digamos. Ya sea que crean o no.

Nunca ha habido más tentación de adormecer el Evangelio, o de centrarse en otras cosas en la iglesia que hoy, al menos no en mi vida, pero debemos recordar esta verdad, para poder ser fieles a nuestro deber.

Nuestro trabajo no es resucitar a los muertos, sólo Dios puede hacerlo, nuestro trabajo es declarar fielmente a un mundo moribundo todo lo que Dios nos ha pedido que declaremos, sin retener nada.

Por cierto, a diferencia de Ezequiel, cuando predicamos, Dios muy probablemente, en su bondad nos usará para guiar a la gente a la salvación, y no hay nada más dulce y estimulante que ver a los espiritualmente ciegos recibir la vista.

Aunque la predicación es dura, especialmente hoy en día, no hay nada más gratificante que saber que el Dios soberano del universo, nos ha levantado a cada uno de nosotros para predicar el Evangelio a un mundo moribundo, y simplemente nos ha pedido que transmitamos fielmente su verdad. No tengáis miedo. ¡No evites las conversaciones difíciles! ¡No dejes fuera partes de Su mensaje que te parezcan incómodas! Más bien, predica fielmente el Evangelio a cualquiera que lo escuche y deja los resultados en manos de Dios.

¡Él es digno de todos nuestros esfuerzos!

Un comentario sobre “Por Cierto, ¡No Te Escucharán!

    Denis Cobar escribió:
    5 agosto 2020 en 11:54 am

    Extraordinaria reflexión!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s