El Día De La Rendición De Cuentas: Mateo 25:1-46

Posted on

ESJ-BLOG20200927_03

El Día De La Rendición De Cuentas: Mateo 25:1-46

POR DAVID M. LEVY

La Segunda Venida de Cristo es uno de los temas dominantes en el Discurso del Olivar. Su venida será repentina, inesperada, visible, personal, poderosa, gloriosa y triunfal. Cuando el Señor venga, juzgará a las naciones e iniciará la era del Reino. Se advierte a los que viven en la generación de su regreso que estén preparados.

El Señor ilustró su advertencia a través de cinco parábolas personales. Dos de estas parábolas, el cabeza de familia (Mt. 24:43-44) y los mayordomos (Mt. 24:45-51), fueron tratadas en el artículo de Renald E. Showers (ver pág. 19). Este artículo se centra en las tres parábolas restantes y en el juicio posterior a la Segunda Venida de Cristo.

Vigilando La Segunda Venida De Cristo (vv. 1–13)

El escenario de esta parábola es una boda judía del siglo primero. Los matrimonios de esa época eran muy diferentes a los de hoy en día. El primer paso fue el compromiso. Los jóvenes no elegían a sus parejas; un matrimonio era arreglado por el padre o un casamentero (shadchan). La familia del novio proporcionaba una dote al padre de la novia, y ese dinero se ponía en fideicomiso para ser usado por la novia en caso de pérdida del marido, ya sea por divorcio o muerte. El segundo paso era el de los esponsales. En los esponsales, la novia y el novio intercambiaban votos ante la familia y los amigos, haciendo oficial el matrimonio. Esos votos oficiales sólo podían ser disueltos a través del divorcio o la muerte. Durante el período posterior a los esponsales, el novio proporcionó un hogar a su novia construyendo una adición a la casa de su padre. El tercer paso era el banquete de bodas. A la hora señalada, el novio, acompañado por sus ayudantes, procedía a través de las calles (normalmente de noche), con la antorcha en la mano, a la casa de la novia para reclamarla. La novia, al oír que su novio venía, se preparó con entusiasmo y esperó su llegada, junto con sus damas de honor. La fiesta nupcial procedió a la casa del novio para el banquete de bodas y la consumación física del matrimonio. Fue esta tercera fase del matrimonio a la que Jesús se refirió en Mateo 25. En la parábola, Jesús es el novio que viene del cielo con su novia (la iglesia) para establecer su reino en la tierra.

El punto central de esta parábola no es la novia sino las damas de honor. Ellas son llamadas “diez vírgenes que tomaron sus lámparas y salieron al encuentro del novio” (v. 1). A primera vista todas parecen iguales, pero luego aparecen algunas diferencias. Primero, “cinco de ellas eran sabias y cinco necias” (v. 2). Segundo, todas tenían aceite en sus lámparas al principio, pero las cinco vírgenes sabias tomaron aceite extra (v. 4).

Se ha especulado mucho sobre a quién representan estas vírgenes. Algunos enseñan que las vírgenes sabias representan a los verdaderos creyentes de la iglesia que esperan el regreso de Cristo, mientras que las vírgenes necias representan a los cristianos profesantes de la iglesia que no están verdaderamente salvados. Este punto de vista tiene varios problemas. Primero, la iglesia es la novia de Cristo, y no se menciona en esta parábola. Segundo, las vírgenes no se casan con el novio; sólo asisten al banquete de bodas. Tercero, la parábola se sitúa al final de la tribulación antes de la segunda venida de Cristo. La iglesia estará ausente de la tierra durante el tiempo de la Tribulación. Otros interpretan esta parábola en referencia a la gente que vive durante la Gran Tribulación. Esta interpretación parece más adecuada desde el contexto del Discurso del Olivar.

Mientras las vírgenes esperaban la llegada del novio, todas dormían (v. 5). Esto no debe interpretarse como infidelidad o pereza de las vírgenes. Sólo prueba que, así como ellas no sabían la hora de la venida del novio, así nadie sabe la hora de la Segunda Venida de Cristo. Un escritor declaró: “El sueño de las damas de honor necias puede sugerir su falsa confianza, mientras que el sueño de las prudentes sugiere su genuina seguridad) y el descanso en el Señor.” [1]

A medianoche llegó la llamada: “He aquí que viene el esposo; salid a recibirlo” (v. 6). Las diez damas de honor se levantaron rápidamente y arreglaron sus lámparas (encendieron y ajustaron el pabilo, v. 7), pero las necias damas de honor descubrieron que sus lámparas se habían apagado (v. 8). Las sabias se negaron a dar su aceite a las necias, para que no hubiera suficiente para ellas. Aconsejaron a las cinco que fueran a comprar el aceite necesario (v. 9). Las damas de honor necias volvieron pronto sin aceite, incapaces de encontrar a nadie que se lo proporcionara a una hora tan tardía. El aceite en las Escrituras es un símbolo del Espíritu Santo. Todos los cristianos deben obtener su propio suministro de aceite. Las cinco vírgenes insensatas no poseían aceite, una imagen de la falta de salvación y de vivir en la oscuridad espiritual.

Durante la ausencia de las vírgenes insensatas, “vino el novio” (v. 10). Los que tenían aceite entraron en el banquete nupcial, y la puerta se cerró (v. 10). Cuando las necias damas de honor regresaron, encontraron que la puerta estaba cerrada. Su petición, “Señor, Señor, ábrenos” (v. 11), no fue escuchada. Su respuesta fue: “No te conozco” (v. 12). Esto es una clara indicación de que no eran verdaderos creyentes. Jesús enseñó: “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen”. Y les doy vida eterna, y no perecerán jamás” (Jn. 10, 27-28).

La vigilancia y la preparación son las dos lecciones que se enseñan en esta parábola. Cristo advirtió, “Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir” (v. 13). Sólo los judíos que reciban a Jesús como su Mesías durante la Tribulación estarán preparados para entrar en el Reino del Milenio en la Segunda Venida de Cristo. Los que no tienen aceite se enfrentarán al juicio y a la condenación eterna.

Trabajando Hasta Que Cristo Venga (vv. 14-30)

La segunda parábola que el Señor enseñó a sus discípulos se refería a la actuación. La parábola de los talentos se centra en ser un fiel mayordomo mientras se espera la segunda venida de Cristo. Aunque la parábola de los talentos es similar a la parábola de las libras en Lucas 19:11 a 27, hay diferencias. En la parábola de las libras Cristo ilustró que los dones iguales, si se usan con diligencia desigual, pueden ser recompensados de manera desigual. En la parábola de los talentos ilustró que los dones desiguales, si se usan con igual fidelidad, serán igualmente recompensados.[2]

Esta parábola comienza con la palabra “Para” (v. 14), vinculándola a la aplicación hecha en el versículo 13. En la parábola de las vírgenes se destaca la preparación espiritual, pero en la parábola de los talentos se destaca la actuación.

Aún hablando del Reino de los Cielos, Jesús contó una simple historia de un hombre que se preparaba para viajar a un país lejano. Antes de ir, confió a tres sirvientes “sus bienes” (v. 14). A los tres siervos les dio “talentos” (v. 15), que podían pesar entre 58 y 100 libras, dependiendo de si eran de plata u oro; así, un talento era una moneda de gran valor. Los talentos en este pasaje eran de plata (argyrion), cada uno equivalente a más de 2.000 dólares en la economía actual. En el primer siglo un trabajador ganaba una dracma (unos 16 centavos) por un día de trabajo. A cada uno de estos sirvientes se le daba una gran suma de dinero: “A uno le dio cinco talentos, a otro dos y a otro uno, a cada uno según su capacidad” (v. 15). Entonces el señor se fue de viaje.

Cada criado debía invertir el dinero que se le confiaba. Los dos primeros siervos comerciaron en el mercado y duplicaron sus inversiones, ganando cinco y dos talentos respectivamente (vv. 16-17). El tercer siervo, que recibió un talento, “cavó en la tierra y escondió el dinero de su señor” (v. 18), una práctica común en el primer siglo (cp. Mt. 13:44).

Después de un largo período de tiempo, el amo regresó a casa y pidió que sus sirvientes dieran cuenta de su administración (v. 19). Los dos primeros sirvientes informaron cada uno de que habían obtenido el cien por cien del dinero de su amo. Fueron muy elogiados por su trabajo: “«Bien, siervo bueno y fiel; en lo poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor»” (vv. 21, 23).

El tercer siervo parecía sorprendido por el regreso de su amo. Rápidamente dio excusas por sus acciones. Obviamente tenía una visión equivocada del carácter de su amo. Lo veía como un hombre duro, cosechando donde no había sembrado y recogiendo donde no se había extendido (v. 24). En otras palabras, veía a su amo como un individuo duro, cruel y despiadado que se beneficiaba del trabajo de otros, recogiendo en su granero la cosecha que otros habían aventado.[3] Esta falta de fe en su amo producía temor en el siervo-miedo de perder el talento de su amo y de ser castigado por él (v. 25). En realidad, lo contrario era cierto: el amo era un hombre amable, generoso, confiado y cariñoso que sólo deseaba lo mejor para sus sirvientes.

La excusa del tercer sirviente no era válida. Si realmente creía que su amo cosechaba y recogía donde no sembraba (v. 26), habría puesto el dinero en un banco para que su amo recibiera los intereses cuando regresara (v. 27). El hombre era un “siervo malvado y perezoso” (v. 26) que mintió para encubrir su pereza y falta de fidelidad. Era un impostor, un hipócrita y un fraude, que pretendía servir a su amo cuando, en realidad, se estaba sirviendo a sí mismo.[4] Este siervo representa a personas que profesan seguir a Cristo pero no poseen la salvación.

La reacción del amo demostró que el sirviente no era su verdadero seguidor. Tomó el talento de este hipócrita y se lo dio al sirviente más productivo, el: uno que tenía diez talentos (v. 28). El tercer sirviente fue condenado a la condenación eterna: “Y al siervo inútil, echadlo en las tinieblas de afuera; allí será el llanto y el crujir de dientes.” (v. 30). Los que son arrojados al infierno esperan el juicio del Gran Trono Blanco, después del cual serán arrojados vivos al Lago de Fuego para sufrir eternamente (Ap. 20:11-15).

Los verdaderos creyentes deben prestar atención a esta advertencia. Cada uno tendrá sus obras juzgadas en el Tribunal de Cristo después del Arrebatamiento de la iglesia. Aquellos que han usado mal sus talentos para el Señor sufrirán la pérdida de sus recompensas (1 Cor. 3:15), pero no perderán su salvación.

Esta parábola proporciona una serie de aplicaciones relativas al uso de los talentos.

  1. A cada siervo del Señor se le da al menos un talento.
  2. Todos los siervos tienen la libertad de usar sus talentos como crean conveniente, pero se espera que los usen.
  3. El Señor ha puesto una gran fe en sus siervos confiándoles habilidades y responsabilidades.
  4. Los siervos fieles siempre tendrán el interés de su amo en el corazón.
  5. El miedo a dar un paso en la fe paraliza a los siervos en su servicio.
  6. Muchos que profesan ser siervos en la iglesia no lo son.
  7. Todos los siervos tendrán que dar cuenta de su administración cuando su Señor lo pida.
  8. Los talentos que no se usen para el servicio del Señor se perderán.
  9. Aquellos que sean fieles en su servicio para el Señor tendrán mayores responsabilidades y privilegios.
  10. Los siervos fieles entrarán en el gozo divino del Señor después de que sus obras sean juzgadas.

Digno Y Malvado En La Segunda Venida De Cristo (vv. 31-46)

La tercera parábola, la de las ovejas y las cabras, fue dada en el contexto del juicio de las naciones. Este juicio es diferente del Juicio del Trono de Cristo y del Juicio del Gran Trono Blanco. El juicio de las naciones determinará quién de los gentiles que vivan en la tierra después de la Gran Tribulación entrará en el Reino del Milenio (vv. 34, 41, 46). Este juicio ocurrirá después de la Segunda Venida de Cristo: “entonces se sentará en el trono de su gloria” (v. 31). Ocurrirá en el Valle de Josafat (Joel 3:2, 12), entre el muro oriental del Monte del Templo y el Monte de los Olivos.

El Señor separará las ovejas de las cabras, como lo hace un pastor (v. 32). Las ovejas son personas justas (v. 37), que serán puestas a su derecha (v. 33), un lugar de honor y bendición. Ellos “heredarán el reino preparado para [ellos] desde la fundación del mundo” (v. 34). Nótese que el Señor no está preparando el reino en el cielo; fue preparado en la eternidad pasada, antes de que el mundo fuera creado. La evidencia de su naturaleza regenerada se basa en la forma en que tratan a los hermanos del Señor, el pueblo judío, durante la Gran Tribulación, mientras sufren una severa persecución. Los justos gentiles los alimentarán, les darán de beber, los acogerán, los vestirán y los visitarán cuando estén enfermos y en prisión (vv. 35-36). Para su asombro, el Señor declarará que en realidad le estaban ministrando (v. 40).

Durante la Tribulación Dios levantará 144.000 evangelistas judíos (Ap. 7, 4) que llevarán a cabo la conversión de una gran multitud de gentiles (Ap. 7, 9-14) a través de su predicación (Mt. 24, 14). Estos gentiles, a su vez, darán evidencia de su fe al ministrar al pueblo judío. Durante el Holocausto de la Segunda Guerra Mundial, cientos de gentiles alimentaron, alojaron y vistieron al pueblo judío escapando de la ira del nazismo. Lo mismo ocurrirá durante la Gran Tribulación.

A diferencia de las ovejas, las cabras serán condenadas en su juicio, maldecidas y entregadas al “fuego eterno, preparado para el diablo y sus ángeles” (v. 41). También ellos se asombrarán del veredicto del Señor, ignorando cualquier oportunidad de ministrarle (v. 44). El Señor les informará que su actitud hostil hacia los creyentes judíos y su maltrato físico durante la Tribulación eran en realidad indicios y demostraciones de su rechazo a Él (vv. 42-43, 45).

En este punto deben hacerse dos observaciones. Primero, el “fuego eterno” no fue preparado para los no salvos sino para el “diablo y sus ángeles” (v. 41), pero aquellos que rechazan la provisión del Señor para la salvación están destinados al fuego eterno. En segundo lugar, las personas no son rechazadas de heredar la vida eterna por no haber realizado buenas obras. Es un concepto erróneo grave que las buenas obras para los pobres y los necesitados sin ejercer la fe producirán la salvación en la vida de las personas. La salvación siempre ha sido, y siempre será, por gracia a través de la fe en Jesucristo. En este pasaje Jesús proclamó el mismo mensaje que Santiago: “la fe sin obras está muerta” (Santiago 2:26). En otras palabras, las obras de los creyentes proporcionan indicaciones externas de la fe salvadora en sus vidas, especialmente durante la Gran Tribulación.

Jesús terminó su discurso enfatizando los dos destinos de los que vivían en el momento de su Segunda Venida, después del juicio de las naciones. Los malvados serán llevados “al castigo eterno, pero los justos a la vida eterna” (v. 46).

Él vendrá pronto. ¡Quizás hoy! ¿Estáis listos?

El juicio está en camino para todos. Aquellos que han recibido a Jesucristo serán juzgados por sus obras en el Tribunal de Cristo. Creyente, ¿estás usando tus talentos de una manera que glorifique al Señor? Aquellos que profesan ser seguidores de Cristo pero no poseen la salvación oirán las palabras “Nunca te conocí” en el Juicio del Gran Trono Blanco. Amigo, ¿estás seguro de que has recibido a Cristo como tu Salvador? Él vendrá pronto. ¡Quizás hoy! ¿Estás preparado?

NOTAS

1. Everett F. Harrison, The Wycliffe Bible Commentary, Matthew (New York, NY: The Inversen Associates, 1971), 90.

2. Ibid., 91.

3. Ibid., 92.

4. J. Arthur Springer, The King Returning, Studies in Matthew 19—28, Moody Manna (Chicago, IL: Moody Bible Institute, 1964), part II, 5.


David M. Levy es el especialista en recursos de medios de comunicación y profesor de la Biblia para el Ministerio de Evangelización de los Amigos de Israel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s