Sin Vergüenza De La Verdad

Posted on Actualizado enn

ESJ-blog 20201102_04

Sin Vergüenza De La Verdad

Por Nate Pickowicz

No ha habido un momento más crucial en la historia reciente en el que los cristianos hayan necesitado mantenerse firmes en su fe. A medida que la cultura se vuelve cada vez más antagónica al cristianismo, la tentación para los creyentes es avergonzarse de la verdad bíblica, e incluso negar a Jesucristo que es Él mismo la verdad (Juan 14:6). Cuando la verdad cristiana es impopular y poco atractiva, hay una inmensa presión del mundo para comprometer nuestro testimonio. Sin embargo, estamos llamados a no vacilar o temer a los demás, sino a permanecer sin avergonzarnos de Cristo. Y mientras muchos pueden alejarse de la fe, nuestro Señor tiene una solemne advertencia para aquellos que se avergüenzan de Cristo y de su verdad.

 

EL LLAMADO A SEGUIR A CRISTO EN LA VERDAD

Leemos las aleccionadoras palabras de Jesús en Marcos 8:38: "El que se avergüence de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo del Hombre también se avergonzará de él cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles". En términos inequívocos, Jesús promete que todos los que vivan avergonzados de Él en esta vida, Él se avergonzará de ellos en el juicio. Esta declaración viene después de su llamado a los creyentes a negarse a sí mismos, a tomar su cruz y a seguirlo, así como su mandato de perder sus vidas por causa del evangelio (vv. 34-35). Aquí no hay lugar para el regateo; es una cuestión de vida o muerte. Pero el mandato es claro: Jesús quiere discípulos que lo sigan de todo corazón, que vivan de una manera que sea consistente con su vida y sus enseñanzas. Esto es más que una obediencia rígida. Jesús busca corazones transformados y personas que estén dispuestas a no avergonzarse de la verdad ante la oposición.

VIVIENDO SIN VERGUENZA

La palabra griega traducida "avergonzado" (epai­schunomai) se refiere a estar avergonzado o temeroso del ridículo, pero también puede referirse a despreciar o rechazar. Cuando Jesús advierte que no hay que "avergonzarse" de Él y de sus palabras, tiene en mente algo más que una simple profesión externa. Después de todo, reprendió a los fariseos y escribas por su hipocresía, citando la profecía de Isaías en Marcos 7:6: "Este pueblo me honra con sus labios, pero su corazón está lejos de mí." En otras palabras, la gente religiosa puede profesar amar a Dios y sin embargo negarlo por su forma de vida (Tito 1:16). Avergonzarse de Cristo es hablar y vivir de una manera que es inconsistente con su verdad revelada. Avergonzarse de Él es funcionalmente negarlo como Señor.

¿Por qué una persona negaría a Cristo? Jesús deja claro en Marcos 8:35-37 que se trata de una cuestión de autopreservación. El error es creer que puedes salvar tu propia vida abrazando al mundo. Y como el mundo odia a Cristo y su evangelio, odian a todos los que le juran lealtad. Sin embargo, negar a Cristo es tratar de ganar el favor del mundo y preservar efectivamente la propia vida. De esta manera, salvar la propia vida es como negar a Cristo. Pero Jesús advierte contra tal comportamiento. En Marcos 8:38, declara que quien busque el favor de este mundo "adúltero y pecador" negándolo no recibirá nada más que vergüenza en la vida venidera. Un poco de alegría ahora por una eternidad de dolor. Unos momentos de alabanza del hombre a cambio de las maldiciones de Dios para siempre.

MANTENIENDO NUESTRO TESTIMONIO DE FE

Sin embargo, tenemos una nube de testigos en las Escrituras que no negaron la fe, sino que vivieron sin avergonzarse de la verdad de Dios (Hebreos 11:1-40). El Apóstol Pablo declaró firmemente, "No me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree" (Rom. 1:16). Además, animó al joven Timoteo: "No te avergüences del testimonio sobre nuestro Señor" (2 Tim. 1:8), y él mismo no se avergonzó de sufrir por Cristo (v. 12).

Amado, anima tu corazón. Frente a la oposición mundana, mantente firme. No tengas miedo de "perder tu vida", como dice Jesús. No temas el ceño fruncido y el desprecio de los incrédulos. El Señor juzgará a esta "generación adúltera y pecadora". Si sigues a Cristo y pierdes tu vida por su causa y por la del evangelio, serás encontrado seguro en Él. Además, no sólo se desvergonzará de ti en el juicio, sino que te confesará ante el Padre que está en el cielo (Mateo 10:32).


El Rev. Nate Pickowicz es pastor de la Iglesia Harvest Bible en Gilmanton Iron Works, N.H. Es autor o editor de varios libros, incluyendo Why We’re Protestant.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s