El Giro Apocalíptico Errado (3ª. Pte.)

Posted on

ESJ-blog 20201104_01

El Giro Apocalíptico Errado (3ª. Pte.)

Por Paul Henebury

Ir Mucho Más Allá De La Biblia

Todos los principales defensores del apocalíptico recogen datos, aunque no exclusivamente, de fuera de la Biblia. Brent Sandy demuestra su procedimiento de ir más allá de las Escrituras cuando dice: "Para entender el lenguaje del apocalíptico, debemos revisar el período de la historia del mundo relevante a Daniel 8 y luego examinar el lenguaje de Daniel"[1] El no está solo. Observe lo que implica esta afirmación sobre el género:

El Apocalipsis fue un género literario que floreció en el período entre el AT y el NT (aunque las visiones apocalípticas del futuro se pueden encontrar tanto en el AT como en el NT).[2]

Aquí hay otra declaración del Diccionario de Imágenes Bíblicas:

Las formas de expresión apocalípticas eran muy comunes fuera de la Biblia, y los lectores contemporáneos necesitan familiarizarse con esa mentalidad para entender la literatura apocalíptica bíblica y el simbolismo.[3]

Lo que el autor de este artículo está diciendo es que uno no puede comprender grandes partes de Daniel y el Apocalipsis, sin mencionar ciertas partes de Isaías, Ezequiel, Zacarías, Mateo y algunas cartas paulinas[4], a menos que uno vaya más allá de la Biblia para encontrar pistas de cómo los antiguos usaban este tipo de imágenes.

Mantener esta comprensión de lo apocalíptico implica una negación implícita de la suficiencia de las Escrituras. Siempre que nos adentramos en la historia profana, por ejemplo, para tratar de determinar el género[5], las ideas que son ajenas a la Biblia se aplican inevitablemente al texto de la Biblia, socavando así esencialmente la propia capacidad de la Biblia para explicarse.

Encontramos esto de nuevo en un reciente trabajo evangélico:

La literatura apocalíptica del Antiguo Testamento pertenece a un género de escritura judía que incluye tanto textos canónicos como no canónicos. Para una adecuada comprensión de este género en el contexto de su desarrollo histórico, ninguno de estos grupos de textos debe ser examinado aisladamente del otro.[6]

Observe la posición que las Escrituras inspiradas están siendo forzadas a tomar. Debe permanecer contenta para ser analizada junto con los escritos no inspirados y hasta que los artefactos accidentales de la historia antigua hayan sido tamizados. Pero dejar que la Biblia sea su propio intérprete despeja mucha confusión. Por un lado, uno ve la probabilidad de que los apocalipsis judíos posteriores (por ejemplo, el Libro de los Vigilantes; el Testamento de Leví) sean intentos de copiar los escritos bíblicos y ponerlos en uso en circunstancias de penuria y desesperanza.[7]

De nuevo, si vamos a insistir en que es erróneo pensar que lo apocalíptico sirve para dar un contenido profético específico, sino que nos deja con una imagen o impresión de algo, parece natural que nos preguntemos cómo Dios va a envolver la historia, ya que básicamente todos los pasajes que hablan de ella se agrupan como textos "apocalípticos". ¿Lo hará "enrollando los cielos como un pergamino" (Isaías 34:4)? ¿Vendrá Jesús realmente "en las nubes con gran poder" (Mc. 13:26)? ¿Lo seguirán realmente los ejércitos del cielo (Ap. 19:14)? ¿Habrá un gran terremoto (Apc. 16:18)? ¿Se volverá la luna roja como la sangre (Apc. 6, 12)? La respuesta que viene de la esquina apocalíptica es No, estos son símbolos destinados para crear impresiones. Para que conste, mi respuesta es ¡Sí!

Recordándonos la Cosmovisión “salvaje” de la Biblia

Reunamos algunas de las cosas que la gente vio y experimentó en los tiempos del Antiguo Testamento. Sería un ejercicio saludable reflexionar sobre estos eventos antes de considerar el apocalíptico como un género.

Adán vio querubines[8] y una espada relampagueante que cerraba el camino al árbol de la vida (Gen. 3:24). Enoc fue arrebatado del mundo sin ver la muerte (Gen. 5:24). Los hombres vivieron hasta edades asombrosamente longevas antes del diluvio universal (Gen. 5). Los bene ha elohim de Génesis 6 fueron probablemente ángeles caídos demoníacos.[9] Hubo gigantes en la tierra antes y después del diluvio (Génesis 6:4; Números 13:33). Dos de cada criatura vinieron a Noé, aparentemente por su propia voluntad (Génesis 7:15). Jacob luchó con un ángel (Gen. 32:24-32). Moisés contempló la zarza ardiente que no se consumió… (Éxodo 3:3-6); Éxodo 13 se refiere a la columna de fuego y nube que protegía a Israel. El bastón de Aarón y las varas de los visires se convirtieron en serpientes (Éxodo 7:9-12); Recuerda las doce plagas de Egipto (Éxodo 7-11); los hijos de Coré bajaron vivos al seol cuando la tierra se abrió debajo de ellos (Números 16:30-33). Balaam vio a un ángel con la espada desenvainada (Números 22:21-35); y su burro le habló (Números 22:30). Josué se enfrentó al ángel de Yaheh (Josué 5:13-15). Él también vio a los gigantes (Josué 17:15 – observe el informe de la realidad). El Libro de los Jueces está lleno de eventos sobrenaturales, como el ángel de Yahvé que reprende al pueblo en Boquim (Jue. 2:1-4); lo mismo que se le apareció a Gedeón (Jue. 6), y a Manoa y su esposa (Jue. 13); la fuerza sobrenatural del hijo de Manoa, Sansón (Jue. 14 – 16). [10] En los tiempos de la Monarquía Dividida, Elías bajó fuego del cielo (1 Reyes 18:36-38; 2 Reyes 1:10-14), y fue llevado al cielo en un carro de fuego (2 Reyes 2:11-12); Eliseo vio caballos y carros de fuego (2 Reyes 6:17). En los tiempos de Ezequías un ángel bajó y mató a 185.000 soldados asirios en una noche (2 Reyes 19:35).

De este muestreo de extraños sucesos sobrenaturales surge una pregunta: ¿Cuántos de estos incidentes habrían sido interpretados como imágenes simbólicas y apocalípticas debido a "visiones extáticas" y perspectivas estilizadas si no hubieran tenido lugar ya? ¿Y cuántas de las características de lo apocalíptico caracterizan también las narraciones históricas de la Biblia? Debemos examinar esta cuestión más a fondo.

———————————————————————–

[1] D. Brent Sandy, Plowshares & Pruning Hooks: Rethinking the Language of Biblical Prophecy and Apocalyptic (Downers Grove, IL: InterVarsity, 2002), 103

[2] Dictionary of Biblical Imagery, Gen. eds., Leland Ryken, James C. Wilhoit, Tremper Longman III, (Downers Grove, IL: InterVarsity, 1998), 35.  Emphasis mine

[3] Ibid, 36

[4] Collins escribe que los eruditos que trataron de formular una visión consensuada de lo apocalíptico en la revista Semeia (No 14) rechazaron el apocalipsis de Isaías y Marcos 13 como apocalipsis – John J. Collins, Apocalypse, Prophecy and Pseudepigraphy, 3 n.7

[5] No hay espacio aquí para hablar de la actual tendencia popular de "Crítica de Género", que creo firmemente que no es bíblica y que sufrirá el mismo destino que la "crítica de la fuente" que estuvo de moda durante la mayor parte del siglo XX. Basta con decir que el género no determina ni puede determinar el significado. Los lectores que deseen saber por qué deben simplemente reflexionar sobre el hecho de que antes de ser categorizado un texto debe ser leído en su sentido normal. Vea el excelente tratamiento de esto por Richard A. Howe, “Does Genre Determine Meaning?” en The Jesus Quest: The Danger From Within, edited by Norman L. Geisler and F. David Farnell (Xulon Press, 2014).

[6] Richard A. Taylor, Interpreting Apocalyptic Literature, 41

[7] También parecen traicionar el aparente fetiche de los religiosos no inspirados para imitar los escritos inspirados. Otro ejemplo de esto son los muchos falsos Evangelios y Actos que surgieron en los siglos II a IV d.C.

[8] Los eruditos que promueven el concepto de un motivo de "Templo Cósmico" en las Escrituras a menudo identifican a Adán como el querubín de Ezequiel 28:14-16. Pero entonces seguramente los querubines que guardaban el camino de regreso al Edén tendrían que ser humanos también. Para más comentarios ver la exposición de “El Misterioso Rey de Tiro” en el capítulo de Ezequiel.

[9] Véase, e.g., Jeffrey J. Niehaus, Biblical Theology, Vol. 1, 164-168

[10] ¿Quién creería el hecho de que la gran fuerza de Sansón estaba realmente conectada con el largo de su cabello si sólo leyó sobre ello en un libro apocalíptico del siglo III A.C.?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s