Mantén En Toda Vigilancia Tu Corazón

Posted on

ESJ-blog 20201124_02

Mantén En Toda Vigilancia Tu Corazón

Por H.B. Charles Jr

– Proverbios 4:23 consiste en una exhortación y una explicación, una orden y una razón. El versículo comienza con un llamado a mantener el corazón vigilado. Como un soldado que defiende su puesto contra un ataque, debes guardar tu corazón.

Típicamente asociamos el corazón con nuestras emociones. En las Escrituras, sin embargo, el corazón representa la mente, la voluntad y las emociones. El corazón es la sede de la persona. Es el ser más íntimo de uno; el centro de control de la vida.

La orden de guardar el corazón nos recuerda la prioridad del ser interior. Lo que sucede dentro de nosotros es siempre más importante que lo que sucede a nuestro alrededor. La actitud de nuestros corazones importa más que las circunstancias de nuestras vidas. El corazón del asunto es siempre el asunto del corazón.

Guardar tu corazón es una responsabilidad continua. No es como poner una alarma y confiar en que tu casa está segura mientras pasas el día. Es como poner seguridad armada en la puerta para proteger la casa contra intrusos o invasiones. Debes mantener con toda la vigilancia tu corazón. Haz lo que sea necesario para proteger tu corazón. Practica la supervisión diligente del estado de tu corazón.

¿Por qué es importante guardar tu corazón? El corazón es la fuente de la vida. De él fluyen los manantiales de la vida. Tus pensamientos, elecciones y sentimientos fluyen de lo que está en tu corazón. El corazón es un poderoso río. La vida es una corriente desbordante. El flujo del río determina la vida, la salud y la fuerza de la corriente.

Muchas personas luchan por experimentar un cambio de vida significativo, porque tratan sus problemas río abajo en vez de río arriba. Trabajan río abajo para sacar los escombros del agua. Cuanto más retiran, más fluyen hacia adentro. El verdadero cambio sólo se produce cuando se va río arriba y se aborda el meollo del asunto.

¿Qué significa guardar tu corazón con toda la vigilancia?

Mantener tu corazón fluyendo. Un arroyo se secará si no hay una fuente de agua que fluya hacia él. También lo hará nuestro corazón. El corazón no puede sobrevivir con su propia fuerza, sabiduría o recursos. Necesitamos alabar la gloria de Dios en la adoración. Necesitamos alimentarnos de la verdad de Dios en las Escrituras. Necesitamos confiar en la ayuda de Dios a través de la oración. Bendito sea el corazón que tiene sed de Dios, como un ciervo que se calienta por las corrientes de agua (Salmo 42:1).

Mantén tu corazón limpio. La tragedia de un derrame de petróleo no es el barco naufragado que causó el derrame. Es la contaminación del agua y la destrucción de la vida lo que resulta. De la misma manera, si tu corazón está contaminado, tu vida también lo estará. Por la sangre expiatoria de Cristo, el poder santificador del Espíritu y la obra renovadora de la Palabra, mantén tu corazón limpio. Ora con David, "Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí" (Salmo 51:1).

Mantén tu corazón fuerte. Cuando un arroyo fluye en muchas direcciones diferentes, su fuerza se disipa. La vida funciona de la misma manera. Puede que sientas la presión de perseguir muchas cosas buenas en la vida. Pero si no guardas tu corazón, el bien se convierte en el enemigo de lo mejor. Un corazón fuerte no es un corazón compartido. Mantén tu corazón fuerte con una devoción firme al Señor. Comparte el testimonio de Pablo, "Una cosa hago…" (Filipenses 3:12-14).

Mantén tu corazón tranquilo. Mientras las tormentas de la vida rugen, el tumulto perturba el corazón desatendido. La tentación es huir a un lugar de paz. Pero si la tormenta se desata en el interior, la reubicación no encontrará un refugio tranquilo. Por el contrario, el corazón tranquilo se mantiene firme en la tempestad. No se preocupe por nada. Ore por todo. Mientras oras para alejar tus preocupaciones, la paz de Dios guardará tu corazón y tu mente en Cristo Jesús (Filipenses 4:6-7).

Mantén tu corazón útil. Nada vive en el Mar Muerto, porque las aguas fluyen hacia él desde el río Jordán, pero nada sale. Debe haber entrada y salida para sostener la vida. Guarda el flujo de tu corazón yendo y viniendo. A medida que la verdad, el amor y la gracia de Dios fluyen dentro la obediencia, el servicio y la generosidad deben fluir. Sé un río, no un embalse. Derrama en las vidas de los demás el desbordamiento de la bondad del Señor hacia ti.

Un comentario sobre “Mantén En Toda Vigilancia Tu Corazón

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    24 noviembre 2020 en 10:30 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s