Buscando Milagros En Todos Los Lugares Equivocados

Posted on

ESJ-blog 20201124_01

Buscando Milagros En Todos Los Lugares Equivocados

Por Jordan Standridge

En todo el mundo la gente está buscando milagros.

Ya sean escépticos que se burlan de los creyentes pidiendo pruebas para Dios, mujeres que rezan a María con la esperanza de que la sangre salga de sus ojos, o discapacitados que se presentan en un evento de Benny Hinn con la esperanza de que puedan ser sanados sólo para volver a casa, todavía enfermos o deformes. Esto después de que se les dijera que simplemente no tenían suficiente fe para sanarse, al menos no tanta fe como la gente con tumores dudosos y espaldas dañadas.

La gente de todo el mundo está hambrienta de milagros, pero están buscando en todos los lugares equivocados. Esto, tristemente, afecta a los asistentes a la iglesia también.

En muchas iglesias de todo el mundo, hacer milagros es una expectativa para los miembros. De hecho, en muchas iglesias la falta de capacidad para realizar milagros es una señal de que la persona puede no haber experimentado la justificación.

Tristemente, este ha sido el comportamiento del mundo desde que Jesús vino a la tierra.

Muchas personas sólo siguieron a Jesús para que sus enfermedades pudieran ser sanadas, sus vientres llenos, o sus enemigos conquistados.

Francamente, los milagros que buscaban, aunque fascinantes y maravillosos, eran muy, muy finitos. Incluso el increíble milagro de resucitar a Lázaro de entre los muertos fue finito (Juan 11:38-44). Duró sólo unos años. ¡Murió otra vez!

Sin embargo, hay un milagro que dura para siempre, y aunque no sea tan visible como hablar en un idioma que nunca se ha aprendido antes, o incluso ayudar a que el miembro de alguien vuelva a crecer, es mucho más duradero, de hecho es eternamente más duradero.

Ese es el milagro de la salvación.

Algunas habilidades milagrosas han pasado, con la finalización de la palabra de Dios, pero el mayor milagro de todos, el milagro de la conversión es mucho más convincente si se piensa en ello. Ver a un alma destinada al infierno ser transformada por la palabra de Dios, es estimulante, y más aún cuando te das cuenta de que, esa alma disfrutará del beneficio de ese milagro por la eternidad.

¡Y la belleza de este milagro es que Dios se lleva todo el crédito!

No es una minimización de Dios decir que los seres humanos ya no pueden hacer milagros. Sólo unos pocos hombres en la historia han tenido esa habilidad de todos modos. En todo caso, es una minimización del hombre. Más bien, es una exaltación de la obra del Espíritu Santo. ¿Y qué si Él no permite a los hombres hacer pequeños milagros? Él puede seguir trabajando sin dejarles crear algunas serpientes con sus bastones (éxodo 7:10) o quemar toros mojados (1 Reyes 18:38 ). El Espíritu Santo no se limita a lo que los hombres pueden hacer. De hecho, en esta época de cese de los dones milagrosos, el Espíritu no está limitado de ninguna manera, Él está trabajando de millones de maneras. La principal de ellas es cuando habita en una persona el momento de la regeneración. Este sellado del espíritu (Ef. 1:13 ) es un milagro eterno que se disfrutará para siempre, pero los milagros no se detienen con la regeneración, se ven constantemente a lo largo del proceso de santificación.

¿Alguna vez has pensado en eso?

He sido tan animado por Tim Challies recientemente. Su milagrosa respuesta a su prueba estimuló este post. Si no has leído algunos de sus últimos posts deberías hacerlo. (Este, este, este y este) No puedo evitar dar gracias a Dios por todo lo que ha escrito durante el último mes. Su respuesta a la muerte de su único hijo, ha sido toda la prueba que necesitas de que Dios existe y que transforma la mente y los corazones de los humanos. Se ha afligido, por supuesto, ha llorado, como debería, pero ha pastoreado y evangelizado a muchos a través de sus palabras y su ejemplo.

Este es sólo un ejemplo de los miles de cristianos que sufren y, sin embargo, se alegran en sus pruebas, y están haciendo milagros expresando a través de sus acciones la obra milagrosa del Espíritu en sus corazones si simplemente estamos prestando atención. Dios está trabajando y está trabajando no sólo a través de la conversión sino también a través de la santificación.

Hay dos pasajes que me vienen a la mente donde vemos la obra milagrosa del Espíritu para regenerar las almas de manera notable.

El primero está en Hechos 5:14 . Después de que Dios matara a dos personas por mentir, la gente alrededor del campamento, aunque temerosa de los apóstoles (Hechos 5:13 ), se convirtió en cristiana! Piense en la naturaleza de la conversión. Dios usó el miedo que la gente tenía al juicio de su pecado para llevarlos al arrepentimiento y a la salvación. Eso es asombroso. Se podría pensar que Dios matando a la gente por mentir sería un elemento disuasorio para la conversión y, sin embargo, eso es lo mismo que utilizó para atraer a la gente hacia sí.

El segundo está en Filipenses 1:14. Pablo, que está en prisión, es tan humilde como para decir que el Evangelio se difunde más con él en la cárcel que si estuviera caminando libremente afuera. La razón, espérela, es que los creyentes que le visitan están tan animados por su gozo en las pruebas, que ¡salen más dispuestos a predicar el Evangelio! Eso también es sorprendente. ¡Porque uno pensaría que ver a alguien, esperando el juicio y potencialmente a punto de perder la cabeza por compartir el Evangelio, le disuadiría de eso mismo! En cambio, el Espíritu de Dios, a través de su milagroso poder, usa ese ejemplo para vigorizar e impulsar a los creyentes a ser más audaces en la evangelización.

Hay innumerables cristianos a nuestro alrededor, basados en la Palabra de Dios, que demuestran la extraordinaria obra del Espíritu en sus vidas, no a través de acciones externas sobrenaturales, sino más bien a través de respuestas internas sobrenaturales a las pruebas y el sufrimiento. Necesitamos abrir los ojos, dejar de buscar cosas que Dios no ha prometido, y mirar a los santos más maduros que son milagros andantes de fe en Dios.

Estos ejemplos son notables. Y están a nuestro alrededor si simplemente asistimos a la iglesia y conocemos a los maravillosos santos con los que Dios nos ha rodeado.

No hay necesidad de buscar los milagros emocionales que duran "unos pocos minutos y luego se van", casi como si buscáramos un "subidón" egoísta para hacernos sentir mejor acerca de nuestras habilidades, más bien buscar los milagros eternamente duraderos en los que Dios se lleva todo el crédito y que durarán para siempre.

Un comentario sobre “Buscando Milagros En Todos Los Lugares Equivocados

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    25 noviembre 2020 en 9:52 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s