Haciendo Un Pacto Con Abraham (1ª. Pte)

Posted on

ESJ-blog 20201207_01

Haciendo Un Pacto Con Abraham (1ª. Pte)

Por Paul Henebury

Este es otro extracto del libro que estoy tratando de escribir.

El pacto Abrahámico es fundamental para la historia bíblica que se desarrolla a partir de entonces, y Génesis 15 es quizás el pasaje clave para entenderlo con respecto a él.[1] La iniciativa es de Dios, y es aquí donde Dios se compromete por medio de un juramento a cumplir los detalles de las promesas que le hace a Abraham. Será útil reproducir la primera parte del capítulo.

1 Después de estas cosas la palabra del Señor vino a Abram en visión, diciendo:

No temas, Abram,
yo soy un escudo para ti;
tu recompensa será muy grande.

2 Y Abram dijo: Oh Señor Dios, ¿qué me darás, puesto que yo estoy sin hijos, y el heredero de mi casa es Eliezer de Damasco? 3 Dijo además Abram: He aquí, no me has dado descendencia, y uno nacido en mi casa es mi heredero. 4 Pero he aquí que la palabra del Señor vino a él, diciendo: Tu heredero no será este, sino uno que saldrá de tus entrañas, él será tu heredero. 5 Lo llevó fuera, y le dijo: Ahora mira al cielo y cuenta las estrellas, si te es posible contarlas. Y le dijo: Así será tu descendencia. 6 Y Abram creyó en el Señor, y Él se lo reconoció por justicia. 7 Y le dijo: Yo soy el Señor que te saqué de Ur de los caldeos, para darte esta tierra para que la poseas. – Genesis 15:1-7

Algún tiempo después de la bendición del sacerdote de Dios, el mismo Yahvé se le aparece a Abram y reitera Su palabra de promesa. El intercambio es instructivo. La respuesta inmediata de Abram a la visión de Dios es pedir por un hijo (cf. 11:30). Si la tierra iba a ir para sus descendientes (zera – "simiente") como Dios había dicho (13:15-16), entonces algo tenía que pasar sobre la condición de Sara. Como todo lector de la Biblia sabe, Dios iba a hacer algo al respecto… ¡con el tiempo! Pero Abram ha estado reflexionando sobre la promesa. Y él y su esposa ciertamente habrían sido sensibles al asunto en cualquier caso. Él es muy atrevido con Dios. Hay un aire de desesperación e incluso ironía en sus palabras; “He aquí, no me has dado descendencia, y uno nacido en mi casa es mi heredero.”

No sabía que pasarían muchos años más hasta que Dios finalmente viniera. En un momento en que toda esperanza parecía perdida, Dios mostró que era tan bueno como Su palabra. Esto debería recordar al lector que Dios hará exactamente lo que ha dicho que hará con respecto a los descendientes de Abraham (el Israel nacional en el contexto – 15:13) aunque a muchos les parece que su tiempo ha pasado.

La respuesta del Señor le asegura a Abram que su expectativa original basada en la promesa de Dios (12:2a), era correcta. “Tu heredero no será este, sino uno que saldrá de tus entrañas, él será tu heredero.” (15:4). Y aún así, todo lector de la Biblia sabe que su prueba de esperar un hijo estaba lejos de terminar. Pero Abram creyó lo que Dios le dijo, no sólo sobre un heredero, sino también sobre sus descendientes. La fe en la promesa de Dios es la fe en su carácter, y el carácter de Dios sólo se puede confiar si se puede confiar en sus palabras. La fe de Abram en la promesa glorificó a Dios y la respuesta de Dios fue justificar a Abram como justo ante Él.

El contexto es muy claro que el contenido de la declaración de Dios sobre las estrellas del cielo y la arena en la orilla del mar evocó la confianza en Abram y que Dios consideró esa confianza como justicia a la cuenta de Abram. A Abram no se le presentó un mensaje sobre un Mesías crucificado y resucitado. No habría sabido lo que era la crucifixión en ningún caso. Cuando el Apóstol usa Génesis 15:6 en su argumento para la justificación repite el contenido del mensaje mientras observa la respuesta de Dios a la fe de Abram (Rom. 4:3-5; Gal. 3:6-7). La responsabilidad de Pablo está en la fe en Dios, no en lo que Abram creía.[2]

Tras esta transacción de fe y justicia, lo siguiente que surge es el regalo de la tierra (15:7). Para el escritor del Génesis, como en el Antiguo Testamento en general, la simiente y la tierra permanecen juntas. No deberían estar separadas en nuestra teología. Es al tema de la tierra al que se refiere el capítulo ahora.

8 Y él le dijo: Oh Señor Dios[a], ¿cómo puedo saber que la poseeré? 9 Él le respondió: Tráeme una novilla de tres años, una cabra de tres años, un carnero de tres años, una tórtola y un pichón. 10 Él le trajo todos estos y los partió por la mitad, y puso cada mitad enfrente de la otra; mas no partió las aves. 11 Y las aves de rapiña descendían sobre los animales sacrificados, pero Abram las ahuyentaba.

12 Y sucedió que a la puesta del sol un profundo sueño cayó sobre Abram, y he aquí que el terror de una gran oscuridad cayó sobre él. 13 Y Dios dijo a Abram: Ten por cierto que tus descendientes[f] serán extranjeros en una tierra que no es suya, donde serán esclavizados y oprimidos[g] cuatrocientos años. 14 Mas yo también juzgaré a la nación a la cual servirán, y después saldrán de allí con grandes riquezas. 15 Tú irás a tus padres en paz; y serás sepultado en buena vejez. 16 Y en la cuarta generación ellos regresarán acá, porque hasta entonces no habrá llegado a su colmo la iniquidad de los amorreos. 17 Y aconteció que cuando el sol ya se había puesto, hubo densas tinieblas, y he aquí, apareció un horno humeante y una antorcha de fuego que pasó por entre las mitades de los animales. 18 En aquel día el Señor hizo un pacto con Abram, diciendo:

A tu descendencia[j] he dado esta tierra,
desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Eufrates:

19 los ceneos, los cenezeos, los cadmoneos, 20 los hititas, los ferezeos, los refaítas, 21 los amorreos, los cananeos, los gergeseos y los jebuseos.– Genesis 15:8-21 

Los animales que Abram divide (vv. 9-10), son animales limpios designados por Dios. Aunque algunos han visto presagios del futuro de Israel al expulsar los pájaros, nos parece bastante lógico que Abram hubiera tenido suficiente de él para proteger la escena sagrada hasta que llegó Yahvé. En la misma línea, la "cuarta generación" del versículo 16 probablemente no transmita nada más que ese simple hecho. Pero la predicción subraya el significado literal de toda la revelación.

—————————————————————————————————-

[1] So John H. Sailhamer, que escribe: "Las dos narraciones centrales que presentan el pacto de Abraham con Dios son Génesis 15 y Génesis 1. Ambos capítulos representan los principales puntos de la composición en la estrategia literaria y teológica general del Pentateuco. Sin embargo, Génesis 15 supera a todos los demás capítulos del Pentateuco al presentar la naturaleza y el propósito del pacto y la bendición abrahámica.” – The Meaning of the Pentateuch, 436-437.

[2] Volveré a este tema. Basta por ahora con que el mensaje del Evangelio incluya el contenido que ahora debe ser creído para que la justicia nos sea reconocida por Dios. Ver, por ejemplo, Charles C. Ryrie, Dispensationalism, 115-117

[3] Véase por ejemplo, W. J. Dumbrell, Covenant and Creation, 47-49; D. J. McCarthy, Treaty and Covenant, 91.

[4] “Dios la inició con Abraham unilateralmente, siendo la única responsabilidad de Abraham aceptarla; y sus promesas también fueron garantizadas de cumplimiento, sin importar cuán fiel sea Abraham a sus términos.” – Eugene H. Merrill, Everlasting Dominion, 326

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s