Venciendo el miedo a COVID-19

Posted on

ESJ-blog 20201217_01

Venciendo el miedo a COVID-19

Por JOSH BUICE

A medida que nos acercamos a finales de 2020, podemos decir con certeza que han sido doce meses difíciles. Justo cuando la carrera política por la presidencia de los Estados Unidos se estaba calentando para las elecciones de noviembre, COVID-19 fue presentado al mundo. En pocas semanas se extendió desde China a todo el mundo.

Justo la semana pasada, mi hijo fue diagnosticado con COVID-19. En el transcurso de una semana, 4 de los 6 miembros de nuestra familia lo contrajeron, incluyendo a mi esposa y a mí. Los niños se recuperaron rápidamente, pero a Kari y a mí nos ha llevado un tiempo recuperarnos. Incluso esta mañana, mi cuerpo sigue experimentando fatiga y todavía no he recuperado mis sentidos del olfato y el gusto. El caso de mi esposa fue mucho peor que el de cualquiera de nosotros, y ayer mismo le subió la fiebre y pudo salir de la cama por primera vez en varios días.

A lo largo de todo este año, hemos visto a COVID-19 impactar a nuestro país de muchas formas diferentes. Ha habido un exceso de alcance del gobierno y abuso de poder, la pérdida de empleos, el deterioro de la salud mental, y un gran temor y pánico al ver morir a amigos, compañeros de trabajo, familiares y vecinos.

Mientras vemos al mundo responder a COVID-19 por miedo, ¿cómo debería responder la iglesia de Jesucristo?

Recuerde Que Vivimos En Un Mundo Donde La Gente Muere

Hay mucho debate sobre el cómo y el por qué de COVID-19, pero tengamos la certeza de una cosa, sea lo que sea y como sea que nos haya llegado, es una verdadera enfermedad que mata a la gente. Sin embargo, debemos mirar la vida a través de un lente bíblico adecuado. Según Romanos 5:12, cuando Adán y Eva pecaron, la muerte entró en el mundo. Vivimos en un mundo que está enfermo y está lleno de varios tipos de enfermedades que llevan a la muerte.

Según la Organización Mundial de la Salud, las diez principales causas de muerte son las siguientes:

1. Enfermedad del corazón

2. Derrame cerebral

3. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica

4. Infecciones respiratorias inferiores

5. Condiciones neonatales

6. Cánceres de tráquea, bronquios, pulmón

7. Enfermedad de Alzheimer y otras demencias

8. Enfermedades diarreicas

9. Diabetes Mellitus

10. Enfermedades de los riñones

El hecho es que todos vamos a morir. Hay muchas enfermedades diferentes que pueden causar la muerte, incluyendo la gripe común, que es bastante mortal. En el invierno de 2017-2018, unas 80.000 personas murieron de gripe. Ahora, con COVID-19 y la politización de la pandemia por los políticos, el miedo se ha apoderado de muchos.

Según 2 Timoteo 1:7, el cristiano no debe entregarse a un “espíritu de miedo.” Pablo estaba amonestando a su joven discípulo que a menudo era tímido y temeroso de liderar a través de las dificultades. En nuestro caso, debemos reconocer lo mismo respecto a la vida cristiana. Dios no nos ha llamado a ser atrapados por el miedo y a desarrollar una visión desequilibrada de la vida como resultado de COVID-19.

Recuerde Que Servimos A Un Dios Soberano

Mientras el mundo entero observaba la primera vacuna administrada ayer en América, muchas personas tienen la esperanza de que esta vacuna ponga fin a esta temporada de oscuridad. Independientemente de sus posturas sobre las vacunas, como cristianos ponemos nuestra confianza en nuestro Dios soberano que gobierna sobre la vida, la muerte, la enfermedad, las vacunas, y todo lo que se ve y no se ve al acecho en nuestro mundo.

  • Dios ha fijado el día en que moriremos (Hebreos 9:27).
  • Dios ha determinado la duración de nuestros días (Job 14:1-6).
  • Dios desea que contemos nuestros días (Salmo 90:12).

Debemos evitar que nos trague el miedo. ¿Por qué el libro de Job tiene tantas referencias al miedo? Considere cómo comienza el libro. Job es despojado de todo lo que tenía valor en su vida, incluyendo sus propios hijos. Lo único que quedó fue su propia vida. Sin embargo, eligió temer a Dios en vez de a la muerte y a las inciertas circunstancias de esta vida. Nunca sabemos lo que un día puede traer, pero no debemos vivir en modo de retiro en este mundo de oscuridad. Debemos seguir adelante como luces en un mundo oscuro, personas que eligen la fe en lugar del miedo y aquellos cuya confianza es su temor a Dios (Job 4:6).

La fe en Dios no significa que ignoremos la sabiduría. Cuando ponemos nuestra fe y confianza en el Señor, lo hacemos con la confianza de que él gobierna sobre la salida y la puesta del sol. Podemos lavarnos las manos, ejercitar la sabiduría y vivir la vida con la confianza de que nuestro Señor reina.

Recuerde Servir Y Adorar A Dios

Estamos viendo el impacto masivo que COVID-19 ha tenido en nuestro mundo. El gobierno ha intervenido y ha cerrado negocios, escuelas, e incluso ha intentado cerrar iglesias locales como resultado de COVID-19.

Hemos visto desarrollarse nuevas directrices que dividen lo esencial de lo no esencial. A medida que nuestro mundo continúa resolviendo cuándo es seguro ir al teatro o sentarse en las gradas para un partido de fútbol, los cristianos deben permanecer firmes en cuanto a la naturaleza esencial de la iglesia local. Hay un giro liberal en las noticias que busca etiquetar consistentemente a la iglesia como insegura. Algunos cristianos han vuelto al trabajo y a otras funciones normales de la vida, pero se niegan a reunirse para ir a la iglesia.

He tenido tres vecinos que contrajeron COVID-19, uno de los cuales ha muerto y otro está actualmente en estado crítico luchando por su vida. Uno de los vecinos tiene 90 años y sobrevivió. Su yerno es otro de nuestros vecinos, y aunque es mucho más joven, murió. Tengo otro vecino llamado Lewis que es mi vecino inmediato y está actualmente en condición crítica como resultado de COVID-19. Sin embargo, ninguno de mis vecinos contrajo COVID-19 de la iglesia.

Durante este año calendario, he viajado mucho. Mucho más de lo que pensaba. He predicado en Los Ángeles en la Master’s University, en una conferencia en Recife, Brasil, en una conferencia en Florida, y mi familia también se tomó unas vacaciones donde viajamos fuera del estado. En todas esas circunstancias era mucho más probable contraer COVID-19 que asistir a la iglesia.

A medida que la gente se aleja de la iglesia y la trata como no esencial, puede tener un impacto dramático en su condición espiritual. Mientras que las amistades se verán obstaculizadas, la vida normal de la iglesia local y la forma en que funcionamos como un pueblo unido tanto para el servicio como para la adoración se ve obstaculizada. Considere lo que sucede cuando los cristianos se retiran de su iglesia local:

1. Los dones espirituales no se ejercen.

2. No se reciben los medios ordinarios de gracia (es decir, la Cena del Señor).

3. Se obstaculizan las amistades.

4. La adoración se ve afectada.

5. El pecado siempre está agazapado en la puerta.

6. Abrir la puerta para la depresión y el miedo.

Según un artículo del USA Today que cita un estudio de salud mental, "Los bloqueos del Coronavirus estaban destinados a proteger nuestra salud física. Las nuevas investigaciones muestran que pueden ser bastante perjudiciales para nuestra salud mental". Según la reciente encuesta Gallup, mientras el estado de la salud mental de los americanos está en el punto más bajo en dos décadas, los asistentes frecuentes a la iglesia han demostrado ser más estables que otros.

¿Por qué citar tales estudios de investigación? Simplemente confirma lo que nosotros, como cristianos, ya sabemos. La iglesia no es un aditivo opcional en nuestras vidas. Necesitamos la iglesia y necesitamos adorar a Dios como un pueblo unido

Mientras avanzamos en esta temporada de oscuridad, quiero instar a mis compañeros cristianos a mantenerse enfocados en el Señor y permitirle ser su fuerza. Mi mente se remonta constantemente al ejemplo de Martín Lutero que se negó a correr por su vida cuando la Peste Negra reapareció en Europa. En cambio, se quedó y abrió su casa como un hospital para sus amigos, estudiantes y miembros de la iglesia. Escribía estas palabras que cantamos hasta el día de hoy:

Y si demonios mil están

Prontos a devorarnos

No temeremos, porque Dios

Sabrá cómo ampararnos.

¡Que muestre su vigor

Satán, y su furor!

Dañarnos no podrá,

Pues condenado es ya

Por la Palabra Santa.

Amado cristiano: ¡sé fuerte en el Señor!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s