¿Puede Un Dios Inmutable Ser Compasivo?

Posted on

ESJ-blog 20210329_03

¿Puede Un Dios Inmutable Ser Compasivo?

POR JOHN F. MACARTHUR

Salmo 103:13; Salmo 145:8-9; Lamentaciones 3:22-23

El Dios de las Escrituras es la única y verdadera constante en todo el universo: "Yo, el Señor, no cambio" (Malaquías 3:6). Su naturaleza y sus pensamientos son tan inmutables como sus planes eternos. Específicamente, Él no altera Su Palabra, ni revisa Su voluntad, ni revoca Sus promesas, ni cambia de opinión: “Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre, para que se arrepienta. ¿Lo ha dicho Él, y no lo hará? ¿Ha hablado, y no lo cumplirá?” (Números 23:19).

La implicación necesaria de la inmutabilidad de Dios es que no está sujeto a estados de ánimo cambiantes, destellos de temperamento, disposiciones fluctuantes o temporadas de abatimiento. En términos teológicos, Dios es impasible. Eso significa que no puede ser movido por emociones involuntarias, sufrimiento, dolor o daño. En palabras de la Confesión de Fe de Westminster (2.1), Dios es "infinito en su ser y perfección, un espíritu purísimo, invisible, sin cuerpo, partes o pasiones".

La impasibilidad divina no es un concepto fácil de entender. Robert Ingersoll, el famoso escéptico del siglo XIX, escribió: "Piensa en eso: sin cuerpo, partes o pasiones. Desafío a cualquier hombre del mundo a que escriba una descripción mejor de la nada. No se puede concebir una pintura más fina de un vacío que ‘sin cuerpo, partes o pasiones’". [1] Hoy en día, incluso algunos teólogos cristianos rechazan la idea de la impasibilidad divina porque piensan que hace que Dios parezca frío y distante.

Pero esa es una noción falsa. Decir que Dios no es vulnerable, que Él mismo no puede ser herido y que no es dado al mal humor no es decir que sea totalmente insensible o que carezca de afectos. Al contrario, la Escritura dice que "Dios es amor" (1 Juan 4:8). Su compasión, su bondad y sus tiernas misericordias son eternas (Salmo 136). Sus afectos divinos son más reales, más seguros y más confiables que cualquier emoción humana. De hecho, la constancia y la infinidad de los tiernos afectos de Dios personifican por qué la impasibilidad divina es una verdad tan maravillosa. “Que las misericordias del Señor jamás terminan, Pues nunca fallan Sus bondades; Son nuevas cada mañana; ¡Grande es Tu fidelidad!" (Lamentaciones 3:22-23).

El principal problema de nuestro pensamiento sobre estas cosas es que tendemos a reducir los atributos de Dios a términos humanos, y no deberíamos hacerlo. No debemos imaginar que Dios es como nosotros (Salmo 50:21). Sus afectos, a diferencia de las emociones humanas, no son reflejos involuntarios, espasmos de temperamento, paroxismos de buen y mal humor o estados de ánimo conflictivos. Él es tan deliberado y tan fiel en Su bondad amorosa como perfecto e incorruptible en Su santidad.

La inmutabilidad del afecto de Dios es, o debería ser, un consuelo constante para los verdaderos creyentes. Su amor por nosotros es infinito e inquebrantable. “Porque como están de altos los cielos sobre la tierra, Así es de grande Su misericordia para los que le temen” (Salmo 103:11). Y su misericordia constante es un ancla segura y fiable, tanto cuando pecamos como cuando sufrimos injustamente. "Como un padre se compadece de sus hijos, así se compadece el Señor de los que le temen" (Salmo 103:13). Lejos de presentar a Dios como insensible e indiferente a nuestro sufrimiento, la Escritura subraya su profunda y devota compasión prácticamente cada vez que menciona la inmutabilidad de Dios.

Obsérvese que he citado casi por completo textos del Antiguo Testamento para establecer la conexión entre la compasión de Dios y su inmutabilidad. La idea común de que las Escrituras hebreas presentan a Dios como un juez severo cuyos veredictos son siempre implacablemente severos es una caricatura injustificada. La ternura de Dios es un tema persistente en todo el Antiguo Testamento. De principio a fin, toda la Biblia presenta a Dios como “Clemente y compasivo es el Señor, Lento para la ira y grande en misericordia. El Señor es bueno para con todos, Y su compasión, sobre todas Sus obras" (Salmo 145:8-9).

De hecho, la bondad de Dios se enfatiza a menudo en los mismos lugares donde se menciona su ardiente ira contra el pecado. (Véase, por ejemplo, Nehemías 9:17; Salmo 77:7-10; Isaías 54:8; 60:10; Habacuc 3:2). Incluso las amenazas más severas y las palabras más duras de juicio de los profetas están matizadas con recordatorios de la inagotable bondad y misericordia compasiva de Dios (Jeremías 33:5-11; Oseas 14:4-9).

Por supuesto, aquí hay que mantener un cuidadoso equilibrio. No es sabio ni útil enfrentar los atributos divinos entre sí como si fueran contradictorios (no lo son), ni actuar como si los atributos misericordiosos de Dios anularan automáticamente la gravedad de la justicia divina (no lo hacen). "He aquí, pues, la bondad y la severidad de Dios" (Romanos 11:22). Todos los atributos de Dios son igualmente -e infinitamente- exaltados en las Escrituras.

Es un grave error imaginar que la ira de Dios entra en conflicto con su misericordia. Es un error especialmente grave oponer la santidad de Dios a su ternura o pensar que la bondad de Dios hacia los pecadores simplemente anula su ira contra el pecado. No sueñes ni por un momento que la misericordia divina elimina la amenaza del juicio de Dios. Dios sería injusto si no castigara a los malhechores (Éxodo 34:7; Nahum 1:3). Por el contrario, la ira de Dios magnifica su misericordia, revelando la severidad del castigo del que hemos sido librados.

No hay conflicto ni contradicción entre los atributos de Dios. La naturaleza inmutable de Dios no lo hace incapaz de responder a nosotros con compasión. Más bien, su impasibilidad nos asegura que su compasión nunca cambia.


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B160727
COPYRIGHT ©2021 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s