La Anunciación en Lucas (2ª. Pte.)

Posted on

ESJ-blog 20210329_04

La Anunciación en Lucas (2ª. Pte.)

 Por Paul Henebury

Al llegar al segundo capítulo de Lucas se menciona el censo, pero sólo porque proporciona el motivo para que José y su familia se dirijan al sur, a Belén, la ciudad del nacimiento de David (Lc. 2:4-5), al tiempo que da el lugar para la extraordinaria visión de los pastores en Lucas 2:8-20. Ese acontecimiento también está lleno de expectativas de pacto. Cabe destacar que el ángel anunció "buenas nuevas de gran gozo que será para todo el pueblo". (Lc. 2:10). La venida del Salvador no era sólo para Israel, sino también para los gentiles, tal y como preveían el Pacto de Abraham (Gn. 12:3) y el Nuevo Pacto (Is. 49:6). Lucas es sensible al hecho de que el encuentro divino-humano, cuya intención se describe en Lucas 2:14, se entiende desde el punto de vista del pastor. Es posible que algunos de ellos hayan sido localizados por él unos sesenta años después. Tanto si eso ocurrió como si no, quiere que sus lectores entiendan que “Y los pastores se volvieron, glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían oído y visto, tal como se les había dicho” (Lc. 2:20). Lo que el ángel les dijo que encontrarían en "la ciudad de David" fue exactamente lo que encontraron.   

En el siguiente relato, Lucas nos dice que Simeón “esperaba la consolación de Israel, y el Espíritu Santo estaba sobre él.” (Lc. 2:25). Para Simeón, Jesús iba a tener un doble papel:

Porque mis ojos han visto Tu salvación. La cual has preparado en presencia de todos los pueblos; Luz de revelación a los gentiles, Y gloria de Tu pueblo Israel». – Lucas 2:30-32.

Esta doble función distinguía a Israel de los gentiles, pero hablaba de la salvación para ambos. El hecho de que el tema sea la salvación significa que Simeón estaba aludiendo al Nuevo Pacto, que es el único pacto bíblico que tiene que ver con la salvación. Ciertamente, uno recuerda a Isaías 42:6b: “Te sostendré por la mano y por ti velaré, Y te pondré como pacto para el pueblo, Como luz para las naciones.” No por casualidad, recuerda a Isaías 49:6:

dice Él: Poca cosa es que tú seas mi siervo,
para levantar las tribus de Jacob y para restaurar a los que quedaron] de Israel;
también te haré luz de] las naciones,
para que mi salvación alcance hasta los confines de la tierra.’

Como he mostrado antes, tanto Isaías 42 como 49 afirman el hecho de que el Siervo (Mesías) será hecho "como pacto para el pueblo". (Isaías 42:6; 49:8). Esto es territorio del Nuevo Pacto. No estoy diciendo que Simeón esté citando estos dos textos. Puede que los tuviera en mente, pero transmiten su significado en Lucas 2:32. Sus palabras en privado a María probablemente fueron inquietantes de escuchar:

He aquí, este Niño ha sido puesto para la caída y el levantamiento de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción. – Lucas 2:34.

Estas palabras pueden resultar confusas a la luz de todo lo que se le había dicho antes. ¿Cómo podía su Hijo, el futuro Rey, heredero del trono eterno de David (cf. Lc. 1:32-33), convertirse en “una señal de contradicción”? (Luc. 2:34). Que Él fuera la causa de "la caída y el levantamiento de muchos en Israel" no habría sido muy sorprendente, pero seguramente la mayoría de la gente lo vería como lo que era. Al menos eso es lo que la madre de Jesús podría pensar. Está la respuesta críptica a las noticias que los pastores difundían después de su visita. Lucas 2:19 registra "María guardaba todas estas cosas y las meditaba en su corazón". Matthew Henry tiene un sabio comentario sobre el pasaje. Dice que, al igual que María había confiado en Dios por su reputación cuando llevaba al niño, ahora confiaba tranquilamente en Dios por lo que sucedería en el futuro. No obstante, hay un aire de premonición en el comentario de Simeón.

Después del encuentro con Simeón, otra santa anciana, Ana, se animó a hablar (Lc. 2:36-38). Lucas no nos da sus palabras exactas, pero parece que se centraron en Jerusalén y su liberación (cf. Isa. 62:11-12). Mark Kinzer señala:

Dado que la esperanza de la redención de Jerusalén resuena al principio del Evangelio, pero no se alcanza de hecho en el curso de los acontecimientos relatados en los dos volúmenes de Lucas, los lectores atentos reconocen que la historia de Lucas está incompleta[1].

Esta sensación de incompletitud en la escatología de Lucas se observa de nuevo en Lucas 13:34-35 y en Hechos 1:6.

No cabe duda de que Lucas nos ha colocado en un rumbo claro, que está en consonancia con las expectativas escatológicas del AT. Al pasar de los Profetas a los primeros capítulos del Evangelio de Lucas apenas hay un bache en el camino. ¿Qué pasa con la otra narración del nacimiento en Mateo?


[1] Mark S. Kinzer, “Zionism in Luke – Acts,” in The New Christian Zionism: Fresh Perspectives on Israel and the Land, edited by Gerald R. McDermott, Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 2016, 151.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s