La Anunciación en Mateo (2ª. Parte)

Posted on

ESJ-blog 20210403_03

La Anunciación en Mateo (2ª. Parte)

Por Paul Henebury

La Huida a Egipto

A José le dicen que se vaya a Egipto antes de que Herodes encuentre al niño y trate de matarlo. Él y María se llevan a Jesús esa noche "hasta la muerte de Herodes". Lo que hace Mateo a continuación parece interpretativamente forzado. Afirma que Oseas 11:1 se cumple en este incidente (Mateo 2:13-15), o al menos en el regreso de Egipto. Pero Oseas 11:1, en su contexto original, habla de Israel, no de su Mesías. ¿En qué está pensando Mateo? John Sailhamer ofrece un argumento convincente de que el evangelista está conectando Oseas con Números 24:8; creo que tiene razón, pero entonces ¿por qué Mateo no citó simplemente el libro de Números? Después de recurrir a Isaías 7:14 (Mateo 1:22-23) y a Miqueas 5:2 (Mateo 2:6) para dar cumplimiento a las profecías del AT relativas a Jesús, ¿qué hace aquí? Seguramente, no podemos creer que de repente cambie de rumbo y prescinda del cumplimiento literal. Se ha sugerido que Mateo está empleando aquí una forma especial de interpretación judaica[1], pero esas cosas son más fáciles de decir que de probar.

Lo que Sailhamer y Chou ofrecen es el reconocimiento de que Oseas 11 se inclina hacia adelante en su intención. Sailhamer llama la atención sobre la interpretación canónica de Brevard Childs, en la que el impulso profético de la composición posterior del libro proporciona una expectativa mesiánica enraizada en la declaración de Oseas 3:5:

Después los hijos de Israel volverán y buscarán al Señor su Dios y a David su rey; y acudirán temblorosos al Señor y a su bondad en los últimos días..

Sailhamer cree que el propio Oseas tenía la intención de la disposición que Childs atribuye a los compiladores posteriores. Nos recuerda su repetida sentencia de que el acontecimiento histórico registrado en las Escrituras no es lo mismo que su significado para el escritor o escritores. Según Sailhamer, lo que se ha perdido es el significado del éxodo dentro de la teología del Pentateuco[2], pero no por parte de Oseas. Lo que hace el profeta es exégesis del "significado mesiánico" de la Torá de forma similar a Mateo. Tres de los cuatro poemas del Pentateuco (Génesis 49; Números 24, Deuteronomio 32) se combinan para apuntar hacia la venida del Mesías[3]. Números 24:8-9 y Génesis 49:9b son especialmente destacados aquí[4],

Cuando Mateo citó Oseas 11:1 como cumplido en la vida de Cristo, no estaba recurriendo a la interpretación tipológica de los acontecimientos del AT. Más bien estaba extrayendo el sensus literalis de la descripción veterotestamentaria del éxodo del libro de Oseas, y éste, a su vez, de la exégesis de Oseas del sensus literalis del Pentateuco[5]. Esto me parece una explicación muy plausible y satisfactoria de todo el problema.

Abner Chou ha llegado a conclusiones similares, aunque no idénticas, sobre un "nuevo éxodo" escatológico y un "nuevo David" mediante el estudio de los Salmos (por ejemplo, el Salmo 18) y el motivo del "segundo éxodo" en los Profetas[6] Lo que han hecho Chou, Glasscock y especialmente Sailhamer es obviar cualquier recurso a la interpretación tipológica en Mateo 2:15. Mateo (¿y Oseas?) estaban haciendo una exegesis a un tema o hilo mesiánico.

Dos Problemas Más De “Cumplimiento”

No hemos dejado Mateo 2 y debemos enfrentarnos a dos "cuestiones de cumplimiento" más. Después de que Herodes se entera de que Jesús es de Belén y descubre que los Magos se han marchado, envía a los soldados a matar a todos los jóvenes varones menores de dos años (Mateo 2:16-18). Este acto odioso estaba en plena consonancia con el carácter de Herodes, sobre todo en su vejez. En este incidente se comprime la desesperante injusticia del mundo. Madres inocentes son privadas de sus hijos porque Jesús nació en Belén. Dios podría haber evitado la atrocidad, pero no está obligado a intervenir en los males perpetrados en la tierra; sólo a juzgarlos.

La matanza de los niños es interpretada por Mateo por una referencia a Jeremías 31:15. En su contexto original, ese versículo se enmarca dentro de una promesa de consuelo futuro para Israel (Jeremías 31:7-26), aunque no demasiado cómodo. Ramá era la ciudad al norte de Jerusalén donde se reunió el pueblo antes de ser enviado al exilio (Jer. 40:1). Raquel murió cerca de Belén (Gn. 35:19), que está al sur de Jerusalén. Una vez más, tenemos que preguntarnos qué está haciendo Mateo. La respuesta probablemente se encuentre en las dos localizaciones de Raquel: una cerca de Belén y otra (su tumba, 1 Sam. 10:2) cerca de Ramá. Las lágrimas de Raquel son las lágrimas de la madre de Israel (véase Rut 4:11), y por lo tanto representa a las mujeres afligidas de su tierra. De Lía proceden más tribus de Israel que de Raquel, pero Lía fue enterrada al norte (cerca de Hebrón) junto con Abraham, Sara, Isaac, Rebeca y Jacob (Gn. 49:29-32). Así pues, Raquel representa a las madres afligidas, tanto en Jeremías como en Mateo. El uso que hace Mateo de la palabra "se cumplió" (eplerothe) no es en el sentido de un cumplimiento particular de una predicción del AT, sino un cumplimiento general de una metáfora empleada por Jeremías y aplicable en el delito de Herodes.

Mateo no ha terminado todavía. En los dos últimos versículos del capítulo 2 señala que José es advertido por Dios para que evite el reinado de Arquelao en Judá, por lo que se instala en el norte, en la ciudad galilea de Nazaret (Mateo 2:22-23). Mateo afirma que se cumplió el dicho (rheo) de los profetas de que "será llamado nazareno". Nótese que Mateo recoge esto de "los profetas" y no de una sola fuente. Ningún profeta del Antiguo Testamento contiene tal pasaje.

El evangelista no está siendo tan críptico como podría parecer a primera vista. La raíz de "Nazaret"[7] y "nazareno" es netser, que se traduce como "rama" en la gran profecía de Isaías sobre el Rey venidero en Isaías 11:1. Se trata de un juego de palabras[8].

Las Fórmulas de “Cumplimiento” de Mateo: Un resumen

En resumen, Mateo ha empleado cuatro citas de cumplimiento en su relato de la infancia: Mateo 1:22-23; 2:15; 2:17-18 y 2:23. Sólo la primera (de Isaías 7:14) es una correspondencia superficial directa[9]. Los otros tres cumplimientos implican temas; metáforas que hay que entender. Esto encaja con el público judío para el que Mateo escribió primeramente su Evangelio, aunque los lectores gentiles podrían rascarse la cabeza. Pero en cada caso, hay cierta afinidad entre el pasaje del AT y el cumplimiento al que Mateo dice que apunta.


[1] E.g. Arnold G. Fruchtenbaum, Yeshua: The Life of Messiah from A Messianic Jewish Perspective, Volume 1, San Antonio, TX: Ariel, 2020, 20-21.

[2] Sailhamer, The Meaning of the Pentateuch, 514-515.  His whole argument (510-521) needs to be appreciated.

[3] Ibid, 518.

[4] Ibid, 520.

[5] 515 cf. 521.

[6] Véase Abner Chou, The Hermeneutics of the Biblical Writers, Grand Rapids: Kregel, 2018, 107-110. 

[7]  Mateo deletrea el nombre de tres maneras diferentes en su relato, dándole así una forma algo elástica con la que podría referirse más fácilmente al neser hebreo y relacionarlo así con la "Rama" de Isaías 11:1.

[8] Donald A. Hagner, Matthew 1 – 13, 40-42 tiene una excelente discusión del pasaje. Véase también Nolland, Matthew, 128-131.

[9]  Mateo también recoge la cita de Miqueas 5:2 por parte de los sumos sacerdotes y los escribas (Mateo 2:4-6). Como no es su propia interpretación, no incluye una fórmula de cumplimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s