Cómo Funciona Tu Corazón

Posted on Actualizado enn

ESJ-blog 20200622_01

Cómo Funciona Tu Corazón

Idolatría Del Corazón Y Sexualidad

POR JOHN STREET

¿Qué es la idolatría del corazón? Esta es la primera pregunta crítica de este capítulo, y necesita una aclaración bíblica. Si en verdad el corazón es engañoso, lleno de racionalizaciones santurronas, entonces necesitamos profundizar en su comprensión para exponer plenamente el pecado y vivir vidas santas ante el Señor. Cristo murió por nosotros, no sólo para darnos la vida eterna, sino para que “los que viven ya no vivan para sí mismos, sino para el que por ellos murió y resucitó” (2 Cor. 5:15). No se nos ha concedido el perdón de nuestros pecados sólo para continuar en ellos. Al contrario, “su poder divino nos ha concedido todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad” (2 Pedro 1:3).

Puede que no estés acostumbrado a pensar en tu pecado en términos de idolatría que comienza en el corazón. Sus comportamientos externos -las cosas en las que participa y que pueden ser vistas por otros- son los problemas que pesan en su mente. Pero si desea tratar su pecado bíblicamente, buscando seriamente la santidad y la pureza y cultivando un corazón condicionado por una actitud de arrepentimiento, necesitará saber lo que la Biblia enseña sobre la idolatría del corazón.

Una búsqueda activa de la santidad caracterizará un corazón puro. Aunque la perfección absoluta de esta pureza finalmente te eludirá en este mundo maldecido, sigue siendo algo por lo que debes esforzarte celosamente y sin descanso durante tu tiempo en la tierra. "Porque Dios no nos ha llamado para la impureza, sino para la santidad" (1 Tesalonicenses 4:7). Si te has comprometido a purificarte de los deseos impíos -a librarte de la idolatría del corazón- es vital que entiendas lo que Dios dice sobre cómo fuiste hecho y cómo opera tu corazón.

CÓMO FUNCIONA TU CORAZÓN

En primer lugar, eres una creación de Dios; de hecho, fuiste creado a imagen de Dios (Gn. 1:26-27; 9:6). Esto significa que el ser humano no es un animal. A diferencia de los animales creados, posee intelecto, voluntad y emociones. Tiene la capacidad de razonar y planificar, de darse cuenta de que su vida tiene sentido y propósito. Como persona creada a imagen de Dios, tienes incluso la capacidad de ejercer algunos de los atributos comunicables de Dios: amar, tener celos o enfadarse (entre otros). No eres una mera fuerza energética en un universo sin sentido. Una fuerza no puede amar ni odiar, tampoco puede tener intenciones ni propósitos.

Además, eres mucho más que la suma total de tus partes biológicas. Considerar tu humanidad exclusivamente desde un punto de vista fisiológico es truncado y simplista. Esta visión te sitúa únicamente a merced de tu genética, tu estructura corporal y los procesos neuroquímicos de tu cerebro. Según esta representación de la humanidad, no hay Creador, ni alma. Este punto de vista materialista sostiene que cuando el cuerpo humano muere y la actividad cerebral cesa, la persona entera deja de existir. Sin embargo, esta no es la visión bíblica de la persona. La Biblia nos enseña que cuando el cuerpo muere, el alma sigue viva. Aunque el cerebro físico esté muerto, la mente continúa en el espíritu sin las limitaciones del cuerpo. El apóstol Pablo alude a la conciencia humana fuera del cuerpo cuando declara: "Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes [del cuerpo], serle agradable" (2 Cor. 5:9). Aunque el cerebro fisiológico esté muerto sin el alma, la mente inmaterial y espiritual sigue funcionando fuera del cuerpo. Todavía puede proponerse, aspirar y tener la intención de agradar al Señor.

Todos los seres humanos fueron diseñados para tener una relación de adoración con su Dios Creador (Lucas 4:8; cf. Deut. 6:13-14). La humanidad fue creada con el claro propósito de adorar y glorificar a Dios de corazón (Sal. 111:1). Sin embargo, como explica el apóstol Pablo, el corazón humano demuestra una pecaminosidad voluntaria y una rebelión hacia Dios: un cambio radical de lealtad de Dios creador a las cosas creadas.

Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.. (Rom. 1:18-23)

En lugar de adorar al Creador, el corazón humano se ha alejado para encontrar su satisfacción en la adoración de la creación. Los pensamientos e intenciones más íntimos del hombre ahora anhelan la autogratificación y la autosatisfacción. Para experimentar esta orientación de auto-adoración, el corazón pecador se ha vuelto para adorar a los dioses funcionales de este mundo en lugar del fiel Dios de la gloria. Es vital entender esto si vas a tratar con las impurezas de tu propio corazón. Debes tener una comprensión bíblica de la naturaleza de tu corazón.

La Biblia enseña que el corazón es el principal "centro de control" de la vida. Pero los conceptos seculares populares, especialmente en la cultura occidental, han perpetuado una falsa visión del corazón. Para muchos, es simplemente la sede del romance y la emoción. Las tarjetas de felicitación y las cajas de dulces con forma de corazón son expresiones comunes de lo que hay en el corazón. Sin embargo, la idea bíblica del corazón tiene poco que ver con la emoción o el romance; en cambio, es la morada de tu vida de pensamiento. Esto puede verse en las palabras de Moisés cuando describe lo que Dios vio cuando observó a la humanidad justo antes del diluvio. "Vio Jehová que la maldad del hombre era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos de su corazón era de continuo el mal" (Génesis 6:5). El tiempo del verbo hebreo para ver indica que esto no fue una observación única, sino que Dios continuamente "vio que la maldad del hombre era grande en la tierra". Lo que Dios vio de la humanidad fue algo más que un mal comportamiento continuo. Él fue testigo de que los pensamientos de su corazón eran continuamente malos. El texto describe el corazón como teniendo intencionalidad y pensamientos que estaban llenos de maldad.

Se puede ver una redacción similar cuando Salomón dice: "Como aguas profundas es el consejo en el corazón del hombre; Mas el hombre entendido lo alcanzará." (Prov. 20:5). Aquí se describe el corazón como un propósito. La palabra hebrea utilizada para "consejo" también puede traducirse como "planear". Contrariamente a la visión del mundo sobre el romance y la emoción, la Biblia dice que el corazón humano tiene propósitos y planes.

Al abordar el error de los fariseos de elevar y equiparar el mero comportamiento a la vida santa, Jesús advierte que el corazón del hombre es el principal problema. “ Y decía: Lo que sale del hombre, eso es lo que contamina al hombre. Porque de adentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, fornicaciones, robos, homicidios, adulterios,” (Marcos 7:20-21). En el Sermón del Monte, Jesús explica además: “Pero yo os digo que todo el que mire a una mujer para codiciarla ya cometió adulterio con ella en su corazón” (Mt. 5:28). Para Jesús, la función principal del corazón es pensar, tener intenciones y desear. Por lo tanto, es importante concluir que la visión bíblica del corazón es diferente de la visión emocional/romántica de la sociedad. Implica intenciones, deseos, antojos, propósitos, planes y pensamientos. A partir de estos, el corazón determina su comportamiento (véase la figura 2.1).

En verdad, tu corazón dirige todo lo que piensas y haces. Lo que sea el enfoque de adoración de tu corazón determinará en última instancia toda tu vida. Es más, tu enfoque de adoración determinará cuál es tu mayor pasión. Afectará todos tus planes, todas tus intenciones, todos tus antojos. Esto, a su vez, afectará las decisiones que tomes en la vida. Salomón advierte: " Con toda diligencia guarda tu corazón, porque de él brotan los manantiales de la vida" (Prov. 4:23). En este versículo se puede sustituir la palabra corazón por la idea de vida de los pensamientos, lo que da lugar a esta traducción: "Guarda tu vida de pensamiento con toda vigilancia, porque de ella brotan los manantiales de la vida.” Tu vida de pensamiento revela lo que adoras, lo que controla tus pasiones, revelando así lo que más amas (Mt. 22:37-40). Tus pasiones consumirán tu pensamiento, determinarán tus planes, formarán tus intenciones, dominarán tus antojos y enfocarán tu propósito.

passions_heart

 

COMPORTAMIENTO

Mateo 7:20-23; 12:34

CENTRO DE CONTROL DE LA VIDA

Génesis 6:5

Proverbios 4:23; 6:14; 16:1; 20:5; 23:7

Hebreos 4:12

Fig. 2.1. El corazón: El centro de control de la vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s