Código del Pirata: El Plagio y los Predicadores, 6 Guías

Posted on

ESJ-blog 20200705_01

Código del Pirata: El Plagio y los Predicadores, 6 Guías

Por Clint Archer

Cuando estaba en el seminario, tomé una clase sobre la presentación de sermones que revolucionó mi predicación. La clase nos enseñó a ilustrar, bosquejar y pronunciar el sermón con pasión, intensidad y patetismo. Uno de los estudiantes expresó la pregunta que todos nos hacíamos: ¿Qué pasa si no se me dan bien los bosquejos, las ilustraciones o el estilo de presentación?

La respuesta del profesor me sorprendió. Dijo: "Roba ideas de los grandes predicadores hasta que puedas generar las tuyas propias… la entrega se capta más que la enseñanza… los predicadores son una fraternidad de ladrones".

Una Fraternidad de Ladrones.

Fue una idea liberadora para mí. Desde entonces, cuando escucho una gran idea para una ilustración, o un bosquejo memorable, o un enfoque eficaz de un texto, lo saqueo, lo robo y lo pego en mis notas.

Charles Spurgeon, Thomas Watson, Jonathan Edwards, George Whitefield y otras luminarias del pasado han puesto a disposición miles de ilustraciones vívidas, imágenes de palabras, comparaciones y anécdotas históricas.

Los comentarios de John MacArthur son un tesoro de esquemas homiléticos, completos con la seductora aliteración que se nos escapa a casi todos. ¿Por qué reinventar la rueda, verdad?

Pero, hay líneas que no se deben cruzar. Hay un código.

Y cuando se transgreden, puede ser poco ético o al menos… embarazoso.

El Código del Pirata:

Tenga en cuenta que se trata más bien de guías…

1. No Piratee

Nunca tome crédito académico por material que no es suyo, y nunca venda material que no es suyo para vender.

Esto debería ser obvio para los pastores, pero tristemente hay libros escritos por pastores que tuvieron que ser retirados de los estantes cuando se descubrió un plagio obvio. Siempre que escriba o diga algo textualmente, debe proporcionar el crédito apropiado. Es una cuestión legal y una práctica ética. Una cosa es señalar el tesoro de otra persona, y otra cosa es robarlo y llamarlo suyo. Respete el octavo mandamiento -no robe- y todo irá bien.

Y si su iglesia le paga por predicar, entonces haga su trabajo.

1 Timoteo 5:17 Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar.

Por el contrario, si usted NO está "trabajando en la predicación y la enseñanza", entonces NO es digno de doble honor. Hay una gran diferencia entre utilizar la investigación o las ideas de otra persona y robar su trabajo. Si usted está usando la función de cortar y pegar en su sermón, eso es una señal de que podría ser un pirata.

2. No mienta

Gran parte del plagio puede evitarse simplemente cumpliendo también el noveno mandamiento: no mentirás.

Parece obvio que si la ilustración que oíste decía: "Cuando la semana pasada estaba haciendo rebotar a mi hijo de un año sobre mis rodillas, de repente pensé en la vez que me caí de un caballo…", no puedes repetir esa ilustración palabra por palabra si no tienes un hijo de un año. Es imposible que eso sea cierto.

Puedes decir: "Este predicador que escuché cuenta una vez que…" o puedes decir: "Sabes lo que es cuando estás rebotando a tu hijo de 1 año en tu rodilla y de repente tienes un flashback de algo que te pasó…" o incluso "Imagina que eres un padre rebotando a tu hijo en tu rodilla…".

Cuando se trata de bosquejos, si estás tomando el bosquejo de alguien sólo tienes que decir: "Este texto se divide en tres puntos…" No es lo mismo que decir: "Por fin he descifrado el código de este texto y he visto estos tres puntos…"

Emplea la experiencia de otro exégeta, pero no te apropies de ella.

Incluso he dicho: "No puedo mejorar el bosquejo de Spurgeon de este pasaje, así que aquí está…" Nadie pestañea si haces eso una vez al año.

Ahora, si lo hace cada vez que predica, necesita el siguiente principio…

3. No seas perezoso.

En algún momento, tienes que preguntarte por qué utilizas el trabajo de otra persona.

¿Está siendo perezoso? Por supuesto, es más fácil escuchar un sermón en audio de un predicador que lee mucho y tiene buenas ilustraciones que convertirse en un predicador que lee mucho. Pero si te ganas la vida con esto, ¿no quieres mejorar en ello?

2 Timoteo 2:15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.

Ser pastor es un privilegio. Y conlleva una responsabilidad. Si no te esfuerzas en tus sermones, te avergonzarás. Avergonzado. En el día del juicio, seguro… pero incluso en esta vida, cuando todos se den cuenta de que te pagan para que prediques, pero les das de comer sobras robadas de tu diligente vecino.

No seas holgazán. Si te gusta usar historias de guerra, lee algo de historia de guerra. Si quieres usar anécdotas de la historia de la iglesia, escucha un podcast sobre la historia de la iglesia. Si quieres sonar más como Thomas Watson, entonces trabaja en aprovechar el lenguaje pintoresco, en lugar de citarlo en cada sermón. Los pastores que viven en zonas agrícolas deben aprender algo sobre la agricultura. Los que viven en una ciudad portuaria quizá quieran repasar la terminología marítima.

En cuanto a los bosquejos, requieren algo de sudor. Una disciplina que tuve que cultivar fue luchar primero con el texto para intentar generar un bosquejo yo mismo antes de consultar un comentario para obtener ayuda. Una vez que ves el bosquejo homilético de John MacArthur, es difícil no verlo. Pero a menos que ejercites los músculos por ti mismo, tu habilidad para hacer bosquejos se atrofia, y necesitarás una muleta de comentario para cada sermón. Eso no significa que deba eliminar cien sermones del sitio web de su iglesia porque haya estado usando comentarios. Simplemente manténgalos en su lugar. Lo que nos lleva a…

4. No sea un mártir

Si necesitas ayuda, pide ayuda. Utiliza tu biblioteca como asistente, no como sustituto de tu esfuerzo. Escucha a los predicadores con talento mientras avivas tu don, imita sus puntos fuertes mientras intentas construir los tuyos, y apóyate en sus habilidades mientras perfeccionas las tuyas. Pero no te sientas satisfecho. Mejora. Intenta ser el hombre al que la gente roba.

5. No seas avaro.

Si tu objetivo es mejorar tus habilidades hasta que seas el predicador al que los jóvenes quieren robar bosquejos e ilustraciones, no te resientas por ello.

Está bien que la gente pida permiso, o te dé crédito, o reconozca de alguna manera tu trabajo… pero no es necesario. ¿Qué tienes que no hayas recibido? (1 Cor 4:7 ) No seas como los leprosos que descubrieron un banquete mientras la ciudad asediada se moría de hambre; admitieron: "No estamos haciendo bien" (2 Reyes 7:9 ).

Estamos todos juntos en esto, tratando de llevar la palabra de Dios a la vida de nuestra gente. No se trata de créditos o de quién parece más creativo que quién. A medida que la predicación expositiva mejora, la gente madura. Al final, Dios reparte todas las recompensas.

A veces encuentro una ilustración que sé que a uno de mis amigos predicadores le gustaría, y se la envío. No se la escribo, sino que le envío el enlace al artículo; confío en que pueda seguirlo. Incluso ha habido ocasiones en las que le he dicho a un amigo predicador: "Yo la voy a utilizar en este servicio de Navidad, así que tú también deberías hacerlo, ¡si no parecerá que me la has robado!".

6. No supongas.

El hecho de que no seas un avaro no significa que la persona a la que estás robando pertenezca a la cofradía de los ladrones. En caso de duda, pregunte. O recuerde que no es difícil acreditar una fuente en su sermón. De nuevo, si lo haces con tanta frecuencia que se vuelve engorroso, eso debería decirte algo sobre la cantidad de material que estás tomando de otros. La fraternidad está ahí para usarla, no para abusar de ella. Véase de nuevo el punto 3.

Me interesaría conocer su opinión en la sección de comentarios sobre cuándo está bien utilizar el material de otro pastor y cuándo es cruzar la línea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s