El Poder de Conservación del Amor Genuino

Posted on

ESJ-blog 20200714_01

El Poder de Conservación del Amor Genuino

Por: John MacArthur

Hay personas que vienen a la iglesia, profesan a Cristo y se bautizan, pero tan pronto como los problemas llegan a su vida, desaparecen. Dejan de ir a la iglesia, y a menudo no vuelven. Tal vez se queman en una relación, o se les muere un ser querido. Pero sea lo que sea, algo abrumador llega, y estos creyentes profesantes agitan sus puños a Dios y se alejan. Esto sucede todo el tiempo.

La última vez vimos que las pruebas tienen el efecto de poner a prueba nuestra fe para demostrar si es genuina. Y la mayoría de nosotros puede recordar un momento en el que vimos a alguien a nuestro alrededor fallar en esa prueba. Pero eso plantea una pregunta: ¿Qué tiene de diferente la fe genuina que la hace lo suficientemente fuerte como para soportar las pruebas?

Volvamos a mirar a Santiago:

Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que el Señor ha prometido a los que le aman. (Santiago 1:12)

En primer lugar, considere que la palabra para “persevera” aquí es hupomen, que tiene un significado más allá de simplemente apretar los dientes y pasar por algo. Tiene más bien la idea de ser pacientemente, triunfante, el vencedor de algo. El punto es que la persona que dice ser un cristiano y luego sale vencedor a través de las pruebas, nunca renunciando a su fe o abandonando a Dios, demuestra ser un cristiano genuino.

Ahora, Santiago llama a los que perseveran “los que le aman.” Esa es realmente la esencia de nuestra actitud hacia el Señor como creyentes genuinos: Lo amamos. La salvación no es meramente transaccional; se trata de una relación de amor. Esto hace que la frase de Santiago, “los que le aman,” sea una definición maravillosa para describir al verdadero cristiano.

Un cristiano no es alguien que simplemente, en un momento dado, creyó en la verdad. Un cristiano es alguien que tiene un amor continuo por Dios, y cuyo amor se mantiene firme incluso en la prueba. Es decir, ¿qué diríamos de un matrimonio o una amistad "amorosa" si el amor se desmoronara cuando las cosas se ponen difíciles? Ese tipo de amor no es bueno.

Podemos decir entonces que el amor genuino a Dios mantiene viva nuestra fe en las pruebas. No importa cuál sea la lucha, cuál sea la dificultad, soportamos porque el amor nos mantiene firmes.

Hace algunos años, Gardiner Spring era pastor en la ciudad de Nueva York. Escribió sobre el poder perseverante del amor de esta manera

Si un hombre, en su supuesto amor a Dios, no tiene en cuenta más que su propia felicidad, si se deleita en Dios no por lo que es, sino por lo que es para él, en tal sentimiento no hay virtud moral. Hay, en efecto, un gran amor a sí mismo, pero no un verdadero amor a Dios. Pero donde se mata la enemistad de la mente carnal, el alma se reconcilia con el carácter divino tal como es. Dios mismo, en la plenitud de su gloria manifestada, se convierte en el objeto de una contemplación devota y encantada. En sus horas más favorables, los puntos de vista de un hombre bueno se desvían en gran medida de sí mismo. Mientras sus pensamientos miran hacia la variada excelencia de la deidad, apenas se detiene a preguntar si el ser cuyo carácter llena su mente, y en comparación con cuya dignidad y belleza todas las cosas son átomos y vanidad, le extenderá su misericordia. (Ensayos sobre los Rasgos Distintivos del Carácter Cristiano, páginas 46-47)

Todo esto para decir que el vínculo que une a un hombre o a una mujer con Dios es el vínculo del amor, no sólo un afecto o sentimiento superficial, sino un verdadero vínculo de amor que puede soportar cualquier prueba. A continuación, Gardiner Spring plantea una serie de preguntas útiles para el autoexamen:

¿Amas a Dios por lo que te imaginas que es o por lo que es? ¿Estás satisfecho con su carácter y amas cada parte de él? ¿Amas su santidad y su gracia, su justicia y su misericordia? ¿Lo amas meramente por Su amor hacia ti, o lo amas porque Él es, en sí mismo, encantador? ¿Lo amas simplemente porque esperas que te salve, o crees que deberías amarlo si supieras que te condenará? ¿Es tu amor a Dios supremo? ¿A quién amas más que a Dios? ¿En qué carácter contemplas más belleza? ¿De quién es la bienaventuranza objeto de deseos más cálidos o de esfuerzos más vigorosos? ¿A quién le estás más agradecido? (Ibid., página 49)

Ahora bien, hay cosas que no prueban el verdadero amor. La moralidad exterior no lo prueba; hay muchas personas que son exteriormente morales que no aman a Dios. El conocimiento teológico no lo prueba; hay muchas personas que saben mucho de teología. Eso no significa necesariamente que amen a Dios. La actividad religiosa no demuestra una fe viva y genuina. Hay todo tipo de personas dedicadas a la actividad religiosa que no aman a Dios. Incluso la convicción de pecado y el temor al juicio no prueban necesariamente una genuina fe salvadora.

¿Qué es, entonces, lo que demuestra que el amor es genuino? La respuesta de Santiago es: “Las pruebas.” Si reaccionas ante el sufrimiento como los que mencioné al principio, que se alejan cuando la vida se vuelve difícil, queda claro que nunca tuviste un amor genuino. Pero si perseveras, demostrarás que tu amor es genuino, porque el verdadero amor a Dios es lo que mantiene a los creyentes anclados en el sufrimiento.

Por supuesto, saber esto no impide que las pruebas sean profundamente difíciles. Así que la próxima ocasión comenzaremos a ver formas prácticas de perseverar en medio del sufrimiento.

Un comentario sobre “El Poder de Conservación del Amor Genuino

    Orlando barrios escribió:
    14 julio 2021 en 9:52 am

    Excelente estudio comentario.
    Mi uy feliz tener esa bendición de poder recibir y estudiarlos a profundidad.
    Mil gracias en Cristo Jesús 🙏

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s