Ayudar a Alguien a Volver al Cielo

Posted on

ESJ-blog 20200728_01

Ayudar a Alguien a Volver al Cielo

Cómo Caminar con el Descarriado

Por Garrett Kell

Richard y Andy trabajaban en una fábrica en las afueras de un pueblo del oeste de Texas. La nueva fe de Andy crecía, pero le dijo a Richard que su camino a casa era una batalla diaria. A pocos kilómetros de su casa había una bifurcación en la carretera: un giro a la izquierda le llevaba a casa, pero un giro a la derecha le llevaba al club de striptease que había sido durante mucho tiempo su vía de escape.

Una tarde, Andy confesó que tenía ganas de ir al club después del trabajo. Antes de salir, Richard oró con Andy y le aseguró que Jesús lo ayudaría a resistir.

Estaba lloviendo a cántaros cuando Andy comenzó a conducir. Al acercarse a la bifurcación de la carretera, notó algo en la mediana. Mientras los limpiaparabrisas quitaban la lluvia, vio a Richard parado en la bifurcación con un gran pedazo de cartón. En él había una flecha que señalaba a casa. Ese día, Andy giró a la izquierda hacia su casa, y desde entonces todos los días.

Richard es el tipo de hermano que necesitamos, y el tipo de hermano que todos deberíamos querer ser. Tanto si eres un hombre como una mujer, necesitamos la ayuda de otros santos con señales para alejarnos de la tentación y dirigirnos a nuestro hogar celestial. Lo que sigue son cuatro exhortaciones para ayudarte a ayudar a otros a llegar al hogar.

Resista las Relaciones Superficiales

El camino de la fe no debe recorrerse en solitario. La perseverancia es un proyecto comunitario. Dios pretende que cada uno de nosotros proteja a los demás de la apostasía. Sin embargo, podemos caer en la tentación de establecer relaciones superficiales. En lugar de permanecer en la tormenta como lo hizo Ricardo, nos sentimos tentados hacia la apatía. En lugar de confesar humildemente nuestra necesidad como hizo Andy, estamos tentados a evitar la responsabilidad. Pero ten cuidado: las relaciones superficiales te dejan susceptible a las trampas de Satanás

Consideremos a Sara, una hermana que se había cansado de ser soltera. Había orado y esperado en Dios, pero nadie en la iglesia la buscaba. Así que, cuando un compañero de trabajo no cristiano comenzó a buscarla, se sintió peligrosamente vulnerable. Si Sarah hubiera estado aislada en relaciones superficiales, reconoció que podría haber caído en la trampa de Satanás. Afortunadamente, confesó su tentación a varias hermanas cristianas que la ayudaron a resistir sus avances.

Dios llama a los creyentes a comprometerse con una comunidad eclesial profunda, honesta y amorosa (Hebreos 13:17). Somos un cuerpo (1 Corintios 12:12) y una familia (Mateo 12:49-50; Efesios 2:19; 1 Timoteo 5:1-2), y se nos confían cerca de cuarenta "mandamientos de unos a los otros" que nos exhortan a un amor profundo y espiritual. Somos demasiado débiles para llegar al cielo solos. Por eso, Dios nos da los unos a los otros. Rodéate de personas que te ayuden a llegar al cielo, y ama a los demás haciendo lo mismo por ellos.

Recordar las Escrituras

El pecado nos seduce y nos aleja de Dios, pero la Escritura nos mantiene espiritualmente sobrios. Considere la advertencia de Salomón sobre los peligros de la adúltera: “Hijo mío, está atento a mi sabiduría,… Porque los labios de la mujer extraña destilan miel, Y su paladar es más blando que el aceite; Mas su fin es amargo como el ajenjo, Agudo como espada de dos filos." (Proverbios 5:1, 3-4). El pecado nos asegura que la indulgencia trae deleite. La Escritura advierte que el fin del pecado es la amargura y la destrucción.

Debemos recordarnos mutuamente estas verdades. Como dice el autor de Hebreos: "antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado” (Hebreos 3:13). Hermanas, recordaros que el placer no se encuentra en los amantes prohibidos, sino que "en tu presencia hay plenitud de gozo; delicias a tu diestra" (Salmo 16:11). Hermanos, recordad unos a otros que la locura de la pornografía es vacía y que Jesús prometió: "Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados" (Mateo 5,6).

El amplio camino de la destrucción está marcado por las mentiras del pecado. Levanten la señal de las Escrituras y señálense unos a otros el camino estrecho que lleva a casa.

Gócese en la Santificación Unos de los Otros

Una forma en que el pecado atrae a los creyentes a su red es a través del desánimo. Cuando dudamos del amor de Dios por nosotros o no creemos que esté obrando en nosotros, somos susceptibles a las trampas del tentador. Sin embargo, el ánimo es un potente antídoto contra la trampa del pecado.

Hace varios años, me desanimé por una batalla continua con el pecado y sentí que nunca iba a superarla. Pero Dios usó el estímulo de un amigo para ayudarme. Él me aseguró que necesitaba seguir creciendo, pero señaló lo lejos que Dios me había llevado. El Señor usó su estímulo para ayudarme a seguir confiando en Dios y luchando contra el pecado.

Celebre la obra de Dios en la vida de los demás, especialmente en la vida de los santos que luchan. Señale las evidencias de su gracia salvadora en ellos y anímalos a seguir creciendo (1 Tesalonicenses 1:4-10; 4:10). Ayúdales a dar gracias a Dios por su santificación (2 Tesalonicenses 2:13) y a alegrarse de su salvación (3 Juan 3-4). Regocíjese en su santificación y recuérdeles que Dios ha prometido terminar la obra de hacerlos como Jesús (Filipenses 1:6).

Rescatar a los Demás del Extravío

Lamentablemente, algunos de nuestros hermanos y hermanas se desviarán hacia patrones prolongados de pecado. Cuando lo hacen, tenemos el llamado a intentar un rescate. "Hermanos míos, si alguno de vosotros se aleja de la verdad y alguien lo hace volver, sabed que quien hace volver a un pecador de su extravío salvará su alma de la muerte y cubrirá multitud de pecados" (Santiago 5:19-20).

La Iglesia debe estar marcada por el amor que busca salvar a los demás de la trampa del pecado. Imitamos al Buen Pastor, que nos buscó, cuando vamos tras los que se extravían. ¿Hay alguien que necesite que lo busques? ¿Hay alguien que se haya extraviado en el pecado y que tú no hayas buscado? Si has caído en el pecado, ¿quién te conoce y te ama lo suficiente como para ir tras de ti?

El amor de Cristo busca rescatar a los demás y devolverlos al Pastor. Ora por las ovejas descarriadas (Lucas 15:3-7). Va tras ellas con amor (Juan 13:34-35). Razona con ellas a partir de la palabra de Dios (2 Timoteo 3:16-17). Adviértales sobre los peligros de endurecer sus corazones contra Dios (Hebreos 3:12-14).

Al tratar de rescatarlos, recuerde el consejo de Pablo a los gálatas: " Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo." (Gálatas 6:1-2).

Asegúrese de que la mansedumbre guíe sus esfuerzos de rescate. Resista la impaciencia y la dureza (Santiago 3:17). Considere lo manso que ha sido Jesús con usted (Mateo 11:28). Guárdese de las tentaciones de juzgar con justicia propia (Gálatas 5:15, 26) y de caer potencialmente en el mismo pecado que ellos (1 Corintios 10:1-13)

Casi en Casa

El viaje a casa es largo, y a veces agotador. Pero Dios es fiel para llevarnos a nuestro hogar celestial (1 Tesalonicenses 4:16-18). Él usará a otros para ayudarte a combatir el pecado, y te usará a ti para ayudar a otros. Así que sigue resistiendo, sigue recordando, sigue regocijándose y sigue rescatando.

No te desanimes. Ya casi estamos en casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s