Por Qué una Buena Teología es Importante en la Oración

Posted on

ESJ_BLG_202100808_01

Por Qué una Buena Teología es Importante en la Oración

Por Pat Quinn

¿No existe una mala oración?

Hace años, cuando daba clases en una escuela cristiana, vi una caricatura colgada en la sala de profesores. Había varios “cerditos” en un círculo alrededor de su profesor. Uno de los cerditos acababa de responder a una pregunta y el profesor respondió: “Ahora, Eloísa, sabemos que no existe la respuesta incorrecta; pero si la hubiera, sería esa.” Nos reímos porque vemos a través de la omnipresente pero falsa idea de que no existe una respuesta incorrecta. El problema evidente es que, al tratar de proteger la autoestima, impedimos que los alumnos aprendan la verdad.

¿Qué pasa con la oración? ¿Existe una oración mala? De nuevo, instintivamente podríamos querer decir que no, y habría algo de verdad en ello. Podríamos dar razones bíblicas como:

  • La oración no tiene que ser larga ni complicada (Mateo 6:9-13)
  • Dios se preocupa por lo que nos preocupa (Mateo 7:11)
  • Jesús trata con dulzura a los ignorantes y descarriados (Heb. 5:2)

Pero estas verdades no serían toda la verdad y nada más que la verdad. Considere esto:

  • Jesús advierte que la oración puede ser hipócrita o manipuladora (Mateo 6:5-8)
  • Santiago explica que una de las razones por las que no recibimos respuestas a la oración es que nuestras oraciones son egoístas (Santiago 4:3)
  • Eclesiastés 5:1-2 advierte sobre la oración precipitada y presuntuosa

Así que, lamentablemente, puede haber una oración mala o equivocada. La cuestión es que saber quién es Dios y cómo es, tal como se revela en las Escrituras, es muy importante cuando nos acercamos a Dios en la oración. En otras palabras, una buena teología es importante en la oración. Esto es especialmente importante cuando guiamos a otros en la oración, porque además de representar a otros en la oración ante el Dios vivo, en realidad les estamos enseñando a orar con nuestro ejemplo.

Jesús Sobre la Importancia de una Buena Teología

La teología no es apreciada por todos los cristianos. Algunos la consideran árida, estéril y divisoria ("¡Jesús salva; la doctrina divide!"), por lo que se esfuerzan por mantener las cosas espirituales lo más sencillas posible: canciones sencillas, sermones sencillos, oraciones sencillas. Aunque el deseo de mantener las cosas comprensibles es bueno, el problema es que lo simple se convierte fácilmente en simplista y se sacrifica la riqueza y la precisión bíblica. Esto deshonra a Dios y perjudica a la iglesia. La historia de Jesús y la mujer samaritana (Juan 4:1-26) muestra cómo Jesús valoró la buena teología en la evangelización, el discipulado y, por implicación, la oración.

Cuando Jesús trata de atraer a la mujer con la promesa de agua viva, la asombra con su conocimiento detallado de sus relaciones anteriores con los hombres. Ella percibe, ciertamente, que es un profeta, pero luego se desvía en una conversación sobre cuál es el lugar correcto de adoración. Cuando Jesús le informa de que el modo de adoración -no el lugar de adoración- es la cuestión, dice: “Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos. Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.” ¿Qué está insinuando Jesús sobre la importancia de una buena teología en la relación con Dios?

En primer lugar, da a entender que no es bueno que ella adore (ore) a alguien que no conoce realmente. En segundo lugar, le informa de que ha llegado el tan esperado momento de la salvación. En tercer lugar, la instruye brevemente en una teología básica de Dios: como él es espíritu, los que lo adoran deben hacerlo en espíritu (de corazón) y en verdad (como se revela en las Escrituras hebreas). Por último, se revela como el Mesías y único camino para conocer a Dios. La sublime brevedad, sencillez y riqueza de la revelación de Jesús a la mujer es impresionante.

Observe las siguientes implicaciones de esta historia para la necesidad de una buena teología al acercarse a Dios en la oración:

  • No podemos acercarnos a Dios ni dirigir a otros en la oración si no tenemos un conocimiento exacto de él. Nunca tendremos un conocimiento exhaustivo de él, pero como se ha revelado en la creación y en las Escrituras, podemos tener un conocimiento verdadero de él. Nuestras oraciones, especialmente cuando guiamos a otros en la oración, deben tener el sabor de Pablo en Atenas: “AL DIOS NO CONOCIDO. Al que vosotros adoráis, pues, sin conocerle, es a quien yo os anuncio.” (Hechos 17:23b).
  • La oración genuina está impulsada por el Espíritu, centrada en el corazón e informada por las verdades de las Escrituras. Jesús, citando a Isaías, tiene palabras mordaces sobre cualquier otro tipo de oración: “Respondiendo él, les dijo: Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, como está escrito: Este pueblo de labios me honra, Mas su corazón está lejos de mí.” (Marcos 7:6). Sin la verdad de la Palabra y el poder del Espíritu, la oración fallará y engañará.
  • Jesús es el Mesías, el único Salvador del mundo, el Señor de todo hombre. Sólo se puede llegar a Dios a través del "camino, la verdad y la vida" (Juan 14:6). Sólo la oración personal y colectiva en el nombre y a través de la persona de Cristo honra a Dios y puede esperar legítimamente una respuesta favorable.

Cómo Orar Teológicamente

El resto de este artículo tratará sobre tres formas en las que podemos hacer que nuestra oración personal y pública sea más teológica y, por lo tanto, que honre a Dios, que edifique y sea más eficaz. Utilizaré una palabra clave para cada principio.

Orar Bíblicamente

Esto es obvio a la luz de nuestra discusión sobre el conocimiento del Dios al que nos dirigimos en la oración. Cuanto más saturamos nuestras oraciones con las Escrituras, más se alinearán nuestras oraciones con el carácter y la voluntad de Dios, más se honrará a Dios, más se edificará la iglesia y más respuestas a la oración veremos (1 Juan 5:14-15). Orar la Escritura también mantendrá nuestras oraciones equilibradas (adoración, confesión, súplica), poderosas y agradables. Observe cómo David ora bíblicamente al incorporar Éxodo 34:6 en el Salmo 145:8-9:

Clemente y misericordioso es Jehová,

Lento para la ira, y grande en misericordia.

Bueno es Jehová para con todos,

Y sus misericordias sobre todas sus obras.

Orar bíblicamente es el primer paso para orar teológicamente.

Orar Trinitariamente

El corazón de la teología cristiana es que Dios es un solo Dios revelado en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Esto es un misterio profundo, pero también muy práctico. Nuestra teología siempre informa profundamente y tiene un impacto en nuestra práctica, incluyendo nuestra práctica de la oración. La razón por la que nuestra oración debe ser trinitaria es que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo están íntimamente implicados tanto en la creación (véase Génesis 1:1-2 y Juan 1:1-3) como en la redención (véase 2 Tesalonicenses 2:13-14). Por eso tiene un perfecto sentido bíblico, teológico y práctico dirigirse a cada uno de ellos en la oración. Observe en cómo lo hace Pablo en Efesios 3:14-17:

Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra, para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor.

Pablo ruega al Padre que los efesios sean fortalecidos por el Espíritu para que el Hijo habite en sus corazones por la fe. Esta oración es teológica en el mejor sentido: bíblicamente informada, poderosa, relevante, práctica y transformadora de vida. No es necesario que nuestras oraciones mencionen siempre a cada una de las personas de la Trinidad, pero, especialmente en la oración pública, debe haber un testimonio coherente de los tres en uno. La oración trinitaria es claramente bíblica, relevantemente teológica y ampliamente rica.

Oración Centrada en el Evangelio

Hasta ahora hemos dicho que para orar teológicamente -con una buena comprensión del carácter, los propósitos y las promesas de Dios- debemos orar bíblicamente y orar trinitariamente. Un aspecto más de la oración teológica es esencial para que los cristianos lo consideren. Necesitamos orar centrados en el Evangelio. Si el corazón de la teología propiamente dicha es la Trinidad, el corazón de la teología redentora (soteriología) es el Evangelio. Toda la Biblia apunta en última instancia a la obra redentora de Jesús en la cruz, asegurando así nuestro perdón y reconciliación, nuestra renovación y transformación (véase Lucas 24:25-27, 44-47; Tito 2:11-14, 3:4-7). Dado que nuestras vidas deben estar cada vez más centradas en el Evangelio (1 Cor. 1:20-2:5), se deduce que nuestras oraciones también deberían estarlo. ¿Qué oraciones podríamos hacer para honrar a Dios, exaltar a Cristo y animar el corazón que las que se centran en la gloria de la gracia de Dios hacia nosotros en Cristo? El Evangelio es tanto la puerta de entrada a todas las bendiciones que recibimos a través de la oración (Rom. 5:1-2) como el almacén de esas mismas bendiciones, especialmente la bendición de conocer a Dios mismo a través de Cristo (Fil. 3:8-11).

Una vez más, una de las oraciones de Pablo es un maravilloso ejemplo de una oración teológicamente rica y centrada en el Evangelio:

Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios; fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad; con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo,.

Considera las riquezas teológicas y las misericordias prácticas por las que ora Pablo: el conocimiento de la voluntad de Dios, el ser capacitado para caminar de una manera que complazca al Señor y dé fruto, la creciente intimidad con el Señor, el poder para soportar las cosas difíciles con alegría, y una herencia final gloriosa con los santos en la luz. ¡Qué riquezas! Pero observe en cómo termina la oración con la fuente y la suma de todas las bendiciones del Evangelio: la liberación de Satanás y el traslado al reino de Jesús con el pleno perdón, todo ello a través de la sangre redentora de Cristo. La oración centrada en el Evangelio golpea como un rayo el alma, liberando y transformando y motivando para la adoración y el servicio.

¿Importa la buena teología en la oración? La Escritura, la historia de la Iglesia y la experiencia personal dicen: “¡Sí y amén!” La oración saturada de las Escrituras, trinitaria y centrada en el Evangelio glorifica a Dios y trae la mayor de las bendiciones: “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo estén con todos vosotros” (2 Cor. 13:14).


Pat Quinn (MA, Calvin College) es director de los ministerios de consejería en la Iglesia Reformada de la Universidad en East Lansing, Michigan, donde también sirve como anciano y profesor. Quinn dirigió el culto en la Iglesia Reformada de la Universidad durante varias décadas, componiendo muchas canciones de adoración y oraciones de la congregación. Pat está casado con Judie, y tienen dos hijos mayores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s