Sin Dios, No Hay Verdad

Posted on

ESJ_BLG_202100910_01

Sin Dios, No Hay Verdad

Por John MacArthur

La verdad no tiene sentido aparte de Dios.

La verdad no puede ser explicada, reconocida, entendida o definida adecuadamente sin Dios como fuente. Puesto que sólo Él es eterno y autoexistente y sólo Él es el creador de todo lo demás, Él es la fuente de toda verdad.

Si no crees eso, intenta definir la verdad sin referencia a Dios, y verás lo rápido que fallan todas esas definiciones. En el momento en que empiezas a reflexionar sobre la esencia de la verdad, te enfrentas a la exigencia de un absoluto universal: la realidad eterna de Dios. A la inversa, todo el concepto de verdad se convierte instantáneamente en algo carente de sentido en cuanto se intenta eliminar el pensamiento de Dios de la mente.

Así, por supuesto, es precisamente como el apóstol Pablo trazó la implacable decadencia de las ideas humanas en Romanos 1:21-22: “Pues aunque conocían a Dios, no le honraron como a Dios ni le dieron gracias, sino que se hicieron vanos en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se volvieron necios.”

Hay serias implicaciones morales, también, cuando alguien intenta disociar la verdad del conocimiento de Dios. Pablo continuó escribiendo: " Y como ellos no tuvieron a bien reconocer a Dios, Dios los entregó a una mente depravada, para que hicieran las cosas que no convienen;" (Romanos 1:28). Si se abandona la definición bíblica de la verdad, el resultado inevitable es la injusticia. Lo vemos ocurrir ante nuestros ojos en cada rincón de la sociedad contemporánea. De hecho, la aceptación generalizada de la homosexualidad, la rebelión y todas las formas de iniquidad que vemos en nuestra sociedad hoy en día es un cumplimiento literal de lo que Romanos 1 dice que siempre sucede cuando una sociedad niega y suprime la conexión esencial entre Dios y la verdad.

Si reflexionas sobre el tema con cierto grado de sobriedad, pronto verás que incluso las distinciones morales más fundamentales -bien y mal, correcto e incorrecto, honor y deshonor- no pueden tener ningún significado verdadero o constante aparte de Dios. Esto se debe a que la verdad y el conocimiento en sí mismos simplemente no tienen un significado coherente aparte de una fuente fija, a saber, Dios. ¿Cómo podrían hacerlo? Dios encarna la definición misma de la verdad. Toda afirmación de la verdad aparte de Él es absurda.

De hecho, los filósofos humanos han intentado durante miles de años explicar la verdad y dar cuenta del conocimiento humano aparte de Dios, y todos los que lo han intentado han fracasado en última instancia. Esto ha llevado a un cambio ominoso en el mundo del pensamiento secular en los últimos años.

He aquí un esbozo de cómo se produjo el cambio: Los antiguos filósofos griegos se limitaban a asumir la validez de la verdad y el conocimiento humano sin intentar explicar cómo sabemos lo que sabemos. Pero unos quinientos años antes de la época de Cristo, Sócrates, Platón y Aristóteles empezaron a considerar los problemas de cómo definir el conocimiento, cómo descubrir si una creencia es verdadera y cómo determinar si estamos realmente justificados para creer algo. Durante unos dos mil años, casi todos los filósofos presupusieron más o menos que el conocimiento se transmite de alguna manera a través de la naturaleza, y expusieron una serie de explicaciones naturalistas que intentaban describir cómo la verdad y el conocimiento pueden comunicarse a la mente humana.

Luego, a mediados del siglo XVII, en los albores de la llamada Ilustración, filósofos como René Descartes y John Locke empezaron a abordar muy seriamente la cuestión de cómo obtenemos el conocimiento. Esta rama de la filosofía se denominó epistemología, es decir, el estudio del conocimiento y de cómo las mentes humanas aprehenden la verdad.

Descartes era un racionalista que creía que la verdad se conoce por medio de la razón, partiendo de unas pocas verdades fundacionales y evidentes y utilizando deducciones lógicas para construir estructuras de conocimiento más sofisticadas sobre esa base. En cambio, Locke sostenía que la mente humana comienza como una pizarra en blanco y adquiere el conocimiento únicamente a través de los sentidos. (Immanuel Kant demostró que ni la lógica ni la experiencia por sí solas (por tanto, ni el racionalismo ni el empirismo) podían dar cuenta de todo el conocimiento humano, e ideó una visión que combinaba elementos del racionalismo y del empirismo. G. W. F. Hegel argumentó a su vez que incluso el punto de vista de Kant era inadecuado, y propuso una visión más fluida de la verdad, negando que la realidad sea una constante. En cambio, dijo, lo que es verdadero evoluciona y cambia con el avance del tiempo. Los puntos de vista de Hegel abrieron la puerta a varios tipos de irracionalismo, representados por sistemas de pensamiento "modernos" que van desde las filosofías de Kierkegaard, Nietzche y Marx hasta el pragmatismo de Henry James.

Así, se han propuesto elaboradas epistemologías que han sido metódicamente desacreditadas una tras otra, como una larga cadena en la que se rompen todos los eslabones anteriores. Después de miles de años, todos los mejores filósofos humanos han fracasado por completo a la hora de explicar la verdad y el origen del conocimiento humano aparte de Dios.

De hecho, la lección más valiosa que la humanidad debería haber aprendido de la filosofía es que es imposible dar sentido a la verdad sin reconocer a Dios como el punto de partida necesario.

El Abandono de la Búsqueda de la Verdad

En tiempos más recientes, los intelectuales incrédulos han admitido que la cadena se ha roto y han decidido que el culpable es lo absurdo de cualquier búsqueda de la verdad. En efecto, han renunciado a esa búsqueda como algo totalmente inútil. Por lo tanto, el mundo de las ideas humanas se encuentra actualmente en un grave estado de cambio. En casi todos los niveles de la sociedad, estamos asistiendo a un cambio de paradigma profundamente radical, una revisión total de la forma en que la gente piensa en la verdad misma.

Desgraciadamente, en lugar de reconocer lo que exige la verdad y ceder a la necesidad de creer en el Dios de la verdad, el pensamiento occidental contemporáneo ha ideado formas de librar a la filosofía humana de toda noción coherente de la verdad. Por ello, el concepto de verdad está siendo muy atacado en la comunidad filosófica, en el mundo académico y en el ámbito de la religión mundana. La forma de pensar sobre la verdad está siendo totalmente renovada y el vocabulario del conocimiento humano completamente redefinido. El objetivo final, claramente, es hacer caer en el olvido toda noción de verdad.

El objetivo de la filosofía humana solía ser la verdad sin Dios. Las filosofías actuales están abiertas a la noción de Dios sin verdad, o para ser más exactos, a la "espiritualidad" personal en la que cada uno es libre de crear su propio dios. Los dioses personales no suponen una amenaza para la voluntad propia pecadora, porque de todos modos se adaptan a las preferencias personales de cada pecador, y no exigen nada a los demás.

Este hecho subraya la verdadera razón de toda negación de la verdad: "Los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas" (Juan 3:19). Aquí el Señor Jesús dice que la gente rechaza la verdad (la luz) por razones fundamentalmente morales, no intelectuales. La verdad es clara, demasiado clara. Revela y condena el pecado. Por lo tanto, "todo el que hace el mal odia la Luz, y no viene a la Luz por miedo a que sus obras sean expuestas" (Juan 3:20). Los pecadores aman su pecado, por lo que huyen de la luz, negando que ésta exista.

La guerra contra la verdad no es nada nuevo, por supuesto. Comenzó en el jardín cuando la serpiente le dijo a la mujer: “¿Con que Dios os ha dicho…?” (Génesis 3:1). Desde entonces se ha librado una batalla implacable entre la verdad y la mentira, el bien y el mal, la luz y las tinieblas, la seguridad y la duda, la creencia y el escepticismo, la justicia y el pecado. Es un conflicto espiritual salvaje que literalmente abarca toda la historia de la humanidad. Pero la ferocidad e irracionalidad de este ataque actual parece no tener precedentes.

Las ramificaciones de gran alcance del reciente cambio de paradigma ya son obvias. En la última generación -y especialmente en las últimas tres décadas- hemos asistido a cambios convulsos en los valores morales, la filosofía, la religión y las artes de la sociedad. La agitación ha sido tan profunda que la generación de nuestros abuelos (y prácticamente todas las generaciones anteriores de la historia de la humanidad) difícilmente habría pensado que el paisaje podría cambiar tan rápidamente. Prácticamente ningún aspecto del discurso humano ha dejado de ser afectado. La devoción tradicional y nominal a los ideales y las normas morales derivadas de las Escrituras está muriendo con la generación mayor.

Muchos creen que el cambio de paradigma marca la desaparición de la era moderna y el amanecer de una nueva era postmoderna, la siguiente gran época en el desarrollo del pensamiento humano. La próxima vez examinaremos el modernismo, su fallida desaparición, y cómo el postmodernismo llenó ese vacío con errores aún mayores en la búsqueda de la verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s