Esto Puede Doler Un Poco: ¿Pueden Los Cristianos Perder Las Recompensas Celestiales?

Posted on

ESJ_BLG_2021213_03Esto Puede Doler Un Poco: ¿Pueden Los Cristianos Perder Las Recompensas Celestiales?

Por Clint Archer

Fue un castigo aleccionador y humillante. Mientras millones de espectadores observaban con mórbida fascinación el espectáculo televisado, las ocho víctimas del controvertido veredicto permanecían cabizbajas y conmocionadas por la incredulidad. Después de muchos años de esfuerzo y sacrificio, de innumerables horas de práctica y entrenamiento, de gastos incalculables de patrocinio y apoyo, cuatro parejas de dobles femeninos fueron descalificadas de las finales olímpicas de bádminton por el delito de -espere- no esforzarse lo suficiente.

El bádminton se percibe generalmente como un deporte plácido, no conocido por su dramatismo. Pero el escándalo del «volante» en los Juegos Olímpicos de Londres de 2012 hizo historia con un extraño giro de los acontecimientos. Dos equipos de dobles femeninos de China, uno de Corea del Sur y otro de Indonesia fueron descalificados sin contemplaciones por, en palabras del vicepresidente del Comité Olímpico Internacional, un tal Craig Reedie, «no haber utilizado sus mejores esfuerzos para ganar un partido.» Todos los jugadores habían superado la ronda de eliminación y, al parecer, intentaban perder sus partidos con la esperanza de conseguir un puesto más holgado en la siguiente ronda.

El cómico autosabotaje era difícil de pasar por alto. Aquí estaban las mejores jugadoras de bádminton del planeta, que no sólo perdían un poco de entusiasmo, sino que echaban a perder deliberadamente sus partidos con saques de doble falta. Jugaban con tan poco esfuerzo que el volante, como una patética ave no voladora, no podía alcanzar repetidamente la altura necesaria para despejar la red. Los jugadores no pretendían parecer decepcionados cuando perdían un punto. Pero sus ruines payasadas les costaron a todos la posibilidad de conseguir el oro olímpico.

Existe un desafortunado paralelismo en el ámbito espiritual. La gracia sólo por la fe es una doctrina preciosa. Pero desde su publicación más popular (es decir, el Libro de los Romanos), ha habido creyentes que profesan la fe que se han visto tentados a dormirse en los laureles del perdón gratuito en lugar de esforzarse por la recompensa celestial. Pablo se dirigió a aquellos que pecaban bajo la bandera de «una vez salvado siempre salvado» con estas palabras inequívocas: “¿Qué diremos, entonces? ¿Continuaremos en pecado para que la gracia abunde? ¡De ningún modo! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?” (Romanos 6:1-2 ).

El veredicto del bádminton olímpico proporciona una parábola adecuada para el mal servicio de muchas vidas cristianas. Nuestro Señor era aficionado a estas instantáneas de la vida real de una administración inepta y sus consecuencias. Las parábolas del Nuevo Testamento están salpicadas de un elenco de administradores que no se esforzaron lo suficiente (por ejemplo, Lucas 12:45 ; Mateo 25:26-27 ).

Para ser claros, recordemos que no hay condenación para los que están en Cristo Jesús (Romanos 8:1 ). La condenación es la muerte eterna del infierno; es la separación interminable de los pecadores no arrepentidos de un Dios santo. Cuando Jesús vivió la vida perfecta y luego ofreció esa justicia en la cruz en nombre de los que creerían, el pago fue hecho por cada pecado que sería cometido por cada persona que confía en Jesús para la salvación. Entonces, ¿por qué hay un juicio para los creyentes? La respuesta está en entender los diferentes tipos de juicios.

Existe el juicio de los incrédulos, un tiempo de justicia e ira de Dios, basado en sus obras de pecado, que resulta en la condenación. Pero también hay un juicio de los creyentes, un tiempo de gracia y misericordia y recompensa, basado en las obras de Cristo, que resulta en la recompensa. Este juicio, o ceremonia de recompensa, es referido en las Escrituras como el Bēma de Cristo. Es en este glorioso evento que los creyentes recibirán sus recompensas, elogios y nuevas funciones en el reino. Pero lo que muchos cristianos pasan por alto es que esta evaluación de nuestras vidas resultará en diversos grados de recompensa, por diversos grados de fidelidad. Esta impresionante verdad puede sonar aterradora, pero cuanto más entendamos de ella, más inspirados estaremos para ser fieles, y más anticiparemos las recompensas eternas de nuestro Maestro.

Los Grados De Maestría: Comprendiendo la Recompensa en el Tribunal Bēma de Cristo

Los cristianos entienden que la salvación de la condenación es un don de gracia igualmente glorioso y gratuito, para todos los creyentes, independientemente de cuándo se arrepientan. Nuestro Señor lo enseñó explícitamente en la parábola del terrateniente generoso en Mateo 20. El ladrón en la cruz -salvado durante unas horas- disfrutará de la misma salvación de sus pecados y sus consecuencias que el apóstol Juan, que sirvió a Cristo durante décadas. No hay grados de perdón. Pero, ¿significa eso que nuestro comportamiento, palabras y motivos no tienen ninguna relación con nuestra eternidad?

Considere estas advertencias de muestra, dirigidas a los creyentes:

“Ahora bien, si sobre este fundamento alguno edifica con oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, paja, la obra de cada uno se hará evidente; porque el día la dará a conocer, pues con fuego será revelada; el fuego mismo probará la calidad de la obra de cada uno. Si permanece la obra de alguno que ha edificado sobre el fundamento, recibirá recompensa. Si la obra de alguno es consumida por el fuego, sufrirá pérdida; sin embargo, él será salvo, aunque así como por fuego.” (1 Corintios 3:12–15).

Observe que la persona que «sufre pérdida» debido a su fundamento defectuoso no es un incrédulo, sino uno que «se salvará». Pablo está hablando de los creyentes.

“Por tanto, no juzguéis antes de tiempo, sino esperad hasta que el Señor venga, el cual sacará a la luz las cosas ocultas en las tinieblas y también pondrá de manifiesto los designios de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de parte de Dios” (1 Corintios 4:5 ).

Este pasaje se refiere a un tiempo después de la venida del Señor en el que los motivos de los creyentes tendrán como resultado el correspondiente elogio de Jesús (que recuerda el elogio del «siervo bueno y fiel» en la parábola de los talentos en Mateo 25).

“Porque todos nosotros [Pablo se incluye a sí mismo con todos los creyentes] debemos comparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno sea recompensado por sus hechos estando en el cuerpo, de acuerdo con lo que hizo, sea bueno o sea malo [phaulon, una palabra que significa fútil/inútil]” (2 Corintios 5:10 ). Aquí se advierte a los creyentes que recibirán lo que les corresponde, según sus obras en esta vida, ya sean buenas y provechosas o vanas y sin valor.

“Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si comienza por nosotros primero, ¿cuál será el fin de los que no obedecen al evangelio de Dios?” (1 Pedro 4:17 ). Pedro se refiere a la disciplina de Dios en esta vida en la vida de los creyentes-la “casa de Dios.”

El escritor de Hebreos explica con sabiduría: “Es para vuestra corrección que sufrís; Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo hay a quien su padre no discipline?» (Hebreos 12:7).

Los creyentes no están exentos de rendir cuentas en esta vida o en la próxima. Muchos cristianos tienen una idea equivocada del día de su juicio. O bien temen que sus pecados los persigan de alguna manera al ser mostrados ante ellos y otros en una pantalla de plasma gigante; o bien, asumen alegremente que, dado que los creyentes son perdonados de todos los pecados, no tendrán que rendir cuentas en la otra vida. Ambos puntos de vista son erróneos.

La Biblia enseña claramente que los creyentes serán recompensados de acuerdo con la fidelidad de su administración de los dones de Dios para ellos. Sus palabras, hechos y motivos serán examinados, y tendrán como resultado la recompensa eterna y la pérdida de la misma. Ningún pecado tendrá efecto sobre su salvación o su perfecta justicia a través de Cristo. Pero sus recompensas serán acordes y proporcionales a su fidelidad a la mayordomía que Dios les dio.

El juicio de los creyentes -llamado el juicio del Tribunal de Bēma en 2 Corintios 5:10- es una evaluación hecha en amor, con el propósito de repartir recompensas. El juicio de los incrédulos (llamado el juicio del Gran Trono Blanco en Apocalipsis 20:11) es un recuento de la ira, con el propósito de castigar la rebelión. En uno el resultado es siempre la recompensa, en el otro es siempre la condenación.

Herederos Divididos: ¿Son Todos los Creyentes Iguales en el Cielo?

A menudo se plantea una pregunta común: ¿Son todos los creyentes iguales en el Cielo? Lamentablemente, me veo obligado a ofrecer la más molesta de las respuestas: Sí y no.

Sí, en esencia y en posición ante Dios todos los creyentes son perfectamente iguales en el Cielo. Estaremos igualmente revestidos de la justicia de Cristo. Todos estaremos perfectamente contentos y no habrá rivalidades ni comparaciones. Sin embargo, las funciones y los papeles de los creyentes no son idénticos.

Aunque los creyentes se salvan todos por igual, sigue habiendo disparidad en sus funciones en la otra vida. Un ejemplo claro de esta jerarquía de herederos es el de los apóstoles. En Lucas 22 Jesús ofrece una promesa de recompensa única a los doce apóstoles (presumiblemente Matías ocuparía el puesto de Judas),

“Vosotros sois los que habéis permanecido conmigo en mis pruebas; 29 y así como mi Padre me ha otorgado un reino, yo os otorgo que comáis y bebáis a mi mesa en mi reino; y os sentaréis en tronos juzgando a las doce tribus de Israel.” ( Lucas 22:28-30 ).

La recompensa se presenta como una función de gobierno (un trono), una esfera de responsabilidad (un reino), que es específica de los apóstoles, y no se confiere a todos los creyentes. Esto demuestra al menos que doce creyentes tendrán una función o papel más privilegiado en el reino eterno. Pero, ¿son estos doce los únicos que tendrán una posición privilegiada en la eternidad?

Los Santos que Sufren: ¿Puede un Creyente Realmente Perder la Recompensa Eterna?

Puede que esté de acuerdo con la idea de que algunos creyentes -al menos los doce apóstoles- tienen papeles o funciones más prominentes en el reino de Dios, pero quizá no esté aún dispuesto a conceder que eso implique necesariamente que otros creyentes pierdan la recompensa. Sin embargo, no es sólo la lógica la que indica que los creyentes pueden perder la recompensa eterna. La evidencia bíblica lo exige.

Juan escribió: “Tened cuidado para que no perdáis lo que hemos logrado, sino que recibáis abundante recompensa.” (2 Juan 8 ). En 1 Corintios 3:10 se nos dice que los líderes espirituales que construyen sus ministerios con material de baja calidad, “sufrirán pérdidas.” No se da el significado exacto, pero estoy seguro de que usted estará de acuerdo en que lo que sea que signifique “sufrir pérdida,” ciertamente no puede significar “no sufrir pérdida.”

Ahora dejemos claro que no hay ningún castigo purgatorial o castigo en la otra vida para los creyentes. Somos inmunes a toda condenación debido al precio completo que Jesús pagó por nuestros pecados. La pérdida de la recompensa no es un castigo, es simplemente el reparto de la función en el Cielo que se correlaciona con la fiel administración de los dones de Dios.

En este punto, cualquier buen protestante debería estar moviéndose inquieto en su asiento. Nos salvamos por la fe, no por las obras. La salvación es un don gratuito de Dios. ¿Cómo pueden afectar nuestras obras a nuestra vida después de la muerte si Jesús lo pagó todo? Estas preguntas nos recuerdan que debemos hacer una clara distinción entre lo que hacemos para ser salvados (nada), y lo que hacemos una vez que somos salvados. Pablo, en Efesios 2:10 , nos recuerda que no fuimos salvados por buenas obras, sino “para buenas obras.”

Profetas del Beneficio: ¿Cuáles son las Recompensas Eternas?

Tradicionalmente, las coronas son sinónimo de recompensas eternas, pero las coronas en las Escrituras representan algo más que un brillante tocado. Las coronas representan autoridad y posición. La verdadera recompensa en la eternidad es la posición y la responsabilidad concedida al creyente. Todos serviremos a Cristo en diferentes capacidades. El negocio familiar en el reino de Dios es gobernar. Como coheredero de Cristo, e hijo de Dios, la eternidad del creyente implica gobernar y reinar con Cristo. Este impresionante privilegio se alude en muchos pasajes, e incluso se promete explícitamente en algunos.

Consideremos el comentario improvisado de Pablo en el que reprende a los corintios por su incapacidad para resolver las disputas civiles desde dentro de la iglesia. Su justificación para prohibir el arbitraje externo es esta enigmática declaración: “¿No sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¡Cuánto más asuntos de esta vida!” (1 Corintios 6:3 ). Espera, ¿qué?

La palabra «juez» se refiere a gobernar, dirigir, como en la designación dada a los gobernantes ad hoc de Israel en el libro de los Jueces. Los creyentes gobernaremos a los ángeles en el reino en alguna capacidad.

Otra pista de que nuestra recompensa eterna implica reinar se encuentra en la parábola de las minas, en Lucas 19. La recompensa para el buen mayordomo que administró fielmente la inversión de su amo fue una mayor autoridad: «Bien hecho, buen siervo, puesto que has sido fiel en lo muy poco, ten autoridad sobre diez ciudades». (Lucas 19:17 ).

Las referencias explícitas a la función de gobierno de los creyentes ocupan un lugar destacado en el libro del Apocalipsis:

“También vi tronos, y se sentaron sobre ellos, y se les concedió autoridad para juzgar. Y vi las almas de los que habían sido decapitados por causa del testimonio de Jesús y de la palabra de Dios, y a los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, ni habían recibido la marca sobre su frente ni sobre su mano; y volvieron a la vida y reinaron con Cristo por mil años.” (Apocalipsis 20:4 , énfasis añadido).

Y,
“Bienaventurado y santo es el que tiene parte en la primera resurrección; la muerte segunda no tiene poder sobre estos sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con Él por mil años.” (Apocalipsis 20:6 , énfasis añadido).
Y,
“Y ya no habrá más noche, y no tendrán[a] necesidad de luz de lámpara ni de luz del sol, porque el Señor Dios los iluminará, y reinarán por los siglos de los siglos.” (Apocalipsis 22:5, énfasis añadido).

Las recompensas prometidas por Dios se mencionan frecuentemente en términos de autoridad. La mayoría de las veces, los símbolos de las recompensas se representan como coronas (2 Timoteo 4:8 ; Santiago 1:12 ; 1 Pedro 5:4 ; Apocalipsis 2:10 ; 3:11 ) y tronos (Mateo 19:28 ; Apocalipsis 3:21 ; 4:4 ).

Que recibamos o no coronas literales y físicas es irrelevante, la cuestión es que las funciones y las posiciones de autoridad acompañan a la recompensa. La tiara física concedida a una reina de la belleza no es la razón por la que se presentó al concurso; es simplemente el símbolo de su victoria y el premio que conlleva el cargo.

La Hoja de Resultados: ¿Cuáles son los Criterios para la Recompensa Eterna?

En el laboratorio de homilética de nuestro seminario, los estudiantes de predicación daban un mensaje a un grupo hambriento de compañeros. El público, que se moría de ganas, tenía entonces la deliciosa tarea de criticar a su víctima. Pero el profesor dirigía (limitaba) nuestros comentarios con una lista de criterios a tener en cuenta. Rellenábamos una sencilla puntuación sobre diez para cada criterio, que servía para explicar la nota que otorgábamos. Así se evitaba una crítica inútil e inespecífica, por ejemplo, informar al predicador de que su primer y único intento de sermón «no era el mejor».

El juicio de Bēma es una evaluación detallada de criterios específicos sobre los que se nos advierte en el Nuevo Testamento. Los hechos, las palabras y los motivos son evaluados en el tribunal del Bēma, que afecta a nuestras recompensas.

Obras

Los cristianos nos ponemos, con razón, un poco nerviosos cuando oímos enseñanzas que relacionan las obras con las recompensas. Los heroicos santos de la Reforma se esforzaron por aclarar que la salvación es sólo por la gracia, sólo por la fe, al margen de las obras del pecador. Por lo tanto, debemos abordar este tema con cautela. Es crucial entender que las obras que los creyentes hacen después de la salvación son en respuesta a la gracia que hemos recibido, motivadas por el amor a Dios, y facultadas enteramente por el Espíritu Santo que obra la voluntad de Dios en nuestras vidas (Filipenses 2:13 ). Pero una comprensión correcta de estas obras posteriores a la salvación nos ayuda a reconocer el efecto que tienen en nuestras recompensas eternas.

Consideremos estos pasajes, que mencionan la recompensa en relación con nuestras obras:

“el cual pagará a cada uno conforme a sus obras: a los que por la perseverancia en hacer el bien buscan gloria, honor e inmortalidad: vida eterna” (Romanos 2:6-7 , énfasis añadido). Aquí la salvación de uno se evidencia en las obras proporcionales.

Y este pasaje que vimos antes,

«Ahora bien, si sobre este fundamento alguno edifica con oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, paja, la obra de cada uno se hará evidente; porque el día la dará a conocer, pues con fuego será revelada; el fuego mismo probará la calidad de la obra de cada uno. Si permanece la obra de alguno que ha edificado sobre el fundamento, recibirá recompensa. Si la obra de alguno es consumida por el fuego, sufrirá pérdida; sin embargo, él será salvo, aunque así como por fuego» (1 Corintios 3:12-15 , énfasis añadido).

Y,

«Porque todos nosotros debemos comparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno sea recompensado por sus hechos estando en el cuerpo, de acuerdo con lo que hizo, sea bueno o sea malo.» (2 Corintios 5:10 , énfasis añadido).

Y,

» He aquí, yo vengo pronto, y mi recompensa está conmigo para recompensar a cada uno según sea su obra.» (Apocalipsis 22:12 , énfasis añadido).

No se puede negar que las Escrituras indican una correlación entre las obras y las recompensas. Pero, ¿cómo son compatibles estos versículos con nuestra comprensión de la gracia por la sola fe, al margen de nuestras obras? El apóstol Pablo, campeón de la gracia por la fe sola, nos explica magistralmente el equilibrio:

» Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas.» (Efesios 2:8-10 , énfasis añadido).

A qué maestro tan bondadoso servimos: Él nos salva, nos equipa, nos suministra el trabajo, nos capacita para llevarlo a cabo, y luego todavía nos recompensa por lo que hicimos en Su fuerza.

Palabras

Se presta especial atención a una subcategoría particular de nuestros actos, a saber, las palabras. Esto es de esperar, ya que las palabras son un barómetro de las condiciones que se están gestando en nuestros corazones (Lucas 6:45 ).

Jesús fustigó a los fariseos hipócritas con justa indignación: “Y yo os digo que de toda palabra vana que hablen los hombres, darán cuenta de ella en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.” (Mateo 12:36-37 ). Aunque los destinatarios de esta reprensión eran incrédulos, la idea de que las palabras reciben una atención especial en el día del juicio debería ser aleccionadora.

E incluso los creyentes -específicamente los maestros- son advertidos con estas sombrías palabras,

“Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos un juicio más severo. Porque todos tropezamos de muchas maneras. Si alguno no tropieza en lo que dice, es un hombre perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo.” (Santiago 3:1 ).

Imagina por un momento que un equipo de investigadores fastidiosos archivara cada correo electrónico, mensaje de texto, tuit o actualización de estado de Facebook que hayas escrito. ¿Le pondría nervioso? ¿Y si descubrieras que una recopilación exhaustiva de tu producción -incluyendo transcripciones de cada conversación que has tenido y cada sonido que has murmurado en voz baja- se imprimiera y publicara en forma de libro para que todo el mundo lo leyera? Sería un artefacto bastante revelador y voluminoso, ¿no es así?

La Biblia enseña que el Juez, que va a determinar tu recompensa, está registrando todo lo que dices.

Motivos

Dios no sólo oye todo lo que dices y ve todo lo que haces, sino que también sabe todo lo que piensas, todo lo que sientes y todo lo que quieres decir. Como dijo Jesús: «Por lo cual, todo lo que habéis dicho en la oscuridad se oirá a la luz, y lo que habéis susurrado en las habitaciones interiores, será proclamado desde las azoteas» (Lucas 12:3 ).

También Pablo reconoció el escrutinio de los motivos en el juicio:

«Ahora bien, además se requiere de los administradores que cada uno sea hallado fiel. En cuanto a mí, es de poca importancia que yo sea juzgado por vosotros, o por cualquier tribunal humano; de hecho, ni aun yo me juzgo a mí mismo. Porque no estoy consciente de nada en contra mía; mas no por eso estoy sin culpa, pues el que me juzga es el Señor. Por tanto, no juzguéis antes de tiempo, sino esperad hasta que el Señor venga, el cual sacará a la luz las cosas ocultas en las tinieblas y también pondrá de manifiesto los designios de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de parte de Dios.» (1 Corintios 4:2-5 , énfasis añadido).

Dos personas pueden hacer la misma obra pero con motivos muy diferentes. Cualquier cosa -incluso la que parece loable- hecha con motivos impuros, será despreciada. Sólo lo que se haga para la gloria de Dios sobrevivirá al juicio.

Fidelidad

Dios no recompensa según lo que haces, sino según lo que haces con lo que tienes. Nadie es responsable de hacer más de lo que se le ha confiado. Como advirtió claramente Jesús: “A todo el que se le haya dado mucho, mucho se demandará de él; y al que mucho le han confiado, más le exigirán” (Lucas 12:48b ).

Como dijo una vez Helen Keller, la campeona de los discapacitados físicos: «Anhelo realizar alguna tarea grande y noble, pero debo hacer tareas pequeñas como si fueran grandes y nobles». Algunos de nosotros estamos más limitados que otros en el alcance de nuestro ministerio. Pero, afortunadamente, Dios sólo recompensa nuestra fidelidad para hacer lo mejor con lo que tenemos.

Conclusión: La Inmunidad no es Impunidad

Nunca supo qué la golpeó. La joven de dieciséis años se había mudado recientemente con su madre a Washington D.C., donde asistía a la escuela y se hacía fácilmente con los amigos que en breve asistirían a su funeral. Salió hasta tarde. Justo antes de la medianoche de la fatídica noche del viernes 3 de enero de 1997, mientras el coche en el que viajaba se acercaba despreocupadamente a DuPont Circle, el sonido de los neumáticos chillando, los cristales rompiéndose y el acero doblándose señalaron una advertencia fugaz y escalofriante que probablemente apenas se registró en su conciencia antes de…

El humeante accidente de cinco coches se cobró la vida de la chica y dejó a otras cuatro personas gravemente heridas. El culpable fue un conductor ebrio que circulaba por las calles de la ciudad como si fueran parte de su patio de recreo privado de Fórmula 1. Arrolló a toda velocidad a varios coches detenidos en un semáforo. Salió ileso y se entregó a la policía con displicencia, como un niño insolente que sabe que no habrá consecuencias por su picardía.

Como es lógico, a pesar de su evidente nivel de intoxicación y del cadáver que había en el lugar de los hechos, el hombre fue puesto en libertad rápidamente. La policía no pudo controlar a este escurridizo personaje por la matrícula de su coche. Resultó que el conductor era un extranjero, el embajador adjunto de su país. Según la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961, los enviados de los 187 países firmantes gozan de inmunidad judicial en los países en los que prestan servicio.

Pero, en un giro de justicia satisfactorio todavía, sus superiores renunciaron a la inmunidad del criminal. Un año después fue condenado a cumplir de siete a veintiún años de prisión por homicidio involuntario.

La madre de la víctima resumió elocuentemente el desenlace, con una frase concisa: «Mi hija no volverá, pero ha merecido la pena luchar porque la inmunidad no es impunidad».

Bien dicho, en efecto. La inmunidad de la ley no significa impunidad de toda consecuencia, incluso en términos teológicos. Es un error asumir que el perdón de los pecados significa que no hay responsabilidad o consecuencia para los creyentes en esta vida o en la siguiente.

La lección que extraemos del tribunal Bēma es que la inmunidad de la condena no es impunidad de las consecuencias. Que Dios nos permita a todos ser fieles con sus dones, usarlos para su gloria, y luego disfrutar de sus generosas recompensas en la medida en que fuimos obedientes.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s