¿Debemos Aconsejar A Un Incrédulo?

Posted on

ESJ_BLG_2021215_02¿Debemos Aconsejar A Un Incrédulo?

Por Jacob Elwart

Una de las preguntas desafiantes que enfrentan las iglesias y los consejeros bíblicos es: «¿Debemos aconsejar a un incrédulo?» Jay Adams solía llamar a aconsejar a un incrédulo “pre-consejería.” La razón de su aclaración era que definía el asesoramiento bíblico (o el asesoramiento nouthético, como él lo llamaba) como una confrontación amorosa a partir de una profunda preocupación por una persona con el fin de ayudarla a cambiar [a ser más como Cristo]. En otras palabras, el público de Adams eran los creyentes. Un no creyente no puede ser transformado a la imagen de Cristo. Pablo dice en Romanos 8:6-8 que la mente incrédula es hostil a Dios, y no se somete ni puede someterse a la ley de Dios. David Powlison sostiene acertadamente que el objetivo del asesoramiento bíblico es la transformación espiritual.

Reacomodando las Sillas de la Cubierta del Titanic

Muchos sugieren que no podemos ayudar a los incrédulos hasta que se conviertan. Los incrédulos son como un barco que se hunde, y no tiene sentido tratar de ayudarlos con problemas menores mientras se ignora la realidad del problema mayor. Están destinados a la condenación eterna (un barco que se hunde) debido a su pecado y enemistad con Dios. Los cambios superficiales sólo para tener una vida mejor (reacomodar las sillas de la cubierta) no ayudan en última instancia a una persona. Sería como ofrecer simplemente un vaso de agua a una persona que está atrapada en un edificio en llamas.

¿Podemos Ofrecer Esperanza a los Desesperados?

¿Qué hacemos cuando un incrédulo viene a nuestra iglesia pidiendo consejo? ¿Le decimos: «Acomódese y llénese. No podemos ayudarte, porque no eres cristiano»? ¿O decimos: «Primero sálvate, y entonces podremos hablar de tus problemas»?

¿Nos dan las Escrituras alguna ayuda sobre cómo podríamos aconsejar a una persona que está viviendo en oposición a Dios?

Supongamos que una persona viene a su iglesia pidiendo consejo sobre el dolor. ¿No puede usted hablarle de la esperanza de la resurrección a causa de la resurrección de Cristo?

O suponga que una persona viene a su iglesia buscando ayuda para superar una adicción. ¿No puedes ayudarles a ver que sus deseos dominantes son como buscar agua en cisternas rotas que no contienen agua? ¿No puedes guiarlos a la Fuente de aguas vivas (Jer 2:13)? ¿O no puedes señalarles al Salvador que promete dar un yugo ligero y una carga fácil (Mateo 11:30)?

Conociendo Sus Limitaciones

Una de las primeras cosas que hago cuando me encuentro con alguien es evaluar su condición espiritual. Quiero saber si es un creyente declarado en Jesucristo. Si lo es, esto determinará la forma en que lo ayudaré. Cuando trabajo con un creyente, puedo llamarlo a la humildad y al arrepentimiento. Puedo señalarles las Escrituras como su autoridad. Puedo recordarles su objetivo más elevado: agradar a Dios por medio de la santificación, aunque sus circunstancias no desaparezcan (2 Cor 5:9). Cuando trabajo con creyentes que están dispuestos a humillarse, a menudo veo un cambio espiritual en ellos (St 4:6)

Pero a veces trabajo con alguien que inicialmente profesó su fe en Cristo, pero más tarde descubro que no mostró ningún interés en agradar a Dios en medio de sus problemas. Buscaban una solución rápida, y no tenían interés en la humildad y el arrepentimiento. Si descubro que, de hecho, no tienen una relación con Cristo, mi mensaje cambia ligeramente, pero no 180 grados. Mi mensaje principal sigue siendo: «Tienes que poner tu confianza en Dios, porque Dios no defraudará a los que ponen su confianza en Él (Romanos 9:33). Tienes que arrepentirte de tu pecado. Si decides continuar por el camino que llevas, habrá consecuencias por alejarte de Dios (Prov 13:15)».

No siempre sabemos si estamos tratando con un creyente o un incrédulo, porque no podemos conocer el corazón de una persona. Pero aun así debemos sostener para ellos el alto estándar de la Palabra, y llamarlos a obedecerla, de manera similar a lo que Juan el Bautista hizo con Herodes respecto a divorciarse de su esposa. Siguen siendo personas hechas a la imagen de Dios bajo Su autoridad, aunque no reconozcan esa realidad (Sal 14:1).

Un Enfoque para Aconsejar a los Incrédulos

Robert Jones, en su introducción a Biblical Counseling, The Gospel for Disordered Lives, sugiere que el asesoramiento a los no creyentes es posible y necesario. Escribe: «entramos en el mundo de los no cristianos, entendemos sus luchas y les llevamos a Jesús y sus respuestas empapadas de evangelio; la principal diferencia [entre aconsejar a un no creyente en contraste con aconsejar a un creyente] es que adaptamos nuestros objetivos, estrategias y métodos a su condición espiritual. Podríamos llamar a esto evangelismo de ocasión» (234). Creo que el Dr. Jones tiene toda la razón. Jesús no rechazó a las personas hasta que aceptaron su mensaje. Él sabía que la fe venía por el oír, y el oír por la Palabra de Dios (Rom 10:17). Lo que le faltaba a la persona era la fe. Así que continuó compartiendo con ellos el mensaje de la verdad, al tiempo que utilizaba su problema actual como ocasión para señalarles a Dios (Lucas 19:1-9; véase también el enfoque de Pablo en Hechos 17).

Considere cómo podríamos hablar con nuestros propios hijos incrédulos. ¿Esperamos a hablar con ellos sobre temas de sabiduría hasta que se arrepientan y crean? Por supuesto que no. Les damos instrucciones de sabiduría de las Escrituras y les pedimos que obedezcan. Otra forma de describir esta impartición de sabiduría antes de la conversión es enseñarles el temor del Señor. Es decir, queremos que sepan que Dios espera que todas sus criaturas vivan bajo su autoridad y que los humanos le obedezcamos. La vida es ordenada cuando nos sometemos a Él.

Esto es igual de cierto para los incrédulos. Al enseñar la sabiduría de esta manera, orientamos a nuestros hijos para las conversaciones del Evangelio. Sugiero que adoptemos un enfoque similar cuando trabajemos con los incrédulos que buscan nuestro consejo. Debemos enseñarles el temor del Señor. Nuestro mensaje es similar al que comunicaríamos a un creyente: «Este es el mundo de mi Padre. Dios es el soberano gobernante. Estamos hechos para adorarle y obedecerle. Tu vida debe ajustarse a lo que Él desea». Los profetas en el AT proclamaban un mensaje similar cuando hablaban a una audiencia mixta de creyentes y no creyentes.

Peligros a Evitar

Debido a que estamos trabajando con personas que están esclavizadas al pecado y que se oponen a Dios, debemos proceder con precaución al aconsejarlas. Aquí hay cuatro peligros que debemos evitar:

Falsa Esperanza

Una forma de darles falsas esperanzas es decirles que pueden hacer algo que las Escrituras dicen que no pueden hacer. En otras palabras, les estamos dando falsas esperanzas en ellos mismos. Debemos mantener un estándar alto que Dios les llama a cumplir. Debemos mostrarles en las Escrituras lo que Dios exige de ellos. Pero no debemos decirles que pueden cumplir esa norma. El hecho es que no pueden cumplirlo sin Cristo (Juan 15:5; Romanos 8:6-8). Si el Señor quiere, con el tiempo, el incrédulo verá que no puede cumplir la norma y comenzará a buscar respuestas.

Otra forma en que podemos darles falsas esperanzas es prometiéndoles que si se vuelven a Cristo, todos sus problemas desaparecerán. La realidad es que sus problemas podrían empeorar si vienen a Cristo (Lucas 21:16-17).

Cebo y Cambio

Si usted acepta reunirse con un incrédulo para ayudarlo con el problema que está enfrentando, entonces debe usar las Escrituras para dar un consejo práctico sobre el problema. En otras palabras, no haga un cebo y cambio, «Sé que dije que te ayudaría con tu conflicto matrimonial, pero primero tienes que ser salvo, así que déjame compartir el evangelio contigo». Usted debe compartir el evangelio con ellos, porque usted está preocupado por su mayor necesidad. Pero no debes descuidar el ayudarles en lo que vinieron a ti. ¿Hay sabiduría en los Proverbios para ayudarles con su conflicto en el trabajo? ¿Tienen los evangelios algo que decir sobre su ansiedad? Ayúdales con su problema actual, mientras les señalas a nuestro Redentor.

Escrituras Sorpresa

No les sorprendas con las Escrituras. Yo sugeriría que al principio de su consejería, usted le diga a la persona su enfoque de consejería. Es decir, que usted cree que las Escrituras tienen las respuestas para nosotros cuando enfrentamos los problemas de la vida. Y como consejero, usted usará la Biblia para ayudarles a responder a sus problemas. Esto deja claro desde el principio que usted viene de una cosmovisión bíblica y que su cosmovisión bíblica dará forma a la manera en que usted responde a su situación. No habrá sorpresas. Hablas con autoridad porque hablas en nombre de Dios. Dios es el Creador y, por lo tanto, tiene derecho a gobernar nuestras vidas. La vida funciona bien cuando nos ordenamos adecuadamente bajo Su autoridad.

Ataque Encubierto

No haga un ataque encubierto del evangelio, donde salpica la verdad en su conversación aquí y allá. No se avergüence de compartir las Escrituras con un incrédulo. No tenga miedo de decirle a la persona que está citando de las Escrituras. Saque la espada de la Palabra de su vaina (Heb 4:12). Es el medio que Dios utiliza para revelar lo que hay en su corazón. La conciencia del incrédulo está de tu lado (Rom 2:14-15). Sabe que Dios existe y que hay bien y mal (Rom 1:20). Así que hable con confianza y autoridad al compartir las Escrituras con esa persona. Haga brillar la luz de la gloria del Evangelio sobre su situación. Ore para que Dios haga una obra en su corazón que sólo Él puede hacer. Y descanse, sabiendo que Él es quien cambia los corazones.

Conclusión

Hay personas heridas en nuestras comunidades que buscan ayuda. En última instancia, necesitan una solución a su mayor problema. Nuestra respuesta a su dolor requiere gran sabiduría y gran compasión. Cuando vengan a pedir ayuda, no desperdicie su oportunidad de consejería de crisis. Deles las Escrituras, y deje el resto a Dios. La consejería de crisis puede ser un gran medio para orar con una persona que está sufriendo, mostrar un cuidado genuino y ofrecer esperanza en el evangelio. El hecho de que la persona se dirija a usted le da la oportunidad de defender la esperanza que hay en usted (1 Pe 3:15). Tal vez Dios utilice su ayuda para atraerlos hacia Él.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s