Respondiendo a las 95 Tesis Contra el Dispensacionalismo, Tesis 41 – 45

Posted on

ESJ_BLG_20220803_02Respondiendo a las 95 Tesis Contra el Dispensacionalismo, Tesis 41 – 45

Por Paul Henebury

Tesis 41

A pesar de la afirmación de los dispensacionalistas de que los descendientes de los patriarcas nunca habitaron toda la tierra que se les prometió en el pacto con Abraham y, por lo tanto, dado que Dios no puede mentir, la posesión de la tierra por parte de los judíos está todavía en el futuro; por el contrario, Josué escribió: “De esa manera el Señor dio a Israel toda la tierra que había jurado dar a sus padres, y la poseyeron y habitaron en ella…. No faltó ni una palabra de las buenas promesas que el Señor había hecho[b] a la casa de Israel; todas se cumplieron.” (Josué 21:43,45)

Respuesta:

Aquí está. Léalo de nuevo. Este es el pasaje con el que se someterán todos los versículos de los Profetas que siguen prometiendo a Israel una tierra literal. ¿Qué hay que hacer? Seguramente Génesis 15 se cumplió cientos de años antes de que Jeremías comprara el campo de Hanamel (Jer. 32). Evidentemente, si seguimos este tipo de razonamiento, cuando Dios prometió a Abraham y a sus descendientes un lugar geográfico concreto en la tierra a perpetuidad estaba utilizando una hipérbole (por cierto, ¿es apropiada la hipérbole en los contratos?)

Y estableceré mi pacto contigo y con tu descendencia después de ti, por todas sus generaciones, por pacto eterno, de ser Dios tuyo y de toda tu descendencia después de ti. Y te daré a ti, y a tu descendencia después de ti, la tierra de tus peregrinaciones, toda la tierra de Canaán como posesión perpetua; y yo seré su Dios.. (Génesis 17:7-8).

La respuesta más obvia a emplear Josué 21 como un ácido para erradicar el Pacto de la Tierra de Génesis 15, Deuteronomio 30, etc. es señalar que Dios seguía prometiendo la tierra a Israel cientos de años después de que Josué hubiera muerto (1 Cr. 16:17-18). Aquellos que desean aferrarse a Josué 21 como un ahogado a un trozo de madera a la deriva no querrán leer los siguientes versículos:

Isaías 11:11-12:6, 43:5-7, 62:1-12; Jeremías 16:14-15, 23:5-8, 30:18-22, 31:27-40, 32:37-42, 33:10-13, 33:18-26; Ezequiel 11:14-18, 34:11-31, 36:24, 37:1-14; Oseas 13:9-14:9; Miqueas 2:12; Sofonías 2:19-20; Zacarías 12:10-11, 14:16-21.

Además, es vano intentar utilizar Josué 21 para demostrar que toda la zona de Génesis 15 estaba bajo el dominio israelita en aquella época. Los “padres” de Josué 21:43-45 no son los patriarcas, sino los jefes de las tribus que salieron de Egipto (véase 21:1-2). Y cualquier lector de Josué 23:1-5, 9-13 puede ver que 21:43-45 no puede significar un cumplimiento del Pacto de la Tierra, pues de lo contrario, ¿por qué Josué les instaría más tarde a completar el trabajo?

Tesis 42

A pesar del llamado literalismo de los dispensacionalistas que exigen que Jerusalén y el Monte Sión deben volver a ser el centro de la obra de Dios en la historia, en el sentido de que “Jerusalén será el centro del gobierno milenario” (Walvoord), el nuevo pacto ve estos lugares como indicadores tipológicos de realidades espirituales que se cumplen en la Iglesia del nuevo pacto, a partir del primer siglo, como cuando leemos que “Vosotros, en cambio, os habéis acercado al monte Sión y a la ciudad del Dios vivo, la Jerusalén celestial” (Heb 12:22; cp. Gal 4:22-31).

Respuesta:

Al menos podemos alegrarnos de que el “grupo niceno” no pretenda emplear la interpretación literal al convertir a Jerusalén e Israel en la Iglesia. Como se puede ver, hace falta cambiar de caballo hermenéutico para lograr esta hazaña. Pero cabe señalar que este tipo de espiritualización debe apelar a interpretaciones literales de versículos bíblicos escogidos a dedo (aunque, a menudo, ignorando el contexto) para sostenerse.

Pero, ¿qué tiene que ver con la Iglesia Hebreos 12:22, que sitúa a una Jerusalén en el cielo en medio de una “miríada de ángeles” (¡extrañamente omitida en su cita!)? Bueno, sí tiene que ver con los santos, pero que todos los santos del cielo formen parte de la Iglesia es extremadamente dudoso. De nuevo, en lugar de demostrar su teología, la suponen. Apelar a Hebreos 12:22 es una medida desesperada.

¿Qué pasa entonces con Gálatas 4:22-31? Bueno, esto es una alegoría (4:24 allegoreo). La única claramente identificable en la Escritura. Por lo tanto, no debemos tomar el simbolismo literalmente como si Jerusalén = la Iglesia. Además, Pablo está hablando de los dos pactos, no de si la Iglesia es ahora Israel.

Es bueno que cualquier estudiante de la Biblia que lea a estos hombres reflexione primero sobre los puntos exactos que están haciendo, y a partir de ahí estudie los pasajes que usan en sus contextos para ver si esos textos realmente dicen lo que estos hombres nos dicen que dicen. Lamentablemente, estamos demostrando aquí que no se puede confiar en que este tipo de interpretación bíblica maneje los textos con justicia sin rodearlos de significados que sus autores no habrían previsto. Esto contrasta notablemente con la forma en que el dispensacionalismo, en sus mejores momentos, trata el texto bíblico. Por ejemplo, ¿apoya la Biblia la afirmación de Walvoord de que Jerusalén será el centro del reino milenario? Jerusalén es especial para el Señor (Salmo 87:2; 132:13-14). Jeremías dice que la ciudad se llamará “EL SEÑOR JUSTICIA NUESTRA” en un día futuro (Jer. 33:16). Él habitará en Jerusalén y reinará desde allí (Ez. 43:1-7; 48:35). Se anima al lector a estudiar Isaías 2:2-4, 60:1-20, 62:1-7; Miq. 4:1-8 y Zacarías 14:10. Si tiene la tentación de decir que estos pasajes se cumplieron, le pediremos una lista detallada de los cumplimientos. Hebreos 12:22 no es suficiente.

Tesis 43

A pesar del compromiso teológico fundamental de los dispensacionalistas con la distinción radical entre “Israel y la Iglesia” (Ryrie), el Nuevo Testamento ve dos “Israeles” (Rom. 9:6-8) -uno de la carne y otro del espíritu- siendo el único Israel verdadero el espiritual, que ha llegado a su cumplimiento maduro en la Iglesia. (La Iglesia Cristiana no ha sustituido a Israel, sino que es la expansión del Nuevo Testamento). Por eso, el Nuevo Testamento llama a los miembros de la Iglesia “la descendencia de Abraham” (Gal 3:26-29) y a la Iglesia misma “el Israel de Dios” (Gal 6:16).

Respuesta:

Citar Romanos 9:6-8 como prueba de que hay dos Israel -carnal y espiritual está bien. Pero, ¿dónde dice el texto que el Israel espiritual (no espiritualizado o “expandido” en otra cosa) es la Iglesia? No lo dice. Pablo está tratando el problema de Israel (véase 9:1-5). Le pedimos al lector que lea detenidamente Romanos 9-11 y observe cuidadosamente cómo Pablo contrasta a Israel con los gentiles en todo momento. Nunca, nunca llama a Israel la Iglesia o viceversa. Ciertamente, los gentiles participan en las promesas a Abraham por medio del Nuevo Pacto (Gál. 3:5-9, 26-29), pero observe cómo el apóstol cita la parte del Pacto con Abraham que se refiere a la salvación de los gentiles (Gál. 3:8), y no abroga el resto de las promesas ni las “amplía” de modo que Israel -un grupo étnico que comprende a los judíos- sea sustituido (y esa es la palabra correcta) por un grupo multiétnico que comprende a judíos y gentiles en un cuerpo espiritual orgánico.

La cita de Gálatas 6:16 sin ningún intento de explicación exegética de por qué Pablo añadió la kai (y) si no quería distinguir a Israel y a la Iglesia no tiene ningún valor. Muchos intérpretes no dispensacionalistas sostienen que “el Israel de Dios” en el pasaje es el Israel nacional (por ejemplo, H.D. Betz, G.C. Berkouwer, J.D.G. Dunn, E. DeWitt Burton, F.F. Bruce, F. Mussner, W.D. Davies, P. Richardson, D.B. Wallace, etc.).

Tesis 44

A pesar de la afirmación de los dispensacionalistas de que los judíos han de ser eternamente distintos de los gentiles en el plan de Dios, porque “a lo largo de las siglos Dios persigue dos propósitos distintos” con “uno relacionado con la tierra” mientras “el otro que está relacionado con el cielo” (Chafer y Ryrie), el Nuevo Testamento habla de la unión permanente de judíos y gentiles en un solo cuerpo “aboliendo en su carne la enemistad,” para “para crear en sí mismo de los dos un nuevo hombre, estableciendo así la paz” (Ef 2. 15). En consecuencia, con la obra terminada de Cristo “no hay ni judío ni griego” a los ojos de Dios (Gálatas 3:28).

Respuesta:

En la Iglesia no hay ni judíos ni gentiles. Un judío que se salva hoy se incorpora a la Iglesia hoy. Él comparte las bendiciones futuras dadas al Cuerpo de Cristo. Pero los dispensacionalistas creen que Dios tiene un trabajo inconcluso con el remanente de Israel; que Él debe cumplir con lo que ha prometido sin alterar o “expandir” los términos del contrato que Él mismo ha hecho con Israel. Creemos que tenemos sólidos fundamentos bíblicos para decir esto (por ejemplo, Jeremías 30-33).

A diferencia de los que no se atreven a pensar en dos pueblos de Dios, el dispensacionalista no tiene ningún problema con el concepto. ¿Por qué habría de hacerlo? Dios es claramente un Dios que ama la variedad. Si atenerse al sentido común de los textos de la Escritura significa que hay dos pueblos, que así sea (Ap. 21:2, 9-11, 23-26).

Tesis 45

Contrariamente a la implicación del dispensacionalismo de una salvación basada en la raza para el pueblo judío (salvación por raza en lugar de salvación por gracia), Cristo y los escritores del Nuevo Testamento advierten contra la suposición de que la genealogía o la raza aseguran la salvación, diciendo a los judíos: “y no presumáis que podéis deciros a vosotros mismos: «Tenemos a Abraham por padre», porque os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham de estas piedras.” (Mateo 3:9) porque los “hijos de Dios” no “no nacieron de sangre, ni de la voluntad de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino de Dios.” (Juan 1:12b-13; 3:3).

Respuesta:

Esta es una calumnia indigna de cualquiera que pretenda interesarse por la verdad o adorar a Dios en espíritu y verdad. Supuestamente hay ex-dispensacionalistas entre el “Concilio de Nicea” y sus partidarios. Si realmente fueran dispensacionalistas, deberían sonrojarse ante esta absurda afirmación. ¿En qué lugar de los escritos de cualquier erudito dispensacional reconocido se afirma que hay “salvación por raza en lugar de salvación por gracia”? O bien estos hombres son ineptos como teólogos o están haciendo deliberadamente implicaciones falsas sin fundamentos sólidos para hacerlo (John Hagee, como estos hombres saben, no es un erudito dispensacional, ni es representativo de los puntos de vista dispensacional sobre la salvación de Israel). Lamentamos tener que decir esto, pero esto no exhibe el fruto del Espíritu. “Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado” (Mateo 12:37).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s