Mas Ajustes de Cuentas: De Regreso al Futuro 7ª. Parte.

Posted on

ESJ_BLG_20220830Mas Ajustes de Cuentas: De Regreso al Futuro 7ª. Parte.

Por Clint Archer

Ross Clark ha escrito un libro en el que enumera algunas de las normas más exasperantes de Gran Bretaña, titulado “Cómo Etiquetar Una Cabra.” El título proviene de una de las normas que cargan a los granjeros británicos con una pesadilla burocrática que deben soportar para trasladar su ganado. Antes de trasladar una cabra de un campo a otro, los ganaderos están obligados a obedecer las instrucciones establecidas en las 45 páginas de la Orden de Ovejas y Cabras de 2006. Este tomo dicta varios detalles administrativos, como la restricción de que la cabra no debe ser trasladada a menos que tenga una marca auricular colocada, y a menos que los detalles estén registrados en dos documentos separados.

Al final, también hay un proceso de etiquetado de cabras, pero se maneja con una eficiencia divina. Lo llamamos el Juicio de las Ovejas y las Cabras.

La semana pasada vimos el primero de los tres juicios del fin de los tiempos, que preferimos llamar ajuste de cuentas. El primero, el Juicio del Asiento de Bkēma, no es un lugar de juicio e ira, sino un lugar para una ceremonia de recompensa, como el día de la graduación, ¡un día para esperar!

El segundo y tercer ajuste de cuentas son más ominosos.

El Segundo Ajuste de Cuentas: EL JUICIO DE LAS OVEJAS Y LAS CABRAS

Este es el juicio al que se refiere Jesús en Mateo 25:31-46

 31 Pero cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los ángeles con Él, entonces se sentará en el trono de su gloria; 32 y serán reunidas delante de Él todas las naciones; y separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos. 33 Y pondrá las ovejas a su derecha y los cabritos a su izquierda. 34 Entonces el Rey dirá a los de su derecha: «Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. 35 Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recibisteis; 36 estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí». 37 Entonces los justos le responderán, diciendo: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer, o sediento, y te dimos de beber? 38 ¿Y cuándo te vimos como forastero, y te recibimos, o desnudo, y te vestimos? 39 ¿Y cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?». 40 Respondiendo el Rey, les dirá: «En verdad os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos hermanos míos, aun a los más pequeños, a mí lo hicisteis». 41 Entonces dirá también a los de su izquierda: «Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno que ha sido preparado para el diablo y sus ángeles. 42 Porque tuve hambre, y no me disteis de comer, tuve sed, y no me disteis de beber; 43 fui forastero, y no me recibisteis; estaba desnudo, y no me vestisteis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis». 44 Entonces ellos también responderán, diciendo: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, o sediento, o como forastero, o desnudo, o enfermo, o en la cárcel, y no te servimos?». 45 Él entonces les responderá, diciendo: «En verdad os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de los más pequeños de estos, tampoco a mí lo hicisteis». 46 Y estos irán al castigo eterno, pero los justos a la vida eterna.

Participantes: A este juicio asistirán todos los creyentes y no creyentes que estén vivos al final de la Tribulación. Los creyentes serán los que se hayan salvado durante la Tribulación, y los incrédulos, los que aún no se hayan salvado.

Tiempo: Este juicio ocurre al final de la Tribulación, es decir, en la Venida Gloriosa de Cristo, justo antes del comienzo del Reino Milenario.

Los que están a la «izquierda» – las cabras, serán enviados a la condenación, pero los de la «derecha» – las ovejas, entrarán en el Reino Milenario y lo poblarán. Ellos serán los primeros ciudadanos del Reino que durará 1000 años.

El Tercer Ajuste de Cuentas: EL JUICIO DEL GRAN TRONO BLANCO

Este es el juicio que Juan ve en Apocalipsis 20:7-15

 7 Cuando los mil años se cumplan, Satanás será soltado de su prisión, 8 y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro extremos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlas para la batalla; el número de ellas es como la arena del mar. 9 Y subieron sobre la anchura de la tierra, rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada. Pero descendió fuego del cielo y los devoró. 10 Y el diablo que los engañaba fue arrojado al lago de fuego y azufre, donde también están la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.11 Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de cuya presencia[b] huyeron la tierra y el cielo, y no se halló lugar para ellos. 12 Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono, y los libros[c] fueron abiertos; y otro libro fue abierto, que es el libro de la vida, y los muertos fueron juzgados por lo que estaba escrito en los libros, según sus obras. 13 Y el mar entregó los muertos que estaban en él, y la Muerte y el Hades] entregaron a los muertos que estaban en ellos; y fueron juzgados, cada uno según sus obras. 14 Y la Muerte y el Hades fueron arrojados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda: el lago de fuego. 15 Y el que no se encontraba inscrito en el libro de la vida fue arrojado al lago de fuego.

Los participantes: A este juicio asisten todos los incrédulos de todas las épocas que ahora han resucitado de entre los muertos. Ellos son juzgados por lo que han hecho y sentenciados a la segunda muerte – condenación eterna en el infierno, junto con satanás y los demonios.

Tiempo: Esto ocurre al final del reino de 1000 años, justo antes del estado Eterno. Este juicio da inicio al estado eterno final tanto para los incrédulos como para los creyentes.

Este es un juicio final – no hay esperanza para aquellos en este juicio. Ellos han rechazado a Cristo y están condenados para siempre.

CONCLUSION

Dios no se anda con rodeos, y no hay segundas oportunidades después de la muerte. Usted necesita arrepentirse ahora. Si usted muere sin Cristo – no hay esperanza. Usted esperará este juicio final del Gran Trono Blanco y luego será arrojado eternamente al infierno. Pero Jesús pagó este terrible precio por todos y cada uno de los que confían en Él. Acude a Él con fe y arrepentimiento hoy mismo. Él tomó tu castigo – él puede salvarte. Él es la única manera en que puedes escapar del terrible castigo eterno que mereces.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s