Esta Navidad Dejemos Que Emanuel Reconforte Los Corazones Dolidos

Posted on

ESJ_BLG_20221219 - 1Esta Navidad Dejemos Que Emanuel Reconforte Los Corazones Dolidos

Por Paul Tautges

Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel. (Isaías 7:14)

Cada diciembre, mientras crecía en el nevado Wisconsin, Andy Williams ayudaba a nuestra familia a decorar el árbol de Navidad. Colgábamos las luces y la guirnalda con papá, y ayudábamos a mamá a colgar cuidadosamente los adornos, todo ello mientras Andy tarareaba a través del equipo de música: «Es la época más maravillosa del año». Efectivamente, ¡la Navidad es maravillosa! Sin embargo, para algunos miembros de nuestras iglesias, puede ser una época del año muy dolorosa, en la que los recuerdos traen a la mente las pérdidas del año (o años) anterior, provocando un dolor adicional. Por lo tanto, una de las maneras más útiles en que podemos ministrar gracia a los corazones heridos este mes es recordándoles uno de los nombres más preciosos de nuestro Salvador: Emanuel.

Dios se acercó a nosotros cuando nació Jesús

Isaías, «el profeta evangélico», fue el primero en profetizar el nombre Emanuel. Habló de las buenas nuevas del Mesías más que ningún otro mensajero del Antiguo Testamento. Este profeta real ministró durante el reinado de cuatro reyes a lo largo de 60 años. Los profetas bíblicos hablaban en nombre de Dios, repitiendo a menudo la frase así dice el Señor. Al hacerlo, obligaban a sus oyentes a escuchar las palabras de Dios. Los profetas confiaban en que Dios usaría sus palabras para confortar los corazones como sólo Él puede hacerlo. Como portavoces de Dios, los profetas tenían la responsabilidad de pronunciar, proclamar el mensaje de Dios con audacia y predecir los acontecimientos futuros. Isaías hizo ambas cosas llamando al pueblo de Dios al arrepentimiento y a la fe en el Mesías prometido, que se ofrecería a sí mismo como sacrificio expiatorio del pecado, y desvelando la identidad del Salvador: Dios en carne y hueso (véase Isaías 53). El ángel que habló a José en sueños identifica el significado del nombre Emanuel, «que significa Dios con nosotros» (Mateo 1:23). Cuando el Hijo de Dios se hizo hombre por el nacimiento virginal, Dios se acercó a nosotros. Entró en nuestro mundo roto y cargado de pecado para reconciliarnos con Dios y llevar nuestras penas y aflicciones (Isaías 53:3). Isaías trajo a su pueblo un consuelo centrado en Cristo. Como pastores, tenemos un privilegio similar. Aunque no podemos predecir el futuro, puesto que la revelación de Dios es completa en la Palabra viva (Hebreos 1:1) y la Palabra escrita (Hebreos 4:12; Apocalipsis 22:18), podemos llevar el consuelo del Evangelio como bálsamo para las heridas de nuestro pueblo. Podemos recordar a los que sufren que el Dios que recoge sus lágrimas en su odre (Salmo 56:8) ya se ha acercado a ellos en Cristo y seguirá estando presente con ellos en su momento de necesidad.

Dios sigue estando cerca de nosotros

Dios está cerca cuando nos afligimos, dice el salmista: «El Señor está cerca de los quebrantados de corazón y salva a los abatidos de espíritu» (Salmo 34:18). La palabra «cerca» es una palabra familiar. Se refiere a un pariente próximo que está cerca. En nuestro dolor, Dios se acerca a nosotros. El nacimiento de Jesucristo es una prueba significativa de ello y sigue comunicando un mensaje sencillo pero poderoso: Dios se acerca a nosotros. Emanuel es nuestro «pariente cercano» que lleva nuestras cargas. Él, que cargó con el dolor de nuestros pecados, puede soportarnos en momentos de dolor y pérdida. Emanuel, Dios con nosotros, nos invita a llevarle nuestras cargas. En Cristo, nunca estamos solos. Dios está cerca. No sólo está «cerca de los quebrantados de corazón», sino que también «nos sostiene cada día» (Salmo 68:19). Como pastores, tenemos el privilegio de recordar a la gente las preciosas promesas de Dios. En tiempos de profunda pérdida, cuando los corazones están rotos y los espíritus aplastados, el Señor mismo se acerca y les dice a ellos y a nosotros: «Nunca te abandonaré» (Hebreos 13:5). Recordémosles que ninguna pérdida que sufran podrá separarlos «del amor de Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro» (Romanos 8:39). Mediante la fe personal en Jesús, el «gran sacerdote sobre la casa de Dios», podemos acercarnos continuamente «con corazón sincero, en plena certidumbre de fe» (Hebreos 10:19-22). En Cristo, Dios se ha acercado a nosotros para que nosotros nos acerquemos a Él.

Cuanto mayor me hago, más me doy cuenta de que nuestras vidas son siempre una mezcla de alegría y tristeza. Estamos «tristes, pero siempre alegres», como nos recuerda el apóstol (2 Co 6,10). Emanuel nos ofrece la presencia reconfortante de Dios y sus promesas. Este mes, apliquemos el bálsamo reconfortante de Emanuel a los corazones heridos de nuestra gente. Recordemos a nuestro rebaño que Él siempre está ahí, siempre llevando sus cargas. Él es el «Dios de toda consolación, que nos consuela en todas nuestras tribulaciones» (2 Corintios 1:3-4). Él está cerca. Él es Emanuel.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s