Los Teólogos de la Salvación de infantes

Posted on Actualizado enn

clip_image001Los Teólogos de la Salvación de infantes

Por Jesse Johnson

Hace unos meses, me encontré con una serie de mensajes que argumentaban que los infantes que mueren son rescatados por Dios, y ahora están en la gloria eterna (parte uno , dos y tres , y un sermón combinado aquí ). Hice una lista de 26 versículos que dicen bastante, y yo, obviamente, creo que el peso del argumento es insuperable.

Lo que me sorprendió más de este estudio es que, históricamente, este tema fue visto como un debate entre los calvinistas y arminianos. Sorprendentemente, a través de la historia han sido los calvinistas que han abogado por la salvación de infantes, mientras que fueron los arminianos que se vieron obligados a negar que las Escrituras enseñan tal cosa.

Hoy en día, parece que las partes han cambiado. En el pasado era el calvinista que decía: “la salvación no depende del que quiere, ni del que corre, por lo que totalmente se ajusta a la naturaleza salvadora de Dios rescatar a los niños.” Mientras tanto, fue el arminiano que tartamudea: “Yo lo sé suena injusto, injusto y sin amor, pero la salvación depende de que una persona tome una decisión por Jesús, y un bebé simplemente no tiene la edad suficiente como para ser capaz de tomar ese tipo de decisión ..”

BB Warfield explica el razonamiento detrás de la brecha:

“Si un solo niño que muere en la infancia irresponsable es salvo, el todo el principio arminiano es traspasado. Si todos los niños que mueren son salvos, no sólo la mayoría de los salvos, sino, sin duda, la mayoría de la raza humana hasta ahora, han entrado en la vida por una vía no-arminiana” (Dos Estudios Sobre la Historia de la Doctrina, 230).

Me parece sin embargo que en los últimos 20 años más o menos, parece que las partes se han volteado. Ahora bien, es a menudo el arminiano que dice que los niños son salvos, sin darse cuenta de que va en contra de todo su sistema. Así que hoy he pensado que sería interesante ver lo que los teólogos a través de la historia han enseñado sobre este tema.

La evidencia más antigua de este debate que he encontrado es en los Institutos de Calvino, donde Calvino condenó a Miguel Servet. El dijo que la teología de Servet estaba torcida que destacó la libre voluntad hasta el punto de que si lo seguía, se vería obligado a concluir que incluso los bebés que murieron estaban condenados al infierno porque no estaban en condiciones de ejercer su voluntad de creer en la fe salvadora (Institutos IV, 16, p 31). En esa misma sección, Calvino cita Juan 3:36, y argumenta que apunta a la salvación de infantes, ya que los niños no estaban en condiciones de ejercer la incredulidad voluntaria, por lo que posiblemente no podrían estar condenados.

Calvino enseño a menudo sobre este tema, y ​​en un caso incluso predicó un sermón (en Isaías 14:21), donde explicó que la reprobación (predestinación al infierno) era verdad de los niños, pero que Dios permitiría a todos crecer a un estado de rendición de cuentas pecador para que puedan asegurar su propia condenación (en este caso es un documento largo pero fascinante que da una mirada en profundidad a todo lo que Calvino enseñó sobre este tema).

Después de que Calvino y Lutero murieron, sus seguidores fueron en direcciones diferentes sobre este tema. Los Calvinistas hicieron hincapié en la salvación de los niños, mientras que los luteranos (y más tarde los metodistas) siguieron afirmando la salvación de los niños bautizados, mientras permanecieron en gran medida en silencio sobre el destino de los demás. El Catecismo de Westminster parece seguir con los calvinistas, con el argumento de que los bebés que mueren están en la gloria (cap. 10, sec. 3 dice que aquellos que “mueren en la infancia son regenerados y salvados por Cristo”).

Loraine Boettner explicó por qué la doctrina de la salvación de infantes debe ser únicamente calvinista:

“La doctrina de la salvación de infantes encuentra un lugar lógico en el sistema calvinista, por la redención del alma es lo que infaliblemente determina con independencia de cualquier fe, el arrepentimiento, ni las buenas obras, ya sean reales o previstos. Sin embargo, no encuentra un lugar lógico en el Arminianismo o cualquier otro sistema. Por otra parte, parecería que un sistema como el Arminianismo, que suspende la salvación en un acto personal de elección racional, lógicamente exigiría que los que mueren en la infancia o bien se les debe dar un nuevo período de libertad condicional después de la muerte, con el fin de que su destino puede ser solucionado, o que deban ser aniquilado.” (Elección Incondicional, 145).

BB Warfield había escrito antes algo similar:

“Su destino se determina con independencia de su elección, por un decreto incondicional de Dios, suspendido por su ejecución sobre ningún acto suyo, y su salvación es efectuada por una aplicación incondicional de la gracia de Cristo a sus almas, a través de la operación inmediata e irresistible del Espíritu Santo antes y al margen de cualquier acción de su propia voluntad . . . . Y si la muerte en la infancia es independiente de la providencia de Dios, es ciertamente Dios en su providencia que selecciona esta vasta multitud que se hicieron partícipes de Su salvación incondicional. . . . . Esto no es más que decir que están predestinados a la salvación incondicionalmente desde la fundación del mundo "(Dos Estudios Sobre la Historia de la Doctrina, 230).

Charles Hodge esta de acuerdo. Él escribió: “Los que mueren en la infancia son, sin duda, salvos, pero son salvos por gracia” (Teología Sistemática, II, 11).

Pero para la década de 1800, parece que ya había algunos hiper-calvinistas que habían comenzado a adoptar la doctrina arminiana de la condenación de los niños. Spurgeon respondió a este cambio con esta reprensión (de un sermón titulado apropiadamente “Tergiversaciones del Calvinismo Eliminadas):

“Entre las falsedades manifiestas que se han pronunciado en contra de los calvinistas propiamente dichos, esta la perversa calumnia que sostenemos la condenación de los niños pequeños. Nunca fue pronunciada una mentira más vil. Puede haber existido en algún lugar, en algún rincón de la tierra, un sinvergüenza que se atreva a decir que hay niños en el infierno, pero nunca me he encontrado con él, ni he conocido a un hombre que haya visto a esa persona. Nosotros decimos, en lo que respecta a los niños, la Escritura dice muy poco, y, por lo tanto, donde la Escritura es declaradamente escasa, es porque ningún hombre lo determina dogmáticamente. Pero creo que hablo en nombre de todo el cuerpo, o ciertamente con muy pocas excepciones, y tales son desconocidos para mí, cuando me dicen, sostenemos que todos los niños son elegidos de Dios y por lo tanto son salvos, y vemos esto como el medio por el que Cristo ve la aflicción de su alma, en gran medida, y lo hacemos a veces esperando que así la multitud de los salvados superen la multitud de los perdidos. Cualesquiera sean los puntos de vista que sostengan nuestros amigos, no están necesariamente relacionados con la doctrina calvinista. Yo creo que el Señor Jesús, que dijo: “De los tales es el reino de los cielos” diaria y constantemente recibiría en sus brazos amorosos esos seres sensibles que sólo se muestran, y luego arrebatados al cielo.”

Más tarde en ese mismo sermón él quiere a decir:

“Es evidente que los arminianos y pelagianos deben introducir un nuevo principio de elección, y en lo que respecta la salvación de los niños, se vuelven calvinistas. ¿No es un argumento a favor del calvinismo, que su principio es uniforme en todo, y que no es necesario un cambio en el terreno en el que el hombre se salva, ya sea joven o viejo?”

Yo paso a lo largo de todos estos presupuestos porque quiero que quede claro que esta doctrina no es nueva, y no es arminiana. Obviamente, fue sostenido por Calvino, los teólogos de Westminster, Hodge, Spurgeon, Warfield, y Boettner. En nuestro tiempo actual ha sido hábilmente defendido por John MacArthur y John Piper . Quiero darle confianza en la bondad de Dios, y le aseguro que su confianza no es artificiosa de sutilezas teológicas, sino más bien tiene su fundamento en la profunda y salvando la naturaleza de Dios.

8 comentarios sobre “Los Teólogos de la Salvación de infantes

    marco muñoz escribió:
    27 febrero 2013 en 3:20 pm

    E mi iglesia uno de los pastores enseño hace años cuando iniciaba la.congregación el hecho de llque los niños. Nacen siendo pecadores por lo tanto van al infierno, yo he estado leyendo de este tema y tratando deestudiar, porque comparto este punto de vista calvinista y que hoy puros leerlo de piper y MacArthur, hoy enseño en mi congregación de un tiempo havia acá y deseo aclarar este tema a la congregación, gracias por el aporte que me sirve de mucho al leerlo.

    Raymundo escribió:
    27 febrero 2013 en 9:34 pm

    un punto mas a favor del bautizo de infantes,,

    Carlos De La Rosa escribió:
    2 noviembre 2014 en 12:53 am

    Creemos, basados en las Escrituras, que los Niños estarán SALVOS EN LOS BRAZOS DE JESÚS. Pero…¿Quien tomara la responsabilida de llevar los niños a Jesús?
    Esto sera posible por la fe de los padres creyentes que en su presentación y dedicación de sus niños a Dios, en el Nuevo pacto de la sangre de Jesucristo, como sucedió cuando Dios envió sus juicios sobre los primogénitos de los egipcios … y la fe de los padres hebreos los protegía a ellos mismos y a sus hijos. Mateo 19:14>Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos. Jesús quería que los niños se le acercaran porque los ama, y porque tienen la actitud que uno necesita para acercarse a Dios. Jesús no quiso decir que el cielo es sólo para los niños, sino que la gente requiere actitudes de amor, perdón y humildad semejantes a las de un niño para confiar en Dios. Mk 10:15>De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño,(con actitudes de amor, perdón y humildad) no entrará en él.

    guero64 escribió:
    3 noviembre 2014 en 6:49 am

    La teología de “salvación” dentro los protestantes y los católicos tiene las misma fundaciónes: en parte lo que Agustin escribió sobre la naturaleza del pecado en los siglos IV y V, y, quizás mas importante, una obra del obispo católico Anselmo de Canterbury que se llama Cur Deus Homo, escrito en el siglo XI. Las creencias que procedieron de este documento formaran la base de la creencia en la salvación exclusivamente como una expiación divina (por Cristo) por la transgresión del hombre.

    En el momento que Cur Deus Homo había sido escrito, la Iglesia Romana y la mayor Iglesia del Este (Jerusalén, Antioquía, Constantinopla, Alejandría) se habían rompido, por razones de teología y de autoridad (los cristianos ortodoxos del Este habían rechazado la autoridad del Papa). Una distinción importante dentro la Iglesia Romana y la Iglesia del Este era como entendieron “salvación”.

    Por los cristianos ortodoxos, salvación significa menos que una simple borradura de deudas, y mas una restauración del ser humano al propio imagen y semejanza de Dios. Salvación es mas que un simple pago – es también una gran curación del persona. Esto esta implicado en la misma palabra griega que significa “salvar” – σῴζω (“sozo”). La palabra significa “salvar” y “sanar” igualmente – no hay distinción en griego. Cuando el Señor dice “Tu fe te ha salvado” (Lucas 7:50, 18:42; Marcos 10:52), también se puede traducir, “Tu fe te ha sanado”.

    La perspectiva católica/protestante es que la salvación esta pendiente de algún acción (e.g. decidir aceptar a Cristo) o varias acciones de nosotros; o, en unas puntas de vista extremas protestantes, es algo que no depende nada de nosotros, pero es algo que esta regalado mas o menos al azar por Dios a quien El escoge.

    No soy teólogo, pero creo que es correcto decir que la perspectiva cristiana ortodoxa es que la salvación fue dado a todo la raza humana por la Encarnación, Muerte y Resurrección de Cristo, pero somos responsable de cómo la utilizamos. Tenemos que aceptar nuestra salvación. El raíz de la mayoría de la maldad en el mundo es el rechazo de nuestra salvación. Cada uno seria juzgado por como utilizo su salvación diariamente en su vida, de acuerdo con como ha recibido el Evangelio. Muchas de los argumentos teólogos dentro protestantes y católicos simplemente no tienen ningún contexto para los ortodoxos.

    (Hermanos y Hermanas – como siempre, disculpame por mi español tan torcido ☺)

    Raymundo Garcia Ojeda escribió:
    3 noviembre 2014 en 9:05 am

    nosotros nos somos “generadores” de la Salvacion. La Salvacion es generada por el sacrificio de Cristo y la entrega a su Iglesia, los escogidos desde antes de la fundacion del mundo.Para”aceptar” nuestra salvacion primero debemos de saber que somos salvos y debemos de ir a las Escrituras para nuestro examen.

    guero64 escribió:
    3 noviembre 2014 en 10:41 am

    He encontrado una mejor una mejor exposición de la visión cristiana ortodoxa de Salvación (con bastante Escrituras) y la puse aquí: http://evangelioletragrande.wordpress.com/2014/11/03/la-salvacion-es-la-renovacion-espiritual-y-la-semejanza-a-dios/

    “La salvación está inseparablemente conectada a un proceso de renovación espiritual. El Paraíso es, primero que todo, el estado o condición de un alma que ha sido restaurada. Dios en Su misericordia nos llama a Su reino celestial; depende de nosotros el hacer el esfuerzo para alcanzarlo. Por lo tanto, “Buscad primero el reino de Dios, y Su rectitud; y todas estas cosas os serán añadidas” (Mat. 6:33). “Porque somos hechos partícipes de Cristo, si mantenemos el comienzo de nuestra confianza con firmeza hasta el final” (Heb. 3:14). Dios nos ha llamado a ser sus niños. En verdad, Él desea que adquiramos una semejanza a Él, ya que Él ha aparecido en la tierra, para restaurar la imagen parecida a Dios en nosotros que fue obscurecida. El pecado nos desvió, profundamente dentro de la senda de la perdición, pero Cristo nos ayuda a regresar continuamente a la senda correcta, la senda que conduce a la salvación. Por lo tanto, el Cristianismo no es tanto una enseñanza o una teoría como es una senda, un modo de vida.”

    Jhonny Diaz escribió:
    31 diciembre 2016 en 6:06 pm

    Aunque no queramos aceptar que un bebe pudiera ser malvado ó pecador dice – NI UNO.
    Como el pecado no hace acepción de personas, ni blanco o mestizo, anciano o niño, hombre o mujer; de todo linaje y lengua y pueblo y nación, el niño es igual PECADOR como cualquier mortal. No es que hay un lapso de tiempo que despiertan su conciencia y recién hacen la diferencia (lo es malo o bueno, bien o mal) Rom 3:12 Todos se desviaron… también ellos están en tanta tinieblas.
    Observemos la ira de un bebe, cuando él no tiene lo que él quiere, ninguna Madre le enseña ese carácter, pero evidencia la obra de la carne, (ira) como hijo del diablo

    Jhonny Diaz escribió:
    31 diciembre 2016 en 6:13 pm

    ¿Solo en la etapa de “inocencia” ellos están vivos entre los muertos, pero aun así no saben que es malo o bueno? Efe 2:1 Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados.
    ¿ Cuando es la edad que ellos recién, caen de la gracia y mueren o se hacen esclavos del Pecado? Es un milagro que sucede al revés en ellos, y cuando es que si traspasan el lindero de “inocencia” recién son Pecadores condenados ? Ecl 7:20 Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque.
    Cuando Caín y Abel fueron bebes; eran inocentes del Pecado de sus Padres, a pesar de que su genes ya estaban contaminados y muertos.
    Esa Naturaleza Pecadora de Ambos, YA están viciados de origen. Ó ¿todos los recién nacidos solo recibirían 5 % de PECADO y 95% del bien? Para la etapa de “INOCENCIA” Rom 5:12 Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.
    Los hijos de Adán y Eva: Uno nació malvado y el otro bueno? este Caín ERA ya de fabrica malo, No como Caín, el cual era hijo del maligno espíritu, y mató a su hermano. ¿Y por qué le mató? Porque sus obras eran malignas, … 1Jn 3:11
    De un árbol MALO puede salir algunos frutos buenos y también malos. De la Única pareja Pecadores, Muchísimos pueden salir “inocentes”. Si alguno siembra Manzana, algunos saldrán medias manzanas, si un chancho da crías, pocos saldrán medios chanchos. ¡No! Todos serán chanchos.
    Nuestros primeros adoptaron una NATURALEZA PECADORA, caída, depravada, malvada. todos sus hijos los millones y millones nacerán con esa misma Naturaleza, todos completamente todos sin excepciones, Gen 6:5 Viendo, pues, Dios ser mucha la malicia de los hombres en la tierra, y que todos los pensamientos de su corazón se dirigían al mal continuamente, Isa 1:6 Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa sana, sino herida, hinchazón y podrida llaga; no están curadas, ni vendadas, ni suavizadas con aceite. Jer 17:9 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?
    El corazón de los “inocentes”, Solo será medio engañoso? o Estará medio enfermo? sus pensamientos son de continuo solo el bien? ¿en todos los niños? Así, pues, como mediante una sola ofensa el resultado a toda clase de hombres fue la condenación, así mismo también mediante un solo acto de justificación el resultado a toda clase de hombres es el declararlos justos para vida. Rom 5:18

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s