Evangelismo Personal: Tome la iniciativa

Posted on

clip_image002 Evangelismo Personal: Tome la iniciativa

Juan 4:6-9

Por John MacArthur

Como creyentes, estamos rodeados a menudo por personas que no tienen interés alguno en Dios o Su Palabra. Esa indiferencia puede ser un obstáculo importante para nuestros esfuerzos de evangelización, ¿cómo podemos llevar con eficacia el Evangelio a un mundo que no quiere oírlo?

El cuarto capítulo del evangelio de Juan nos proporciona un ejemplo potente de evangelismo personal efectivo de la vida de Cristo. La conversación de Jesús con la mujer samaritana en el pozo nos da algunos principios valiosos para acercarse a la gente con el evangelio, gente sin interés inherente en él.

La primera lección que se destaca es que El tomó la iniciativa. No esperó a que la mujer le preguntara acerca de quién era o cómo podría recibir la vida eterna. De hecho, ni siquiera ella comprendía su propia necesidad espiritual cuando empezaron a hablar.

Su interacción comienza en el versículo 6 con Cristo descansando solo fuera de la ciudad de Sicar en Samaria.

y allí estaba el pozo de Jacob. Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó junto al pozo. Era como la hora sexta. Una mujer de Samaria vino* a sacar agua, y Jesús le dijo*: Dame de beber. Pues sus discípulos habían ido a la ciudad a comprar alimentos. Entonces la mujer samaritana le dijo*: ¿Cómo es que tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana? (Porque los judíos no tienen tratos con los samaritanos.) (Juan 4:6-9)

Aunque esta historia es familiar para la mayoría de los creyentes, nuestros ojos y los oídos del siglo XXI suelen perder algunos de los elementos impactantes de esa interacción simple. Pero su respuesta a Jesús es una clara indicación de que no se trataba de una conversación normal o casual.

Para empezar, es sorprendente que un judío entable una conversación con una mujer que El no conociera. Hombres y mujeres no relacionados no se mezclaban abiertamente en la cultura del Israel del Nuevo Testamento —e incluso familiares mantenían su interacción a un mínimo educado. El estándar para rabinos y líderes religiosos era aún más estricto, con algunos de ellos llegando incluso a evitar o cerrar los ojos y ni siquiera mirar a una mujer en público.

Pero no fue sólo la diferencia de género lo que se interponía entre ellos, esta mujer era samaritana. La mayoría de los Judíos ni siquiera pasaban por Samaria y mucho menos hablaban con los samaritanos. La animosidad étnica entre los Judíos y los samaritanos fue hace cientos de años. Usted puede leer en 2 Reyes 17 cómo los asirios invadieron Samaria, tomaron la mayor parte de los israelitas en cautiverio, y repoblaron la zona con gente de diversas naciones paganas. Los samaritanos eran descendientes de los israelitas que se habían mezclado con los gentiles paganos, adoptando sus culturas y religiones.

Eso significaba que a los ojos de los Judíos, los samaritanos eran peores que los otros gentiles. De hecho, solo llamar a alguien un samaritano era uno de sus epítetos más duros (cf. Juan 8:48). Habían sacrificado su pureza racial y corrompido su culto-ya veremos más sobre esto más adelante en esta serie.

En una declaración breve en paréntesis, Juan explica que los Judíos no se trataban con los samaritanos (Juan 4:9). La solicitud de Cristo a tomar una copa fue un shock para la mujer, ya que rompió las barreras étnicas.

No había otra barrera que Jesús rompió al traer a esta mujer el Evangelio, y sólo está insinuado en el pasaje anterior. Juan 4:6 dice: “porque era como la hora sexta.” Y puesto que el día judío comienza al amanecer, el mediodía significaría esta historia comienza en algún momento alrededor del mediodía – un tiempo muy inusual para sacar agua de un pozo. Por lo general, las mujeres iban en grupos grandes para extraer el agua al atardecer.

¿Por qué estaba esta mujer sola? A medida que descubrimos más tarde en la historia, ella tuvo varios matrimonios fallidos en su pasado, y actualmente estaba viviendo con un hombre con el que no estaba casada (Juan 4:17-18). En resumen, era la clase de mujer con la que otras mujeres no se asociaban –una marginada dentro de su comunidad.

Cristo ya era consciente de su pecado antes que Él hablara con ella, pero no sería un obstáculo para El. Así como Él rompió las barreras sociales y raciales, Él no permitió que el estilo de vida pecaminoso de la mujer inhibiera Su ministerio a ella.

Puede ser difícil tener esa actitud en una sociedad que celebra pecar en la manera que lo hace la nuestra. De hecho, es fácil a resentir los pecadores abiertamente por su inmoralidad, y sobre todo por su defensa de la inmoralidad en los demás. Pero no son el enemigo, sino que son el campo misionero. No podemos ser como Jonás, que intentó retener la salvación de la gente pecadora de Nínive. No podemos mantener nuestra distancia –es nuestra responsabilidad ir pos de ellos por su bien y por el bien del evangelio.

En su lugar, tenemos que ser como Cristo, quien superó Su falta de una conexión obvia natural a esta Samaritana marginada, agresivamente invadiendo su día para llevar la verdad eterna en su vida.

No solemos pensar en la evangelización en términos de agresión, pero debemos hacerlo. No podemos sentarnos y esperar que las oportunidades de evangelización caigan en el regazo. Tenemos que tomar la iniciativa de manera agresiva en busca de formas de llevar la verdad transformadora de vidas de la Escritura para tener en conversaciones, relaciones y cualquier otra circunstancia. No busques oportunidades periódicas para la evangelización en el curso de su vida –su vida es su oportunidad evangelística.

Una última cosa: Cristo tenía todas las ventajas tradicionales y religiosas sobre esta mujer. El no era una mujer, El no era un samaritano, y El no era un marginado adúltero. Pero a pesar de su superioridad social, El se pone en deuda hacia ella al pedirle de beber. Es una hermosa condescendencia, mientras Él rompe la etiqueta tradicional y étnica para participar con esta mujer en una conversación que va a transformar su vida.

En muchos sentidos, la historia de Jesús y la mujer samaritana es lo contrario de su interacción con Nicodemo en Juan 3. Nicodemo era un líder de la elite religiosa, y había visto los milagros de Cristo y escuchado Sus enseñanzas. Su búsqueda de la verdad lo llevó a Cristo, y en última instancia a la fe salvadora.

La mujer samaritana no tenía tanto interés en Cristo –ella no sabía quién era El o lo que Él enseñó. Ella era espiritualmente ignorante e indiferente. Por lo que sabemos, su necesidad espiritual era lo más alejado de su mente.

Y sin embargo, Cristo tomó la iniciativa e intervino. No era más que un encuentro casual –era una cita divina, y El iba a sacar el máximo provecho de ella. Necesitamos cultivar la misma actitud en nuestras propias vidas y crear agresivamente oportunidades para predicar la verdad de Dios a las personas que nos rodean.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B130521
COPYRIGHT © 2013 Gracia a Vosotros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s