El Llamado a Servir a los Pobres

Posted on

clip_image002El Llamado a Servir a los Pobres

Por Jesse Johnson

. Ayer escribí sobre cómo el Nuevo Testamento llama a los creyentes a ayudar a atender a los afectados por la tragedia y desastres como los tornados de esta semana . Le di algunos pasos prácticos a las iglesias para aplicar los mandamientos bíblicos para suplir las necesidades de los demás en tiempos de angustia. Sin embargo, se me ocurrió más tarde que puede haber algunas personas que se estremecen con esos mandamientos, y que sienten como si la Biblia no ordena a los creyentes utilizar sus recursos de esa manera. Este articulo es mi intento de argumentar que el Nuevo Testamento se dirige a los cristianos para usar su dinero para satisfacer las necesidades materiales de los demás creyentes.

El deseo de ayudar a los pobres es un mandato bíblico. Por ejemplo, cuando Zaqueo se arrepintió, le dio la mitad de su riqueza a los pobres (Lucas 19:8). Esto no es una forma de penitencia basada en obras, sino más bien una expresión de compasión hacia los más necesitados. De hecho, Jesús utiliza a menudo el dar a los pobres como una norma básica de la justicia (Mateo 19:21, Lucas 14:13), y bendecirlos incluso específicamente (Lucas 6:20). En el sermón de la montaña, le dijo a sus oyentes: “Al que te pida, dale; y al que desee pedirte prestado no le vuelvas la espalda.” (Mateo 5:42). El repite esta ética en Lucas 3:11: “El que tiene dos túnicas, comparta con el que no tiene; y el que tiene qué comer, haga lo mismo.” En otra ocasión, inmediatamente después de que Jesús le dijo a sus seguidores que no se preocuparan, porque Dios iba a proveer para sus necesidades, añadió:

“Vended vuestras posesiones y dad limosnas; haceos bolsas que no se deterioran, un tesoro en los cielos que no se agota, donde no se acerca ningún ladrón ni la polilla destruye. Porque donde esté vuestro tesoro, allí también estará vuestro corazón.” (Lucas 12:33-34).

Por último, le dio una forma específica a los cristianos en que pueden servir a los pobres:

“Y dijo también al que le había convidado: Cuando ofrezcas una comida o una cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a tus vecinos ricos, no sea que ellos a su vez también te conviden y tengas ya tu recompensa. Antes bien, cuando ofrezcas un banquete, llama a pobres, mancos, cojos, ciegos, y serás bienaventurado, ya que ellos no tienen para recompensarte; pues tú serás recompensado en la resurrección de los justos.” (Lucas 14:12-14).

Para subrayar la importancia de mostrar compasión a los pobres, cuando Pablo recibió su ordenación específica para el ministerio de los apóstoles le dieron sólo un cargo directo: “Sólo nos pidieron que nos acordáramos de los pobres, lo mismo que yo estaba también deseoso de hacer.” (Gal 2:10). El cumplimiento de Pablo a esa orden se observa en sus epístolas. En primer lugar, tomó las colectas de las otras iglesias para satisfacer las necesidades de los pobres en la iglesia de Jerusalén (Rom 15:26). De hecho, le dijo a la iglesia en Corinto que tomara esta colecta cada semana, así que cuando Pablo iba a llegar allí, no habría escasez para los pobres en Jerusalén (1 Corintios 16:1-4). Cuando Pablo estableció los criterios para ancianos, uno de los requisitos es que un anciano sea “hospitalario,” una palabra que se refiere a la forma en que se ama y se preocupa por los pobres. Es evidente que la atención a los pobres es una marca del ministerio del Nuevo Testamento.

Más allá de Pablo, Santiago prohíbe el favoritismo hacia los ricos, mientras que prácticamente ha censurado a los ricos por su negligencia crónica de los pobres (Santiago 1:10-11, 2:6, 5:1). El ridiculiza la idea de que un cristiano puede afirmar que tiene fe, y a la vez satisfacer las necesidades físicas de los pobres (Santiago 2:16). Mientras tanto, Juan en una típica manera de blanco y negro, simplemente escribe: “Si alguno que posee bienes del mundo, ve a su hermano padecer necesidad y le cierra su corazón contra él, ¿cómo mora el amor de Dios en él?” (1 Juan 3: 17).

De hecho, el mandamiento para los cristianos de amar y cuidar a los pobres sólo puede ser el símbolo específico más común del Nuevo Testamento. En realidad, yo estoy de acuerdo con Tim Keller cuando escribe: “La sorprendente verdad es que la obra de misericordia es fundamental para ser cristiano.”

La conexión no es accidental. La importancia de ministrar a los pobres es tan enfatizada en el Nuevo Testamento, ya que revela una conexión con el corazón y el carácter de Dios. Dios es compasivo con los pobres, el evangelio es la esperanza de los pobres, y Dios ha escogido a los pobres de este mundo para ser ricos en fe. Los cristianos, por tanto, a “adornan el evangelio” en todo lo que hacen, porque el evangelio se ha dado a conocer a ellos (cf. Tito 2:10-11). La compasión de Dios mostrada a los cristianos al darles el evangelio debe ser vista en la compasión que los cristianos han de tener para llevar la buena noticia a los pobres.

Creo que esos mandamientos se refieren a los pobres en la iglesia (en su propia iglesia local, y luego en otras iglesias globales en segundo lugar). El Nuevo Testamento no ordena la renovación cultural y transformación social , y la iglesia no tiene como objetivo la erradicación de la pobreza en el mundo. Pero los creyentes están llamados a servir a los pobres en medio de ellos , y satisfacer las necesidades de los creyentes a lo ancho del mundo. La obediencia a estos mandamientos es una de las formas más básicas en que la gloria de Dios se revela a través de la iglesia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s