La Cruz de Jesucristo

Posted on Actualizado enn

clip_image001

La Cruz de Jesucristo

por Paul Washer

A la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo: “Eloi, Eloi, ¿lama sabactani?”, Que traducido es: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”

—Marcos 15:34

Y se apartó de ellos como a un tiro de piedra, y poniéndose de rodillas, oraba, diciendo: Padre, si es tu voluntad, aparta de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. Entonces se le apareció un ángel del cielo, fortaleciéndole. Y estando en agonía, oraba con mucho fervor; y su sudor se volvió como gruesas gotas de sangre, que caían sobre la tierra.

—Lucas 22:41–44

Entonces Jesús, cuando hubo tomado el vinagre, dijo: ¡Consumado es! E inclinando la cabeza, entregó el espíritu.

—Juan 19:30

Tenemos ante nosotros el capítulo más importante en este libro, o como la mayoría de los cristianos están de acuerdo, el capítulo más importante de la historia humana. Este tema no puede ser descompuesto en porciones más pequeñas, incluso para la conveniencia del lector. Este es el corazón del Evangelio, y si tenemos que esforzarnos por ella, ¡es realmente digno de trabajo!

Uno de los mayores males de la predicación del evangelio contemporánea es que rara vez se explica la cruz de Cristo. No es suficiente decir que El murió –todos los hombres mueren. No es suficiente decir que El murió una muerte noble —los mártires hacen lo mismo. Debemos entender que no hemos proclamado a fondo la muerte de Cristo, con el poder salvador hasta que hayamos limpiado la confusión que rodea y expuesto su verdadero sentido a nuestros oyentes: Murió llevando los pecados de Su pueblo y el sufrimiento de la pena divina para sus pecados. Él fue abandonado por Dios y aplastado bajo la ira de Dios en nuestro lugar.

ABANDONADO DE DIOS

Uno de los pasajes más desconcertantes, incluso inquietantes en las Escrituras es el relato de Marcos de la gran investigación del Mesías mientras Él cuelga en la cruz romana. En voz alta, gritó: “’Eloi, Eloi, ¿lama sabactani?’, Que traducido es: ‘Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?’”[1]

A la luz de lo que sabemos acerca de la naturaleza impecable del Hijo de Dios y Su perfecta comunión con el Padre, las palabras del Mesías son difíciles de comprender, sin embargo, ponen al descubierto el significado de la cruz y la razón por la que murió. El hecho de que Sus palabras también se registran en el original hebreo nos dice algo de su gran importancia. ¡El autor no quiere que nosotros entendemos mal algo!

En estas palabras, Cristo no sólo está clamando a Dios, sino como el maestro consumado, Él también está dirigiéndose a Sus espectadores y a todos los futuros lectores de una de las profecías mesiánicas más importantes del Antiguo Testamento: Salmo 22. A pesar de que todo el salmo está lleno de profecías detalladas de la cruz, nos ocuparemos con sólo los seis primeros versículos:

Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? ¿Por qué estás tan lejos de mi salvación y de las palabras de mi clamor? Dios mío, de día clamo y no respondes; y de noche, pero no hay para mí reposo. Sin embargo, tú eres santo, que habitas entre las alabanzas de Israel. En ti confiaron nuestros padres; confiaron, y tú los libraste. A ti clamaron, y fueron librados; en ti confiaron, y no fueron decepcionados. Pero yo soy gusano, y no hombre; oprobio de los hombres, y despreciado del pueblo.

En los días de Cristo, las Escrituras Hebreas no se presentaban en capítulos y versículos numerados como lo están hoy. Por lo tanto, cuando un rabino trató de dirigir a sus oyentes a un determinado salmo o porción de la Escritura, lo haría al recitar las primeras líneas del texto. En este grito de la cruz, Jesús nos dirige al Salmo 22 y nos revela algo del carácter y la finalidad de Sus padecimientos.

En el primer y segundo versículo, escuchamos la queja del Mesías: él se considera abandonado de Dios. Marcos utiliza la palabra griega egkataleípo, que significa abandonar, abandono, o desierto.[2] El salmista usa la palabra hebrea azab, lo que significa dejar o abandonar.[3] En ambos casos, la intención es clara. El Mesías mismo es consciente de que Dios lo ha abandonado y ha hecho oídos sordos a Su clamor. Esto no es un abandono simbólico o poético. ¡Es real! ¡Si alguna vez una persona sintió el abandono de Dios, ese era el Hijo de Dios en la cruz del Calvario!

En el cuarto y quinto versículos de este salmo, la angustia sufrida por el Mesías se hace aún más aguda mientras recuerda la fidelidad al pacto de Dios para con Su pueblo. Él declara: “En ti confiaron nuestros padres; confiaron, y tú los libraste. A ti clamaron, y fueron librados; en ti confiaron, y no fueron decepcionados” La aparente contradicción es clara. Nunca había habido un caso en la historia del pueblo del pacto de Dios que un hombre justo clamase a Dios y no fuese liberado. Sin embargo, ahora el Mesías sin pecado cuelga de un madero completamente abandonado. ¿Cuál podría ser la razón para la retirada de Dios? ¿Por qué se apartó Él de Su Hijo unigénito?

Jesús teje la respuesta a estas preguntas inquietantes en Su queja. En el versículo 3, él hace la declaración firme de que Dios es santo, y luego, en el versículo 6, admite lo indecible: Se había convertido en un gusano y ya no era un hombre. ¿Por qué Cristo dirige tal lenguaje degradante y despectivo hacia Sí mismo? ¿Se veía como un gusano porque se había convertido en “oprobio de los hombres, y despreciado del pueblo” o había una razón mayor y más terrible para su auto-desprecio?[4] Después de todo, él no gritó: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué la gente me ha desamparado?”, sino que Él se esforzó por saber por qué Dios lo había hecho. La respuesta se puede encontrar en una amarga verdad solamente: Dios había hecho que el pecado de todos nosotros cayera sobre El, y como un gusano, fue abandonado y aplastado en nuestro lugar. [5]

UNA SERPIENTE Y UN CHIVO EXPIATORIO

Esta metáfora oscura del Mesías muriendo como un gusano no está sola en la Escritura. Hay otras que nos llevan más profundamente en el corazón de la cruz y está abierto a nosotros lo que Él tiene que sufrir para lograr la redención de su pueblo.[6] Si nos estremecemos ante las palabras del salmista, será sorprendido más al leer que el Hijo de Dios también se asemeja a una serpiente levantada en el desierto, y a dos cabras que llevan los pecados –una sacrificada y la otra expulsada.

La primera metáfora aparece en el libro de Números. Debido a la rebelión casi constante de Israel contra el Señor y su rechazo a Sus provisiones de gracia, Dios envió a “serpientes ardientes” entre el pueblo y muchos murieron.[7] Sin embargo, como resultado del arrepentimiento del pueblo y la intercesión de Moisés, Dios una vez más hizo provisión de su salvación. Él ordenó a Moisés “Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre una asta.” Luego prometió: “y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá.”

Al principio, parece contrario a la razón que “aquello que había sanado tenía la forma en la semejanza de lo que resultó herido.”[8] Sin embargo, proporciona una poderosa imagen de la cruz. Los israelitas estaban muriendo por el veneno de las serpientes ardientes. Los hombres mueren por el veneno de su propio pecado. Dios ordenó a Moisés colocar la causa de la muerte en lo alto de un poste. Dios puso a la causa de nuestra muerte sobre Su propio Hijo cuando estaba colgado en lo alto de una cruz. Había venido “en semejanza de carne de pecado,” y fue hecho pecado por nosotros.[9] El israelita que creyó a Dios y miraba la serpiente de bronce viviría. El hombre que cree que el testimonio de Dios acerca de su Hijo, y mira a Él con fe será salvo [10] Como está escrito:. “Mirad a mí, y sed salvos, todos los confines de la tierra, porque yo soy Dios, y no hay nadie más.”[11]

El libro sacerdotal de Levítico contiene la segunda metáfora. Puesto que era imposible que una sola ofrenda tipificara totalmente o ilustrara la muerte expiatoria del Mesías, Dios requiere de las personas de la Ofrenda de dos cabras de sacrificio.[12] El primer macho cabrío era sacrificado como ofrenda por el pecado delante del Señor, y su sangre era rociada sobre y delante del propiciatorio detrás del velo en el Lugar Santísimo.[13] Se tipificaba a Cristo, que derramó Su sangre en la cruz para expiar los pecados de Su pueblo. Es un ejemplo maravilloso de la muerte de Cristo como propiciación –Él derramó Su sangre para satisfacer la justicia de Dios, apaciguar Su ira, y traer la paz. El sumo sacerdote presentaba la segunda cabra ante el Señor como el chivo expiatorio.[14] El sumo sacerdote tenía que poner “ambas manos sobre la cabeza del macho cabrío y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel y todas sus transgresiones, todos sus pecados.” [15] Entonces el sacerdote envió el chivo expiatorio al desierto, llevando sobre sí todas las iniquidades del pueblo en una tierra solitaria. Allí, se paseaba solo, abandonado de Dios y separado del pueblo de Dios. El macho cabrío simbolizaba a Cristo, quien “llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero,” y sufrió y murió solo “fuera del campamento.”[16] Es un ejemplo maravilloso de la muerte de Cristo como expiación –El llevó nuestro pecado lejos. El salmista escribió: “Como dista el oriente del occidente, así hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones.”[17]

EL MESÍAS ES HECHO PECADO

¿Cómo no pensar que es increíble que un gusano, una serpiente venenosa, y una cabra deban ser símbolos de Cristo? Para identificar el Hijo de Dios con cosas tan repugnantes sería blasfemo si no hubiesen venido de las mismas Escrituras del Antiguo Testamento, y de no haber sido confirmados por los autores del Nuevo Testamento que fueron aún más lejos en su imagen oscura de Su muerte sacrificial. Guiados por el Espíritu Santo, nos dicen que el Mesías que no conoció pecado, fue “hecho … pecado,” y el que era el amado del Padre se convirtió en “una maldición” delante de El.[18]

Todos hemos escuchado estas verdades antes, pero ¿Le hemos dado suficiente consideración para realmente entender y ser quebrantado por ellas? En la cruz, el Declarado “santo, santo, santo” por los serafines coro, fue “hecho” pecado.[19] El viaje en el significado de esta frase parece casi demasiado peligroso de tomar. Nos resistimos a la primera etapa. ¿Qué significa que Aquel en quien “habita toda la plenitud de la divinidad corporalmente” fue hecho pecado?[20] No debemos explicar la verdad a distancia, en un intento de proteger la reputación del Hijo de Dios, y sin embargo hay que tener cuidado de no hablar cosas terribles contra Su carácter impecable e inmutable. ¿Cómo fue que Él fue hecho pecado? A partir de las Escrituras, concluimos que Cristo fue hecho pecado de la misma manera que el creyente “se convierten en justicia de Dios” en El.[21] En su segunda carta a la iglesia en Corinto, el apóstol Pablo escribe: “Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El.”[22]

En esta vida, el creyente es la “justicia de Dios,” no a causa de un trabajo de purificación sobre su carácter a través del cual se convierte en un ser perfectamente justo y sin pecado, sino más bien como consecuencia de la imputación, por lo que es considerado justo delante de Dios a través de la obra de Cristo en su nombre. De la misma manera, Cristo fue hecho pecado no por una degeneración moral en Su carácter a través de la cual Él se convirtió en realidad corrupto o injusto, sino como resultado de la imputación que le hizo culpable ante el tribunal de Dios en nuestro lugar. En la cruz, Cristo no se hizo pecaminoso, sino nuestros pecados fueron imputados a Él, y Dios lo consideró culpable de los crímenes y lo trató con el juicio que merecíamos. No se hizo pecado por participar en nuestra corrupción, sino que al llevar nuestra culpa. No hay que olvidar que incluso cuando Él llevó nuestros pecados, El seguía siendo el Cordero sin defecto y sin mancha de Dios y Su sacrificio era un aroma fragante a Su Padre.[23]

Debemos tener cuidado de entender que esta verdad no disminuye el carácter horrible de Cristo siendo hecho pecado por nosotros. Aunque se trataba de un sentimiento de culpa imputada, era culpa real, trayendo una angustia indecible de Su alma. Él realmente se puso en nuestro lugar, llevó nuestros pecados, llevó nuestra culpa, y experimentó la plenitud de la ira de Dios que nuestro pecado merece.

El gran contraste entre lo que realmente era y lo que Él fue “hecho” revela aún más la agonía que Cristo experimentó. Es terrible que el pecador se encuentre cara a cara con su propio pecado y sienta el peso de su propia culpa. Es otra cosa muy distinta para “Aquel que no conoció pecado,” llevar una inmundicia que era totalmente ajena a El y sentir la culpa de una innumerable multitud de pecadores. Es un terror indescriptible para el pecador ser tratado como culpable ante el tribunal de Dios, pero es otra cosa muy distinta a Aquel que es “inocente, sin mancha, apartado de los pecadores” ser tratado así.[24] Una cosa es que el pecador sea condenado por un Dios con el que no mantiene relaciones y hacia quien no posee afectos. Otra cosa es que el Hijo amado de Dios sea juzgado y condenado por Su propio Padre, con quien había compartido la comunión más íntima a lo largo de la eternidad y hacia el cual poseía un amor más allá de toda definición y medida.

CRISTO SE VUELVE UNA MALDICIÓN

Que Cristo fue hecho pecado es una verdad tan terrible como incomprensible, y sin embargo, justo cuando pensamos que hay palabras más oscuras que puedan ser pronunciadas contra El, el apóstol Pablo enciende una lámpara y nos lleva a su vez en el abismo de la humillación y abandono de Cristo. Entramos en la cueva más profunda para encontrar al Hijo de Dios que cuelga de la cruz y llevando su título más famoso: ¡“maldito de Dios”!

Las Escrituras declaran que toda la humanidad estaba bajo la maldición de Dios debido a que viola los preceptos de la ley divina. Como el apóstol Pablo escribe a la iglesia en Galacia: “Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas que están escritas en el libro de la ley, para hacerlas.”[25] La palabra maldito viene de la palabra griega Katara, lo que denota una execración, imprecación o maldición. En el Nuevo Testamento, se refiere a la condición de estar bajo la desaprobación divina o reprobación que lleva a juicio y condenación. La maldición divina es el antónimo de la bendición divina, por lo tanto, mediante el uso de las Bienaventuranzas como nuestro estándar, podemos aprender algo de lo que significa estar bajo la maldición de Dios.

Al bienaventurado se le concedió el reino de los cielos. Al maldito se le negó la entrada.

· Los bienaventurados son los destinatarios del consuelo divino. Los malditos son objetos de la ira divina.

· Los bienaventurados heredan la tierra. Los malditos son separados de ella.

· Los bienaventurados son satisfechos. Los malditos son desgraciados y miserables.

· Los bienaventurados reciben misericordia. Los malditos son condenados sin piedad.

· Los bienaventurados verán a Dios. Los malditos son separados de Su presencia.

· Los bienaventurados son hijos e hijas de Dios. Los malditos son repudiados en desgracia.[26]

Desde la perspectiva de Dios, los que violan la ley de Dios son viles y dignos de toda repugnancia. Son mucho más miserables, con justicia expuestos a la venganza divina y justamente llevados a la destrucción eterna. No es una exageración decir que la última cosa que el pecador maldito deberá y oirá cuando él tome su primer paso hacia el infierno es a toda la creación de pie y aplaudiendo a Dios porque Él ha librado de la tierra de él. Tal es la vileza de los que violan la ley de Dios, y así es el desprecio del santo hacia el impío.

Este lenguaje es un delito grave en el mundo y para gran parte de la comunidad evangélica contemporánea. Sin embargo, es el lenguaje bíblico y hay que decirlo. Si, por el bien de la etiqueta nos negamos a explicar e ilustrar los dichos oscuros de la Escritura, entonces Dios no puede ser considerado como santo, los hombres no van a entender su situación espantosa, y el precio pagado por Cristo nunca serán calculados o apreciados. A menos que comprendamos lo que significa que el hombre esté bajo la maldición divina, nunca vamos a entender lo que significa que Cristo fue “hecho maldición por nosotros.” ¡Nunca vamos a entender completamente el horror y la belleza de lo que Él hizo por nosotros en ese madero! “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, habiéndose hecho maldición por nosotros (porque escrito está: Maldito todo el que cuelga de un madero),” [27]

La verdad transmitida en Gálatas 3:10 es lo que hizo de Jesucristo y su evangelio tal escándalo a los Judíos del primer siglo. Todos estaban familiarizados con la terrible verdad de la Escritura de que “maldito por Dios es el colgado.”[28] Entonces, ¿cómo pudo el Mesías ser el Libertador y Rey de Israel y aún morir de una forma tan degradante y acusado? Entretener a esta idea fue más que escandalosa –¡era blasfemia absoluta! Sin embargo, los Judios no pudieron ver que se trataba de una “intercambio de maldición,” y que era necesario que el Cristo fuese lo que ellos eran, para redimirlos de lo que se merecían.[29] Se convirtió en un gusano, no un hombre, la serpiente levantada en el desierto, en el chivo expiatorio conducido fuera del campamento, el portador del pecado, y Aquel a quien la maldición de Dios cayó. Y Él lo hizo todo en el lugar de Su pueblo!

En Deuteronomio 27-28, Dios dividió a la nación de Israel en dos campos separados, colocando uno en el monte Gerizim y el otro en el monte Ebal. Aquellos en el Monte Gerizim debían pronunciar las bendiciones que vendrían a todos los que diligentemente obedecen al Señor su Dios.[30] Los que estaban en el monte Ebal debían pronunciar las maldiciones que caerían sobre todos los que negaron tal obediencia.[31] Aunque Cristo tenía todo el derecho a las bendiciones de Gerizim, fue desde el monte Ebal que Su propio padre pasó con estruendo contra El mientras colgaba de la cruz. Detrás de las puertas cerradas del cielo: el Padre aplastó a Su Hijo con todo terror que habría de sobrevenir a aquellos por quienes El murió. Cuando levantó la vista al cielo para encontrar el rostro de Dios, Su Padre le dio la espalda. Cuando Él clamó: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” Su Padre, como Su juez, respondió, por así decirlo, “El Señor, el Señor tu Dios, que te condena.”[32] Cristo llevó la maldición de Deuteronomio 28 por Su pueblo.

Enviará el Señor sobre ti maldición, confusión y censura en todo lo que emprendas, hasta que seas destruido y hasta que perezcas rápidamente, a causa de la maldad de tus hechos, porque me has abandonado.[33]

Te herirá el Señor con locura, con ceguera y con turbación de corazón; y andarás a tientas a mediodía como el ciego anda a tientas en la oscuridad, y no serás prosperado en tus caminos; más bien serás oprimido y robado continuamente, sin que nadie te salve.[34]

Y sucederá que tal como el Señor se deleitaba en vosotros para prosperaros y multiplicaros, así el Señor se deleitará en vosotros para haceros perecer y destruiros; y seréis arrancados de la tierra en la cual entráis para poseerla.[35]

Maldito serás en la ciudad, y maldito serás en el campo. [36]

Maldito serás cuando entres y maldito serás cuando salgas.[37]

Y el cielo que está encima de tu cabeza será de bronce, y la tierra que está debajo de ti, de hierro.[38]

Y vendrás a ser motivo de horror, proverbio y burla entre todos los pueblos donde el Señor te lleve. [39]

Y todas estas maldiciones vendrán sobre ti y te perseguirán y te alcanzarán hasta que seas destruido, porque tú no escuchaste la voz del Señor tu Dios, no guardando los mandamientos y estatutos que El te mandó.[40]

Al llevar Cristo nuestros pecados en el Calvario, Él fue maldecido como un hombre que hace un ídolo y lo elabora en secreto.[41] Él fue maldecido como uno que deshonra a su padre o su madre, que haga errar a su prójimo, y engaña a una persona ciega en la camino.[42] Fue maldecido como uno que distorsiona la justicia debida al extranjero, huérfano o viuda.[43] Él fue maldecido como uno que es culpable de toda clase de inmoralidad y perversión, hiere a su prójimo en secreto, o acepta un soborno para herir con ella a los inocentes.[44] Él fue maldecido como uno que no confirma las palabras de la ley para hacerlas.[45] El sabio de Proverbios escribió: “Como el gorrión en su vagar y la golondrina en su vuelo así la maldición no viene sin causa.” [46] Sin embargo, la maldición hizo posarse sobre el retoño, no debido a alguna falla en su carácter o error en sus obras, sino porque Él llevó los pecados de Su pueblo y llevó a Su maldad delante del tribunal de Dios.[47] Allí estaba al descubierto, sin protección, y vulnerable a cada repercusión del juicio divino. David exclamó: “Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades son perdonadas, Y cuyos pecados son cubiertos. Bienaventurado el varón a quien el Señor no inculpa de pecado.”[48] Sin embargo, en la cruz, el pecado imputado a Cristo fue expuesto ante Dios y ante el ejército de los cielos. Fue rotulado delante de los hombres, y los exhibió ante los ángeles y demonios por igual.[49] Las transgresiones que Él llevó no le fueron perdonadas, y los pecados que llevaba no estaban cubiertos. Si un hombre es contado bendecido porque la iniquidad no se imputa a Él, entonces Cristo fue hecho maldición sin medida, porque el pecado de todos nosotros cayó sobre El.[50] Por esta razón, fue tratado como el quebrantador del pacto mencionado en la renovación del pacto mosaico en Moab:

El Señor jamás querrá perdonarlo, sino que la ira del Señor y su celo arderán[a] contra ese hombre, y toda maldición que está escrita en este libro caerá sobre él, y el Señor borrará su nombre de debajo del cielo. 21 Entonces el Señor lo señalará para adversidad[b] de entre todas las tribus de Israel, según todas las maldiciones del pacto que están escritas en este libro de la ley.[51]

En el Calvario, el Mesías fue seleccionado para la adversidad, y todas las maldiciones escritas en el libro de la ley cayeron sobre El. En esta semilla de Abraham, todas las familias de la tierra son bendecidas, pero sólo porque Él fue maldecido más que cualquier hombre que jamás haya caminado sobre la tierra.[52] El libro de Números contiene una de las más bellas promesas de bendición que ha jamás dada por Dios al hombre. Se conoce como el sacerdocio o bendición Aarónico: “El Señor te bendiga y te guarde; el Señor haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; el Señor alce sobre ti su rostro, y te dé paz.’ [53] A pesar de hermosa y buena, esta bendición nos presenta un gran problema teológico y moral. ¿Cómo puede un Dios justo conceder tal bendición a un pueblo pecador sin comprometer Su justicia? Una vez más, nos encontramos con la respuesta en la cruz. El pecador puede ser bendecido sólo porque el Santo y el Justo fue maldito.[54] Todas y cada una de las bendiciones de Dios que se han concedido o que serán concedidas a Su pueblo es sólo porque, en el madero, Cristo recibió exactamente lo contrario de esta bendición sacerdotal.[55] A nosotros, es dicho: “El Señor te bendiga,” sólo porque a Él se le dijo: “El Señor te maldice, y Te dará la destrucción, el Señor toma la luz de Su presencia de Ti y Te condena, el Señor volvió Su rostro de Ti y Te llena con miseria.”

El salmista describe al bendito como aquellos que se gozan en la presencia de Dios, que conocen el alegre sonido del grito festivo, y que caminan en la luz de su rostro.[56] Pues por nosotros, Cristo fue hecho triste con la ausencia de la presencia de su Padre, Él vino a conocer el sonido aterrador de la trompeta del juicio, y colado en la oscuridad del insoportable semblante ceñido de Dios. Debido a la fatídica decisión de Adán, la corrupción y la inutilidad esclavizó a toda la creación, ya que gemía bajo la maldición. [57] Para liberar a la creación, el último Adán tomó sobre Sí los pecados de Su pueblo y gemía bajo el yugo terrible: “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición.”[58]

Es la mayor farsa que el verdadero significado del “grito de la cruz” de Cristo a menudo se ha perdido en un cliché romántico. No es raro escuchar a un predicador declarar que el Padre le dio la espalda a su Hijo, porque Él ya no podía soportar ser testigo del sufrimiento infligido a El por las manos de los malvados. Como hemos visto, estas interpretaciones son una completa distorsión del texto y de lo que realmente ocurrió en la cruz. El Padre no se apartó de su Hijo, porque Él no tenía la fortaleza para presenciar Sus sufrimientos, sino porque “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.”[59] Puso nuestros pecados sobre Él y se alejó, porque Sus ojos son demasiado puros para ver el mal y El no puede mirar a la maldad con favor.[60]

No es sin motivo que muchos tratados evangelísticos imaginan a un abismo infinito o la separación entre un Dios santo y el hombre pecador. Con tal ejemplo, las Escrituras están de acuerdo totalmente.. Como el profeta Isaías clamó: “He aquí, no se ha acortado la mano del Señor para salvar; ni se ha endurecido su oído para oír.”[61] De acuerdo con este texto, y muchos otros, todos los hombres deben vivir y morir separados de la presencia favorable de Dios y bajo la ira divina. Por esta razón, el Hijo de Dios se puso en nuestro lugar, llevó nuestros pecados, y fue “abandonado por Dios.” Por el infracción fuese cerrada y la comunión restaurada, “era necesario que el Cristo padeciera estas cosas, y que entrara en su gloria?”[62]

CRISTO SUFRE LA IRA DE DIOS

Para obtener la salvación de Su pueblo, Cristo sufrió el abandono terrible de Dios, bebió la amarga copa de la ira de Dios, y murió una muerte sangrienta en el lugar de Su pueblo. Sólo entonces la justicia divina se cumple, la ira de Dios se aplacó, y la reconciliación será posible.

En el jardín, Cristo oró tres veces para que la copa fuese eliminada de El, pero cada vez Su voluntad se sometió a la de Su Padre.[63] Debemos preguntarnos a nosotros mismos, ¿Qué había en la copa que le llevó a orar tan fervientemente? ¿Qué cosa terrible contenía para causarle una angustia que Su sudor se mezclaba con la sangre? [64]

A menudo se dice que la copa representa la cruz romana cruel y la tortura física que le esperaba a El –que Cristo previó los látigos de nueve colas que bajaban por Su espalda, la corona de espinas que le hería la frente y los clavos primitivos atravesándole Sus manos y pies. Sin embargo, los que creen que estas cosas son la fuente de Su angustia no entienden la cruz o lo que sucedió allí. A pesar de las torturas amontonándose sobre El por las manos de hombres siendo parte del plan redentor de Dios, que había algo mucho más siniestro que provocó Su grito de liberación.

En los primeros siglos de la iglesia primitiva, miles de cristianos murieron en cruces. Se dice que Nerón les crucifico cabeza abajo, los cubrió con alquitrán, y los puso en llamas para proporcionar alumbrado público de la ciudad de Roma. A lo largo de los siglos desde entonces, un incontable flujo de cristianos ha experimentado las más indecibles torturas, y sin embargo, es el testimonio de amigos y enemigos por igual, que muchos de ellos fueron a la muerte sin temor alguno.¿Hemos de creer que los seguidores del Mesías enfrentaron tal muerte física cruel con gozo inefable, mientras que el capitán de Su salvación se encogió en un jardín, por temor a la misma tortura?[65] ¿Tuvo temor el Cristo de Dios a los látigos y espinas, cruces y lanzas, o la copa representa un terror infinitamente más allá de la mayor crueldad de los hombres?

Para comprender el contenido ominoso de la copa, hay que hacer referencia a las Escrituras. Hay dos pasajes en particular que hay que tener en cuenta –uno de los Salmos y el otro de los profetas: “Porque el cáliz está en la mano de Jehová, y el vino está fermentado, Lleno de mistura; y él derrama del mismo; Hasta el fondo lo apurarán, y lo beberán todos los impíos de la tierra.”[66] Y, “Porque así me dijo Jehová Dios de Israel: Toma de mi mano la copa del vino de este furor, y da a beber de él a todas las naciones a las cuales yo te envío. Y beberán, y temblarán y enloquecerán, a causa de la espada que yo envío entre ellas.” [67]

Como resultado de la rebelión incesante de los impíos, la justicia de Dios había decretado juicio contra ellos. Tendría razón derramar Su ira sobre las naciones. Él pondría la copa del vino de Su furor a la boca y obligarlos a beber hasta la escoria.[68] La simple idea de tal destino esperando al mundo es absolutamente aterrador, pero esto habría sido el destino de todos – excepto que la misericordia de Dios buscó la salvación de un pueblo, y la sabiduría de Dios ideó un plan de rescate, incluso antes de la fundación del mundo.[69] El Hijo de Dios se hizo hombre y camino sobre la tierra en perfecta obediencia a la ley de Dios. Sería como nosotros en todas las cosas, tentado en todos los aspectos como nosotros, pero sin pecado.[70] Viviría una vida perfectamente justa para la gloria de Dios y para el beneficio de Su pueblo. Luego, a la hora señalada, sería crucificado por manos de hombres perversos, y en la cruz Él asumiría la culpa de Su pueblo y sufrir la ira de Dios contra ellos. El verdadero Hijo de Adán, quien también era el verdadero Hijo de Dios, tomaría la amarga copa de la ira de la misma mano de Dios y beber hasta la escoria. El la bebería hasta que fuese terminada, y la justicia de Dios se haya cumplido plenamente.[71] Porque la ira divina que debería haber sido la nuestra se agotaría en el Hijo y por Él, se extinguiría.

Imagina una presa inmensa que se llena hasta el borde y luchando contra el peso detrás. De repente, la pared protectora se desprende y el poder destructivo masivo del diluvio se desata. Como cierta destrucción corre hacia un pequeño pueblo en el valle cercano, el suelo de repente se abre ante él y la absorbe aquello que se habría llevado. De forma similar, el juicio de Dios fue justamente corriendo hacia todos los hombres. No se podía conocer un escape en la colina más alta o en el abismo más profundo. El más veloz de los pies no podía correr más rápido que él, ni podría el nadador más fuerte soportar sus torrentes. La presa fue violada y no se podía reparar su ruina. Pero cuando estaba agotada toda esperanza humana, a la hora señalada, el Hijo de Dios se interpuso entre la justicia divina y Su pueblo. Él bebió la ira que nosotros mismos habíamos encendido y el castigo que merecíamos. Cuando murió, ni una gota del antiguo diluvio se mantuvo. ¡Él lo bebió todo por nosotros!

Imaginemos dos piedras de molino gigante, una girando en la parte superior de la otra. Imagine que atrapado entre los dos está un solo grano de trigo tirado bajo el peso enorme. En primer lugar, las piedras aplastan su casco hasta dejarlo irreconocible, y sus entrañas se derraman y se muelen en polvo. No hay esperanza de recuperación o reconstrucción. Todo está perdido y sin posibilidad de reparación. Así, de una manera similar, agradó al Señor aplastar a Su Hijo y exponiéndole a dolor indescriptible. [72] Por lo tanto, agradó al Hijo a someterse a tal sufrimiento para que Dios fuese glorificado y Su pueblo podría ser redimido.

No debemos pensar que Dios encontró cierto placer en el sufrimiento de Su Hijo amado, sino que a través de Su muerte, se llevó a cabo la voluntad de Dios. Ningún otro medio tiene el poder para destruir el pecado, satisfacer la justicia divina, y aplacar la ira de Dios contra nosotros. A menos que el grano de trigo divino haya caído al suelo y muera, hubiera permanecido solo, sin un pueblo o una novia [73] El placer no se encuentra en el sufrimiento, sino en todo lo que ese sufrimiento lograría: Dios se revela en una gloria aún desconocida para los hombres o ángeles, y un pueblo es llevado en comunión sin obstáculos con su Dios.

El amado escritor puritano John Flavel escribió una vez un diálogo entre el Padre y el Hijo en cuanto a la humanidad caída y el gran precio que se requería para obtener nuestra redención. Ilustra maravillosamente la verdadera agonía de la cruz y el amor del Padre y del Hijo, que les movió a abrazarlo. Flavel escribe:

Aquí usted puede suponer que el Padre dice, al dirigir Su negociación con Cristo por usted—

Padre: Mi Hijo, he aquí una compañía de almas miserables, pobres, que se han deshecho por completo a sí mismos, ¡y ahora se encuentran abiertos a la justicia! La justicia exige satisfacción por ellos, o se satisfacera de la ruina eterna de ellos: ¿Qué se hará para estas almas?

Y así Cristo contesta.

Hijo: Padre mío, tal es mi amor y compasión por ellos, que en vez de que perezcan eternamente, yo seré responsable de ellos como su fiador, llevare todas su deudas de ley, para poder ver lo que te deben Ti; Señor, trae a todos, es posible que no demandas posteriores con ellos, de mi mano las requerirás. En vez de esto elijo sufrir la ira de los que deberían sufrirla: sobre mí, Padre mío, sobre mí sea toda su deuda.

Padre: Pero, hijo mío, si tú se comprometes por ellos, tú tendrás que considerar pagar el último centavo, no esperes reducciones, si prescindo de ellos, no prescindiré de Ti.

Hijo: El contenido, Padre, que así sea; cárgalo todo sobre mí, estoy en condiciones de cumplirlo, aunque resulte en una especie de ruina sobre mí, a pesar de que empobrezca todas mis riquezas, vacíe todos mis tesoros, sin embargo, estoy contento de llevarlo a cabo![74]

A veces se piensa, e incluso se predica que el Padre miró desde los cielos, fue testigo del sufrimiento que se le imponía a Su Hijo por las manos de los hombres, y contó esa aflicción como pago por nuestros pecados. Esta es la herejía de la peor especie. Cristo satisfizo la justicia divina no sólo al soportar la aflicción de los hombres, sino por soportar la ira de Dios. Se necesita más que cruces, clavos, coronas de espinas, y lanzas para pagar por el pecado. El creyente es salvado –no sólo por lo que los hombres le hicieron a Cristo en la cruz, sino por lo que Dios le hizo a Él: Él lo aplasto bajo el peso de Su ira contra nosotros.[75] Pocas veces nuestra predicación del evangelio dejan esta verdad los suficientemente clara.

DIOS PROVEERA

En uno de los relatos más épicos en el Antiguo Testamento, Dios ordena a Abraham el patriarca de llevar a su hijo Isaac al Monte Moriah y ofrecerlo en sacrificio allí. “Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré.”[76]

¡Qué carga llevó Abraham! No podemos ni siquiera empezar a imaginar la tristeza que llenaba el corazón del anciano y lo torturó en cada paso de su viaje. Las Escrituras son cuidadosas para decirnos que le mandó ofrecer “tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas.” La especificidad del lenguaje parece diseñado para captar nuestra atención y hacernos pensar que hay más significado oculto en estas palabras que lo que la simple vista pueden decir. ¡Este hombre y este niño son simplemente tipos o sombras, de un mayor padre, un hijo mayor y un mayor sacrificio!

Al tercer día, los dos llegaron al lugar señalado, y el padre ato a su amado hijo con sus propias manos. Por último, en la sumisión a lo que debía hacerse, él puso su mano sobre la frente de su hijo y “tomó el cuchillo para matarlo.”[77]En ese mismo instante, la misericordia de Dios intervino, y la mano del anciano se detuvo. Dios lo llamó desde el cielo y dijo: “¡Abraham, Abraham … No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único hijo, de mi parte.”[78]

Al oír la voz del Señor, Abraham alzó los ojos y se encontró un carnero trabado por sus cuernos en un zarzal. Él tomó el carnero y lo ofreció en el lugar de su hijo. [79] Y el llamó aquel lugar YHWH-jireh o “El Señor Proveerá.“Como se dice hasta hoy: En el monte del Señor se proveerá.”[80]

Mientras las cortinas se cierran en este momento épico en la historia, no sólo Abraham, sino también todos los que han leído este relato dan un suspiro de alivio porque el niño está a salvo. Nosotros pensamos en nosotros mismos: “¡Qué hermoso final para la historia”, pero no fue un final, ¡era un mero intermedio!

Dos mil años más tarde, el telón se abre de nuevo. El trasfondo es oscuro y siniestro. El Hijo de Dios está en el centro del escenario en el Monte Calvario. La obediencia amorosa a Él se une a la voluntad de Su Padre. Él cuelga allí llevando el pecado de Su pueblo. Él está maldito –traicionado por Su creación y abandonado de Dios.[81] Entonces el trueno terrible de la ira de Dios, rompe el silencio. El padre toma el cuchillo, retira el brazo, y mata “a Su Hijo, su único Hijo, a quien ama,” cumpliendo las palabras del profeta Isaías: “Ciertamente El llevó nuestras enfermedades, y cargó con nuestros dolores; con todo, nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y afligido. Mas El fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre El, y por sus heridas hemos sido sanados.”[82]

La cortina llega a su fin en un hijo muerto, un Mesías crucificado, con el fin de abrirse para pecadores del infierno. A diferencia del relato de Isaac, no había carnero para morir en Su lugar. Él es el Cordero que murió por los pecados del mundo.[83] Él es la provisión de Dios para la redención de Su pueblo. Él es el cumplimiento de lo que Isaac y el carnero sólo prefiguraban. En él, ese terrible monte llamado Gólgota es que ahora se llama Jehová-Jireh o “El Señor proveerá.” Y es una fiel palabra que permanece hasta el día de hoy: “En el monte del Señor se proveerá.”[84]

El Calvario es el monte, y la salvación es la provisión. Dios una vez llamó a Abraham: “Abraham, Abraham! … ahora sé que temes a Dios, ya que no me has rehusado tu hijo, tu único.”[85] Los que creen ahora claman a Dios con una prosa similar: “Dios, mi Dios, ahora sé que me amas ya que no me has rehusado Tu hijo, Tu único Hijo, a quien amas, de mí.”[86]

El Mesías está muerto, pero aún no es el fin. Una escena más permanece … una resurrección y una gran coronación!

***

1 . Marcos 15:34

2 . Marcos 15:34

3 . Salmo 22:1

4 . Salmo 22:6

5 . Isaías 53:5-6

6 . Lucas 24:26

7 . Números 21:5-9

8 . Matthew Henry, Matthew Henry’s Commentary on the Whole Bible (Peabody, Mass.: Hendrickson, 1991), 1:665.

9 . Romanos 8:3, 2 Corintios 5:21

10 . 1 Juan 5:10-11

11 . Isaías 45:22

12 . Levítico 16:5-10

13 . Levítico 16:9, 15, 20

14 . Levítico 16:10

15 . Levítico 16:21

16 . 1 Pedro 2:24, Hebreos 13:11-12

17 . Salmo 103:12

18 . 2 Corintios 5:21, Gálatas 3:13

19 . Isaías 6:2-3

20 . Colosenses 2:09

21 . Debo esta idea a Juan Calvino y su comentario sobre 2 Corintios 5:21.

22 . 2 Corintios 5:21

23 . 1 Pedro 1:19, Efesios 5:2

24 . Hebreos 7:26

25 . Gálatas 3:10, Deuteronomio 27:26

26 . paráfrasis de Mateo 5:3-12

27 . Gálatas 3:13

28 . Deuteronomio 21:23

29 . Richard N. Longenecker, Galatians , vol. 41 de Word Biblical Commentary (Waco, Tex.: Word Books, 1990), 122–23..

30 . Deuteronomio 28:1

31 . Deuteronomio 28:15

32 . Debo esta idea a RC Sproul y su sermón sobre Gálatas 3:13 predicado en el 2008 Juntos por la Conferencia Evangelio.

33 . Deuteronomio 28:20

34 . Deuteronomio 28:28-29

35 . Deuteronomio 28:63

36 . Deuteronomio 28:16

37 . Deuteronomio 28:19

38 . Deuteronomio 28:23

39 . Deuteronomio 28:37

40 . Deuteronomio 28:45

41 . Deuteronomio 27:15

42 . Deuteronomio 27:16-18

43 . Deuteronomio 27:19

44 . Deuteronomio 27:20-25

45 . Deuteronomio 27:26

46 . Proverbios 26:2

47 . Isaías 11:1

48 . Salmo 32:1-2

49 . Romanos 3:25: ” exhibió públicamente.”

50 . Isaías 53:6

51 . Deuteronomio 29:20-21

52 . Génesis 12:3

53 . Números 6:24-26

54 . Hechos 3:14

55 . Números 6:22-27. Debo esta idea a RC Sproul y su sermón sobre Gálatas 3:13 predicado en el 2008 Juntos por la Conferencia Evangelio.

56 . Salmos 21:6; 89:15

57 . Romanos 8:20-22

58 . Gálatas 3:13

59 . 2 Corintios 5:21

60 . Isaías 53:6; Habacuc 1:13

61 . Isaías 59:1

62 . Lucas 24:26

63 . Lucas 22:41-44

64 . Lucas 22:44

65 . Hebreos 2:10

66 . Salmo 75:8

67 . Jeremías 25:15-16

68 . Escoria es el residuo o sedimento dejado en la parte inferior de la botella de vino.

69 . Mateo 25:34, Efesios 1:04, 1 Pedro 1:20, Apocalipsis 13:08, 17:8

70 . Hebreos 2:17; 04:15

71 . Juan 19:30

72 . Isaías 53:10

73 . Juan 12:24

74 . John Flavel, The Fountain of Life: A Display of Christ in His Essential and Mediatorial Glory , in The Works of John Flavel (London: Banner of Truth, 1968), 1:61..

75 . Isaías 53:10

76 . Génesis 22:2, énfasis del autor

77 . Génesis 22:10

78 . Génesis 22:11-12

79 . Génesis 22:13

80 . Génesis 22:14

81 . Juan 1:11, Hechos 3:14, Mateo 27:46

82 . Isaías 53:4-5, 10

83 . Juan 1:29

84 . Génesis 22:14

85 . Génesis 22:11-12

86 . Génesis 22:12, Romanos 8:32

2 comentarios sobre “La Cruz de Jesucristo

    Mardo Ramos escribió:
    14 noviembre 2013 en 11:28 am

    wow increiblemente hermoso lo que el Hijo de Dios Hizo por nosotros.!!!!!

    […] 20. La Cruz de Jesucristo […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s