El Complicado Tema de los Motivos

Posted on

clip_image001El Complicado Tema de los Motivos

Por Tim Challies

Me parece que uno de los asuntos más difíciles de la vida cristiana es el asunto de los motivos. A menudo me pregunto por qué hago las cosas que hago. Con la misma frecuencia, me pregunto por qué no hago aquellas cosas que me niego a hacerlas. A veces, incluso mucho tiempo de reflexión enfocada, puedo hacer grandes progresos.

Creo que el apóstol Pablo se identificaría conmigo. En Romanos 7, escribió, "No entiendo mis propias acciones. Porque yo no hago lo que quiero, sino que hago lo que aborrezco "(. Vv 15-16). Él no estaba mirando a sus motivos per se, pero aún estaba considerando su vida y encontrando que no era capaz de discernir por qué hacia las cosas pecaminosas, incluso cuando él quería hacer las cosas santas. Vio a su falta de santidad y su búsqueda del pecado y se maravilló de su propia incapacidad para hacer incluso las cosas buenas que quería hacer.

Como Pablo, yo soy cristiano. Se me ha concedido la salvación por la gracia mediante la fe en Jesucristo. Día a día, mi mente está siendo transformada por la Palabra de Dios, y estoy llegando a ser semejante a la imagen de Jesucristo.

A medida que el Señor hace este trabajo dentro de mí, me encuentro con una capacidad cada vez mayor para saber lo que hay que hacer en una situación dada. Cuando pecan en mi contra, tengo un mayor conocimiento de la Escritura para aprovechar mientras intento responder con gracia. Cuando se me pide dar dinero a una causa o una misión, tengo pozos más profundos para extraer de lo que considero si ésta es una causa digna. Cuando me enfrento a una decisión y estoy seguro de si debía quedarme o irme, si debo decir que sí o no, cada vez más tengo la mente de Cristo y con ella la capacidad de tomar una decisión sabia y que honre a Dios.

Y sin embargo, a veces todavía no sé por qué hago las cosas que hago. ¿Estoy dando a esa misión porque yo creo que el Señor está usando esas personas para hacer Su obra en su mundo, o estoy renunciando a esa misión porque me hace sentir bien o porque quiero que el misionero me respete? ¿Estoy hablando palabras llenas de gracia a la persona que me ofendió porque realmente lo amo a pesar de la falta, o lo estoy haciendo para mostrar y convencerme a mí mismo de mi propia santidad?

Con demasiada frecuencia, simplemente no lo sé. Oro y pienso y reflexiono y al final simplemente no puedo desenredar todo. Somos gente complejas con motivos complejos. Estamos siendo santificados, pero mientras tanto todavía tenemos pecado aferrándose a cada parte de nosotros mismos.

He encontrado la libertad de dos maneras. La primera es arrepentirme de motivos pobres. Incluso si no puedo precisar dónde mis motivos son pecaminosos, sé que debe haber algún pecado en ellos, y por eso les pido que sean perdonados a través de la obra de Jesucristo. Y luego determino ocuparme menos con discernir los motivos y más con hacer lo correcto.  Miro a la cruz, miro a la Biblia, y yo trato de discernir la siguiente cosa correcta que hay que hacer para la gloria de Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s