La Verdadera María Magdalena

Posted on

clip_image002 La Verdadera María Magdalena

Por John MacArthur

El nombre de María Magdalena tiene un anillo de familiaridad en la era moderna, incluso entre las personas que no están familiarizados con la Biblia. Los escritores de ficción, teóricos de la conspiración, y revisionistas religiosos de todo han logrado poner su toque personal a su historia. Pero todas esas invenciones extrabíblicas palidecen en comparación con la verdad bíblica sobre María Magdalena.

Un Demonización Séptuple

María Magdalena tenía un pasado oscuro. Nada indica que su conducta fue siempre lasciva u sórdida en modo alguno que justifique la asociación común de su nombre con los pecados de inmoralidad. Pero María era de hecho una mujer a quien Cristo había liberado de la esclavitud demoníaca. Lucas la presentó como “María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios” (Lucas 8:2). Es el único detalle que sabemos sobre el pasado de María Magdalena, a excepción de una pista que se deriva de su apellido.

En realidad, "Magdalena" no es un apellido en el sentido moderno. Ella no era de una familia que provenía de ese nombre; ella era del pueblo de Magdala. Ella se llamaba "Magdalena" con el fin de distinguirla de las otras mujeres llamadas María en el Nuevo Testamento, de María de Betania y María, la madre de Jesús.

El pequeño pueblo de pescadores de Magdala (cf. Mateo 15:39) se encuentra en la orilla noroeste del Mar de Galilea, a unas cinco millas y media al suroeste de Capernaum. El ministerio de Jesús involucró una serie de exorcismos en esa región. Parece haber sido un hervidero de actividad demoníaca.

Los síntomas de la posesión demoníaca en el Nuevo Testamento eran variados. Endemoniados estaban a veces locos, como en el caso de los dos endemoniados que vivían en un cementerio y se comportaban con con fiereza que nadie se atrevía a acercarse a ellos (Mateo 8:28-34; Marcos 5:1-5). Con más frecuencia, la posesión demoníaca fue manifestada en enfermedades físicas como la ceguera (Mateo 12:22), sordera (Marcos 9:25), mutismo (Mateo 9:32-33), convulsiones (Marcos 1:26; Lucas 9:38- 40), y la enfermedad general (Lucas 13:11-13).

No imagine (como muchos lo hacen) que las descripciones bíblicas de la posesión demoníaca son simplemente adaptaciones supersticiosas, y crudas a las aflicciones puramente psicológicas y fisiológicos como la epilepsia y la demencia. La Escritura hace una clara distinción entre la posesión demoníaca y las enfermedades, como la epilepsia y la parálisis (Mateo 04:24).

La posesión demoníaca implica la esclavitud de un espíritu – un espíritu-criatura personal, real y caído que mora en el individuo afectado. En varios casos, la Escritura describe cómo los malos espíritus hablaban por boca de aquellos a quienes atormentaban (Marcos 1:23-24; Lucas 4:33-35). Jesús a veces obligó a la personalidad demoníaca a revelarse de esa manera, tal vez para dar una prueba clara de Su poder sobre los espíritus inmundos (Marcos 5: 8-14).

En todos los casos, sin embargo, la posesión demoníaca es retratado como una aflicción, no un pecado. La anarquía, la superstición y la idolatría, sin duda, tienen un papel importante en la apertura del corazón de una persona a la posesión demoníaca, pero ninguna de las personas demonizadas en el Nuevo Testamento se asocia explícitamente con el comportamiento inmoral. Ellos siempre son retratados como personas atormentadas, no malhechores intencionales. Ellos sufrieron indignidades miserables en las manos de malos espíritus. La Escritura siempre nos los presenta como víctimas con vidas completamente en ruinas.

Tal era María Magdalena, podemos estar seguros. Satanás la atormentaba con siete demonios. No había nada que cualquier hombre o mujer podía hacer por ella. Ella era una verdadera prisionera de las aflicciones demoníacas. Estos incluyen, sin duda, la depresión, la ansiedad, la tristeza, la soledad, el desprecio de si mismo, la vergüenza, el miedo, y una serie de otras miserias similares. Con toda probabilidad, sufrió tormentos aún peores, también, como la ceguera, la sordera, la locura, o cualquiera de los otros trastornos asociados comúnmente con las víctimas de la posesión demoníaca descritos en el Nuevo Testamento.

La Escritura omite deliberadamente y misericordiosamente los detalles macabros de su terrible posesión demoníaca. Pero se nos da información suficiente para saber que, a lo mucho, ella debe haber sido un alma sombría, triste, y torturada. Probablemente ella estaba considerada por la mayoría de la gente como una lunática irrecuperable.

Una Liberación Espectacular

Milagrosamente, Cristo le había librado de todo eso. Los relatos bíblicos de su demonización sólo sirven para ampliar la bondad y la gracia de Cristo hacia ella. Sin sacar a relucir todos los detalles sórdidos de su pasado, estos registran el hecho de su esclavitud a los demonios de una manera que magnifica el poder misericordioso de Cristo.

Un hecho curioso destaca sobre todas las liberaciones demoníacas que se registran en las Escrituras: la gente endemoniada nunca llegó a Cristo para ser liberada. Por lo general, fueron llevadas a Él (Mateo 8:16; Mateo 9:32; Mateo 12:22; Marcos 9:20). A veces El los llamó a venir a El mismo (Lucas 13:12) o fue a ellos (Mateo 8: 28-29). En ocasiones, cuando los demonios estaban ya presentes sobre Su llegada, ellos a veces hablaban con sorpresa y temor (Marcos 1:23-24; Lucas 8:28).

Los espíritus malignos nunca entraron voluntariamente la presencia de Cristo. Tampoco permitieron alguna vez que uno a quien ellos poseían se acercara a Él. A menudo clamaron contra Él (Lucas 4:34). A veces causaron violentas convulsiones en un esfuerzo de último minuto para mantener lejos de El a las almas miserables que poseían (Marcos 9:20), pero Cristo soberanamente atrajo y liberó a multitudes que estaban poseídas por demonios (Marcos 1:34, 39). Su emancipación de la esclavitud demoníaca siempre fue instantánea y completa.

María Magdalena era una de ellas. Cómo y cuándo ella fue liberada no se explica por nosotros, pero Cristo las liberó, y ella fue verdaderamente libre. Después de haber sido liberado de los demonios y del pecado, ella se convirtió en una esclava de la justicia (Romanos 6:18). Su vida no fue solo reformada; fue transformada por completo.

María debía todo a Cristo. Ella también lo sabía. Su posterior amor por Él refleja la gran profundidad de su gratitud. Y así es como debe ser para todos los que vienen al verdadero conocimiento salvador de Jesucristo. Cuanto más profundo el pozo del que han sido salvados, mayor es el amor que tendrán por El (Lucas 7:36-47).

Un Discípulo Especial

María Magdalena se unió al círculo íntimo de discípulos que viajaban con Jesús en sus largos viajes. Note el contexto en el que ella es llamada:

Y poco después, El comenzó a recorrer las ciudades y aldeas, proclamando y anunciando las buenas nuevas del reino de Dios; con El iban los doce, y también algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios, y Juana, mujer de Chuza, mayordomo de Herodes, y Susana, y muchas otras que de sus bienes personales contribuían al sostenimiento de ellos. (Lucas 8:1-3)

Es cierto que la mayoría de los rabinos en esa cultura no permitían normalmente que las mujeres fuesen sus discípulos. Pero Cristo animó a los hombres y mujeres por igual a tomar Su yugo y aprender de Él. Esta es otra evidencia de cómo las mujeres son honradas en las Escrituras. Y el hecho de que el nombre de María aparece a la cabeza de la lista de este grupo de mujeres parece indicar que ella tenía un lugar especial de respeto entre ellas.

María Magdalena permaneció como fiel discípulo de Jesús, incluso cuando otros lo abandonaron. De hecho, apareció por primera vez en el evangelio de Lucas en momentos en que la oposición a Jesús había crecido hasta el punto de que él comenzó a enseñar en parábolas (Mateo 13: 10-11). Cuando otros se ofendieron con sus dichos, ella se quedó a Su lado. Cuando los demás ya no andaban con El, ella permaneció fiel. Ella lo siguió todo el camino de Galilea hasta Jerusalén para esa celebración de la Pascua definitiva. Como veremos la próxima vez, María Magdalena terminó con lealtad siguiendo a su Salvador hasta la cruz, e incluso más allá.

(Adaptado de Twelve Extraordinary Women .)


Disponible en línea en: http://gty.org/resources/Blog/B150520
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

Un comentario sobre “La Verdadera María Magdalena

    Rosario Villanueva escribió:
    23 mayo 2015 en 1:24 pm

    Que maravilloso es para mi haberme dado cuenta que María Magdalena permaneció junto a Jesus prácticamente siempre, mil gracias por su publicación .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s