El Declive del Fundamentalismo

Posted on

clip_image002

El Declive del Fundamentalismo

Judas 3

Por John MacArthur

Tenemos una deuda enorme de gratitud a los pioneros del movimiento fundamentalista. Lamentablemente, pocos cristianos entienden la necesidad de la guerra que lucharon en el siglo pasado. Si no fuera por su posición valiente, la gran mayoría de las iglesias estadounidenses probablemente habría claudicado a la influencia del liberalismo teológico gigante que espiritualmente devastó Europa, el corazón de la Reforma.

Los fundamentalistas originales eran teólogos estadounidenses y pastores que entendían que algunas doctrinas bíblicas son demasiado valiosas para tomarlas a la ligera. Resueltamente defendieron las verdades cristianas fundamentales como la inerrancia bíblica, la exclusividad de Cristo, su resurrección, las realidades de la vida eterna y la condenación eterna, y la depravación humana. Esos primeros fundamentalistas prevalecieron a través de su firme compromiso con la Palabra de Dios y la negativa a negociar sobre su verdad. Ellos son la razón de porque el liberalismo no invadió el paisaje de la iglesia estadounidense, y porque todavía se encuentran iglesias hoy, donde la Escritura es suprema y el evangelio es predicado fielmente.

Lamentablemente, sin embargo, el movimiento fundamentalista comenzó a desmoronarse casi tan pronto como había vivido sus primeros éxitos. Un ala del fundamentalismo, desesperada por la respetabilidad académica, no pudo resistir el pluralismo de la época moderna. Las escuelas que habían sido fundadas para contrarrestar el liberalismo teológico fueron sobreexpuestas a la teología liberal y comenzaron a ceder en el tema de la inerrancia bíblica, claudicando en el mismo punto en que a principios del fundamentalismo había tomado su posición más fuerte. Increíblemente, algunas escuelas fundamentalistas e iglesias abandonaron su compromiso con la inerrancia bíblica a una generación de su fundación! La mayoría de estas instituciones y las personas asociadas con ellos repudiaron rápidamente la designación fundamentalista.

Otra ala del fundamentalismo se trasladó a la dirección opuesta. Eran muy conscientes de que una obsesión por la respetabilidad académica había llevado a sus hermanos a abandonar los fundamentos. Por esa razón desconfiaban de la erudición o la rechazaron por completo. Esta ala derecha del movimiento fundamentalista fue implacablemente fragmentada por el separatismo militante. El legalismo condujo a un énfasis extremo en asuntos externos. Las preocupaciones pequeñas a menudo reemplazaban la doctrina seria como tema de discusión y debate. Esta rama del movimiento rápidamente llegó al punto en que algunos de sus seguidores pasaron más tiempo discutiendo acerca de la longitud del cabello de los hombres y la ropa de las mujeres de la que pasaron en defensa de los fundamentos reales de la fe.

Todas las peleas y el legalismo extremo finalmente mancharon el término fundamentalismo. Intelectualmente y temperamentalmente, estos fundamentalistas completamente abandonaron el terreno elevado que los padres del movimiento habían celebrado tan tenazmente. Como consecuencia el movimiento sucumbió a una depreciación sutil de la doctrina. El material publicado desde este lado del fundamentalismo es notable por su falta total de cualquier obra importante con profundidad real doctrinal o bíblica. El término fundamentalista se vinculó exclusivamente con este grupo militante.

En los últimos años, el término fundamentalista ha sido secuestrado por los medios de comunicación seculares, que lo aplican a todos los tipos imaginables de fanáticos religiosos.

La Ampliación de la Puerta

El espíritu polémico y teológica del fundamentalismo temprano está prácticamente muerto. Los evangélicos modernos están demasiado dispuestos a restar importancia a la doctrina. A diferencia de nuestros antepasados ​​fundamentalistas, muchos hoy estan perfectamente dea cuerdo a la sugerencia de que el verdadero cristianismo debe ser lo suficientemente amplio como para dar cabida a una gran disparidad –incluso sistemas contradictorios – de creencias. Muchos evangélicos están tratando de forjar alianzas espirituales con el catolicismo, la ortodoxia oriental, extremistas carismáticos, e incluso clasificar liberales –sin tener en cuenta las diferencias doctrinales fundamentales.

Históricamente, los evangélicos y fundamentalistas casi universalmente han rechazado el movimiento ecuménico. La fuerza principal en el ecumenismo ha sido el Concilio Mundial de Iglesias, una organización que en realidad nunca se preocupaba por el cristianismo bíblico, prefiriendo reclutar a sus miembros principalmente de entre las denominaciones ultraliberales. En consecuencia, el ecumenismo ha tenido poca o ninguna influencia entre los evangélicos.

Incluso durante la era más próspera del movimiento ecuménico, la década de 1960, las iglesias evangélicas experimentaron un crecimiento espectacular, mientras que las iglesias ecuménicas se desvanecieron rápidamente. Hace una década, el Concilio Mundial de Iglesias parecía ser un monumento a una causa perdida.

Pero ahora la situación está cambiando. Increíblemente, las fuerzas ecuménicas más poderosas de hoy estan todas bajo la bandera de un evangelicalismo naufrago: el movimiento carismático, los acuerdos entre católicos y evangélicos, el evangelismo masivo cooperativa, y una multitud de voces en los medios de comunicación cristiana.

La Reducción el Estandar

Se está haciendo un esfuerzo agresivo por despojar "los fundamentos" de los distintivos evangélicos clave. Las voces influyentes dentro del evangelicalismo nos instan a recortar lo esencial a la más mínima declaración posible de fe, y estas voces pueden ser escuchadas en todo el espectro del evangelicalismo. Las apelaciones por una tolerancia más amplia y un inclusivismo han venido de líderes carismáticos, dispensacionalistas, calvinistas y arminianos, reformados y luteranos –los llamados evangélicos de casi todas las tendencias.

Paul Crouch, por ejemplo, presidente de la Trinity Broadcasting Network (hasta su muerte en 2013), escribió: “Como he dicho tantas veces, la herejía de un teólogo es la ortodoxia de otro teólogo.” Sin embargo, Crouch reconoció que Judas capítulo 3 nos manda a luchar ardientemente por la fe una vez dada a los santos. “Así que ¿Qué es “la fe”?

Crouch, como una sola voz en un coro cada vez mayor, argumentó que el Credo de los Apóstoles debe ser la línea divisoria entre lo que se encuentra en "la fe" y quién no lo es. Pero, ¿ese credo nos ofrece un conjunto definitivo de fundamentos no negociables de la fe cristiana? Y ¿cómo podemos ser confiarnos en ello como autoridad en estos asuntos? Examinaremos esto la próxima vez.

(Adaptado de Reckless Faith. )


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B151106
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

2 comentarios sobre “El Declive del Fundamentalismo

    Jose Nunez escribió:
    7 noviembre 2015 en 8:11 am

    Reblogueó esto en La Iglesia simple.

    RAUL HERRERA S. escribió:
    14 noviembre 2015 en 10:41 pm

    Es verdad que el fundamentalismo decayó con los años poniendo en peligro la iglesia actual,pero también tengamos cuidado de las ideas calvinistas de parte de Mac ARTHUR.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s