Cuando Dios Cambia Tus Planes

Posted on

ESJ-2016 1212-002

Cuando Dios Cambia Tus Planes

Por J.D. Greear

Hay un arte para escribir un curriculum vitae, donde usted encuentra una manera de presumir sin verse como si usted estuviese jactándose.

Nadie me explicó eso la primera vez que preparé un currículum. Pensé que se suponía que debía ser un ensayo sobre lo impresionante que eres, así que el mío tenía 17 páginas e incluía todos los lugares que había hablado y todo lo amable que se había dicho de mí. Milagrosamente, conseguí el trabajo. Mi primera semana allí, me dijeron que mi currículum se pasó por la oficina, y todo el mundo se rió mucho de el. Huelga decir que el currículo antes mencionado se mantiene bajo llave y cerradura vigilada.

En los días de Jesús, tu genealogía era como tu currículum. Y al igual que los curriculums de hoy, las genealogías incluyen las mejores partes y omiten los detalles poco favorecedores.

Cuando alguien estaba haciendo campaña para ser gobernante, le gustaría publicar su currículum para mostrar cómo su linaje lo calificó para el trabajo siendo nada más que un destello impresionante.

Herodes, que era el rey cuando Jesús nació, es un gran ejemplo. Cuando publicó su genealogía, echaba de menos a cualquiera que fuese sospechoso – y usted sabe que un tipo como ese tenía que tendría algunos familiares deshonestos que podría considerar.

Cuando el apóstol Mateo escribió la genealogía de Jesús en Mateo 1:1-17, tal vez en respuesta a Herodes, incluyó un montón de personas que no habrían de ser de ayuda para que Jesús fuese rey. La genealogía de Jesús está llena de fracasos morales y desorden. Los quebrantados y los débiles. Los que están fuera de los círculos del poder. Forasteros moralistas como Judá, un borracho con una inclinación por las prostitutas, y David, cuyo linaje a Jesús incluyó un aventura adúltera. Forasteros étnicos como la gentil, Rahab. forasteros sociales como Ruth.

Nadie vio eso. Los judíos querían que su Mesías fuera un rey perfecto, un poderoso conquistador, un juez que acabaría con toda opresión.

Si es así como Jesús habría venido, no podría haber ayudado. Él nos habría aplastado. Nos habría dejado a todos sin esperanza. Pero un Cristo que viene con la sangre de adúlteros y asesinos y gentiles que fluyen en sus venas puede identificarse con nosotros y salvarnos. Él era un Rey que compartía nuestra humanidad.

Jesús vino de una manera totalmente inesperada, pero eso no fue para nuestra frustración. Fue para nuestra salvación.

Si eso es lo que Dios hizo entonces, ¿no sería posible que cuando Dios hace algo inesperado en su vida hoy, no signifique que él le haya olvidado o le haya descuidado? ¿Podría ser que esté trabajando en un plan mejor y más grandioso que aun no vea del todo? ¿Acaso la venida de Jesús no nos enseña al menos esto?

Dios dice en Isaías 55:9, "Como los cielos son más altos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos" (ESV). Este verso se aplica a nuestra salvación: Dios no nos libra de la manera que esperábamos, pero eso es porque sus caminos son más altos y mejores. También es cierto por cómo continúa su obra en nuestras vidas hoy.

Soy un planificador. En realidad odio planear, pero odio aún más no tener un plan, así que planeo. Y lo odio cuando las cosas no van de acuerdo al plan.

En cierto sentido, creo que todos somos iguales, seamos planificadores o no. ¿Acaso la frase "ha habido un cambio de planes" no le hace desanimarse? Yo odiaba escuchar esa frase de mis padres: "Yo sé que dijimos que íbamos a Disney World durante las vacaciones de primavera, pero ha habido un cambio de planes.”

Aquí está el punto: Algunos de las más grandes cosas que Dios hizo en la Biblia sucedieron cuando se desvió del plan previsto.

Piense en María. Ella no planeaba estar embarazada. Estaba planeando casarse. Estaba planeando una boda. Pero Dios estaba planeando cambiar el mundo. Su plan era mejor.

De la misma manera, Dios persigue un plan en su vida a menudo de maneras inesperadas. Pero su plan es siempre mejor.

Piensa que su vida es como la genealogía de Jesús. Tal vez le parezca que está lleno de disfunción, caos o mala suerte.

Pero al igual que envió a Jesús a la Tierra de una manera inesperada como parte de su plan perfecto, Dios está trabajando en los acontecimientos inesperados y aparentemente caóticos en nuestras vidas para encajar perfectamente en su buen plan para nosotros.

Tengo 43 años. En comparación con el plan de Dios para la historia, esos 43 años son como un milisegundo de una película de cinco horas. No puedo explicar desde mi milisegundo cómo todo encaja. Pero Mateo nos muestra que si encajaba. Es, de hecho, como un tapiz que se ve y se siente caótico por un lado. Pero cuando le des la vuelta, es una imagen perfecta, sin un solo mechón fuera de lugar.

Dios está tejiendo los detalles de su vida en algo hermoso, con Jesús en el centro. Es posible que no tenga sentido ahora de las circunstancias inesperadas y desalentadoras que está experimentando. Pero puede estar seguro de que a veces las mejores cosas vienen a través de un cambio de planes.

2 comentarios sobre “Cuando Dios Cambia Tus Planes

    Gregorio Peña Hermosillo escribió:
    12 diciembre 2016 en 1:52 pm

    Perdí mi contraseña para entrar y participar con ustedes. ¿Me pueden ayudar?

    Armando Valdez respondido:
    12 diciembre 2016 en 2:00 pm

    Cual contraseña?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s