4 Principios Para el Ejercicio de la Libertad Cristiana

Posted on

ESJ-2017 0707-001

4 Principios Para el Ejercicio de la Libertad Cristiana

Por Sinclair Ferguson

Fue hace años, pero todavía recuerdo la discusión. Estaba dirigiéndome fuera de nuestro edificio de la iglesia algún tiempo después de que el servicio de la mañana hubiera terminado, y me sorprendió encontrar a un pequeño grupo de gente todavía ocupada en una conversación vigorosa. Uno de ellos se volvió y me dijo: "¿Pueden los Cristianos comer morcilla?"

Para los no iniciados en los misterios de la alta cocina escocesa, tal vez se debe decir que el morcilla no es haggis! Es una salchicha hecha de sangre y suero, a veces con harina.

Parece una pregunta trivial. ¿Por qué el vigoroso debate? Debido, por supuesto, a los reglamentos del Antiguo Testamento acerca de comer sangre (Levítico 17: 10ff).

Aunque (por lo que sé) ningún diccionario teológico contiene una entrada bajo M para “La Controversia de la Morcilla,” esta discusión inusual planteó algunas cuestiones hermenéuticas y teológicas más básicas:

  • ¿Cómo se relaciona el Antiguo Testamento con el Nuevo?
  • ¿Cómo está la Ley de Moisés relacionada con el evangelio de Jesucristo?
  • ¿Cómo debe un cristiano ejercer libertad en Cristo?

El Concilio de Jerusalén, descrito en Hechos 15, trató de responder a tales preguntas prácticas a las que se enfrentaban los primeros cristianos mientras luchaban con cómo disfrutar de la libertad de la administración mosaica sin convertirse en obstáculos para los judíos.

Estas fueron preguntas a las que Pablo en particular dio mucho pensamiento. Después de todo, fue uno de los designados por el Concilio de Jerusalén para circular y explicar la carta que resumía las decisiones de los apóstoles y los ancianos (Hechos 15:22, 16: 4). Frente a cuestiones similares en la iglesia de Roma, les proporcionó una serie de principios que se aplican igualmente bien a los cristianos del siglo XXI. Su enseñanza en Romanos 14:1-15:13 contiene guías saludables (y muy necesarias) para el ejercicio de la libertad cristiana. Aqui hay cuatro de ellos:

Principio 1: La libertad cristiana nunca debe ser ostentada. “Así que la convicción que tengas tú al respecto, manténla como algo entre Dios y tú” (Romanos 14:22 NVI).

Cristo ha declarado toda comida limpia (Marcos 7:18-19). ¡Podemos comer morcilla después de todo!

Pero usted no necesita ejercer su libertad para disfrutarla. De hecho, Pablo en otros lugares hace algunas preguntas muy penetrantes de aquellos que insisten en ejercer su libertad cualesquiera que sean las circunstancias: ¿Esto realmente edifica a otros? ¿Esto realmente lo está liberando-o en realidad ha comenzado a esclavizarle (Romanos 14:19, 1 Corintios 6:12)?

La sutil verdad es que el cristiano que tiene que ejercer su libertad está en la esclavitud a la misma cosa que él o ella insiste en hacer. Dice Pablo, si el reino consiste en alimento, bebida y cosas semejantes, habéis perdido el punto del evangelio y la libertad del Espíritu (Romanos 14:17).

Principio 2: La libertad cristiana no significa que usted da la bienvenida a los hermanos cristianos sólo cuando haya resuelto sus puntos de vista sobre X o Y (o con miras a hacerlo).

Dios los ha acogido en Cristo, como ellos son; así también nosotros (Romanos 14:1, 3). Es cierto que el Señor no los dejará como son. Pero Él no hace que su patrón de conducta sea la base de Su bienvenida. Tampoco nosotros deberíamos.

Tenemos muchas responsabilidades para nuestros hermanos cristianos, pero ser su juez no es uno de ellos. Sólo Cristo es eso (Romanos 14: 4, 10-13). Qué triste es oír (como hacemos demasiado a menudo) el nombre de otro cristiano mencionado en la conversación, sólo para que alguien se abalance inmediatamente sobre él o ella en la crítica. Eso no es tanto una señal de discernimiento ya que es evidencia de un espíritu crítico.

¿Qué pasa si la medida que usamos para juzgar a otros se convierte en la medida usada para juzgarnos (Romanos 14:10-12, Mateo 7:2)?

Principio 3: La libertad cristiana nunca debe ser usada de tal manera que usted se convierta en una piedra de tropiezo para otro cristiano (Romanos 14:13).

Cuando Pablo declara este principio, no es una reacción espontánea, sino un principio establecido que ha pensado y al que se ha comprometido deliberadamente (véase 1 Corintios 8:13). Cuando se hace ese compromiso, eventualmente se convierte en una parte de nuestro pensamiento que dirige nuestro comportamiento instintivamente. Se nos da libertad en Cristo para ser siervos de otros, no para satisfacer nuestras propias preferencias.

Principio 4: La libertad cristiana requiere comprender el principio que producirá este verdadero equilibrio bíblico: “no agradarnos a nosotros mismos….Pues ni aun Cristo se agradó a sí mismo” (Romanos 15: 1-3).

Hay algo devastadoramente simple en esto. Reduce el problema a las preguntas básicas del amor por el Señor Jesucristo y el deseo de imitarlo, puesto que su Espíritu nos habita para hacernos más semejantes a Él.

La verdadera libertad cristiana, a diferencia de los diversos movimientos de "libertad" o "liberación" del mundo secular, no es una cuestión de exigir los "derechos" que tenemos. ¿Uno puede atreverse a decir que los Padres Fundadores Americanos, por toda su sabiduría, pueden haber desencadenado inadvertidamente una distorsión del cristianismo al hablar de nuestros "derechos" a la vida, a la libertad y a la búsqueda de la felicidad? El cristiano se da cuenta de que ante Dios no posee "derechos" por naturaleza. En nuestra pecaminosidad, hemos perdido todos nuestros "derechos".

Sólo cuando reconocemos que no merecemos nuestros "derechos" podemos ejercerlos correctamente como privilegios. La sensibilidad a los demás en la iglesia, especialmente a los más débiles, depende de este sentido de nuestra propia indignidad. Si asumimos que tenemos libertades para ser ejercidas a toda costa, nos convertimos en armas potencialmente letales en una confraternidad, todas capaces de destruir a alguien por quien Cristo murió (Romanos 14:15, 20).

Eso no significa que deba ser esclavo de la conciencia ajena. Juan Calvino afirma el punto bien cuando dice que restringimos el ejercicio de nuestra libertad por el bien de los creyentes débiles, pero no cuando nos enfrentamos con los fariseos que exigen que nos conformemos con lo que no es bíblico. Cuando el evangelio está en juego, la libertad debe ser ejercida; donde está en juego la estabilidad de un cristiano débil, necesitamos refrenarla.

Todo esto es parte de "vivir entre los tiempos". Ya en Cristo, somos libres, pero aún no vivimos en un mundo que pueda hacer frente a nuestra libertad. Un día disfrutaremos "de la gloriosa libertad de los hijos de Dios" (Romanos 8:21).¡Entonces podremos comer morcilla cuando y donde queramos! Pero no todavía.

Por ahora, como escribió Martín Lutero: "El hombre cristiano es el señor más libre de todos y no está sujeto a ninguno; un cristiano es el siervo más obediente de todos, y sujeto a todos ".

Como fue con el Maestro, así es con el siervo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s