Exhortaciones a los Más Débiles Entre Nosotros | 3ª. Parte

Posted on

ESJ-2017 0717-001

Exhortaciones a los Más Débiles Entre Nosotros | 3ª. Parte

Por Fred Butler

Esta es la tercera parte de una serie considerando la importancia de la unidad espiritual dentro del Cuerpo de Cristo.

Parte 1 y Parte 2

Un elemento clave de esa espiritualidad es una mente liberada de los grilletes del pecado. Los cristianos ahora tienen la capacidad de pensar y seguir los pensamientos de Dios. Lamentablemente, como he señalado en mis dos posts anteriores, los cristianos a menudo crearán desunión unos con otros acerca de convicciones triviales y personales sobre asuntos no ordenados. Sus convicciones apasionadas se expresan a menudo de una manera cáustica que interrumpe la unidad de una iglesia local.

La Biblia identifica dos grupos en desacuerdo en Romanos 14 y 15: Los fuertes en la fe y los débiles en la fe. Los fuertes tienen libertad en Cristo para participar en comportamientos no ordenados. Los débiles, por otra parte, no comparten esa libertad. Su fe en Cristo les prohíbe participar en una actividad en la que no están convencidos de la verdad de una cuestión.

Me dirigí a los fuertes en la fe en mi segundo artículo. Observé que su libertad en Cristo les exige una gran responsabilidad de no ofender a los débiles. Los fuertes deben hacer todo lo que pueden hacer para evitar que los débiles tropiecen. Con este tercer post, sin embargo, deseo dirigir mi atención al dirigirme a los débiles. También tienen una responsabilidad, una responsabilidad para fortalecer su fe.

Durante el curso de mi experiencia en la iglesia cristiana, he encontrado lo que yo llamo el cristiano tiránico más débil. Ellos se enaltecen a sí mismos, creyendo que son más espirituales porque nutren sus convicciones personales y se abstienen de ciertas actividades consideradas "mundanas". A menudo citarán las Escrituras (generalmente fuera de contexto) como "huir de toda especie de mal" y presentar relatos anecdóticos de una persona conducida al pecado por la "libertad" de los fuertes en la fe. Las historias se presentan como ilustraciones vívidas que explican porqué los cristianos deben abstenerse de tal y tal actividad a pesar de que la actividad no es un "pecado".

Los cristianos más débiles fácilmente se convierten en tiránicos con su autojusticia. En muchas iglesias de la tierra, esos débiles tiranos gobiernan las congregaciones.. Su supuesta piedad externa ayuda a elevarlos a posiciones de liderazgo donde comienzan a imponer sus convicciones personales sobre todos los demás como el estándar bíblico de la verdadera espiritualidad.

Sin embargo, el débil no debe permitirse permanecer en su debilidad. Realmente es una forma de pereza espiritual. El curso más fácil es que una persona permanezca arraigada en un conjunto de convicciones personales subbíblicas. El entrenamiento de la mente para pensar bíblicamente requiere trabajo, estudio y una renuncia a las tradiciones que han formado erróneamente el discernimiento de una persona.

Creo que la Escritura ayuda a mover a un cristiano más débil de un estado de letargo espiritual atrofiado por las tradiciones erróneas que han equivocado sus convicciones personales. Permítanme reunir unos breves pensamientos de las palabras de Pablo a los creyentes corintios. Su exhortación a ellos en 1 Corintios 10 ayudará a los débiles a pensar a través de sus convicciones.

(En algún momento, puedo volver a 1 Corintios 8-10, porque el enfoque de Pablo es completamente diferente de Romanos 14-15 cuando se dirige a los fuertes y los débiles.) En 1 Corintios, Pablo está diciendo a los fuertes que están en pecado porque ellos participaron en las fiestas culturales en los templos paganos locales.En los capítulos 8-10 Pablo está reprendiendo a los fuertes y diciéndoles que salgan de los templos de una vez por todas).

Podemos extraer cuatro principios de 1 Corintios 10 que ayudarán a los débiles en la fe a fortalecer su conciencia.

1) ¿Es lícita la actividad? (10:23)

¿La Palabra de Dios prohíbe directamente la actividad? Si el Señor no provee un mando directo contra lo que sea, entonces no hay necesidad de que los cristianos inventemos uno. Tomemos por ejemplo el consumo de alcohol. La Biblia prohíbe la embriaguez, no el consumo de bebidas alcohólicas. Los cristianos suelen confundir el consumo de alcohol con la embriaguez, pero los dos no son lo mismo. Además, incluso si la actividad es un camino potencial hacia un pecado más profundo no significa que la actividad sea un pecado. El sexo puede llevar al adulterio, pero el sexo como Dios lo diseñó no es pecaminoso.

2) ¿La actividad no es útil y no es edificante? (10:23)

La idea de ser útil y edificante es si la actividad es lo mejor para edificar un compañero cristiano. Pablo les exhorta a comprobar si su libertad es útil y edificante. En la otra parte, si los débiles perciben las convicciones de los fuertes como no edificantes e inútiles, necesitan preguntarse porqué creen eso. En otras palabras, ¿por qué exactamente no es edificante para un cristiano más débil ser testigo de un hermano disfrutando de un cigarro?¿Por qué crees que es inútil si sabes que tus amigos fuertes disfrutan beber una copa de vino con su comida? Si los débiles en la fe no pueden proporcionar un argumento razonado, bíblico, entonces necesitan apuntalar su conciencia en esa área particular y dejar de juzgar a sus hermanos más fuertes.

3) ¿Puedes tener gratitud genuina por la actividad? (10:30)

Cualquier cristiano que ejerza la libertad informada bíblicamente con una actividad particular puede dar gracias por lo que está haciendo. No hay razón para que el más débil lo condene. El problema radica en el creyente más débil. Necesita ajustar su pensamiento respecto a la libertad de los fuertes. Los fuertes no deben ser obligados a renunciar a ella.

4) ¿Deshonra al Señor? (10:31)

Si una actividad es lícita y aquellos que participan en la actividad pueden dar gracias al Señor por ella, entonces glorifica a Dios. Los más débiles, aunque quizás opuestos a esa actividad, no deben juzgar. Nadie está deshonrando al Señor. Sólo deshonran al Señor si la actividad podría potencialmente ofender a los incrédulos oa algunos en la iglesia. Si ninguno de esos escenarios está presente, entonces la libertad del más fuerte no está en peligro de deshonrar al Señor.

Conclusión

Ahora, entiendo completamente que habrá algunos cristianos que nunca renunciarán a sus convicciones personales. Una persona siempre pensará que fumar o beber o asistir a las películas es mundano y nunca participar en esas actividades. Creo que tal persona es libre de mantener esas convicciones, sin embargo, algunas cosas deben tenerse en cuenta.

Siempre recuerde que sus convicciones son sus convicciones personales. No son mandamientos bíblicos para que todos los sigan. Además, desafiaría a cualquiera a reevaluar esas convicciones personales a la luz del estudio bíblico sólido. Esas convicciones personales pueden ser meramente derivadas de su crianza, o algunas tradiciones denominacionales que no son apoyadas por la Escritura.

Además, todo el mundo debe ser enseñable y dispuesto a recibir instrucción en estos asuntos incluso si esas preciadas convicciones son cuestionadas. Nunca juzgamos o nos separamos de otros cristianos que no comparten nuestras convicciones. Si usted cree que beber vino es mundano, no puedes despreciar a los cristianos que no están de acuerdo y participan en beber vino.

Y lo más importante, si usted está en una posición de liderazgo en una iglesia, no busque imponer sus convicciones como normas autoritativas de conducta para todos los demás. Sus convicciones son suyas, y es draconiano del más alto orden si usted impone esas convicciones a otros.

2 comentarios sobre “Exhortaciones a los Más Débiles Entre Nosotros | 3ª. Parte

    Efren Gonzalez Quiros. escribió:
    17 julio 2017 en 10:36 pm

    Losfuerte en la fe y los débiles en la fe. Para ambos escrito esta, según Romanos 14:11 -“Vivo Yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, y toda lengua confesara a Dios’. Y, en Jeremias 9:23, nos dice “No se glorie el sabio de su sabiduria, ni se glorie el poderoso de su poder, ni el rico se glorie de su riqueza. Temer a Dios, es una condición fisica-espiritual de toda alma caída que se muestre arrepentida.

    gregoriopena escribió:
    19 julio 2017 en 9:44 am

    Cuanto bien hacen estos Posts especialmente estos de “Exhortaciones” Y cuanto ayudan a traer luz a
    muchos pastores y congregaciones.

    Gracia y paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s