Una Expresión Eterna de Amor

Posted on

ESJ-2017 0721-003

Una Expresión Eterna de Amor

Por John F. Macarthur
Tito 1: 1-2

Frecuentemente navegamos rápidamente sobre las partes introductorias de las epístolas de Pablo, pero suelen estar llenas de significado, y en el caso de su carta a Tito, profundamente. En su aparentemente simple saludo, Pablo nos da una idea vívida de cómo comenzó el plan de redención.

En los versículos 1 y 2, Pablo describe su trabajo como “siervo de Dios.” Él identifica su obra del evangelio en tres categorías distintas: justificación, santificación y glorificación. El enfoque de Pablo nunca fue simplemente hacer convertidos –la obra salvífica de Dios continúa hasta que estamos con Él en la eternidad.

Pero note el final del versículo 2, que es la clave: todo este milagro que se despliega de la salvación proviene de Dios, "que no puede mentir", y como dice al final del versículo 2 “prometió desde los tiempos eternos.”

“Los tiempos eternos” es una expresión bíblica que se refiere a la eternidad pasada -la época antes de que comenzara el tiempo (ver Hechos 15:18 y Romanos 16:25). Es equivalente a la expresión "antes de la fundación del mundo" (Juan 17:24, Mateo 25:34, 1 Pedro 1:20).. Así que Pablo dice que Dios decretó el plan de redención y prometió la salvación antes del principio de los tiempos.

“Prometido" ¿a quién? No a ningún ser humano, porque ninguno de nosotros había sido creado. Y no a los ángeles, porque no hay redención para los ángeles.. 2 Timoteo 1: 8-9 ayuda a responder a la pregunta. Ahí dice,

Por tanto, no te avergüences del testimonio de nuestro Señor, ni de mí, prisionero suyo, sino participa conmigo en las aflicciones por el evangelio, según el poder de Dios, quien nos ha salvado y nos ha llamado con un llamamiento santo, no según nuestras obras, sino según su propósito y según la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús desde la eternidad, (énfasis añadido)

¿A quién hizo Dios esta promesa? Es una promesa intra-trinitaria; una promesa del Padre al Hijo.

Esto es suelo sagrado, y nuestra mejor comprensión de ella es todavía débil, por lo que debemos pisar con cuidado. Reconocemos que existe un amor intra-trinitario entre Padre e Hijo, cuyos gustos son incomprensibles e inescrutables para nosotros (Juan 3:35; 17:26).

Pero esto sabemos sobre el amor: da. Y en algún momento eterno el Padre quiso expresar Su amor perfecto por el Hijo, y el camino que Él determinó fue dar al Hijo una humanidad redimida, cuyo propósito sería, a lo largo de todos los eones de la eternidad, alabar y glorificar a la Hijo y sirviéndole perfectamente. Ese era el regalo de amor del Padre.

El Padre quería dar este regalo al Hijo, y Él lo predeterminó para hacerlo. No sólo eso, sino que Él predeterminó quién compondría a esa humanidad redimida, y escribió sus nombres en un libro de vida antes de que el mundo comenzara. Él los puso aparte con el propósito de alabar y glorificar el nombre de Cristo para siempre.

Eso significa, en cierto sentido, que tú y yo somos algo incidentales a la verdadera cuestión aquí. La salvación es principalmente por el honor del Hijo, no el honor del pecador. El propósito del don del amor del Padre no es salvarte para que puedas tener una vida feliz; es para salvarte para que puedas pasar la eternidad alabando al Hijo.

Una Expresión Eterna de Amor

El evangelio de Juan nos da una notable visión sobre este mismo tema. En Juan 6:37, Jesús dijo: “Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que viene a mí, de ningún modo lo echaré fuera” (énfasis agregado). Todo individuo redimido es parte de un cuerpo elegido de la humanidad para ser dado como un regalo de amor del Padre al Hijo. Esto no es una cuestión de contingencia. Jesús dijo: “Todo lo que el Padre me da vendrá a mí.”

Jesús dice además: “Nadie puede venir a mí si no lo trae el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el día final.” (Juan 6:44). Todo lo que el Padre da es atraído; a todos los que son atraídos vienen; todos los que vienen serán recibidos, y Él nunca echará a ninguno de ellos. ¿Por qué el Hijo rechazaría un regalo de amor del Padre? Nuestra salvación en Cristo no es segura porque los creyentes son tan inherentemente deseables, no lo somos. Estamos seguros porque somos un don del Padre al Hijo, y por el amor del Hijo por el Padre. Cristo responde a la expresión de amor del Padre en perfecta gratitud, abriendo sus brazos para abrazar el regalo. El mismo amor infinito e inescrutable que nos dejó apartó como un regalo en la eternidad pasada nos mantiene seguros en amorosa gratitud para siempre.

Hay más aquí; en el versículo 39 leemos: “Y esta es la voluntad del que me envió: que de todo lo que El me ha dado yo no pierda nada, sino que lo resucite en el día final.” Aparentemente, así funcionó: El Padre escogió a todos los que serían redimidos en la humanidad que habían de ser dados al Hijo como una expresión de amor. Anotó sus nombres en el Libro de la Vida del Cordero. Entonces, con el tiempo, el Padre los atrae. Cuando el Padre los atrae, vienen los pecadores; cuando vengan, el Hijo los recibe. Cuando los recibe, los guarda y los resucita en el último día para llevar a cabo el plan. El debe hacer esto, según el versículo 38: “Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.” Y esta es la voluntad del que envió a Jesús: el de todo lo que el Padre le ha dado, no lo pierde, sino que resucita a cada uno en el último día.

Seguridad Eterna

Inherente a esta doctrina, entonces, está la seguridad del creyente, mejor conocida como la perseverancia de los santos. Todo está integrado en el plan. Considere el incidente en Juan 18, cuando los soldados vinieron a tomar a Jesús en cautiverio en el jardín de Getsemaní. Dos veces Jesús dijo, "¿A quién buscas?" (Juan 18: 4, 7). Ellos respondieron: "Jesús el Nazareno" (vv.5, 7). Entonces les dijo, refiriéndose a los discípulos, “Dejar ir a estos” (v.8). ¿Por qué quería que los discípulos escaparan del arresto? Juan explicó que era para "cumplir la palabra que El habló: “De los que Me diste, no perdí ninguno” (v.9).

Hipotéticamente, si Jesús hubiera permitido que fueran arrestados, su fe no habría sobrevivido a la prueba, así que Él nunca dejó que sucediera. Así es como Él sostiene a los Suyos: No es sólo porque El lo dijo. Es porque El lo hace. Él no ha perdido ninguno de ellos, y nunca lo hará. Él les traerá de egreso en la resurrección, porque son regalos de amor del Padre. Son valiosos, no intrínsecamente en lo que son, sino en el hecho de que son expresiones del amor perfecto del Padre para Él con el propósito de glorificarlo, honrarlo y servirle a Él por toda la eternidad.

Si hay una circunstancia que sería más de lo que podrían soportar, Él se asegurará de que no les suceda a ellos. Él “no permitirá que vosotros seáis tentados más allá de lo que podéis soportar, sino que con la tentación proveerá también la vía de escape, a fin de que podáis resistirla.” (1 Corintios 10:13). Si tiene que hacerlo, intervendrá providencialmente. Mientras tanto, mientras Él se sienta a la diestra de Dios, Él "intercede por nosotros" (Romanos 8:34). Hebreos 7:25 señala la seguridad que tenemos por medio de la obra continua de Cristo en nuestro nombre: “Por lo cual El también es poderoso para salvar para siempre a los que por medio de El se acercan a Dios, puesto que vive perpetuamente para interceder por ellos.” Los santos están garantizados, no por alguna autorización divina separada; el éxito de la obra salvífica de Dios está asegurada por el cuidado continuo, personal y atento del Salvador, el Sumo Sacerdote, que intercede por Su pueblo para asegurar que estemos seguros en el plan de redención.

Considere la "Oración de los Sacerdotes" en Juan 17. Jesús estaba anticipando la cruz, dándose cuenta de que Él sufriría la ira de Dios contra los pecados del mundo, expresada en esas provocativas palabras: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué has abandonado Yo? "(Mateo 27:46). Y había elementos de esa experiencia que son infinitamente aterradores, un horror que no puede ser penetrado por la mente humana finita. Pero Él no estaba preocupado por sí mismo. Podía decir en la cruz: "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu". No tenía ningún problema en confiar en Dios consigo mismo. Mirando hacia el terror de la cruz en Juan 17, no oró por Sí mismo, sino por los Suyos. Tenía la responsabilidad de aferrarse a ellos, de no perderlos y de resucitarlos en el último día. Y aun cuando estaba a punto de dar Su misma vida por ellos, Su preocupación no era acerca de Su propio sufrimiento; se trataba de lo que podía sucederle a Su pueblo en un intervalo en el que Él no estaría en condiciones de cuidarlos.

Así que oró por ellos. “Ahora han conocido que todo lo que me has dado viene de ti; porque yo les he dado las palabras que me diste; y las recibieron, y entendieron que en verdad salí de ti, y creyeron que tú me enviaste. Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me has dado; porque son tuyos” (Juan 17: 7-9). Él estaba diciendo: Son Tuyos, Tú me los diste, y no voy a perderlos, pero voy a pasar por algo aquí y no sé qué les va a pasar cuando este allí para sostenerlos, aunque sólo sea por un momento.

Él continuó: “Ya no estoy en el mundo, pero ellos sí están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, guárdalos en tu nombre, el nombre que me has dado, para que sean uno, así como nosotros” (v. 11). Esa es la petición principal de todo el capítulo: “guárdalos en Tu nombre.” Es una petición increíble: Padre, no puedo retenerlos para este tiempo cuando tu ira se derrame sobre Mí; ¿Podrías hacerlo por mí y guardarlos? He sido fiel a sostenerlos, pero va a haber un momento en que no puedo sostenerlos.? ¿Lo harías entonces? Entonces continuando en el siguiente versículo: “Cuando estaba con ellos, los guardaba en tu nombre, el nombre que me diste; y los guardé y ninguno se perdió, excepto el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliera.” (v.12). Dijo que los ha estado guardando como dijo que lo haría. Ahora sólo necesito que los guardes para el tiempo cuando estoy sufriendo en su nombre.

¿Por qué el Padre los dio al Hijo? Hacia el final de Su oración, Jesús reafirmó por qué: “porque me has amado desde antes de la fundación del mundo” (v. 24). Esta es la clave: el amor perfecto del Padre por el Hijo.

La verdad de la elección soberana de Dios es doctrina elevada, mucho más allá de nuestra capacidad de comprender completamente. Después de todo, trata de las expresiones de amor intra-trinitarias que finalmente son insondables. Y sin embargo, es una verdad gloriosa y edificante, que satisface el alma, si abrazamos fielmente lo que la Escritura revela al respecto.


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B170717
COPYRIGHT ©2017 Grace to You

2 comentarios sobre “Una Expresión Eterna de Amor

    armandonoé escribió:
    21 julio 2017 en 2:20 pm

    Cada día me asombra más del amor de Dios por nosotros en Cristo!

    gregoriopena escribió:
    23 julio 2017 en 7:56 pm

    Simplemente conmovedor esta revelación, mi agradecimiento.
    Gloria y paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s