La Cristología Del Ladrón

Posted on

ESJ-2018 0403-001

La Cristología Del Ladrón

Por Cameron Buettel
Lucas 23:39-43

La Cristología es un tema inagotable. En cuanto a Su encarnación solamente, el apóstol Juan dijo: “También hay muchas otras cosas que hizo Jesús, que si se escribieran en detalle, supongo que ni siquiera el mundo mismo contendría los libros que se escribirían” (Juan 21:25).

No podemos saber todo sobre Cristo. Pero podemos saber todo lo que necesitamos saber para recibir su misericordia y heredar la vida eterna. Y para eso, no necesitamos estudiar teología sistemática o metodología evangelística. Las respuestas provienen de un criminal durante un breve cameo en el evangelio de Lucas.

Y uno de los malhechores que estaban colgados allí le lanzaba insultos, diciendo: ¿No eres tú el Cristo? ¡Sálvate a ti mismo y a nosotros! Pero el otro le contestó, y reprendiéndole, dijo: ¿Ni siquiera temes tú a Dios a pesar de que estás bajo la misma condena? Y nosotros a la verdad, justamente, porque recibimos lo que merecemos por nuestros hechos; pero éste nada malo ha hecho. Y decía: Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces El le dijo: En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso. (Lucas 23: 39-43, énfasis agregado)

Cinco aspectos críticos de la Cristología del ladrón se revelan en los versículos 41 y 42.

El Ladrón Declaró La Justicia De Cristo

El ladrón sabía que la crucifixión era merecida, por lo que a él respectaba. Describió su lenta y tortuosa muerte como “nosotros a la verdad, justamente” y “recibimos lo que merecemos por nuestros hechos” (Lucas 23:41). Pero en cuanto al Hombre en la cruz junto a él, el ladrón declaró que “éste nada malo ha hecho”. La justicia perfecta de Cristo brilló en los oscuros recovecos de un hombre cuya vida estaba marcada por la maldad. John MacArthur comenta:

La evidencia final del corazón divinamente transformado del ladrón arrepentido fue su fe en Jesucristo. La historia de su transformación pasa de una evaluación de su condición pecaminosa a una evaluación del carácter del Salvador. Cuando dijo de Él: “éste nada malo ha hecho”, confesaba no solo la inocencia del Señor de cualquier crimen, sino también su impecabilidad. [1]

El apóstol Pablo reconoció la necesidad de la impecabilidad de Cristo para que Él sea nuestro sustituto del pecado: “Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El” (2 Corintios 5:21).

El Ladrón Apeló A Cristo Exclusivamente

No debe pasar por alto que el ladrón nunca hizo su súplica de piedad a los poderes visiblemente presentes a su alrededor. Al pie de la cruz había representantes del poder político romano así como también miembros de la elite religiosa de Israel. Pero el ladrón no hizo ningún llamamiento a los romanos por una exoneración, ni a los judíos para absolución espiritual. Reuniendo lo poco que quedaba de su fuerza y ​​conciencia, el ladrón hizo su único llamado al Salvador crucificado.

La exclusividad de Cristo es un principio central de la fe cristiana. Jesús dejó en claro que Él es el camino – no un camino – al cielo (Juan 14:6). Los apóstoles continuaron ese mensaje cuando establecieron la iglesia primitiva, declarando que “Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres, en el cual podamos ser salvos.” (Hechos 4:12). Cristo agrupó todas las demás religiones en una categoría condenada, y en consecuencia, sus afirmaciones exclusivas son ofensivas para muchos. Pero el ladrón, en su hora más desesperada, sabía que Jesús era su única esperanza.

El Ladrón Pidió El Perdón De Cristo

El ladrón no estaba confundido acerca de su necesidad más desesperada. John MacArthur señala que la petición del ladrón de que Jesús lo recordara era sinónimo de un grito de perdón.

Luego se dirigió a Jesús directamente como el Salvador y humildemente le preguntó: “¡Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino!” Esto fue nada menos que una súplica para perdón sin el cual nadie entrará en el reino de Dios. Él basó su pedido en la oración de Cristo para que Dios perdonara a aquellos que lo crucificaron, lo que le dio la esperanza de que él también pudiera recibir el perdón. Expresó la fe de que Jesús es el Salvador, ya que no habría pedido la entrada al reino a menos que creyera que Jesús estaba dispuesto y era capaz de proporcionarlo. La suya era la súplica de un pecador quebrantado, penitente e indigno por la gracia, la misericordia y el perdón. [2]

Los sentimientos subjetivos del ladrón y las circunstancias dolorosas no fueron el centro de su súplica a Cristo. En cambio, sabía cuál era su verdadera y última necesidad: el perdón.

El Ladrón Reconoció La Autoridad De Cristo

Implícito en la súplica de perdón del ladrón fue su reconocimiento de la autoridad de Cristo para conceder el perdón y la vida eterna.

El ladrón también sabía quién era el verdadero Rey en el Calvario, ya que atribuía el reino de Dios como “Tu reino” (Lucas 23:42).

Él creía que Jesús era el Mesías de Israel. Reconoció que el Señor algún día establecería su reino, que fue prometido en los pactos que Dios hizo con Abraham y David, y lo reiteró repetidamente a los profetas. [3]

El Ladrón Anticipó La Resurrección De Cristo

Las narraciones evangélicas no rehúyen exponer la incredulidad de los discípulos más cercanos de Cristo. Todos ellos impidieron que Juan huyera de su arresto y se desesperó por su muerte, aunque Jesús les enseñó repetidas veces que resucitaría de los muertos. Solo hay un personaje en las narraciones del Evangelio que demuestra una fe auténtica en la resurrección venidera de Cristo, y ese es el ladrón.

Incluso el lector casual de las Escrituras no puede evitar asombrarse de la preocupación del ladrón con los asuntos eternos. En lugar de sentirse abrumado por la condena de una cruz romana, pudo expresar inequívocamente su confianza en que Cristo pronto resucitaría de los muertos. Además, como explica John MacArthur, él basó su propia esperanza de resurrección personal en la realidad de la resurrección venidera de Cristo.

Como nadie sobrevivió a la crucifixión, entendió que Jesús tendría que resucitar de entre los muertos para hacer eso. Probablemente sabía que Jesús tenía poder sobre la muerte, ya que las noticias de su resurrección de Lázaro se habían extendido por toda Jerusalén. Él sin duda sabía lo que Daniel 12:2 prometió, que los santos serían resucitados y se les daría un lugar de gloria en el reino. Su pedido fue que Jesús lo resucitaría y le otorgaría la entrada a ese reino. [4]

A través del dolor de la crucifixión, el ladrón aún podía declarar la justicia de Cristo, apelar a Él exclusivamente, solicitar su perdón, reconocer su autoridad y anticipar su futura resurrección. En resumen, el ladrón habló seis palabras sobre Cristo y nueve palabras para Cristo. Esas dos breves declaraciones revelan a un hombre con una comprensión sobresaliente de Cristología.

Hay una profunda simplicidad en la fe del ladrón en el Salvador. Y es un punto de referencia glorioso para cada pecador que se acerca a Cristo en arrepentimiento y fe.


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180402
COPYRIGHT © 2018 Grace to You

2 comentarios sobre “La Cristología Del Ladrón

    La Soteriología del Ladrón « escribió:
    4 abril 2018 en 9:23 am

    […] ladrón: su visión correcta de Dios , su correcta visión de sí mismo , su derecho al juicio y su correcto reconocimiento de Cristo como el único y verdadero Salvador. Y esa excelencia doctrinal también se extiende a su correcta […]

    […] su visión correcta de Dios , su correcta visión de sí mismo , su derecho al juicio y su correcto reconocimiento de Cristo como el único y verdadero Salvador. Y esa excelencia doctrinal también se extiende a su correcta […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s