Romanos 7: La Lucha del Cristiano Maduro

Posted on

ESJ-2018 1212-001

Romanos 7: La Lucha del Cristiano Maduro

Por Jordan Standridge

Mi médico me dijo que no está satisfecho con contener el cáncer en mi cuerpo y que quiere erradicarlo. Cuando él dijo esto me di cuenta de que debíamos tener la misma actitud con nuestro pecado, no debíamos contenerlo, ¡debíamos matarlo!

Esas fueron las palabras de Ed, un hombre en mi iglesia que tiene un cáncer en etapa cuatro que se extiende por todo su cuerpo.

Realmente aprecié su perspectiva. A pesar de que odia el hecho de que tiene cáncer, odia algo más: el pecado.

He estado pensando en lo que dijo Ed desde entonces. Recientemente tuve la oportunidad de predicar sobre Romanos 7, y me han impresionado las similitudes entre lo que Ed dijo y lo que Pablo está diciendo en este pasaje.

El problema que he estado considerando, sin embargo, es la aparente dicotomía que enfrentamos como creyentes. Debemos matar el pecado en nuestras vidas, pero no importa lo que hagamos, el pecado siempre estará presente hasta nuestro último aliento.

Romanos 7 es uno de los pasajes más controvertidos de las Escrituras en lo que respecta a los debates. La gran pregunta que la gente hace es, ¿está Pablo refiriéndose a un creyente mientras habla a través de Romanos 7:14-25? Incluso entre aquellos que están de acuerdo en que está hablando de un creyente, hay mucho debate sobre si la persona descrita es un cristiano maduro o inmaduro.

Opino que esto describe el tipo de cristiano que todos debemos esforzarnos por ser. Este, en otras palabras, es el más maduro de los creyentes, y tengo cuatro razones para ello.

Pablo Odia Su Pecado

Pablo tiene muy claro que no quiere pecar. Él lo odia. Esto se opone directamente a la forma en que describe a los no cristianos sólo cuatro capítulos antes. En Romanos 3:10-23, él describe a los incrédulos como incapaces de hacer el bien. Como ser rápido para derramar sangre. Como personas que no buscan a Dios. En Romanos 1, él enumera una lista increíble de pecados, y luego declara que los incrédulos practican esas cosas y dan aprobación a los que las hacen! Pablo no parece creer que los incrédulos tengan la capacidad de odiar su pecado. De hecho, me atrevería a decir que los incrédulos están cegados en cuanto a la extensión de su pecado

En Filipenses 3, Pablo, por otro lado, describiéndose a sí mismo ante Cristo, aunque había guardado la ley perfectamente. Dice que era inocente en lo que respecta a la ley. Él no odiaba su pecado antes de ser cristiano, estaba completamente ciego a él. En Romanos 7, es una historia diferente. Dice en el versículo 15: “lo que aborrezco, eso hago.” En el versículo 19, “el mal que no quiero, eso practico..” En el verso 21 dice: “queriendo yo hacer el bien, hallo la ley de que el mal está presente en mí.” Estas son las palabras de alguien que odia el pecado y quiere agradar a Dios.

Una de las maneras en que puedes saber que eres cristiano es si odias tu pecado. Por supuesto, todos odian las consecuencias del pecado, pero los creyentes, aquellos que han recibido un nuevo corazón, odian el hecho de que su pecado desagrada a su Salvador.

Pablo es humilde

La verdadera humildad es un rasgo imposible de poseer para un incrédulo porque la verdadera humildad sólo llega cuando se cree en el Dios de la Biblia. El Dios de la Biblia exige que usted crea tres cosas acerca de usted mismo. Que eres un pecador (Rom. 3:23), que mereces el infierno por la eternidad por tu pecado (Rom. 6:23), y que crees que no puedes contribuir un ápice a tu salvación (Ef. 2:8-9).

Pablo está marcado por la humildad a través de Romanos 7. Él llama a sus acciones malvadas en Romanos 7:19, 21 . Dice que “yo sé que en mí, es decir, en mi carne, no habita nada Bueno” (Rom. 7,18). Se llama a sí mismo un “miserable” en Romanos 7:24. Este es un hombre humilde que se da cuenta de que sin la ayuda del Señor no puede ser salvado ni santificado.

Otra manera en que puedes saber que eres cristiano es a través de tu humildad. Necesitabas ser sobrenaturalmente humilde para ser salvado en primer lugar, pero la humildad continúa y marca tu vida una vez que recibes un corazón nuevo.

Es Más Feliz Cuando Es Santo

Una de las cosas que me impresionó de estudiar Romanos 7 es que Pablo es más feliz cuando es santo. Este hombre está desesperado en su estado actual.

En el versículo 22, Pablo grita una verdad que sólo es verdad para los creyentes nacidos de nuevo. Dice: “Porque en el hombre interior me deleito con la ley de Dios.” Como el hombre en el Salmo 1, Su deleite está en la ley del Señor. Él entiende que el verdadero gozo sólo se encuentra en aquellos que escuchan la Palabra de Dios.

El Salmo 32 es un gran ejemplo de esto. David experimentó agitación porque era un hijo de Dios. Cuando guardó silencio sobre su pecado, su cuerpo se desvaneció. Pero cuando confesó su pecado, produjo alegría y mucho gozo (Salmo 32:11).

Una de las maneras en que puedes saber que eres cristiano es si tu amor por Jesús te hace desear la santidad por encima de todo. Obedecer la Palabra de Dios es el deseo de tu corazón.

Pablo Espera en el Cielo

Debido a que la meta más grande de Pablo en la vida es la santidad, su deseo más grande es el Cielo. Después de caminar a través de la desesperación de la vida cristiana, el conocimiento del hecho de que él nunca será completamente exitoso en su búsqueda de matar las obras de la carne, su única solución para todo esto es regocijarse en la liberación encontrada en Jesucristo. (Romanos 7:25)

El mayor deseo del cristiano en la tierra es estar con su Salvador en el Cielo. Nuestro Salvador enjugará nuestras lágrimas, quitará todo el dolor, y eliminará las consecuencias del pecado en nuestras vidas. El pecado es la raíz de todos los problemas que enfrentamos en esta vida, y un verdadero cristiano no puede esperar estar con Cristo en perfecta santidad.

Joni Eareckson Tada, quien ha luchado constantemente contra el dolor a lo largo de su vida, lo dijo mejor cuando dijo:

“No pienses que para mí en el cielo, lo importante después de ver a Jesús es obtener mi nuevo cuerpo, no, no, no, quiero un corazón glorificado. Quiero un corazón glorificado que ya no tuerza la verdad, se resista a Dios, busca un escape, se ve derrotado por el dolor, se pone ansioso o preocupado, manipula a mi esposo con frases precisas … ”

Joni vocaliza nuestro mayor sentimiento como creyentes. Que vivir es Cristo y morir es ganancia (Fil. 1: 21). Los no creyentes no pueden comprender este hecho. Pablo, según Romanos 7, debe ser cristiano porque odia el pecado, es humilde, es más feliz cuando es santo, y nos recuerda que su mayor esperanza está en el cielo donde está Jesús, el pecado es erradicado y la santidad es el camino de la vida.

Los verdaderos creyentes anhelan el Cielo por muchas razones diferentes, pero la más grande de ellas es que estarán con Jesús y le adorarán sin que ningún pecado nos detenga.

¿Anhelas el cielo?

2 comentarios sobre “Romanos 7: La Lucha del Cristiano Maduro

    claudiof1411 escribió:
    14 diciembre 2018 en 8:32 am

    Muy bueno el estudio, gracias por compartir tremenda enseñanza sobre el morir al pecado.
    Mí única pregunta es:

    Joni Eareckson Tada, es un hombre o una mujer? Yo soy argentino y suena más a un hombre ese nombre y les pregunto esto porque justo Joni dice: manipula a “mi esposo”con frases precisas, creo q ahí sería la palabra “esposa” si se tratara de un hombre.

    Armando Valdez respondido:
    19 diciembre 2018 en 8:59 pm

    Joni es una mujer paraplégica,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s