Cómo Darle A Dios Su Púlpito

Posted on

ESJ-2019 1214-001

Cómo Darle A Dios Su Púlpito

Por Nate Pickowicz

El púlpito moderno ha sido secuestrado. En muchas ocasiones a lo largo de la historia, los púlpitos se han llenado con la predicación de la Palabra de Dios, pero ahora a menudo están llenos de las opiniones cambiantes de los hombres. La idea central del problema en gran parte de la predicación que vemos es la omnipresencia de sermones sin consistencia desprovistos de verdades bíblicas. Los feligreses son alimentados consistentemente con una dieta constante de comida chatarra, la cual deja sus almas demacradas. Esto es algo trágico.

Es desde el púlpito que Dios habla a su pueblo a través de la predicación de su Palabra. Cuando Su voz es removida y reemplazada por otra, la iglesia rápidamente es desviada. La historia da testimonio de que cuando la iglesia pierde su influencia, la cultura sufre y se degrada. Pero peor que el daño a la cultura es el fin trágico absoluto de las almas que se encuentran con su muerte sin haber sido reconciliadas con Dios a través del evangelio de Jesucristo. La iglesia debe estar dispuesta a anunciar la Palabra de Dios sin avergonzarse, y para hacer esto, debemos estar dispuestos a dar nuestros púlpitos a Dios.

A través de los años, se ha derramado mucha tinta sobre el tema de la predicación. No es mi objetivo agotar este tema o explorar cada uno de sus elementos, sino más bien señalar tres características principales que deben existir en la predicación fiel. Si me permiten, permítanme presentarles que para dar a Dios el púlpito, debemos predicar bíblica, expositiva y apasionadamente.

PREDIQUE BÍBLICAMENTE

Cuando Pablo le dijo a Timoteo que “prediques la palabra” (2 Timoteo 4:2), no quiso decir que Timoteo debía hacer referencias superficiales a versículos oscuros en su predicación, sino que haría de las Escrituras la fuente y el centro de su predicación. En otras palabras, el contenido y el punto principal de nuestra predicación debe ser la auto-revelación especial de la persona de Dios, que sólo se encuentra en la Biblia. De otra manera, no puede ser llamado bíblico.

Entonces, ¿qué significa predicación bíblica?

Significa que la Biblia es nuestra fuente primaria, secundaria y terciaria. Significa que la idea principal de nuestros sermones no se basa en un programa de televisión que hemos visto recientemente o en un capítulo de un libro que acabamos de leer. Significa que nos esforzamos por entregar al pueblo de Dios algo de Su Palabra. La Biblia es nuestro texto principal, la fuente autoritativa de nuestros sermones. Bryan Chapell tiene razón cuando dice: “Sin la autoridad de la Palabra, la predicación se convierte en una búsqueda sin fin de temas, terapias y técnicas que ganarán aprobación, promoverán la aceptación, promoverán una causa o calmarán la preocupación”.[1]

Además, nuestros textos de apoyo son también de las Escrituras. La mejor manera de interpretar la Biblia no es trayendo alguna otra autoridad. Hacerlo sería socavar la autoridad inherente de la Biblia. Debemos entender e interpretar la Escritura con la Escritura. Esto se llama síntesis.

Cuando empleamos el método de síntesis -la Escritura interpreta a la Escritura- también somos capaces de derivar doctrina bíblica. No derivamos la doctrina cristiana -nuestra teología- de la tradición religiosa, sino de versículos de la Sagrada Escritura cuidadosamente interpretados y sintetizados correctamente.

La meta final de la predicación bíblica es conducir a los creyentes de regreso a la Palabra de Dios, la cual los limpia y nutre (Ef. 5:26-30). Comprender las Escrituras es la clave para comprender a Dios, porque en ellas vemos la revelación de Jesucristo, que es Él mismo “la imagen del Dios invisible” (Col. 1,15) y “la expresión exacta de su naturaleza” (Heb. 1:3). La manera de encender la iglesia es darles la Palabra de Dios sin adulterar, porque en Su Palabra, encontramos las palabras y obras de Jesucristo. Por lo tanto, la Biblia debe ser predicada desde nuestros púlpitos. Como escribe John MacArthur, “Si va a haber una reforma del púlpito, y un reavivamiento de nuevo en la iglesia, esto sólo vendrá a través de la predicación glorificadora de Dios, centrada en Cristo y fortalecida por el Espíritu. Esto y sólo esto es el tipo de predicación que Dios bendice: la predicación bíblica“.[2]

PREDIQUE EXPOSITIVAMENTE

La predicación exposicional (o expositiva) ha tenido una mala reputación a través de los años. A menudo, se asume que la predicación expositiva significa sermones secos de noventa minutos o trabajar en un solo libro de la Biblia durante décadas o hablar continuamente de estudios y tiempos de las palabras hebreas y griegas. Pero estas son simplemente caracterizaciones burdas que no reflejan realmente el verdadero corazón de la predicación expositiva.

En su nivel más básico, la predicación expositiva parte del texto bíblico y “expone” su pleno significado a los oyentes. De hecho, usted podría incluso llamarlo predicación “exploratoria”: el predicador se esfuerza por sondear las profundidades de un determinado versículo o pasaje, sin estar dispuesto a ceder hasta que se logre una comprensión satisfactoria. En su útil libro Preach, Mark Dever y Greg Gilbert lo definen de esta manera: “La predicación expositiva es la predicación en la que el punto principal del texto bíblico que se está considerando se convierte en el punto principal del sermón que se está predicando.”[3] O, como escribe J.I. Packer, es simplemente “dejar que los textos hablen”.[4] Al comprometerse con la exposición, el predicador se somete al juicio perfecto de Dios, permitiéndole hablar a su propio pueblo. Sobre este punto, Bryan Chapell escribe:

El predicador expositivo abre la Biblia ante el pueblo de Dios y se atreve a decir: “Te explicaré lo que significa este pasaje”. Las palabras no tienen el propósito de transmitir la propia autoridad, sino más bien confesar humildemente que el predicador no tiene una palabra mejor que la palabra de Dios. Por lo tanto, la misión y el llamado del predicador es explicar al pueblo de Dios lo que significa la Biblia.[5]

La predicación expositiva es un ejercicio de preguntar constantemente a Dios: “¿Qué quieres decir a tu pueblo? Es una exploración de la mente misma de Dios. La exposición fiel desata humildemente un aluvión de preguntas y busca respuestas de las Escrituras. Es una búsqueda implacable de la verdad divina contenida en el texto inspirado. Como John Stott escribe elocuentemente, “El expositor abre lo que parece cerrado, deja claro lo que es oscuro, desenreda lo que está anudado y despliega lo que está fuertemente empaquetado”.[6]

La predicación y enseñanza expositiva es la disciplina de entregar a los santos lo que fue transmitido por el Señor Jesús y posteriormente por Sus Apóstoles. Vemos que incluso la primera iglesia “se dedicó a la enseñanza de los apóstoles” (Hch 2:42). Si el mandato es hacer discípulos que sean obedientes a los mandamientos de Cristo, la única manera natural de hacerlo es exponerlos continuamente al texto bíblico no adulterado.

Al salir de la iglesia de Éfeso, el apóstol Pablo confiaba en que había cumplido fielmente con su mayordomía, declarando: “Por tanto, os doy testimonio en este día de que soy inocente de la sangre de todos, pues no rehuí declarar a vosotros todo el propósito de Dios” (Hch 20:26-27). Es el trabajo de todo predicador estar delante del pueblo de Dios y cumplir fielmente su ministerio de leer, enseñar y exhortar con las Escrituras. Como declaró el pastor de Nueva Inglaterra Jonathan Edwards, “La importancia primordial del pastor es ser un predicador expositivo”.[7]

PREDIQUE APASIONADAMENTE

Según D. Martyn Lloyd-Jones, “El predicador nunca debe ser tedioso, nunca debe ser aburrido. . . . Un ‘predicador aburrido’ es una contradicción en los términos; si es aburrido no es un predicador”.[8] De hecho, si un sermón es tedioso o aburrido, no es culpa de la Biblia. Es culpa del predicador. Además, Lloyd-Jones declaró que la verdadera predicación bíblica es “teología en llamas”. Sin embargo, tan pocos predicadores predican como si sus corazones estuvieran ardiendo dentro de ellos. ¿Por qué?

La pasión nace del alma, no de los pulmones. Una predicación más fuerte no equivale a una mejor predicación. En el mejor de los casos, un predicador ruidoso pero desapasionado parece insincero, si no enojado. Los oyentes de este tipo de predicación sólo se sentirán que se les grita, y probablemente se apagarán. ¿De dónde, entonces, se origina la pasión por la predicación? Irradia desde el corazón del siervo de Dios mientras arde con pasión por el Señor.

La pasión por predicar fielmente viene de la convicción del predicador. Un predicador apasionado es un hombre que está plenamente convencido y convicto por la Palabra de Dios. El predicador debe primero ser transformado a nivel del corazón antes de poder predicar la Palabra de Dios con pasión. John Stott escribió: “El secreto esencial[de la predicación] no es dominar ciertas técnicas, sino ser dominado por ciertas convicciones. En otras palabras, la teología es más importante que la metodología”.9

Un predicador que está comprometido sólo en el ejercicio ritual de instruir a otros ha pasado por alto el paso esencial de ser transformado primero por la Palabra de Dios. Martyn Lloyd-Jones ha dicho: “La primera y más importante tarea del predicador es prepararse a sí mismo, no su sermón”.[10] El apóstol Pablo advierte de esto cuando escribe: ” Por tanto, yo de esta manera corro, no como sin tener meta; de esta manera peleo, no como dando golpes al aire, sino que golpeo mi cuerpo y lo hago mi esclavo, no sea que habiendo predicado a otros, yo mismo sea descalificado.” (1 Cor. 9:26-27). El peligro es que el predicador mismo no sea transformado por la misma Escritura que está predicando.

No sólo un predicador sin convencimiento, sin convicción y sin pasión se condenará a sí mismo, sino que también frenará el crecimiento espiritual de la iglesia. Mark Dever escribe:

“Encargar a alguien de la supervisión espiritual de una iglesia que en la práctica no muestra un compromiso de escuchar y enseñar la Palabra de Dios es obstaculizar el crecimiento de la iglesia, en esencia permitiéndole crecer sólo al nivel del pastor. La iglesia se conformará lentamente a la mente del pastor en vez de a la mente de Dios”.[11]

Un predicador que está comprometido con la Palabra de Dios en su propia vida, fácilmente irradiará pasión por ella, porque ocupa un lugar central en su alma. Los pastores egocéntricos piensan que la iglesia gira alrededor de ellos, pero los pastores centrados en la Biblia creen que toda la vida gira alrededor de Dios y Su Palabra revelada. Cuando este es su objetivo, no pueden evitar poner en marcha los aspersores con su pasión al rojo vivo.

PREDIQUE LA PALABRA

En el espíritu de 2 Timoteo 4:2, te animo -no, te imploro- a predicar la Palabra. No hay nada que se origine dentro de nuestros cerebros o de la televisión o de la radio que logre lo que se necesita lograr en la iglesia de Cristo. Nunca debemos subestimar el poder dinámico de la Palabra de Dios cuando está correctamente trazada a través del estudio fiel y encendida a través de la predicación apasionada. Exhorta Dever:

“Permita que se establezca un buen ministerio expositivo y observen lo que sucede. Olvide lo que dicen los expertos. Observe a las personas hambrientas tener sus vidas transformadas mientras el Dios viviente les habla a través del poder de Su Palabra.”[12]

Todas las estrategias de crecimiento de la iglesia y las técnicas inteligentes de comunicación nunca fabricarán lo que Dios produce orgánicamente. La única manera en que los perdidos son salvos, los creyentes débiles se fortalecen, y los santos maduros son exhortados, es a través de la predicación bíblica, expositiva y apasionada.


1. Bryan Chapell, Christ-Centered Preaching (Grand Rapids, Mich.: Baker, 1994), 32. 

2. John MacArthur, del prefacio a Steven J. Lawson, The Kind of Preaching God Blesses (Eugene, Ore.: Harvest House, 2013), 9. 

3. Mark Dever and Greg Gilbert, Preach: Theology Meets Practice (Nashville, Tenn.: B&H, 2012), 36. 

4. Citado en Steven J. Lawson, Famine in the Land: A Passionate Call for Expository Preaching (Chicago: Moody, 2003), 19. 

5. Bryan Chapell, Christ-Centered Preaching (Grand Rapids, Mich.: Baker, 1994), 30. 

6. John Stott, Between Two Worlds: The Challenge of Preaching Today (Grand Rapids, Mich.: Eerdmans, 1982), 126. 

7. Lawson, Famine in the Land, 34. 

8. D. Martyn Lloyd-Jones, Preaching & Preachers (Grand Rapids, Mich.: Zondervan, 1971), 87. 

9. Stott, Between Two Worlds, 92. 

10. Lloyd-Jones, Preaching & Preachers, 166. 

11. Mark Dever, Nine Marks of a Healthy Church (Wheaton, Ill.: Crossway, 2004), 42. 

12. Dever, Nine Marks of a Healthy Church, 54. 

El Rev. Nate Pickowicz es pastor de la Iglesia Bíblica de la Cosecha en Gilmanton Iron Works, N.H. Es autor de varios libros y editor de John Cotton: Patriarch of New England.

Un comentario sobre “Cómo Darle A Dios Su Púlpito

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    16 diciembre 2019 en 9:32 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s