El Paisaje Pactual De Antiguo Testamento (3a. Parte )

Posted on

ESJ-2020 0507-001

El Paisaje Pactual De Antiguo Testamento (3a. Parte )

Por PAUL M. HENEBURY

c. La Venida Del Gran Rey

He comentado este asunto antes, pero aquí nos centraremos en la realeza del Mesías. En lo que respecta al Antiguo Testamento este aspecto de su persona parece incompatible con su venida en humildad como el Siervo sufriente (Salmo 22; Isaías 53). Cuando viene a reinar, viene con un poder irresistible (Dan. 2:44-45; Isa. 63:1-6). Gran parte del lenguaje del “Día del Señor” refleja su llegada (por ejemplo, Isaías 34:8; Sofonías 3:8; Joel 3:9-16). El Salmo 2:6, 9 lo tiene reinando en la colina santa de Yahvé (cf. Isa. 2:2). Isaías 11:1-10 tiene al heredero de David reinando en poder y justicia (cf. Am. 9:11; Miq. 2:12-13; Isa. 32:1a). Génesis 49:10 predice esto, al igual que el Salmo 110:1-2 y Miqueas 5:2. Las grandes profecías de Jeremías 23:5-6 y 33:14-16 establecen este reinado en una época en que Jerusalén es la gran ciudad de Dios; o como la llama Ezequiel, “Allí está Yahvé” (Ezequiel 48:35). Zacarías 14 tiene al gran Rey gobernando en Israel y a todos los pueblos que lo adoran.

No hay duda de que esta figura es el personaje principal del Proyecto de Creación de Dios. Todas las esperanzas de la creación están envueltas en Él. Todas las promesas a Israel le esperan. El llamado de las naciones, depende de Él. Y la derrota del gran Enemigo sólo puede ser alcanzada por Él. Y porque, como yo creo, Él encarna el nuevo pacto, el Rey venidero es incluso esencial para el cumplimiento de todos los pactos de Dios con el hombre.

d. La salvación de Israel a través del Nuevo Pacto

Israel fue establecido para ser “un reino de sacerdotes y una nación santa”. (Éxodo 19:6). Nunca alcanzaron su alta vocación. Pero cuando el Rey venga a gobernar la tierra “los gentiles le buscarán” (Isaías 11:10 cf. Isaías 2:2), en parte porque Yahvé ha redimido a Israel (Zacarías 8).

Pero mientras languidecen bajo las restricciones del pacto mosaico, Israel nunca puede ser lo que debe ser. Israel necesita la salvación. En aquellos israelitas designados como el “remanente” los pactos de Yahweh encontrarán su eventual cumplimiento. En Jeremías Dios habla positivamente a Israel como “Virgen de Israel” (Jer. 31:4)[1]. Este Nuevo pacto cambiará el remanente (Isaías 37:31-32; Jeremías 31:7; Sofonías 3:13; Joel 2:32). Los hará piadosos y obedientes de corazón (Jeremías 31:31-34; Ezequiel 36:24-30; Isaías 46:13). Querrán subir a Sión para adorar a Dios (Jeremías 31:6; Isaías 35:10).

De hecho, Dios hará de Israel una bendición para las naciones:

Y sucederá que como fuisteis maldición entre las naciones, oh casa de Judá y casa de Israel, así os salvaré y seréis bendición. No temáis, mas esfuércense vuestras manos. – Zacarías 8:13

Es entonces cuando Israel puede actuar correctamente como “testigos” de Dios (Isaías 43:9-12). En Miqueas 4:2 las naciones deciden venir a Yahvé. Isaías nos dice que la maravilla en que se ha convertido Sión provoca este giro (Isaías 62:1-2). El nuevo pacto es ante todo el pacto de reconciliación de una humanidad perdida y una tierra maldita con el Creador. Revitaliza la tierra y redime a los elegidos de todas las eras. Al hacerlo, despeja el camino para que Yahweh cumpla lo que ha jurado hacer en sus pactos con Noé, Abraham, Finees y David. Los pactos de Dios se mantienen firmes. Se puede confiar en ellos hasta el final. No pueden ser cambiados por reconocimiento debido a nuestra impaciencia y miopía. El nuevo pacto es la llave que los abrirá en toda su plenitud y especificidad.

e. Jerusalem, la Ciudad de Justicia

No hay duda de que en los Profetas Jerusalén o Sión es amada por Yahvé (véase, por ejemplo, Isaías 62:1, 3; Zacarías 1:17; 8:2). Es “la niña de sus ojos” (Zacarías 2:7-8). El Salmo 132:13 declara “el Señor ha elegido a Sión; la ha deseado como su morada”. Después de que Yahvé purgue toda su escoria, la redimirá con justicia y la llamará “la ciudad de la justicia” (Isaías 1:26-27; 4:2-5). Zacarías se refiere a la futura Jerusalén como “la Ciudad de la Verdad” (Zacarías 8:3). Este será el centro del Reino de Dios (Miq. 4:7-8). Jeremías lo dice de esta manera:

En aquel tiempo llamarán a Jerusalén: Trono de Jehová, y todas las naciones vendrán a ella en el nombre de Jehová en Jerusalén; ni andarán más tras la dureza de su malvado corazón. – Jeremías 3:17

Sión debe ser consolada (Isaías 51:3), y favorecida como la morada de Dios en la tierra (Zacarías 14:16). Se espera una ciudad capital en cumplimiento del pacto Davídico (Salmo 89:27, 34-37).

f. La Reconstruccion del Templo

Quizás la enseñanza más controvertida del Antiguo Testamento es que el santuario de Yahvé, el templo de Jerusalén, será reconstruido en los tiempos del reinado mundial del Mesías. Desde la perspectiva de muchos lectores del Nuevo Testamento, en particular del libro de Hebreos, esto es intolerable.

Pero no estoy aquí preocupado por las conclusiones de aquellos que “corrigen” el cuadro del Antiguo Testamento con su comprensión del Nuevo Testamento. Si Dios quiere, más adelante podré demostrar que no hay contradicción entre el requisito del pacto de un nuevo templo y la obra terminada de Cristo en el Calvario. Pero aquí estamos viendo el Antiguo Testamento y estamos permitiendo que nos hable claramente con su propia voz. Una vez que esto se permite uno se encuentra con pasajes como este:

Y acontecerá en los postreros días,

que el monte de la casa del Señor

será establecido como[a] cabeza de los montes;

se alzará sobre los collados,

y confluirán a él todas las naciones.. – Isaías 2:2

Y haré con ellos un pacto de paz; será un pacto eterno con ellos. Y los estableceré, los multiplicaré y pondré mi santuario en medio de ellos para siempre.. – Ezequiel 37:26

Muchos convertirán instintivamente la Casa de Yahvé y el santuario en Cristo y la Iglesia, pero eso no es lo que haría un judío del siglo VIII o VI a.C. Ningún lector de Hageo 2:6-9 (¡y mucho menos el autor profético!) haría eso. De hecho, nadie familiarizado con Números 25 habría esperado otra cosa que un nuevo templo en el Reino de la Rama, tal como vemos en Ezequiel 37; 40 – 48; Zacarías 6 y 14. Un templo-reino reconstruido está asegurado por pacto. Cualquier relato exacto de la teología del Antiguo Testamento debe admitir este hecho.

————————————————————————–

[1] Hay lugares donde este término se usa para mostrar arrepentimiento por lo que Israel se ha convertido (por ejemplo, Am. 5:2; Jer. 18:13), pero Jeremías 31 es un escenario escatológico crucial.

Un comentario sobre “El Paisaje Pactual De Antiguo Testamento (3a. Parte )

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    7 mayo 2020 en 10:15 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s