Una Súplica A Los Cristianos Que Protestan

Posted on

ESJ-2020 0610-001

Una Súplica A Los Cristianos Que Protestan

Por Jordan Standridge

Hace unos años, me encontré marchando al lado de cientos de miles de personas, mientras tratábamos de concienciar sobre una de las mayores injusticias de la historia. El pecado del aborto.

Pero yo estaba increíblemente en conflicto.

Aquí me invitaron a una marcha de protesta por lo que creo que es una de las mayores atrocidades de la historia de la humanidad, a saber, el pecado del aborto, no sólo porque está ampliamente disponible, sino porque es celebrado y promovido por tantos en nuestro país, incluyendo la mayor parte de nuestro gobierno. Pero al mismo tiempo, estaba marchando con gente que le rogaba a María que nos ayudara. Aquí soy un futuro misionero en Roma, Italia, para ir a compartir el Evangelio con los católicos romanos, rodeado y marchando con los católicos romanos haciendo el rosario.

En un momento dado tuve una conversación con un monje carmelita. Se suponía que estaba descalzo, pero supongo que se les permitió usar sandalias ese día ya que estaba nevando. Cuando empezamos a hablar y yo empecé a tratar de compartir el Evangelio con él, estaba claro lo diametralmente opuesto que eran nuestras cosmovisiones. Aunque compartíamos el objetivo común de ver a América reconocer el mal del aborto, lo que no compartíamos era cómo nos veíamos a nosotros mismos. Él claramente creía que era una buena persona. Estar en la marcha sólo revigorizó su creencia de que se estaba ganando el camino al cielo. No era tímido en cuanto al hecho de que era una buena persona.

He pensado en ese evento a menudo desde entonces. ¿Cómo debería pensarlo? No estoy seguro de tener una buena respuesta a si los cristianos deben protestar o no, pero sí sé una cosa, es que hay una incomodidad en ello.

Odio el aborto, odio el hecho de que tanta gente en la tierra no sólo lo permita, sino que lo celebre. No puedo creer que no se den cuenta de lo malvado que es, pero al mismo tiempo, lo entiendo totalmente. He leído Romanos 3:10-18 y 2 Timoteo 2:26 .

En última instancia, conozco mi corazón, sé lo capaz que es de ser malvado. (Jer. 17:9 )

Tal vez la mayor diferencia entre el monje carmelita y yo, es que mientras marchaba yo era muy consciente de mi pecado, y me rompía el corazón que la mayoría de esta masa de gente con la que marchaba, podría estar marchando hacia el Tribunal Supremo para luchar por la injusticia, pero espiritualmente hablando estaba marchando hacia el infierno. Él, por otro lado, tenía muy claro que era una buena persona y que estar en esta marcha era una prueba de ello. Pensó que esta marcha era evangelismo, no tenía el concepto de hacer con alguien más lo que yo estaba haciendo con él.

Hay muchas injusticias en la tierra. Algunas son más graves que otras. Como cristianos debemos preocuparnos por la justicia y buscar orar a Dios para acabar con la injusticia. Cada cristiano debe considerar cómo Dios puede usarlos para tratar estos asuntos y a través de la Palabra de Dios y la multitud de consejeros que Dios les ha provisto en su iglesia, debe decidir su nivel de implicación en el fin de la injusticia. Pero mientras marchan para terminar con la injusticia deben levantar la cabeza y mirar con quién marchan, y su corazón debe romperse por la hipocresía en los corazones de los que les rodean.

Mil incrédulos de entre mil se creen justos. Al menos no creen que merezcan el infierno para la eternidad. La mayoría de la gente con la que marchan no se dan cuenta de que la justicia que buscan es la misma que los condenará por la eternidad en el último día. Somos Derek Chauvin. Somos el médico abortista. Cada uno de nosotros es un asesino condenado en la corte del Señor y en el día del juicio, nos arrojará justa y rápidamente al infierno, a menos que tengamos la justicia de Cristo.

Os ruego, cuando proteste, que considere las almas de aquellos con los que marcha, y que usted se preocupe por sus almas más que por sus cuerpos. Sería un mal pecado si no se preocupara por su salud y su seguridad física. Pero sería eternamente malvado si te preocuparas por su salud y seguridad física, pero descuidaras su alma.

El apóstol Juan dice:

Amado, ruego que seas prosperado en todo así como prospera tu alma, y que tengas buena salud. Pues me alegré mucho cuando algunos hermanos vinieron y dieron testimonio de tu verdad, esto es, de cómo andas en la verdad. No tengo mayor gozo que este: oír que mis hijos andan en la verdad. — 3 Juan 2-4

Para Juan la prosperidad y la buena salud eran secundarias para el alma. ¡Deseaba una cosa por encima de todo: que sus seres queridos marcharan en la verdad!

¿Es esa su mayor preocupación?

Amo a Juan aquí porque mientras pensaba en su amigo Gaius, su preocupación por su alma no eliminaba la preocupación por su cuerpo, aún quería que prosperara. Pero su preocupación por su alma superó e incluso formó su amor por él.

Al marchar por cualquier cosa que Dios nos haya hecho apasionar, siempre hay algo por lo que deberíamos estar más apasionados, y eso es su gloria y su fama. Al marchar no olvides nunca quién está a tu alrededor y cuál es su destino eterno.

Así que decidí volver cada año a la marcha por la vida, y mientras marchaba oré a Dios para que me diera oportunidades de compartir el Evangelio con la gente, ya sea en la cabalgata de Uber o en la marcha misma.

Todavía me sentía increíblemente incómodo caminando con personas que rezaban a María y hacían el rosario, pero lo que sí sé es que nunca debemos permitir que nuestra búsqueda de justicia nos quite los ojos de la eternidad.

Predique el evangelio mientras caminas y recuerda, a diferencia del monje carmelita cuyo héroe fue San Francisco de Asís, quien famosamente dijo, “predica el evangelio y si es necesario usa palabras”, debemos recordar siempre que los pies no hablan, debemos usar nuestros labios para declarar a un mundo que marcha hacia el infierno que Jesús es el único camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s