¿Cómo Deberíamos Pensar Acerca del Uso de Máscaras?

Posted on

ESJ-2020 0723-001

¿Cómo Deberíamos Pensar Acerca del Uso de Máscaras?

POR DAVE DUNHAM

El Gobernador de Michigan ha emitido recientemente una orden ejecutiva que ordena el uso de máscaras en todos los espacios públicos interiores. Es un mandato que viene con el deseo de detener el aumento de casos de COVID-19 en todo el estado. A las reuniones religiosas se les concedió una especie de exención, o al menos se les informó que no serían penalizados por violar el mandato en sus reuniones. Sin embargo, los líderes de nuestra iglesia han decidido pedir a los miembros que por favor usen máscaras en nuestras reuniones de culto corporativo. Sin duda, hay algunos que están frustrados por esta decisión. Permítanme sugerirles algunas formas de luchar con esta petición bíblicamente.

(1) Creer lo mejor de los demás – Cuando la Biblia describe cómo es el amor, dice claramente que el amor “todo lo cree” (1 Corintios 13:7). La idea aquí es que el amor cree lo mejor de los demás. Usar una máscara se ha convertido en un tema sorprendentemente divisorio. Algunos la llaman “la marca de la bestia”, otros sugieren que es una estratagema política diseñada para subyugar a las masas, y otros creen que es una medida preventiva diseñada para ayudar a detener la propagación de una enfermedad mortal. ¿Podría haber una mayor división sobre este tema? Pero cualquiera que sea su convicción sobre esto, debe creer lo mejor de los demás. Acusar a tu hermano y hermana de ser “ovejas” o apoyar alguna campaña antiamericana no es bíblico. Acusarlos de ser gobernados por el miedo en lugar de confiar en Dios, no es agradable. Creerse más listo, más afinado y consciente, y a ellos como mal informados y fáciles de engañar no es bíblico. Mientras luchas con la petición de llevar máscaras piensa en aquellos que no están de acuerdo contigo con gracia, creyendo lo mejor de ellos.

(2) Piensa en amar a tu prójimo – Esto es difícil, porque, después de todo, los derechos civiles son una forma de proteger el bien común. Y, por supuesto, para algunos el uso de máscaras es percibido como una violación de sus libertades civiles (o al menos la base para una avalancha de infracciones). Pero a menos que seas un completo teórico de la conspiración, es importante reconocer que hay un virus real que ha matado a gente real. Es importante reconocer que hay personas reales que están en riesgo de contraer ese virus. También es importante reconocer que llevar una máscara, por muy incómoda e indeseable que sea, es lo menos intrusivo que se puede hacer para cuidar a alguien que podría estar en riesgo. Pablo insta a todos los creyentes:

Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. (Filipenses 2:3-4)

Los cristianos no priorizan sus intereses. Priorizan el interés de su prójimo. Pablo continúa fundando este principio en el ejemplo del propio Cristo, quien, aunque tenía derechos reales como Dios (v. 6), renunció a esos derechos para servir a nuestra mayor necesidad. Pablo quiere que imitemos a Cristo en la forma en que pensamos acerca de nuestros derechos, libertades y sacrificios.

Incluso si estás convencido al 100% de que los que quieren llevar máscaras son débiles en la fe, lo que no creo que sea una buena suposición, la Biblia, sin embargo, te anima a dar espacio a su llamada fe más débil. Defiende al hermano más débil en estos asuntos, Pablo dice tanto en 1 Corintios 8 como en Romanos 14.

(3) Usen su libertad para servir a los demás – Gálatas 5:13 nos dice que no usemos nuestras libertades como una oportunidad para nuestro propio egoísmo, sino como una oportunidad para el servicio. Estamos llamados a “hacer el bien” a la “casa de la fe” y a “todos” (v. 10). Nuestra primera prioridad no son nuestros derechos y libertades constitucionales, sino nuestro fiel servicio a los hermanos y hermanas. No hay ninguna razón bíblica para no llevar una máscara en este contexto, hay una razón bíblica para llevarla.

(4) La sumisión al Gobierno es bíblica – los cristianos han tenido durante mucho tiempo una relación tenue con las autoridades gobernantes. La verdadera persecución e incluso la ejecución de los cristianos ha ocurrido a manos de los gobiernos de todo el mundo y a lo largo de la historia. La iglesia primitiva no fue ajena a esta realidad, y sin embargo Pablo todavía nos enseña a “estar sujetos a las autoridades gobernantes” (Rom. 13:1; ver también Tito 3:1, y 1 Pedro 2:13). De hecho, continúa diciendo que debemos someternos a los gobiernos precisamente porque Dios los ha designado. En cierto sentido, el rechazo a someterse al gobierno es un rechazo a someterse al Señor.

La única excepción obvia a este principio es cuando el gobierno exige que quebrantemos la ley de Dios (Hechos 5:29). Pero al esperar que usemos máscaras el Gobernador no nos pide que rompamos la ley de Dios, y por lo tanto debemos estar dispuestos a cumplirla. Aunque la gobernadora ha declarado que no va a penalizar a los fieles por no llevar máscaras en la iglesia, ha recomendado encarecidamente que lo hagamos. Los cristianos tienen el mal hábito de negarse a ser gobernados, pero la Biblia nos dice que nos sometamos cuando los asuntos de nuestra fe no son cuestionados. Podemos modelar la buena ciudadanía cumpliendo con esta petición.

Independientemente de lo que pienses sobre el uso de una máscara, hay buenas razones bíblicas para ser molestado de esta manera. Les animo, entonces, hermanos y hermanas, a usar una máscara los domingos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s