Un Buen Bautista: El Primer Testigo

Posted on

ESJ-2020 0907-001

Un Buen Bautista: El Primer Testigo

Por Clint Archer

La película clásica de 1947, Milagro en la calle 34, es un drama de la sala de justicia que se junta con Navidad. El protagonista, Kris Kringle, es el Papá Noel residente en los grandes almacenes Macy’s, donde lleva alegría a los clientes.

A través de un complicado giro de los acontecimientos, termina etiquetado como un loco por afirmar que es el verdadero Santa Claus. El juez que preside su caso no dictaminará que no existe tal cosa como Santa, ya que le preocupa que sus propias aspiraciones políticas se vean afectadas negativamente por la reacción popular. ¿Quién quiere ser el juez que declare que Santa Claus es mítico? Por lo tanto, él le da la razón al abogado defensor de Kringle, Fred Gailey, permitiendo el caso y asume que como no hay manera de ganar el caso la culpa recaerá en Fred y no en él mismo.

Para construir un caso, Fred llama a testigos para que declaren que creen que Kringle es Santa. El fiscal exige que Fred demuestre además que Kringle es el único y verdadero Santa basándose en una autoridad competente, no sólo en la fe. Y aquí es donde las cosas se ponen interesantes.

El hombre que clasifica el correo en la oficina de correos mira las miles de cartas dirigidas a Santa Claus que atascan la sala de correo y decide deshacerse de ellas enviándolas todas a su Santa favorito, Kris Kringle. Fred deja las 21 bolsas de cartas a la vista en la sala del tribunal. El juez se adentra en los montones de pruebas abrumadoras y declara que como el Servicio Postal de los Estados Unidos reconoce a Kringle como el verdadero Papá Noel, su tribunal no lo discutirá.

Hay otro drama sala-detribunal-que-se junta-con el-cuento de navidad, donde una reclamación sobrenatural se prueba con montañas de pruebas, proporcionadas por una autoridad competente. Por supuesto, estoy hablando del evangelio de Juan.

En el capítulo 1 de Juan, el evangelista llama a tres testigos en tres días consecutivos para corroborar la afirmación de la deidad de Jesús. El día 1, escuchamos a Juan el Bautista, el día 2, la Trinidad presenta, y el día 3, los discípulos. Hoy llamamos a nuestro primer testigo.

EL PRIMER TESTIGO PARA CORROBORAR LA CREDIBILIDAD DE CRISTO: JUAN EL BAUTIZADOR

1. LA IDENTIDAD DE JUAN

John 1:19 Este es el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron sacerdotes y levitas de Jerusalén a preguntarle: ¿Quién eres tú?

El evangelista Juan introduce la identidad de Juan el Bautista a través de un interrogatorio de los sacerdotes de Jerusalén. Los fariseos de Jerusalén se autoproclamaron guardianes del ministerio a los judíos, así que vinieron a revisar este remanso advenedizo. Lo hicieron con una pregunta cargada: “¿Quién eres?”

Se preparan para una pelea pero Juan les quita el viento de las velas al estar de acuerdo con ellos.

Juan 1:20 “Y él confesó y no negó; confesó: Yo no soy el Cristo”

Así que siguen punzando: Juan 1:21-22 21 Y le preguntaron: ¿Entonces, qué? ¿Eres Elías? Y él dijo: No soy. ¿Eres el profeta? Y respondió: No. 22 Entonces le dijeron: ¿Quién eres?, para que podamos dar respuesta a los que nos enviaron. ¿Qué dices de ti mismo?”

Entonces, ¿por qué preguntan por Elías? Porque los últimos versículos del Antiguo Testamento predijeron que antes de que Cristo viniera, el profeta Elías volvería (Malaquías 4:5 ). (Lo que la gente no sabía era que el Cristo vendría dos veces, y esta profecía se refiere a su segunda venida).

Pero Juan es una prefiguración de Elías, ya que el ángel le dijo a Zacarías sobre su futuro hijo:

Lucas 1: 16-17 16 Y él hará volver a muchos de los hijos de Israel al Señor su Dios. 17 E irá delante de Él en el espíritu y poder de Elías para hacer volver los corazones de los padres a los hijos, y a los desobedientes a la actitud de los justos, a fin de preparar para el Señor un pueblo bien dispuesto.”

Pero en el registro Juan no es Elías, así que preguntan, “¿Eres el Profeta?”

El Profeta era también alguien que los judíos sabían que vendría en el futuro con el espíritu de Moisés.

Deuteronomio 18:18-19 18 Un profeta como tú levantaré de entre sus hermanos, y pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que yo le mande. 19 Y sucederá que a cualquiera que no oiga mis palabras que él ha de hablar en mi nombre, yo mismo le pediré cuenta.

Pero Juan también niega esto: 21… Y él dijo: “No soy”.

Entonces, ¿quién eres tú, amigo?

Juan 1:23 Él dijo: Yo soy la voz del que clama en el desierto: «Enderezad el camino del Señor», como dijo el profeta Isaías.”

Juan cita Isaías 40:3 que predijo que antes de que el Señor viniera a la tierra habría un precursor para preparar a la gente.

Esta es la identidad de Juan el Bautista: fue el precursor enviado para preparar espiritualmente a la nación para la llegada de su Rey. Para dar a cada judío la oportunidad de considerar sus caminos, limpiar sus actos y arrepentirse de su pecado. ¿Por qué? Porque sólo los verdaderos creyentes reconocerían y recibirían a su Mesías.

¿Y cómo lograría Juan esta preparación del equipo de avance espiritual?

Por su ministerio particular…

2. EL MINISTERIO DE JUAN

Juan 1:25 Y le preguntaron, y le dijeron: Entonces, ¿por qué bautizas, si tú no eres el Cristo[a], ni Elías, ni el profeta?

Los sacerdotes no están seguros de qué hacer con su negación de ser el Cristo. Así que preguntan: ¿Por qué estás bautizando? ¿Pero por qué este bautismo fue tan importante?

El bautismo era un ritual que se hacía cuando un gentil se convertía al judaísmo. El bautismo, llamado tevilah era el baño ceremonial en agua corriente que simbolizaba lavar la antigua vida de un gentil, y renacer en el judaísmo.

Pero Juan no estaba teniendo un evento de alcance en la tienda de reavivamiento tratando de conseguir que los gentiles se convirtieran al judaísmo, le estaba diciendo a los judíos que eran tan malos como los gentiles y que necesitaban admitir su culpa y ser bautizados para convertirse al verdadero judaísmo antes de que llegara el Mesías.

El bautismo de un judío era algo inaudito, pero por alguna razón, este mensaje resonaba con tanta gente, que Juan trasladó su tienda a un río.

Y los sacerdotes de Jerusalén no sabían qué hacer con él… así que … 26 Juan les respondió, diciendo: Yo bautizo en[a] agua, pero entre vosotros está Uno a quien no conocéis. 27 Él es el que viene después de mí, a quien yo no soy digno de desatar la correa de su sandalia.” (Juan 1:26-27).

Esencialmente Juan está diciendo que su ministerio tendrá sentido cuando el Rey venga, así que deben esperar; su ministerio estaba a punto de ser validado por la llegada de Cristo.

Vemos la consumada humildad de Juan y la clara comprensión de su papel. Juan sabía que este éxito de la mega iglesia no era nada en el reino comparado con lo que estaba a punto de suceder: el Rey estaba a punto de llegar.

A Juan sólo le importaba una cosa: no su fama, ni sus posesiones, ni su reputación – sólo su Rey.

CONCLUSION

¿Y qué hay de ti? ¿Crees que Jesús es Dios, el que Dios prometió enviar, el Rey? ¿Crees que vivió la vida perfecta y murió en la cruz en tu lugar y resucitó para el perdón de tus pecados? Entonces no pases otro día sin vivir con el propósito al que Dios te llamó, no para ser rico y famoso y realizarte, sino para ser una luz en las tinieblas, una voz que clama la verdad de la palabra de Dios a un mundo necesitado.

Un comentario sobre “Un Buen Bautista: El Primer Testigo

    Un Arranque Espiritual: Los Discípulos Como Testigos « escribió:
    14 septiembre 2020 en 10:21 am

    […] Juan presentarnos dos testigos de las afirmaciones de Jesús. Primero, vimos el testimonio de Juan el Bautista y luego el de la Trinidad. Ahora, Juan nos presenta una nueva cohorte de testigos: los primeros […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s